El juego liberal para la Presidencia: entre Petro y Fico, y de César a Simón

El juego liberal para la Presidencia: entre Petro y Fico, y de César a Simón
Liberalespresidencia (1)(0).jpg

Gustavo Petro, Federico Gutiérrez, César y Simón Gaviria.

El domingo después de las 10 de la noche a los celulares de varios congresistas liberales elegidos y reelegidos empezaron a entrar llamadas de Simón Gaviria, hijo de César el presidente del partido Liberal.  

Al exalcalde de Pereira, Juan Pablo Gallo, quien salió senador con 130 mil votos, le sorprendió para bien. “Me llamó a felicitarme, muy contento con los resultados que tuvimos, es que sinceramente no esperábamos sacar tanta votación”, dice Gallo, coterráneo de Gaviria y una cara nueva dentro de los poderosos más votados del partido.

A un representante a la Cámara que se reeligió y pidió no ser citado para hablar con detalle, Simón le dijo que el partido Liberal va a ser el fiel de la balanza para las presidenciales. “Estaba contento porque mantuvimos el control en la Cámara”, dijo el representante.

Simón, quien fue presidente del partido entre 2011 y 2014, no mostró una preferencia por cuál candidato presidencial debería apoyar el partido. Sin embargo, los congresistas que son más cercanos a él se inclinan más hacia Federico Gutiérrez, como Gallo.

De la llamada, comenta el representante, quedó el compromiso de hacer una fiesta de celebración en Bogotá con los 33 representantes a la Cámara electos para que se conozcan y de paso ir sondeando cómo están los ánimos en el tema presidencial. “Entre chiste y chanza Simón quiere tantear qué tanta penetración logró Petro hasta ahora”, comenta.

Simón no tiene un rol oficial en el partido. En enero le dijo a El Tiempo que prefería mantenerse alejado y no “cohabitar” con su papá. Sin embargo, después de las consultas arrancó una diplomacia para mantener activa y alineada a la nueva bancada. Una actividad que sí está cohabitando con la de su papá.

La pasarela por el apartamento de César

Tres días después de las elecciones César Gaviria ya se ha reunido con las dos campañas ganadoras de las consultas presidenciales, la del Pacto Histórico y la de Equipo por Colombia, que ven en el Liberalismo un aliado clave para la primera vuelta. Con la del centro no porque Sergio Fajardo insiste en que no lo necesita para poder ganar.

El partido Liberal tiene la nueva bancada más grande en Cámara con 33 representantes y mantuvo su presencia en el Senado con 15 senadores.

Los encuentros arrancaron con David Barguil y Dilian Toro, de la coalición de derecha; luego con delegados de la campaña de Gustavo Petro, y ayer con Germán Vargas Lleras, del que aún no se sabe si se lanzará. La agenda seguirá la otra semana, después de que se tienen que definir las fórmulas, con Federico Gutiérrez. Y está pendiente por programar un encuentro con el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

“Lo noté más inclinado hacia Petro”, nos dijo uno de los dirigentes que ya pasó por esa reunión y pidió no ser citado para dar detalles del encuentro privado. “Ve a Fico como el de Uribe, y no quiere estar con ellos”, añadió. Se trata de una impresión, pues el expresidente no mostró sus cartas.

De ser cierta, pondría a César en una camino opuesto al que se está moviendo Simón.

La adhesión liberal no tiene cara de vicepresidencia

Como sea, la agenda del expresidente Gaviria no ha tenido como propósito entregar un respaldo oficial. Ha sido más un tanteo que una maratón para definir un acuerdo con alguna campaña. Por eso, según un directivo del partido cercano al expresidente Gaviria, la “fórmula vicepresidencial no nos trasnocha”. Las campañas tienen plazo hasta el viernes para inscribir sus fórmulas, y todo indica que lo harán sin una negociación con los liberales.

Entre otras, porque una decisión institucional y más formal del liberalismo, que obligaría a ser acatada y respetada por toda la militancia, depende de una convención nacional del partido, más que del plumazo de Gaviria, como lo explica Héctor Riveros, director del Centro de Pensamiento Liberal.

Con el requisito de la convención, Gaviria primero quiere establecer unos lineamientos programáticos para discutir una adhesión, según una persona cercana. El expresidente va a publicar un manifiesto de 15 puntos con las líneas rojas que debe respetar quien quiera el respaldo institucional del partido.

Esas reglas de juego incluyen mantener intacto el manejo del Banco de la República, no a la reelección presidencial, renta básica obligatoria, auxilio obligatorio para universitarios y mantener la autonomía de las ramas del poder.

La bancada liberal está polarizada

Mientras los Gaviria juegan a varias bandadas, dentro de la bancada liberal recién electa hay ya dos posturas definidas: a la izquierda y a la derecha.

Los nuevos y actuales congresistas se empezarán a reunir desde la otra semana. Varios llegarán con propuestas sobre la mesa. El electo senador Juan Pablo Gallo quiere que el partido se la juegue con Federico Gutiérrez.

“Creo que la mejor opción que tenemos es Fico, hacer el esfuerzo para ese camino. Conozco a Fico de cuando fuimos alcaldes, es un gran ejecutor, administrador, con valores para ser el primer mandatario”, dice Gallo.

El senador costeño Mauricio Gómez, que le movió votos a la consulta a Álex Char, dice que acatará cualquier opción menos Petro. “Si el partido se inclina hacia allá, me declaro en objeción de conciencia”, dice Gómez.

Gómez, que es muy cercano a Simón Gaviria, ha cuestionado reiteradamente a Petro con señalamientos que se mencionan en el listado de líneas rojas que está armando César. “Petro propone modificar el Banco de la República, los liberales no tocamos la banca estatal porque es la base institucional de la economía. Petro propone acabar la Ley 100 y las EPS, los liberales entendemos que hay que corregir, pero el sistema funciona”, ha dicho Gómez.

Además, dentro del grupo de nuevos senadores quedaron Laura Fortich, Fabio Amín, Lidio García, Karina Espinosa (hermana del gobernador de Sucre, Héctor Espinosa) Claudia Pérez (cuñada del condenado Eduardo Pulgar), o Mario Castaño, que tampoco se identifican con Petro.

Pero del otro lado está otro grupo grande que se la jugó por Petro desde la consulta. Como por ejemplo el representante de Córdoba, Andrés Calle, o el paisa Juan Diego Echavarría, quien dio el salto al Senado.

Y aunque había un buen número de liberales en el centro con Alejandro Gaviria –12 de 49 miembros de la bancada– después de la victoria están más inclinados a irse con Petro.

“El desastre de que haya ganado Fajardo y no Alejandro es que nos toca escoger entre los dos extremos”, señala el representante Lozada, en alusión a la oposición histórica de Fajardo de llegar a acuerdos con el liberalismo.

En esa disyuntiva, según Lozada, “Las probabilidades de ir con Fico son altas entre los del Senado, pero los de Cámara vamos a tener peso y ahí ya hay mucha gente con Petro”. Entre las dos opciones hay un abismo programático de distancia, una relación de padre e hijo, y tiempo. Aún quedan dos meses y medio para la primera vuelta, y si no se juegan por la fórmula vicepresidencial es porque no hay tanto afán.

12 perfiles de los personajes que definirán el panorama político de Colombia en los próximos años.

Disponible en Amazon, Google Play, Barnes&Noble y Apple Books.

Publicaciones

Compartir