El poder cristiano en Bucaramanga

Imagen

Las caras del poder cristiano en Bucaramanga

En Bucaramanga de cara a las elecciones locales del 25 de octubre diversas congregaciones cristianas que apuestan a quedarse con cargos de elección popular con candidatos propios que se promocionan con la plata y el poder de sus iglesias.

En Bucaramanga, de cara a las elecciones locales del 25 de octubre, diversas congregaciones cristianas apuestan a quedarse con cargos de elección popular con candidatos propios que se promocionan con la plata y el poder de sus iglesias.

Se trata de estructuras religiosas superpoderosas entre las que se encuentra la Misión Carismática Internacional que tiene lista propia a la Asamblea de Santander y a los concejos de los municipios que integran el área metropolitana de Bucaramanga con aval del Centro Democrático. De igual forma, el Ministerio Evangelístico Camino a la Libertad espera repetir curul el Concejo de la capital con el pastor Jaime Andrés Beltrán, y también la Iglesia de Dios Cristo Ministerial que sustenta a las estructuras políticas del partido MIRA.

La ventaja que tienen los candidatos de estas comunidades religiosas respecto a sus contendores es el poder carismático de sus líderes que permiten hacer en sus cultos un proselitismo atado a la fe y reunir gran cantidad de feligreses.

La casa de Johana Chaves y su papá, el pastor

La Misión Carismática Internacional es una iglesia fundada hace 30 años por César Castellanos y Claudia Rodríguez, y hoy día es una multinacional de la fe con más de 160 sedes a nivel mundial.

En Bucaramanga es dirigida por el pastor Esteban Chaves, quien controla la sede en la ciudad y 20 sucursales en las provincias del departamento. La apuesta de esta congregación se capitalizó con la elección de su hija, Johana Chaves García, quien en las elecciones de 2014 obtuvo curul en Santander con el aval de Centro Democrático alcanzando 21.579 votos.

Aunque el Consejo de Estado anuló la elección de Johana Chaves con el argumento de no haber renunciado a tiempo a su cargo directivo en el extinto PIN, de cara a estas elecciones la Misión Carismática Internacional tiene sus apuestas propias con aval del Centro Democrático.

Para la Asamblea el apoyo es a Yolanda Vargas y para el Concejo de Bucaramanga a Arturo Zambrano.  

Estos candidatos cuentan con la posibilidad de asistir a los servicios religiosos de la Misión Carismática Internacional y hacer proselitismo al interior de la iglesia.

De igual forma para el Concejo de Floridablanca, la Misión apoya a Luz Mery Núñez; al Concejo de Piedecuesta a Maite Jicela Socarras, junto a la apuesta del partido de La U en ese municipio para alcanzar la alcaldía con la candidatura de Mario José Carvajal Jaimes. Y en el municipio de Girón, la candidatura al Concejo de Jhon Samuel Saiz Acosta ha sido respaldado por la iglesia dirigida por la familia Chaves.

La Silla preguntó a Johana Chaves las razones por las cuales se juntaba el poder carismático con el poder político, respondiendo que “ser cristianos no los hacía menos ciudadanos”, de igual manera señaló como ideal el derrotero moral de la biblia; según ella un libro guía para el buen comportamiento social.

Y aunque la Misión Carismática Internacional representa un fortín para el uribismo en Santander, de cara a las elecciones locales Chaves prefirió no seguir las sugerencias de Álvaro Uribe Vélez de apoyar en Bucaramanga la candidatura de Rodolfo Hernández, prefiriendo entregar su apoyo al candidato liberal Carlos Ibáñez.

Además, a nivel departamental, mientras Uribe terminó jugado por Carlos Fernando Sánchez la estructura de los Chaves es más cercana al grupo de Richard Aguilar y así a su candidato al Palacio Amarillo, Holger Díaz. 

En la región, el poder carismático y político de Esteban Chaves también abrazó al concejal de Bucaramanga Christian Niño Ruiz, quien quiere repetir la curul que ha ostentado desde 2008.

Antes de hacerse con este cargo de elección popular el concejal Niño Ruiz se desempeñaba como administrador de la Misión Carismática Internacional, aunque desde hace ocho meses "se fue de la iglesia porque no quiso somterse a las decisiones políticas de la organización" como le comentaría Johana Chaves a La Silla, después de publicada la historia. 

Los Beltrán: padre y el hijo

Otros grupos religiosos también apuestan a ampliar el poder político que ya han adquirido. Es el caso de Jaime Andrés Beltrán Martínez, quien espera repetir en el Concejo de Bucaramanga con el aval del Partido Liberal fuera a ayudar los candidatos rojos a la Alcaldía de Bucaramanga, Carlos Ibáñez, y a la gobernación de Santander, Didier Tavera. 

Para su primer periodo como concejal entre 2012 a 2015 logró la votación más alta de su partido con 6644 votos y el decidido respaldo del Ministerio Evangelístico Camino a la Libertad, del cual es máximo líder su padre, el pastor Jaime Beltrán.

Además de los asuntos políticos, el concejal y nuevamente candidato Jaime Beltrán logró el apoyo económico del alcalde de Bucaramanga, Luis Francisco Bohórquez, para la realización de eventos religiosos en el marco de la Feria de Bucaramanga.

La Silla pudo conocer el convenio de asociación 250-05 entre el Municipio de Bucaramanga y la Fundación Feria Bonita en la cual se comprometen a garantizar la producción técnica del Festival de la Familia, evento gestionado por la iglesia de la familia Beltrán.

Así mismo, Stefanny Bohórquez, hija del alcalde de Bucaramanga, es miembro de la Iglesia Cristiana Manantial de Amor, ha participado como cantante en los festivales de la familia que organiza la administración de su padre en alianza con la iglesia que controla la familia Beltrán, apalancando su carrera musical en eventos organizados con patrimonio público.

Jaime Andrés Beltrán se ha beneficiado de las inversiones públicas con eventos religiosos como el festival de la familia pues se ha presentado ante su comunidad como el gestor del apoyo estatal en favor de su iglesia.

La familia Beltrán ya organizaba un Festival de Música Cristiana del cual Jaime Andrés Beltrán fue director entre 2005 a 2008, de igual forma fue director de Radio Primera, estación radial que pertenece a la iglesia que lidera Jaime Beltrán (padre).

De mano de un discurso sustentado en la unidad familiar y en los valores morales justifican la participación política de su comunidad en asuntos políticos, alcanzando un liderazgo que quieren mantener este 25 de octubre.

Su poder es tal que alcanzó a sonar como precandidato a la Alcaldía de Bucaramanga.

El MIRA intenta jugar en Santander

Otra congregación religiosa que apuesta en el campo electoral es la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, que cuenta con un partido propio que es el MIRA.

Tanto la iglesia, como el movimiento político habían logrado consolidarse bajo el liderazgo de María Luisa Piraquive y del exsenador Carlos Alberto Baena, fue la época en que junto a Gloria Stella Díaz y Alexandra Moreno Piraquive hacían presencia en el Congreso, sin embargo, en Santander las apuestas del partido no pegan.

Dos fuentes del partido le contaron a La Silla que la apuesta en estas elecciones locales es la de mantener el umbral para intentar alcanzar una curul en el Concejo de Bucaramanga, sin embargo, no lo ven como una tarea fácil.

A diferencia de la Misión Carismática Internacional y del Ministerio Evangelístico Camino a la Libertad, la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional a través de su partido prefirió respaldar a Sergio Isnardo Muñoz a la alcaldía de Bucaramanga, quien busca apoyo para su campaña luego del desplante que le hizo la gente cercana al gobernador Richard Aguilar, quien ahora apuesta por Jhan Carlos  Alvernia, el candidato del partido de La U.

De igual forma, el MIRA oficializó la semana pasada su respaldo a la campaña de Leonidas Gómez a la gobernación de Santander. Quien recibió el apoyo de los nueve candidatos a la Asamblea Departamental de esta colectividad política.

En época de elecciones las iglesias cristianas no solo representan un lugar donde permanentemente se congregan multitudes a las que pueden acudir los candidatos a pedir sus votos. Son estructuras económicas, carismáticas y políticas determinantes en elecciones y con candidatos propios.

Algunas de estas iglesias logran concentrar hasta 2000 personas durante uno de sus servicios religiosos, y la relación con sus pastores está mediada por la convicción carismática, en algunos casos como el de Jaime Beltrán (padre) es llamado profeta. Es un poder que pasó del púlpito a las urnas.

*Nota: la historia fue editada a las 3:46 pm precisando algunos datos.

También puedes leer

Compartir
0