El poder después de la cárcel

Imagen

El exgobernador de Santander, Hugo Aguilar Naranjo, y tres excongresistas de dicho departamento, todos condenados por diversos delitos en años recientes, mantienen aún poder - a pesar de su paso por la cárcel - y juegan en las elecciones entrantes.

Hace unas semanas en el Hotel Chicamocha de Bucaramanga, al término de una reunión cerrada, el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez le estrechó la mano al exgobernador Hugo Eliodoro Aguilar. Era el sello de un acuerdo cocinado por los dos, que La Silla confirmó con cuatro fuentes independientes, para que sus candidatos a la Gobernación de Santander lleguen unidos al día de la votación. Aguilar salió de la cárcel hace pocos meses y todavía no cumple su pena por parapolítica, pero por él pasa cualquier chance que tenga el uribismo de aterrizar en el Palacio ‘Amarillo’. Eso se llama poder y, aquí en Santander, Aguilar no es el único ex presidiario, dirigente y poderoso, jugando la contienda electoral.

Como el exgobernador Aguilar, tres ex congresistas santandereanos condenados están de frente en campañas clave por el poder local del departamento. “En Santander el poder quedó en manos de los que estuvieron la cárcel”, le reconoció a La Silla una fuente conocedora de la política que milita en una de las campañas cuestionadas por esto.

El exsenador Luis Alberto Gil, condenado por parapolítica, está con su cuadrilla (que él lidera) en las huestes del candidato liberal Didier Tavera.

El exsenador conservador Alirio Villamizar, condenado por la feria de las notarías, es uno de los ‘duros’ en el equipo del candidato del Partido de La U.

Y el exrepresentante Iván Díaz Mateus, condenado por la Yidis política, junto a su esposa la representante conservadora Lina Barrera, son un pilar de la campaña del candidato Edgar Higinio Villabona a la Alcaldía de Floridablanca – el tercer municipio más poblado de Santander – y los mandamases del Partido Conservador en el departamento.

Para mantener el poder, aunque las historias de los cuatro no son exactas hay dos constantes: una, que intentaron y lograron sostenerlo vía familiares (hijos y esposas) y, otra, que han hecho valer su experiencia, que conocen la movida en Santander; lo que una fuente denominó los “intestinos de la política”.

Más allá de los nombres, en la práctica, así opera el poder de cada uno:

Haga click en la ‘ficha técnica’ del poderoso y conozca cuál es su poder y cómo está jugando por el poder local.

Compartir
0