'El Procurador se está extralimitando en sus funciones': Guillermo Asprilla

Imagen

Amigo y colega ideológico de Gustavo Petro desde hace más de 20 años, Guillermo Asprilla se preparó toda la vida para gobernar con él, pero sin cumplir un año en el Gobierno fue destituido por la Procuraduría. Desde su nuevo rol de ciudadano de a pie está dedicado a defender a la Administración de los dos riesgos que la persiguen: la posibilidad de una revocatoria o la de una destitución por parte de la Procuraduria, que el viernes pasado le formuló pliego de cargos a Petro por el lío de las basuras en la ciudad. Así habló en entrevista con La Silla.    

Amigo y colega ideológico de Gustavo Petro desde hace más de 20 años, Guillermo Asprilla se preparó toda la vida para gobernar con él, pero sin cumplir un año en el Gobierno fue destituido por la Procuraduría. Ahora, desde su nuevo rol de ciudadano de a pie, está dedicado a defender a la Administración de los dos riesgos que la persiguen: la posibilidad de una revocatoria o la de una destitución por parte de la Procuraduria, que el viernes pasado le formuló pliego de cargos a Petro por el lío de las basuras en la ciudad.

No sólo es uno de los principales coordinadores de la revisión de las firmas que piden la revocatoria en contra de Petro, sino que ahora -en respuesta al pliego de cargos de la Procuraduría ((firmado por los delegados Juan Carlos Novoa Buendía y Carlos Arturo Ramírez Vásquez)- el también exmilitante del M-19 decidió convocar a una gran asamblea ciudadana en defensa de la Alcaldía que él mismo bautizó en twitter como una “primavera árabe”. Así habló en entrevista con La Silla.    

En la formulación de cargos en contra del Alcalde anunciada por la Procuraduría se habla de una presunta falta por haber pedido a la Uaesp, al Acueducto y a Aguas de Bogotá que firmaran un convenio para encargarse de las basuras sin tener ninguna experiencia. ¿Qué opina de ello?

Yo creo que el Procurador no tiene competencia para pronunciarse sobre la legalidad de contratos interadministrativos, esa competencia es de la justicia administrativa. Y creo que él está invadiendo la órbita de la justicia administrativa, que como usted sabe está conformada por los jueces administrativos, el tribunal contencioso y el Consejo de Estado.

El Procurador se refiere a esta supuesta falta como una falta disciplinaria, que es lo que él investiga...

Claro porque él considera que una presunta -según él- ilegalidad en el contrato es falta disciplinaria,  pero ese juicio de valor sobre la legalidad del contrato no es de su competencia.

La segunda presunta falta es por haber sacado el Decreto 564 que estableció el nuevo esquema de aseo y que pudo haber violado, según la Procuraduría, la libre competencia...

Tampoco tiene el Procurador competencia para juzgar ese decreto. Ese decreto es un acto administrativo que  goza presunción de legalidad. La presunción de legalidad de un acto administrativo sólo termina por decisión judicial.  Y el único que puede juzgar si ese decreto es legal o ilegal es la justicia contencioso administrativa.

El tema de la libre competencia lo advirtió desde ese momento la Superintendencia de Servicios Públicos...

Sí, pero eso es desde otro punto de vista, distinto del disciplinario; pero tratar de derivar una falta disciplinaria, presumiendo la posible ilegalidad de un acto administrativo es claramente invadir la competencia de la justicia contenciosa. Porque primero tendría que estar probada la ilegalidad del acto y él no tiene competencia para determinar eso. Como pasa con los decretos del Presidente de la República, este decreto tiene presunción de legalidad.

 



             El propósito es evitar que el proyecto progresista de izquierda de Petro se consolide en Bogotá y después pueda dar el salto a nivel nacional".

– Asprilla

El tercer cargo también tiene que ver con un decreto: el 470 que autorizó las volquetas que recogieron las basuras, cuyo tránsito está prohibido para eso...

Eso no es cierto. Eso no está prohibido. Eso está permitido en determinadas circunstancias. Lo que se logró con las volquetas, que además fue un recurso temporal, fue evitar una emergencia sanitaria en Bogotá.

Pero hubo que sacar un decreto especial de la Secretaría de Ambiente para autorizar las volquetas para basuras en Bogotá...

Claro, por eso, eso se hizo dentro de los procedimientos que la ley prevé para esos casos. Y no hay ninguna prueba, pero absolutamente ninguna, de que haya habido emergencia sanitaria en Bogotá. De que se hayan causado afectaciones en la salud de los habitantes por la actividad de la empresa Aguas Bogotá. Al contrario, hay pruebas, y la Procuraduría no las consideró, de que los operadores dejaron de recoger basuras varios días antes del 18 de diciembre.

O sea que, según usted, el Procurador con la imputación de estos tres cargos está invadiendo órbitas que no son de su competencia. ¿Cómo califica entonces este pliego de cargos?

Como la configuración artificiosa de una falta disciplinaria con base en una interpretación extensiva de la ley, que no le es permitida al juez disciplinario.

¿El Procurador estaría incurriendo en una falta?

Me parece que está extralimitando sus funciones claramente y eso está prohibido por la Constitución Política.

¿Cree que el Procurador va a tumbar a Petro?

Tengo la convicción personal de que el Procurador no obra con imparcialidad. El riesgo de una decisión injusta contra el Alcalde Petro existe y es muy alto.

¿Y cree que tiene algún interés que va más allá de sus funciones?

Los intereses o motivaciones son difíciles de precisar, pero las consecuencias son claramente políticas y son gravísimas para la democracia. Es indudable que el Procurador tiene plena conciencia y conocimiento de las consecuencias políticas de sus actuaciones contra servidores públicos elegidos popularmente.

¿Cuáles son las consecuencias políticas?

La concepción de la sociedad y de la política que representa el Procurador es claramente contraria a la que representan Petro y el  movimiento progresista. El propósito es evitar que el proyecto progresista de izquierda de Petro se consolide en Bogotá y después pueda dar el salto a nivel nacional.

¿O sea que no está fungiendo como procurador sino como hombre de derecha?

No tanto eso, lo que pasa es que el Procurador utiliza su función disciplinaria de manera claramente selectiva. Él absuelve a senadores copartidarios de él, condenados penalmente por la Corte Suprema de Justicia. Se abstiene de abrir pliegos de cargos en contra de los comprometidos en el carrusel de la contratación de Bogotá denunciados por Petro, a pesar de las múltiples informaciones de prensa y a pesar de que él tiene acceso a los instrumentos probatorios de la Fiscalía. Y con una intensidad similar a la misma negligencia con la que atiende esos casos, actúa en contra de Petro. Con mucha eficiencia actúa en contra de Petro y eso contrasta con su actitud omisiva frente a los demás. Ahí está también la injusticia cometida contra Piedad Córdoba y Alonso Salazar.

Pero acuérdese de que el Procurador sancionó, por ejemplo, al excontralor Moralesrussi, relacionado con el cartel; y a Andrés Felipe Arias, copartidario suyo...

Son excepciones en un mar de casos de  parcialidad política.

¿Usted está convencido de que a Petro lo quieren tumbar por ser de izquierda?

Sí.

¿Y no reconoce algún error en el tema de las basuras?

No, el proyecto Basura Cero y el nuevo modelo de aseo han sido un gran acierto de Petro. Hubo una situación difícil durante unos pocos días, que se superó y se le evitó a la ciudad un daño mayor que era quedar en manos de un oligopolio. Aquí no hay ningún movimiento ciudadano contra Petro. Aquí lo que hay es una decisión política del uribismo de tumbar a Petro.

Le pregunto por los errores en las basuras porque Guillermo Alfonso Jaramillo, secretario de Gobierno, los atribuye a Diego Bravo, sobre quien dice que jugó del lado de la Administración y, al tiempo, de los empresarios...

Yo no tengo conocimiento que me permita afirmar eso, pero además, suponiendo algún error, eso no es suficiente para llevar al uso extremo de un instrumento como el de la revocatoria...

¿Cuál era la idea del proyecto de basuras y en qué va el plan Basura Cero?

El proyecto es convertir a Bogotá en una ciudad que tenga una cultura distinta sobre los residuos y que realiza un manejo ambientalmente sostenible. Porque creo que el manejo que se venía haciendo es muy rentable para unos pocos capitalistas, pero muy nocivo para el ambiente y para los ciudadanos, muy discriminatorio.

 Hace ya casi tres años que se inició el proceso y ahí está el concejal (Jorge) Durán Silva campante, votando en el Concejo contra todo y vociferando".

– Asprilla

¿Y qué se ha conseguido seis meses después de la implementación? ¿Está por ejemplo la gente reciclando más?

Ha habido aumento en el reciclaje, pero este es un punto que de todas formas va a requerir meses para su puesta plena en funcionamiento. Se están desarrollando los distintos programas en la Uaesp de educación, en organización de recicladores -se logró organizar el reconocimiento de la remuneración de algunos recicladores-. El proyecto está en marcha.

¿Y tiene datos concreto de cuánto más se está reciclando, de cuánta basura menos estamos produciendo en Bogotá?

No tengo seguimiento en este momento de las estadísticas de ese tema, las debe tener la Uaesp.

El pliego de cargos de la Procuraduría se parece mucho a las advertencias que, en su momento, hicieron distintos entes como la Superservicios, como el Concejo, la Contraloría y la Personería. ¿Por qué cree que a pesar de esas advertencias, Petro decidió asumir el riesgo de arrancar el nuevo esquema de aseo sin tener todo listo?

Pues la situación se consideró largamente. Yo creo que el Alcalde  se tomó el trabajo y el tiempo necesarios para analizar tanto operativamente, como jurídica y administrativamente el conjunto de decisiones que se tomaron y obró con la prudencia y cuidado que su cargo le exigía. Y yo insisto en que eso fue un conjunto de decisiones acertadas para la ciudad que han redundado en un mejoramiento sustancial de la calidad del servicio. Por primera vez en 10 años, por ejemplo, Bogotá tiene una flota nueva de compactadores, pues los de los operadores eran obsoletos.

¿Cree entonces que ninguna de esas advertencias tuvo un sustento real?

En el tema del aseo lo que había era intereses. El interés claro de mantener el status quo para favorecer a las cuatro empresas que administraban el aseo y consolidarles un oligopolio permanente. Y esos intereses se manifestaron en lo que usted llama advertencias.

Pero las advertencias venían de varios y distintos lados, ¿fue un complot?

Fue una coincidencia en la defensa de ese modelo que privilegiaba el interés privado.

¿Ve la misma coincidencia de intereses en la revocatoria y en el proceso en la Procuraduría?

Las coincidencias filosóficas y políticas entre el  Procurador y el uribismo son públicas. Alvaro Uribe Vélez y el Procurador, sólo para dar un ejemplo reciente, encabezan hoy la oposición contra el proceso de paz que lidera el  Presidente Santos.

¿Es coincidencia o es un complot?

No usaría la palabra complot, pero hay una coincidencia clara entre el interés de los revocadores y lo que se está moviendo en la Procuraduría. Ambas conducen al mismo resultado, tanto que algunos analistas políticos han dicho “si nos falla la revocatoria, lo hacemos con la Procuraduría”. Recuerde las palabras de María Isabel Rueda. Incluso manifestando que para qué se desgastaban en la revocatoria si ya estaban seguros  de que con la Procuraduría podían sacar a Petro. Eso lo dijo María Isabel Rueda.

¿Cómo van en el tema de la impugnación a la certificación de las firmas de la revocatoria que dio la Registraduría?

Bueno, insistimos en que la mayor parte de las firmas son inválidas porque no cumplen con los requisitos legales. Este señor Gómez simplemente se limitó a contratar una tropa de recolectores pagados y no hizo ningún control de calidad sobre esas firmas.

¿Qué prueba tienen para afirmar que la Registraduría no revisó firma por firma sino que sacó un muestreo?

Esa información la dio el Alcalde. Yo sobre eso no puedo ni negar ni ratificar eso. Lo que yo sí puedo decir es que la verificación nuestra, que contó con la asesoría de grafólogos especializados que emitieron un dictamen pericial de acuerdo con las normas legales, dista mucho de los resultados de la Registraduría.

¿Y por qué se da esa diferencia?

Eso es lo que tenemos que verificar. A ver si hubo error o qué está pasando con la verificación de la Registraduría. Nosotros tenemos las pruebas para demostrar que la mayor parte de las firmas, cerca del 70 por ciento, son inválidas.

¿Qué fue lo que pasó con la veeduría internacional que pidieron?

Aquí vino una delegación internacional de algunos países suramericanos y el registrador distrital consideró que no debía recibirlos.

Pero bueno, él dijo que fue porque no están en la etapa de la veeduría...

Eso es lo que él dijo, pero los procesos electorales pueden ser verificados en cualquiera de las etapas. De hecho yo creo que hubiese sido más transparente que  la Registraduría hubiera  permitido una veeduría desde el comienzo a ese proceso de verificación.

Por cierto, ¿ya impugnaron la certificación de las firmas?

No, el término se vence la próxima semana y estamos trabajando en eso.

Usted dice que no hay ningún movimiento ciudadano para revocar a Petro, ¿quiénes son las 600 mil personas que firmaron la petición a la Registraduría?

Lo que le dije anteriormente: este es un proyecto politiquero del uribismo que contrató personas y les pagó por planilla recibida. La mayor parte de esas firmas son inválidas.

¿Cuántas firmas válidas encontraron?

Un poco más de 130 mil.

¿Y esas 130 mil personas de dónde salieron? Lo pregunto porque usted dice que no hay ningún descontento...

Eso no lo tenemos claro porque las personas que recolectaron esas firmas no tenían una capacitación política para explicarle a la gente qué estaba firmando. Además, así fuera cierto, ese no es un número de firmas suficiente -ni según la ley ni según ningún criterio- para impulsar un mecanismo de revocatoria en una ciudad tan grande como Bogotá.

El Alcalde ha dicho que detrás de esto están las mafias que él denunció, ¿usted cree lo mismo?

Yo también he dicho públicamente que hay contratistas que afirmaron en la Fiscalía que se estaba haciendo una colecta entre los miembros del carrusel para financiar la revocatoria de Petro. Y también hemos dicho que el señor Miguel Gómez no ha explicado claramente a la opinión pública de dónde salió el dinero para pagar esta revocatoria. Ni de dónde va a salir el dinero para la campaña, en caso de que la Registraduría decida que el proceso siga adelante.

¿Qué le diría, por ejemplo, a un ama de casa del común que por convicción firmó por esa revocatoria?

Cada persona tiene libertad de expresar sus opiniones políticas. Eso es completamente respetable. Yo no sancionaría eso. Lo que sanciono es el hecho político de haber presentado más de 400 mil firmas inválidas.

Pero entonces ¿cómo ve que se le relacionen a todos con las mafias?

Que haya en Bogotá una persona que quiera que Petro no sea Alcalde eso es absolutamente normal y lógico, pero que haya una organización suficiente, financiada, para iniciar un proceso tan complejo como una revocatoria es una cosa muy distinta. Decir que las mafias apoyan la revocatoria y están interesadas en ella, no es lo mismo que afirmar que todo opositor o contradictor de Petro es mafioso, de ninguna manera.

Les han criticado mucho que intenten deslegitimar un proceso que es democrático y está contemplado en la Constitución...

No, este proceso liderado por Miguel Gómez no es democrático porque es tramposo. Porque es tan fraudulento hacer trampa en un voto para elegir un alcalde como en una firma para revocarlo. Ambos tienen el mismo efecto político.

¿Cuándo van a empezar a defender el proyecto de Petro con argumentos sobre sus obras?

La revocatoria tiene fases según la ley. En este momento estamos en la fase de verificar que los apoyos se ajusten a la legalidad y si en esa fase hay una trampa el proceso no sigue. Si la Registraduría aprueba esta fase, entonces vamos a la siguiente que es la defensa del proyecto político de Petro en la Alcaldía y de sus ejecutorias. Pero esa es la siguiente fase en caso de que esta termine con un aval de la Registraduría.

¿Y cuál va a ser la estrategia en esa segunda fase, en caso de que se de? Se dice que el Alcalde, por consejo de sus cercanos, va a salir a untarse de pueblo...

Yo creo que Petro eso siempre lo ha hecho. Si hay algún gobernante que llegó ahí por el apoyo del pueblo y sigue contando con él y tiene una comunicación muy fluida y afectuosa con la ciudadanía, ese es Petro. La estrategia es mostrarle a la gente nuestras ejecutorias desde el Gobierno y decirle a la gente cómo la revocatoria es la defensa de la corrupción.

Hablando de la corrupción, ¿siguen las mafias enquistadas en la ciudad o ya lograron sacarlas a todas?

Ese es un proceso muy complejo que durará años. Aquí es muy notoria omisión de la Procuraduría. Ya la Fiscalía ha dado resultados pero muy lentamente. Hace ya casi tres años que se inició el proceso y ahí está el concejal (Jorge) Durán Silva campante, votando en el Concejo contra todo y vociferando, y desde hace tres años todos los informes periodísticos lo mencionan como parte de ese carrusel.

¿Y qué otros concejales cree que están pasando de agache?

Eso se lo dejo a la Fiscalía. Hablo de Durán Silva porque es el caso que me consta y porque he visto  su nombre en todos los medios, mencionado en todas las investigaciones periodísticas sobre el carrusel de la contratación. Aún en el reciente informe de la revista Semana.

¿Cree que la oposición a Petro en la mayor parte del Concejo tiene que ver con el cartel?

No, yo no debo generalizar. Ahí las responsabilidades son individuales. Hay unas cosas que la Fiscalía ha dicho, hay que esperar a que termine ese proceso. Yo creo que la oposición tiene que ver con eso,  pero en otros casos tiene que ver con la oposición política al Gobierno de Petro, con la decisión de que Petro no pueda Gobernar. Pero yo no puedo generalizar en el caso de los concejales. Muchos de ellos son personas honestas que tienen todo el derecho a oponerse al Alcalde. Ahí hay proyectos de ciudad totalmente distintos.

¿Qué va a pasar en la ciudad políticamente si convocan la revocatoria?

Va a ser un periodo caracterizado por una confrontación política ciudadana muy fuerte y nosotros haremos un proceso democrático, pero obviamente enfrentar esto demanda tiempo, esfuerzo, dedicación y atención del Alcalde que se le restan a otros temas. Por eso la Corte Constitucional siempre dijo que la revocatoria no estaría bien usada cuando es instrumento de los opositores políticos para anticipar elecciones.

Pero es apenas lógico que la revocatoria la usen los opositores políticos. ¿Debería entonces eliminarse esta figura?

No, lo que pasa es que debe hacerse con transparencia y con limpieza. Si este proceso fuera limpio, no habría ninguna oposición por parte nuestra. Simplemente iríamos a las urnas a enfrentar la revocatoria.

¿Y qué le augura a Bogotá si no se refrenda el mandato de Petro, en caso de que se convoque la revocatoria?

La vuelta del cartel de la corrupción. La retoma de Bogotá por la corrupción.

¿Usted de verdad cree que no hay ciudadanos descontentos con Petro?

Lo que afirmo es que no hay ningún movimiento ciudadano de las características  y el tamaño suficientes como para provocar una revocatoria. Nunca hemos afirmado que haya unanimidad a favor de Petro.  Sería completamente tonto, inepto, afirmar eso. Claro que hay opositores de Petro. Ahí están todos a la vista. Pero lo que digo yo es que no hay un movimiento espontáneo, masivo, en rechazo a Petro. Al contrario, hay un gran apoyo de los sectores populares.

Usted y el Alcalde han dicho que una sanción a él enviaría un mensaje nefasto a La Habana. ¿Cree que por ser Petro un mandatario que salió de un proceso que es ejemplo en La Habana de que se puede hacer política sin armas, el Procurador debería tener con él un rasero distinto para medir sus actuaciones?

No, lo que le estamos pidiendo al Procurador no es que  use con nosotros un rasero distinto. Para nada. Le hemos pedido que sea imparcial , objetivo y justo en este y en otros casos. Es precisamente eso lo que le estamos pidiendo. Y es lo que él no ha sido. Ni en este caso ni en muchos. No le estamos pidiendo ninguna norma especial para juzgar a Petro. Simplemente que respete la ley y que se comporte con la ética que la Constitución le ordena. Lo que sí no podemos dejar de denunciar es que sus actuaciones son claramente selectivas. Es absolutamente injustificable, escandaloso, imperdonable, que ese señor haya absuelto a senadores de su partido condenados penalmente por la Corte Suprema de Justicia.

En un reciente trino suyo dice que el próximo viernes 28 en Bogotá va a comenzar a florecer la primavera. ¿Se refiere a la primavera árabe con la que amenazó si tumbaban a Petro?

Yo creo que solamente una ciudadanía multitudinariamente movilizada es capaz de preservar la democracia en Bogotá y en el país contra estos peligros nuevos que afronta. El viernes va a ser la oportunidad de que se inicie ese proceso de participación multitudinaria, pacífica, organizada y permanente.

¿La convocatoria es a qué?

Una asamblea popular en la Plaza de Bolívar en donde la ciudadanía discuta y acuerde cuál va a ser la estrategia para enfrentar los peligros que afronta la democracia en Bogotá.

¿Cómo asegurar que toda la gente saldrá pacíficamente?

La misma gente se encargará de asegurar la organización de sus movilizaciones. Ahora lo que estamos convocando es una asamblea para que la gente hable, discuta, acuerde, vote públicamente. Una gran asamblea. Y eso está perfectamente permitido por la Constitución. Ni más faltaba que no podamos manifestarnos pacíficamente.

¿Esa asamblea será liderada por usted o el Alcalde participará?

Ningún funcionario público va a ir a esa asamblea. Es una asamblea ciudadana. Estamos convocando a las organizaciones comunales, a las sociales, a los partidos políticos distintos. A todos los actores políticos de la ciudad. A las madres, a las mujeres. A las organizaciones LGBTI. La primavera es un proceso multitudinario de movilización del pueblo, pero pacíficamente. Y yo creo que eso va a iniciarse el viernes con esta asamblea. Una muestra ejemplar de ejercicio de la ciudadanía ante el mundo. Es que hay que demostrarle a los grupos organizados de poder que la ciudadanía existe y que no puede pasarse por encima de ella impunemente.

Más allá de Bogotá, ¿cómo ve el futuro de progresistas?

Progresistas es un movimiento político de alcance nacional e internacional llamado a permanecer en el tiempo. Nosotros tenemos un proyecto de país para realizar. Tenemos un sueño para Latinoamérica que materializar. En eso estamos. Y la Alcaldía de Bogotá fue el primer paso, el primer peldaño.



         
    Nosotros tenemos un proyecto de país para realizar. Tenemos un sueño para Latinoamérica que materializar. En eso estamos. Y la Alcaldía de Bogotá fue el primer paso”.

– Asprilla

También puedes leer

Compartir
0