El “rey de las licitaciones”, ¿candidato de la plata y de los Gnecco en Bolívar?

Imagen
portrrt(0).jpg

Un desconocido empresario que declara ser amigo y asesor de políticos en Bolívar y Cesar en temas de contratación y licitaciones, y venir de un estrato humilde, quiere ser el próximo gobernador bolivarense. Su iniciativa llama la atención por los rumores de repartijas de plata y porque detrás de ella estarían el condenado por parapolítica Vicente Blel y el cuestionado clan Gnecco.

Un desconocido empresario que declara ser amigo y asesor de políticos en Bolívar y Cesar en temas de contratación y licitaciones, y venir de un estrato humilde, quiere ser el próximo gobernador bolivarense. Su iniciativa llama la atención por los rumores de repartijas de plata y porque detrás de ella estarían el condenado por parapolítica Vicente Blel y el cuestionado clan Gnecco.

El nombre de José Julián Vásquez Buelvas -34 años y cuyo único alto cargo en lo público ha sido en 2009 como jefe jurídico durante la gobernación por encargo de Jorge Mendoza Diago, mandatario puesto por el hoy condenado exsenador Javier Cáceres- no sonaba ni tronaba hasta hace unas semanas.

En la Cartagena política estaba cantado que la candidatura más fuerte a la Gobernación iba a ser la del exdirector del instituto departamental de deportes, Dumek Turbay, aliado y a quien ven como el aspirante del gobernador Juan Carlos Gossaín y del senador liberal Lidio García. En el horizonte, con menos expectativas, también se asomaba la aspiración del exrepresentante William García Tirado, exaliado de Javier Cáceres y quien ahora dirige solo su grupo político.  

Tanto Turbay como García Tirado están ambientando sus candidaturas, el primero con recorridos por los pueblos y el segundo con publicidad disfrazada (como lo hacen también varios aspirantes a la Alcaldía). 

Sin recorridos y sin el peso político de haber sido congresista o un funcionario con recordación, como ellos, de manera inesperada el nombre de Vásquez Buelvas comenzó a moverse tanto o más entre líderes barriales, concejales y periodistas. Mejor dicho, entre los actores que son el termómetro político en la ciudad cuando las encuestas no están permitidas.

“El nombre que viene cogiendo una fuerza impresionante (en los barrios) en materia de Gobernación, mejor dicho un fenómeno, es el del doctor José Julián Vásquez Buelvas”, le contó  a La Silla con la condición de no ser citado un conocido líder comunitario de Cartagena.

“Al menos unos ocho (de 19) concejales han venido hablando con él para ver un posible apoyo, y ya hay algunos que están empezando a promoverlo”, dijo por aparte un concejal cartagenero.

Evidencia de que el hombre, que es abogado, pisa duro son las largas filas que se vienen formando desde hace días para acceder a su oficina en el edificio Nautilus, del rico sector de Bocagrande.  

Vásquez Buelvas le dijo a La Silla que se trata de personas que “vienen a expresarme su aceptación y apoyo porque ven en mí a alguien del pueblo”. Pero por los corrillos políticos corre como tren bala el rumor de que lo que está  generando la agitación es una repartija de plata.

“Hoy en Cartagena no se hace sino hablar de la oferta económica que hace a los líderes de barrio José Julián Vásquez Buelvas”, dice un veterano político.

“Hace un par de semanas me encontré  a unos líderes de esos que compran votos que me dijeron contentos ‘vamos pa donde José Julián, porque allá  la vaina está buena”, agrega en el mismo sentido otra fuente que está en la movida política.  

“El tipo es jactancioso, les dice a quienes van a verlo que tiene cuatro mil millones listos para arrancar su campaña”, asegura otra persona de la política que dice habérselo escuchado.

El aspirante, quien ha anunciado en medios su deseo de ser gobernador, aunque oficialmente no hay aún candidatos y la campaña no ha arrancado, niega todo. Cuenta que lo que pasa es que “he sido un profesional exitoso y cuando uno viene de un barrio humilde y crece causa eso”.

“Si tu algún día tienes la oportunidad de caminar conmigo, vas a ver que se van detrás de mí un poco buscando un gesto de cariño mío. Yo no soy un hombre rico, vivo de mi ejercicio profesional”.

Pero de él hay otros asuntos que también llaman la atención.

Lo apoyan los Blel… ¿y los Gnecco?
Juan Carlos Gossaín, el gobernador a suceder en Bolívar, fue elegido con apoyo de varios políticos tradicionales pero en general ha gobernado sin darles todo el juego que han querido.
Nadia Blel es la ficha de Vicente Blel en el Congreso y "amiga" de Vásquez, según él mismo dice.
Luis Alberto Monsalvo Gnecco (aquí con el Presidente Santos), el gobernador para el que trabaja Vásquez, de acuerdo a lo que él mismo cuenta.

En un punto que recuerda al fallecido exalcalde de Cartagena Campo Elías Terán, José Julián Vásquez Buelvas también nació y se crió en calles populosas de la ciudad: en los barrios La Esperanza y Blas de Lezo. Su hermano de crianza es el conocido periodista Manolo Duque, quien precisamente reemplazó  a Campo en el Noticiero Popular cuando éste se lanzó por la Alcaldía.

Estudió  Derecho en Bogotá, en donde también se especializó  en derecho público y en contratación pública y privada. Y cuentan por separado tres fuentes políticas que lo conocen que su buena estrella para los negocios consiste en que se volvió  “un experto para armar licitaciones al deseo de su jefe de turno, desde lo público y sobre todo desde lo privado”, como aseguró un exalto funcionario de Cartagena que conoce bien los temas de contratación.

Ese punto no es fácil de probar. Vásquez le dijo a La Silla que su éxito ha tenido más que ver con que es de las pocas personas expertas en contratación y que prueba de su honestidad es que “no he tenido una sola investigación en mi vida por violar alguna norma”.

Sin embargo, La Silla supo que tiene al menos una porque en marzo de este año la Procuraduría le formuló  pliego de cargos a él y al entonces gobernador Jorge Mendoza Diago. El pliego de cargos, que los cobija a ambos y a otros exfuncionarios de la Gobernación, es por posibles irregularidades en las etapas precontractual y contractual de cinco procesos licitatorios en 2010.

Ese paso por la Gobernación de la mano de Jorge Mendoza Diago, a quien Vásquez había conocido antes siendo asesor jurídico en la empresa Transcaribe, lo catapultó como asesor para los temas de contratación. Así lo dice el exalto funcionario que lo conoce: “Muchos lo consideran (a Vásquez) el rey de las licitaciones, un zorro de la contratación. En la Gobernación demostró  tener capacidad para armar licitaciones y por eso se volvió  atractivo”.

Después de estar en la Gobernación, el abogado fue el representante legal (entre otras empresas) del consorcio Obras de Mitigación Chorro La Victoria. A ese consorcio el entonces gobernador Alberto Bernal adjudicó un contrato por 20 mill millones de pesos para tapar un boquete de dos kilómetros en la depresión momposina, durante la emergencia invernal de 2011. Bernal fue elegido con el apoyo de la casa García, a quienes Vásquez después ha apoyado políticamente. 

Pero su carta de presentación ahora que quiere ser gobernador es que es asesor “en materia jurídica y de contratación”, como él mismo explicó, en la gobernación del cuestionado clan Gnecco del Cesar.

?

En Cartagena ven a Vásquez Buelvas como un aspirante cercano a la casa García de Juan José García y su hijo, el senador Andrés García Zuccardi.

“Soy asesor del departamento jurídico, gracias a que una amiga mía de Cartagena me avisó  que allá  estaban buscando a alguien. Me entrevistó  el gobernador (Luis Alberto Monsalvo Gnecco) y me toca revisar todos los procesos que pasen por el departamento jurídico. Me piden que mire en qué casos es mejor una selección abreviada o una licitación. Que revise los estudios previos…”.

Pero su relación con los Gnecco no se ha quedado sólo en una asesoría. Según el mismo Vásquez dijo hace unos días en una entrevista al periodista local Germán Terán, “he tenido la oportunidad de tener un amigo muy especial que hoy es senador de la República, que es José Alfredo Gnecco. Electoralmente me puse en la tarea, me pidieron el favor, por mi amistad con él, y lo ayude electoralmente”. Jimmy de Ávila, un exconcejal cercano a Vásquez nos contó  que ese grupo votó  en Cartagena y Bolívar por los Gnecco y el representante Silvio Carrasquilla y en los corregimientos de la ciudad por el senador Andrés García Zuccardi y su fórmula Alonso del Río.

En Bolívar, el senador de los Gnecco, José  Alfredo, sacó  casi cinco mil votos sin tener ningún apoyo público o fuerza distinta a Vásquez Buelvas.

Por eso, es inevitable preguntarse si acaso él será  el enviado en Bolívar del clan que tuvo un jefe que quiso lograr el sueño del Magdalena Grande, con fichas en otros departamentos. A La Silla, el aspirante le dijo que no tenía a ningún político detrás y que aunque sí conoce a José  Alfredo Gnecco “no tengo un vínculo de amistad profunda con él” (aunque otra cosa le había dicho hace unos días a Germán Terán).

Pero además, un líder de barrio que dijo haber estado en una reciente reunión política de Vásquez, dos concejales por separado y un exfuncionario de la Gobernación, le contaron a La Silla que al empresario lo respalda la casa Blel. “A él (Vásquez Buelvas) lo apoyan dirigentes de los Blel, yo los he visto en sus camionetas en las poquitas reuniones que hasta ahora se han hecho de esa campaña”, dijo el líder barrial.

En la entrevista radial al periodista Terán, José  Julián Vásquez aseguró  ser “intimei” (como se le dice popularmente en Cartagena a ser “íntimo”) de los Blel, pero también de los García, de Lidio García y del representante Hernando Padauí. “Ellos (sus congresistas amigos) me piden cada vez que van a presentar un proyecto para mejorar las condiciones en Bolívar un concepto profesional”.

Lo que se dice en Cartagena es que para esta vez la casa Blel, la casa Montes (liderada por el condenado por parapolítica William Montes y su esposa la senadora Martha Curi) y la casa García (bajo el mano del exsenador condenado por corrupción Juan José  García), que han tenido alianzas en el pasado, ahora quieren jugar cada una con candidato propio. Y una de las razones para ello es que algunos apoyaron al Gobernador Gossaín y éste ha tomado sus decisiones sin darles todo el juego que han querido.

Amanecerá  y veremos. Oficialmente, las campañas no arrancarán sino hasta el año entrante. Así una de ellas, la del llamado “rey de las licitaciones”, ya esté dando de qué hablar. Y bastante.

Actualización: después de publicada esta historia se comunicó con nosotros el exgobernador Jorge Mendoza Diago para aclarar que la formulación de cargos en su contra por parte de la Procuraduría fue anulada en abril de este año, debido a que el Ministerio Público nunca le notificó el proceso que cursaba en su contra. Debido a ese error de la Procuraduría, el proceso volvió a iniciar desde cero, para Mendoza Diago y para su exsubalterno José Julián Vásquez, y hoy se encuentra en etapa de investigación. La Silla publicó la información sobre ese pliego de cargos tomada de la página oficial de la Procuraduría. También agregamos a esta actualización que hoy la Procuraduría informó que en fallo de primera instancia, dentro de otro proceso, sancionó a cinco exfuncionario de la Gobernación de Bolívar, incluyendo a José Julián Vásquez Buelvas.