En Cali, la Coalición de la Esperanza se estrena sin los Verdes ni Ángela Robledo

Prueba pie de foto Sergio Fajardo.

Hoy en Cali la Coalición de la Esperanza tendrá su primera gira nacional. La foto del encuentro será menos concurrida que la que publicaron cuando anunciaron la creación de un bloque multicolor de centro para pelearle la Presidencia en 2022 “a los extremos”.

Hace una semana Sergio Fajardo, Humberto de la Calle, Jorge Enrique Robledo, Juan Manuel Galán y Juan Fernando Cristo decidieron apartarse del Partido Verde y de Ángela Robledo. No es un divorcio, pero sí una separación por las demoras y disputas internas del Verde para definir cómo y cuándo van a elegir su candidato único. Ellos tienen seis en el partidor.

Ángela María Robledo quedó en la mitad, porque no firmó la declaración de separación, ni cerró filas con los Verdes porque aún no ha definido si se mete al partido. Sin estos dos sectores, la Coalición avanza sin los políticos que han querido extender puentes con Gustavo Petro.

El viaje a Cali pone en práctica el plan de esa Coalición para “interpretar mejor la coyuntura del paro” como lo dijo Fajardo a pesar de que otros integrantes como Robledo han estado desde la hora cero. Desde entonces han reconocido la necesidad de escuchar, se reunieron con Duque, y plantean competir con propuestas —no ataques— a Gustavo Petro. Con una posición de centro, por ejemplo, apoyando las marchas, pero rechazando los bloqueos. Así quedó acordado en el comunicado en el que anunciaron el distanciamiento.

Para eso, en la capital del Valle se van a encontrar con jóvenes, el comité departamental del paro, líderes de opinión y empresarios.

Las partes dejaron abiertas las puertas para volverse a juntar “pronto”, pero no es tan fácil que eso vaya a así. En el Verde siguen sin ponerse de acuerdo internamente, Fajardo y compañía han avanzado acuerdos con otros partidos para no depender exclusivamente de los Verdes a la hora de los avales; y Ángela María Robledo se mantendrá quieta hasta que la Corte Constitucional no defina si le mantiene la curul en la Cámara.

La separación

El jueves pasado, sobre las 8 de la noche, Sergio Fajardo, Juan Manuel Galán, Juan Fernando Cristo, Humberto de la Calle y Jorge Enrique Robledo firmaron y publicaron el comunicado anunciando su separación de los Verdes.

Oficialmente se trató de una pausa para dejar que los Verdes resolvieran internamente cómo van a elegir su candidato. “La participación activa de la Alianza Verde en la Coalición es muy importante y por ello respetamos profundamente sus discusiones internas, que entendemos necesitan un tiempo prudente”, dice el documento.

El partido tiene una baraja profusa en el papel: Camilo Romero, ex gobernador de Nariño, Carlos Amaya, exgobernador de Boyacá, y los senadores Antonio Sanguino, Sandra Ortiz, Jorge Londoño e Iván Marulanda. Pero llevan meses estancados en la discusión sobre cómo escoger a su candidato. En febrero habían trazado una hoja de ruta que se desdibujó.

Además, por su trayectoria y reconocimiento público, según varias personas consultadas dentro del partido y la Coalición, solamente Romero y Amaya tendrían los recursos y la intención real de ser candidatos presidenciales. El resto busca estar en el sonajero para figurar o ambientar sus campañas de reelección al Congreso, y en otros casos para las elecciones regionales de 2023.

El sábado pasado los precandidatos Verdes se reunieron para tratar de superar el asunto. En cinco horas no llegaron a acuerdos. De hecho, el exgobernador de Boyacá, Carlos Amaya, les pidió no volver a hablar de mecanismos de selección hasta que no pase el paro.

“Si el Verde se dedica a atender los temas de la crisis, se va a fortalecer. Pero si sigue en la mecánica electoral va a mostrar una desconexión con la calle. Por eso pedí dedicarnos a buscar soluciones”, nos comentó Amaya.

La parálisis de la mecánica electoral del Verde no es la única razón que motivó la separación, según le dijeron a La Silla cuatro integrantes de esa coalición.

Por un lado, el grupo de Fajardo y compañía se venía quejando de la lentitud de los Verdes para reaccionar y tomar decisiones. “Hasta para ponerse de acuerdo en un trino había que consultar a las directivas de la Alianza Verde y siempre había peros”, nos dijo uno de los precandidatos.

Desde que se anunció la creación de esa coalición los comunicados habían sido publicados en los mismos términos. Por ejemplo, el 11 de febrero Fajardo, Cristo, Galán, De la Calle, los Robledo (Ángela y Jorge), Marulanda y Sanguino, trinaron una foto dando detalles de su propuesta política.

Repitieron la fórmula una semana después con este mensaje: “El 7 de abril le presentaremos a Colombia nuestra propuesta de convergencia y cambio para 2022”. Ese lanzamiento nunca se dio.

Ese esfuerzo por mostrarse unidos de dientes para afuera alcanzó hasta la primera semana de mayo cuando le mandaron una carta al presidente Iván Duque planteándole propuestas para solucionar el paro. Y luego fueron hasta Casa de Nariño para reunirse con Duque en busca de respuestas a la crisis.

Desde la separación, Fajardo, Cristo, Galán, De la Calle y Jorge Robledo han sacado dos pronunciamientos a nombre propio.

Al grupo que se separó también lo impacientó las posturas de Camilo Romero, quien representa el ala del partido que insiste en buscar acercamientos con Gustavo Petro. Una alianza que el directorio nacional del Verde descartó para primera vuelta, y que los demás de la Coalición tampoco avalan.

Romero insiste en que esa postura fue un error, y que no representa a las bases del partido. Le dijo a La Silla que “una coalición que se quiere juntar más allá de la polarización, cómo pretende convocar vetando. Primero veta a Petro, segundo intenta vetar a Camilo Romero, tercero no convoca a Ángela Robledo, y cuarto se distancia del Verde. Me extraña como se quiere convocar al país con estos proceso de exclusión”.

A los de la Coalición les molestó que el exgobernador de Nariño no solo no firmara la carta a Duque, sino que cuando ellos fueron a Casa de Nariño a hablar con el Presidente, él los cuestionó y les dijo que no estaban sintonizados con la calle.

“Pensaba que el único desconectado de la realidad era @IvanDuque, estaba equivocado. Ahora la llamada Coalición de la Esperanza se presta para una reunión en Palacio.”, dijo Romero.

En una marcha posterior se tomó una foto con Gustavo Petro.

“Si esos desplantes no me los aguanto yo, que soy del Verde y he sido compañero de Camilo por tantos años, no me imagino cómo se lo tomaron De la Calle, Fajardo y los demás”, nos comentó uno de los precandidatos Verdes.

“Molesta porque Romero casi nunca va a las reuniones de la Coalición. Mientras nosotros pasamos horas y horas en zoom, definiendo posturas, planteando cosas para reaccionar, él solo espera que los demás hagamos algo para criticar y criticar”, nos dijo otro precandidato del lado de los que se fueron.

“Él no va a las reuniones programáticas, pero sí a las que se citan para definir la mecánica electoral, eso habla un poco de sus intereses”, nos dijo otro Verde.

Frente a estos comentarios, Romero, le dio otra versión a La Silla Vacía. “Siempre pedí reuniones estratégicas dentro del Verde, y nunca se dieron. Eso lo reconoció incluso Angelica Lozano. Ella dice que se debió a que había falta de confianza. Y yo me pregunto, ¿cómo podemos construir confianza si no nos reunimos?”.

Dentro del Verde también hay cansancio hacia el grupo de Fajardo, De la Calle, Cristo, Galán y Jorge Robledo.

Entre los precandidatos Verdes está la sensación de que no los tienen en cuenta y no los escuchan. “Hay cansancio de parte y parte. A veces los Verdes hablan y los demás no prestan cuidado. Pero cuando los demás de la Coalición intervienen sí quieren que todos pongamos cuidado. Es sano tomar un respiro”, le dijo a La Silla un senador Verde que conoce de primera mano las movidas de la Coalición.

Ese cansancio se evidencia en cosas como que del chat que se creó con los 12 integrantes de la Coalición original varios Verdes se han ido saliendo. “Hasta Iván Marulanda, que fue el que inició los acercamientos para la Coalición, se salió. Un poco como frustrado por las trabas en el proceso”, nos dijo otro.

“He estado trabajando en los problemas del país... no en estos asuntos”, nos respondió Marulanda cuando le consultamos por el tema.

El desencuentro con los Verdes va más allá de sus disputas internas. También se han dado por las movidas de Fajardo y compañía para atraer a más partidos a la causa.

Para no depender de los avales

Al arrancar la Coalición, la Alianza Verde tuvo la sartén por el mango porque era el único movimiento político con personería jurídica y capacidad para avalar candidaturas en el 2022.

Por eso ambientaron el camino para que Fajardo y Ángela María Robledo entraran a ser militantes del partido.

Pero esa condición ha venido cambiando. Hace unas semanas el Consejo Nacional Electoral aprobó la creación de Dignidad, el movimiento político del senador Jorge Robledo. Y como Robledo fue elegido director nacional quedó con todas las facultades para avalar no solo su candidatura sino también las que lleguen a necesitarlo.

Juan Manuel Galán cree que es muy probable que la Corte Constitucional le devuelva la personería jurídica al partido Nuevo Liberalismo, que lideraba su papá Luís Carlos Galán (qepd).

La Corte ha abierto esa posibilidad porque en el expediente ha recogido los archivos de la Fiscalía, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo Nacional Electoral, que advierten que la desaparición del Nuevo Liberalismo estuvo condicionado por hechos violentos sistemáticos, similares a los que también desencadenaron la desaparición de la Unión Patriótica. La UP logró con ese argumento revivir jurídicamente.

“Ojalá la Corte nos dé la razón, queremos que el Nuevo Liberalismo recoja las banderas que dejó mi papá, y que sea una plataforma política incluyente que tienda puentes y ayude a consolidar la propuesta de la coalición”, nos dijo Galán.

Mientras tanto, Juan Fernando Cristo se ha movido para sumar otros avales a la causa: los de la Alianza Social Independiente, ASI, y el partido afro Colombia Renaciente. Esos apoyos están casi cerrados, según nos confirmaron tres integrantes de la Coalición. El anuncio oficial hará parte del paquete de mensajes políticos que quiere mandar la Coalición para mostrar que están creciendo.

El caso de la ASI es particular porque ellos estuvieron con Petro en el 2018. Pero se han ido alejando porque unos sectores de la Colombia Humana no les perdonan que hayan avalado al senado a Jonatan Tamayo. Conocido como ‘Manguito’, fue el senador que fue elegido con el impulso de la lista de Petro, pero que terminó apoyando al Centro Democrático.

De ese pragmatismo político para sumar no sólo Cristo ha venido dando señales. Como contamos en esta historia, Fajardo también ha buscado acercamientos con estructuras diferentes, especialmente en regiones donde no sacó muchos votos en 2018.

La entrada de la ASI y Colomba Renaciente también ha sido punto de quiebre en la Coalición porque a algunos Verdes no les suena. "Ha habido algo que me ha diferenciado, no estoy de acuerdo con que entren la ASI y Colombia Renaciente. Creo que todos ellos, Robledo, Cristo, hicieron un bloque que no consulta esas decisiones”, nos comentó uno de los Verdes.

En Cali la foto de la Coalición arrancará con cinco de sus 12 miembros originales. Y es muy probable que se mantenga así por un tiempo más.

También puedes leer

Compartir
0