Escándalo español en el que mencionan a Char revive chuzada de 2010

Silla Caribe
alexporta.jpg

El alcalde barranquillero Álex Char. Foto: tomada de larazon.co

El caso que involucra a la empresa de agua y alcantarillado de Barranquilla podría arrojar luces sobre las chuzadas a políticos y empresarios que sacudieron La Arenosa hace siete años.

El escándalo de corrupción que explotó en España hace unos días a raíz de la captura de 12 ejecutivos y políticos relacionados con la empresa pública madrileña de agua ‘Canal de Isabel II’ tiene entre sus mencionados mediáticos en ese país al alcalde de Barranquilla Álex Char, aunque en Colombia ese dato ha sido omitido por parte de la gran prensa o reseñado sólo para decir que el mandatario sacó un comunicado negando los señalamientos.

El caso, además, podría arrojar luces sobre el polémico episodio de ‘chuzadas’ que sacudió a La Arenosa en 2010 y sobre el que aún existen muchas dudas.

El caso

Los capturados, entre quienes se encuentran Ignacio González (expresidente de la Comunidad de Madrid y de Canal de Isabel II) y varios de sus hombres de confianza, están acusados de hacer parte de una red corrupta que desvió millonarios recursos estatales hacia paraísos fiscales, tras pagar altos costos por entrar a sociedades en países como Colombia.

Precisamente es por ello que el escándalo ibérico tiene un capítulo colombiano: Canal de Isabel II tiene como filial a Inassa, accionista mayoritaria de la Triple A, que es la empresa de acueducto, alcantarillado y aseo de Barranquilla.

(Inassa también maneja el acueducto de Riohacha y, hasta hace poco, tuvo el control de la empresa Metroagua de Santa Marta en sociedad con el empresario William Vélez).

Según aseguró hace unos días el medio español El Confidencial, en el destape del caso tuvo que ver un video de cuatro minutos revelado en 2009 por la Cadena Ser, en el que se ve a Ignacio González y tres de sus colaboradores caminando en un viaje a Cartagena con unas bolsas sospechosas en las que algunos creen que llevaban plata en efectivo.

En esa estadía en Colombia (en 2008), González y otros directivos del Canal -entre ellos el expresidente de Inassa Edmundo Rodríguez Sobrino, también detenido- se reunieron en Bogotá con el entonces presidente Álvaro Uribe.

De acuerdo al relato de El Confidencial, lo hicieron para pedirle ayuda con Álex Char (que en ese momento como ahora era el alcalde de los barranquilleros), pues ese mandatario estaba estudiando la posibilidad de que el Canal perdiera peso accionario en la Triple A para que en su reemplazo entraran “otros importantes empresarios del país, los hermanos Nule, hermanos de la mujer de Char, Katia Nule, exreina del Carnaval de Barranquilla”, dice el medio.

Perder espacio en la Triple A -en donde, en una movida criticada, el Distrito de Barranquilla pasó de tener el 85 por ciento a menos del 15 por ciento- era un lujo que los españoles no se podían dar, pues esa empresa era considerada nada menos que la joya de la corona de Inassa, según el diario español.

Lo escandaloso del informe es que según un extrabajador de Inassa, cuyo nombre no es revelado por El Confidencial, esos ejecutivos habrían pagado para hacer esa vuelta: “La información que manejábamos en Inassa es que hubo que pagar para convencer a Char. En Colombia se hacían así las cosas”, es la frase textual atribuida a esa fuente anónima.

Uno de los protagonistas de ese viaje, el exgerente del Canal de Isabel II entre 2004 y 2009 Ildefonso de Miguel, también imputado dentro del mismo caso, había declarado el año pasado en la Asamblea de Madrid que esa venida a Colombia y lo de las bolsas “es una historia ridícula”.

Sobre el supuesto encuentro con Char dijo: “Nosotros fuimos a ese viaje según marcaba la agenda, para tener una reunión con el presidente de la República de Colombia, y en ese viaje también estaba previsto el contacto con el alcalde de Barranquilla; era un viaje, por tanto, institucional".

Hasta el momento, en lo que concierne puntualmente a Álex Char, el detalle de la información de este medio español ha sido publicada en Colombia por algunos medios de manera conveniente a Char.

El Heraldo (el principal periódico de Barranquilla, en cuya junta directiva aparecía hasta el año pasado -ya no hace parte- el gerente de desarrollo de la ciudad, considerado el ‘vicealcalde’, Jaime Pumarejo) se ha referido al artículo del diario español pero para destacar el comunicado del Alcalde que en las últimas horas negó haberse reunido o conocer a Ildefonso de Miguel.

Por su parte, este lunes la revista Semana publicó un artículo sobre el caso de corrupción en España (bautizado por las autoridades como “Blas de Lezo”) en el que citó el informe de El Confidencial, pero sin mencionar el nombre de Char.

Sobre lo publicado en España, el Alcalde Char dijo en un corto comunicado que las afirmaciones de Ildefonso de Miguel sobre la supuesta reunión sostenida con él en 2008 son completamente falsas, que ese encuentro nunca se realizó y que no conoce a ese empresario.

La grabación que revive

Las pesquisas de las autoridades españolas sobre las actuaciones de los ejecutivos de ese país involucrados en el proceso “Blas de Lezo” podrían también resolver las dudas que se han empezado a abrir en Colombia sobre los manejos de la Triple A y la participación accionaria que alcanzaron los españoles.

Mucho más teniendo en cuenta que ayer el fiscal Néstor Humberto Martínez anunció que trabajará con su homóloga de España para establecer lo sucedido. En una rueda de prensa, el Fiscal detalló que abrió dos pesquisas y que a mediados de mayo viajará a España.  

Un elemento que podría ganar interés para los investigadores es el polémico capítulo de las chuzadas clandestinas que se hicieron hace ocho años a empresarios, políticos y funcionarios barranquilleros, y cuya revelación en 2010 causó un tsunami en la ciudad.

Una de las conversaciones que en ese momento reseñamos en La Silla Vacía tiene que ver justamente con la posibilidad de venta de la Triple A.

Se trata de una charla informal entre el entonces asesor privado y mano derecha del alcalde Char, David Maestre, y Tomás Jaramillo, esposo de una prima de Maestre y en ese momento uno de los principales accionistas de Interbolsa (hoy, Jaramillo está condenado por manipulación fraudulenta, estafa agravada y concierto para delinquir dentro del caso del descalabro de esa firma comisionista).

En la conversación, Maestre le pregunta a Jaramillo si tendría interés en la Triple A porque la iban a vender.

“Los dueños mayoritarios son los españoles esos del Canal Isabel Segunda y parece que hay unos intereses porque yo tengo una gente que está muy interesada”, le dice el entonces asesor a Tomás Jaramillo.

Dado que en 2013, cuando ya habían estallado los escándalos del cartel de la contratación en Bogotá y de Interbolsa, la Fiscalía reveló que indagaba por firmas ligadas a los Nule que tenían nexos íntimos con Interbolsa, ese comentario podría ir en el mismo sentido de lo revelado por El Confidencial sobre el supuesto interés del Distrito en que en ese negocio entraran esos parientes políticos de Char que hoy están condenados por el millonario desfalco a las arcas de los bogotanos.

Como Maestre era el representante de Char en la junta directiva de la Triple A, en su momento la filtración de esta charla generó críticas al primero pues para algunos podría haberse tratado de uso de información privilegiada.

En aquel entonces, el asesor le dijo a La Silla Vacía que la conversación efectivamente existió pero que la grabación tenía cortes y por lo tanto estaba adulterada y manipulada.

También en ese momento, como lo registramos en 2010, fuentes confiables nos dijeron que en realidad los españoles no querían vender sino obtener una prórroga de la concesión. Quedarse, como ciertamente sucedió.

En el marco de este caso, desde el año pasado en la Asamblea de Madrid se vienen realizando debates en los que se han hecho públicos detalles de posibles irregularidades alrededor de las inversiones hechas por Canal de Isabel II en varios países de América Latina.

Por ello, justamente, algunos anticipan que este escándalo será el Odebrecht de España. Con su respectivo capítulo colombiano.

Compartir