Detector: esta comparación entre Petro y Plazas Vega es engañosa

Detector: esta comparación entre Petro y Plazas Vega es engañosa

Las afirmaciones son ciertas, pero están incompletas y argumentadas con información inconclusa.

En Facebook está circulando nuevamente una publicación que fue hecha en 2018 y que compara los supuestos papeles de Gustavo Petro, senador y precandidato presidencial de la Colombia Humana, y Alfonso Plazas Vega, coronel retirado del Ejército, en la toma y retoma del Palacio de Justicia en 1985.

Como la publicación ha sido compartida más de 1 mil veces en los últimos dos días, y en total ha sido difundida más de 9 mil veces, le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que la publicación es más falsa que cierta.

Esta es la publicación:

Verificamos una a una sus afirmaciones y esto fue lo que encontramos: 

       1. “(Gustavo Petro) Miembro del M-19, guerrilla que ejecutó ese acto de barbarie (la toma del Palacio) no pagó cárcel ni reparó a las víctimas” 

Es cierto que Petro era miembro de la guerrilla que hizo la toma. Pero como no hay ninguna evidencia de que él haya participado en ese hecho, no tenía por qué ir a la cárcel por él o reparar a las víctimas. 

Como ya habíamos verificado aquí, Petro se unió al M-19 a los 17 años y poco a poco fue ganándose un lugar importante en el ala política de esa guerrilla hasta ser el más joven de los cinco miembros de la Dirección de la Región Central.

Sin embargo, él no combatió, no usó camuflados ni estuvo en la toma del Palacio de Justicia: en noviembre de 1985, momento de la toma, estaba en la cárcel cumpliendo una pena. 

El 24 de octubre de 1985 en Zipaquirá, Gustavo Petro fue detenido “portando armas, cartuchos, seis bombas de fabricación casera, propaganda subversiva de la organización, cinco brazaletes y una bandera de ese grupo armado”. 

La captura ocurrió cuando el Gobierno había decretado el Estado de Sitio para perseguir a los guerrilleros del M-19 y los civiles podían ser juzgados y condenados por jueces militares. Petro pagó 18 meses de prisión en la cárcel Modelo de Bogotá y salió libre en 1987 por pena cumplida. 

Al no participar en el hecho, cualquier delito que se haya cometido en él no era de su responsabilidad, pues en derecho penal no tienen que responder todos los miembros de una institución sino quienes hayan participado en la comisión de los delitos. 

Es decir, sí fue miembro del M-19, pero como él no participó en la toma del Palacio de Justicia no tenía porqué ir a la cárcel ni reparar a las víctimas.

       2. “(Alfonso Plazas) Militar que liberó al Palacio de Justicia y rescató a 330 personas. 8 años privado de la libertad por defender la democracia”. 

Es debatible. 

Alfonso Plazas fue comandante de la Escuela de Caballería y dirigió parte de la retoma del Palacio de Justicia hecha por el Ejército Nacional durante el 6 y 7 de noviembre de 1985. No fue el único responsable de la “liberación” (como la pone la cadena) del Palacio.

En 2010 fue declarado culpable y condenado a 30 años de prisión, en primera instancia, por la desaparición forzada de 11 personas que salieron con vida durante la retoma del Palacio. 

Según esa decisión, si bien él había sido directamente quien desapareció a esas personas, en la estructura militar tenía el control sobre su seguridad.

Plazas apeló la decisión. El 30 de enero de 2012 el Tribunal Superior de Bogotá ratificó la condena, pero por la desaparición de solo dos personas: Carlos Augusto Rodríguez Vera, administrador de la cafetería del Palacio, e Irma Franco Pineda, guerrillera del M-19.

El 16 de diciembre de 2015 la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, máximo tribunal penal del país, absolvió a Plazas. Encontró que en el proceso no había "el grado de certeza suficiente sobre la responsabilidad penal del acusado que permita mantener la condena impuesta". Además, cuestionó las declaraciones de tres testigos claves porque encontró inconsistencias en ellos.

Como el proceso fue largo, Plazas estuvo detenido entre 2007 y 2015, por lo que sí alcanzó a estar 8 años en prisión como afirma la publicación. Sobre si eso se debió a la defensa de la democracia, como dice la publicación, es debatible, pues el delito por el que se le investigó, desaparición forzada, no es un acto para defender una democracia. Pero las acciones militares de la retoma se pueden interpretar como un cumplimiento del deber fundamental militar, como dijo el mismo Plazas al iniciar la retoma: afirmó que estaba “defendiendo la democracia”.

Con respecto al número de personas rescatadas, no es posible confirmar o negar que Plazas en concreto, o los militares en general, hayan rescatado a 330 personas, ya que no se conoce una cifra exacta del total de personas que estaban dentro del Palacio.

Se estima que durante la toma habían cerca de más de 300 personas que fueron tomadas como rehenes por el M-19, pero no es una cifra concluyente. Solo se sabe con certeza, que 43 de los rehenes fueron encontrados muertos y otros 10 fueron desaparecidos. 

Como la comparación se da entre una mezcla de verdades y falsedades sobre Petro, y valoraciones debatibles sobre Plazas, calificamos la publicación como más falsa que cierta. 

Compartir
0