Fajardo frenó el ataque de la coalición de centro contra el fiscal Barbosa

Html

El candidato del "no todo vale" mantiene su coherencia con su postura de no politizar la justicia, luego de que la Fiscalía le imputó dos delitos.

La discusión interna de la Coalición de la Esperanza sobre cómo reaccionar al anuncio de imputación de la Fiscalía a Sergio Fajardo, el candidato más votado de este grupo político, incluyó una declaración que nunca vio la luz. La frenó Fajardo, en un acto que demuestra coherencia con su discurso de defensa de las instituciones y del "no todo vale".

La Silla Vacía tuvo acceso al documento. La propuesta se iba de frente a denunciar los motivos políticos del fiscal general, Francisco Barbosa, y sus vínculos con el gobierno Duque. Según tres personas que estuvieron en la discusión, y que pidieron no ser nombradas para poder dar detalles del proceso privado, el documento no fue publicado por sugerencia de Fajardo.

Este hecho, y las declaraciones públicas de Fajardo luego de que la Fiscalía anunciara que le imputará dos delitos, muestran que su postura no incluye confrontar a su investigador, el fiscal Barbosa, ni cuestionar sus vínculos con el gobierno de Iván Duque. Más allá de que se trate de la acusación judicial más seria de su carrera política y de que llegue en medio de un proceso preelectoral, Fajardo le apuesta a un sometimiento sin descrédito del proceso judicial.

La declaración de la Coalición de la Esperanza, frente a la imputación de la Fiscalía por haber asumido un préstamo en dólares cuando era gobernador de Antioquia en el 2013, iba en otro sentido:

“Tal decisión evidencia la creciente cooptación y politización que sufren entidades como la Fiscalía y la Procuraduría General de la Nación, por parte de las fuerzas políticas representadas en el gobierno de Iván Duque”, dice un aparte del documento de una página y media que puede leer acá.  

“Sergio nos dijo que había hablado con sus abogados y que veía que tenía las razones para desmontar la imputación y demostrar que había actuado con legalidad”, nos dijo uno de los miembros de la Coalición.

Otra persona dijo que “Fajardo frenó el comunicado conjunto y dijo que manejaría el tema con sus abogados. Era un pronunciamiento que teníamos ya redactado que era muy firme en su rechazo a la intromisión de la Fiscalía en el proceso electoral”. 

La tercera persona le dijo a La Silla que “lo hacía por recomendación de sus abogados”.  

Un cuarto integrante de la coalición nos dijo que no se publicó porque no lograron llegar a un acuerdo sobre el texto y su propósito. 

Y un quinto consultado, en cambio, nos dijo que la propuesta de comunicado se matizó y sintetizó en este  mensaje  que se publicó en las cuentas de twitter de algunos miembros de la coalición. 

El mensaje publicado, más allá de sus adjetivos, no denuncia motivaciones políticas de la imputación. 

Eso sí lo hacía, de manera reiterada, la declaración que no se publicó: “Es una maniobra con fines políticos de cara a las elecciones de 2022 y que politiza la justicia, la desnaturaliza y le quita toda credibilidad. Esto se constituye en un ataque directo a nuestra democracia, pues le resta legitimidad a las instituciones que deben protegerla y sustentarla”.

Fajardo no respondió a la solicitud de La Silla para conocer su opinión.  

No politiza la justicia

“Si usted plantea que se tienen que respetar las decisiones de la justicia, cuando lo investigan se tiene que atener a sus decisiones”, le dijo a La Silla uno de los miembros de la coalición sobre la situación de Fajardo. 

Esta idea resume el dilema que enfrenta ante a la imputación de la Fiscalía. "Medios y fines están estrechamente ligados, unos y otros deben guardar coherencia", dice la declaración de principios de su movimeinto, Compromiso Ciudadano, a la que adhiere, en este caso, Fajardo en su forma de enfrentar el proceso. 

Por eso, si bien su caso tiene señas de estar políticamente motivada, como contamos, Fajardo le ha puesto límites a su defensa. 

En sus varias declaraciones públicas luego de la imputación los ha planteado. Para empezar, no recurre al descrédito de su investigador, el fiscal Barbosa, ni al de la Fiscalía. 

“Al fiscal ni lo conozco. No puedo hablar de él cómo persona. He visto lo que se manifiesta en los medios, pero él tiene la responsabilidad más grande del país. Representa lo que tendría que ser el estándar ético más alto de la sociedad. Él tiene en sus manos toda esa responsabilidad. Espero que esté a la altura del libreto que tiene“, dijo esta mañana en Noticias Caracol.

Mantiene su línea de respeto a las instituciones y creación de confianza. 

“Ahora hay muchos corruptos felices viendo cómo me investigan. Quedo con imputación de cargos, por eso necesitamos que proceda el Fiscal, hacer la acusación, ir a la Corte Suprema de Justicia, para demostrar que actuamos de manera correcta”, afirmó en un comunicado que publicó en su página web.

Con eso se atiene a un proceso en donde la Fiscalía lo acusa con argumentos jurídicos, por ahora débiles.

“Yo respondo por todos y cada uno de los actos que me corresponden. Me pude haber equivocado, pero he actuado de manera correcta”, dice Fajardo. 

La estrategia de Fajardo de no victimizarse ni declararse perseguido político ha sido complementada desde afuera. 

Porque los señalamientos al fiscal Barbosa han venido de otros lados. De los aliados de Fajardo, en sus pronunciamientos individuales. De sectores económicos y empresariales, poco dados a involucrarse en estos debates. E, incluso, de políticos con los que ha rivalizado en el pasado.

Por ejemplo, Gustavo Petro, el gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria, y al menos dos figuras importantes del Centro Democrático, como la senadora Paloma Valencia y el precandidato Rafael Nieto.

Esto ha puesto los focos sobre el fiscal Barbosa, y Fajardo mismo ha insistido en involucrarlo personalmente. Pero no desde la denuncia, sino solicitando que haga parte de una comisión para evaluar la imputación, en la que el fiscal general tendría que avalar personalmente la argumentación, por ahora débil, de la imputación. 

Rompe el guión de Petro y Uribe 

Durante el año largo que lleva de candidato, Fajardo ha tenido dificultades para liderar debates públicos significativos, como contamos. Pero en este caso, su estrategia marca diferencias frente a otras figuras nacionales como Gustavo Petro y Álvaro Uribe, también protagonistas de este proceso electoral. 

Cuando han sido cuestionados judicial o disciplinariamente, ambos enfilaron sus ataques contra sus investigadores, las instituciones que representan, y se declararon víctimas de una persecución. 

Petro lo hizo, recientemente, cuando la fiscalía de Néstor Humberto Martínez anunció una imputación de cargos a funcionarios de su alcaldía por el cambio en el esquema de aseo. Como lo hizó acá, acá y acá . 

Mientras que Uribe ha atacado a los magistrados José Luis Barceló o César Reyes de la Corte Suprema de Justicia, quienes han estado relacionados con sus procesos judiciales. Se ve acá y acá

En su estrategia de defensa Petro y Uribe han acudido a instancias judiciales internacionales.  El borrador del comunicado no publicado de la Coalición de la Esperanza también tenía un párrafo apuntando a eso.

Por ahora, a instancias de Fajardo, una de las figuras más visibles de la Coalición de la Esperanza, cambia el guión tantas veces usado entre figuras públicas. Un voto de confianza raro en la justicia colombiana y en la coherencia como valor en la política.  

También puedes leer

Compartir
0