Francia Márquez será la fórmula vicepresidencial de Petro. Lo que suma y resta

Francia Márquez será la fórmula vicepresidencial de Petro. Lo que suma y resta
Francia Márquez Petro.jpg

Como anticipamos anoche, este miércoles el candidato Gustavo Petro anunció a la líder social Francia Márquez como su fórmula vicepresidencial. En el acto oficial dijo, además, que Márquez se radicará en Medellín y hará campaña desde esa ciudad, una movida que busca conquistar los votos de Antioquia, fortín político del uribismo.

Con la elección de Márquez, Petro cumplió una promesa que había hecho desde marzo del año pasado (que el segundo en la consulta sería la fórmula vicepresidencial), pero que luego él mismo había puesto en duda con la idea de que este cargo podría ayudar a consolidar una alianza más amplia que lo ayudara a ganar en primera vuelta.

Lo que lo llevó a optar por Márquez, según coincidieron cinco fuentes internas con las que hablamos, fue el resultado del 13 de marzo: fue la tercera precandidata más votada entre todos los que se midieron en las consultas (785.215 votos), incluso por encima del ganador de la consulta de centro, Sergio Fajardo.

Francia Márquez es una abogada de 39 años, nacida en Suárez, Cauca, y que se hizo visible por su activismo contra los impactos ambientales de la minería en su municipio. Por ese rol, fue amenazada y obligada a desplazarse. Y tras eso se ha constituido como una de las figuras más importantes del movimiento social.

La dupla con Márquez le ayuda a Petro para apelar al sector que la impulsó a ella en la consulta: jóvenes, mujeres, una clase media-afro y una intelectualidad urbana y universitaria. Se trata de unos votantes que no están lejos de Petro (de hecho, ya votaron en la consulta de su coalición), pero que sí han criticado al candidato por sus acuerdos con la política tradicional y por su tolerancia frente a figuras cuestionadas por violencia contra las mujeres en su campaña.

Sin embargo, también implica que Petro no ha logrado consolidar alianzas por fuera del Pacto Histórico, como la que lleva tanteando varias semanas con el Partido Liberal.

No crece hacia afuera

El 13 de marzo, tras su triunfo en la consulta presidencial y el buen resultado de las listas del Pacto Histórico en el Congreso, Gustavo Petro dijo en su discurso que el paso a seguir era crecer más allá de su coalición: “Invitamos a todas las fuerzas democráticas que aún no están en el Pacto (...) debemos dar paso a un gran frente amplio y democrático”.

Una oportunidad para dar ese paso era con la fórmula vicepresidencial. De hecho, el propio Petro y el senador Gustavo Bolívar, su cabeza de lista al Senado, habían dicho que la baraja de fórmulas a la Vicepresidencia seguía abierta por la posibilidad de que llegara una mujer liberal.

Sin embargo, Petro no ha logrado acercamientos concretos con la cabeza del Partido Liberal, el expresidente César Gaviria. La semana pasada, Gaviria se reunió tanto con la campaña de Petro como con la de su rival, Federico Gutiérrez, y el partido no ha dado señales de estar cerca de decantarse por Petro.

“Hasta ahora no ha llegado nadie nuevo. El frente amplio lo convocamos en una semana, primero vamos a hacer una reunión con la bancada electa del Pacto”, dijo Jaime Dussán, secretario general del Polo Democrático.

El senador Roy Barreras dedicó parte de la semana pasada a hablar con varios actores políticos, pero dice que no con miras a la Vicepresidencia. “Me reuní con Germán Vargas Lleras, con César Gaviria, con Alejandro Gaviria y con 30 congresistas hasta ahora exclusivamente verdes y liberales. Pero todo acuerdo depende de sus jefes políticos: los presidentes de sus partidos. Yo voy avanzando por abajo y por arriba”, dijo.

Esa falta de avances, sumado al buen resultado de Márquez en la consulta, ambientaron su elección.

Para el analista político Andrés Mejía, aunque la elección de Márquez tiene ventajas para Petro, es un paso que lo aleja del camino que ha seguido para plantear una campaña más allá de la izquierda. “Irse por una figura más cercana al establecimiento le habría permitido calmar ansiedades en clases medias y medias-altas. Francia Márquez puede eventualmente inducir un radicalismo en el discurso que el propio candidato parecería estar tratando de evitar”, dijo.

El contraste entre Petro y Márquez se ha hecho visible en los debates presidenciales. Ella, por ejemplo, ha sido crítica de una alianza con César Gaviria o con el exgobernador de Antioquia Luis Pérez. “La gente quiere un cambio real. Un pacto con Gaviria significa más de lo mismo. Gaviria es parte de los que han llevado a este país a vivir en la corrupción. Siempre ha estado gobernando para su favor”, dijo.

Márquez también ha sido más progresista que Petro en temas de libertades individuales. Frente al aborto, por ejemplo, mientras Petro ha hablado de una política de “aborto cero” y ha invitado a su coalición a figuras antiaborto como el pastor Alfredo Saade, Francia Márquez ha dicho que: “Los hombres no saben lo que es el dolor de parir. Somos las mujeres las que deberíamos tener libertad sobre nuestros cuerpos”.

La alianza con Márquez puede implicar que Petro tenga choques con su fórmula en lo que queda de campaña, en especial si concreta una alianza con César Gaviria. Y también que refuerce los miedos en el empresariado con sus posturas ambientalistas y comunitarias que incluyen una defensa férrea del derecho de las comunidades a decidir qué proyectos empresariales se hacen en los territorios.

Lo que suma Francia Márquez

Pero Márquez también trae puntos a favor para la campaña de Petro. La líder social fue una de las revelaciones de las consultas presidenciales. El diario español El País la nombró como “el fenómeno electoral colombiano”.

Márquez es mujer, líder ambiental, afro y víctima del conflicto. Esa suma de características la volvieron un referente para un sector del país luego del estallido social de mayo del año pasado, y esto se concretó en su votación del 13 de marzo.

La nueva fórmula de Petro representa en sí misma el cambio que promete Petro: viene de sectores excluidos que nunca han tenido el poder, y que han crecido al margen de los cargos públicos, a partir de su liderazgo social. La apuesta por Márquez va incluso más lejos que la que hizo Petro en 2018, cuando escogió como fórmula a Ángela María Robledo: una mujer progresista que representa sobre todo a un sector académico y urbano.

La decisión de Petro implica un paso en una dirección distinta a la que ha sido habitual en esta campaña, en la que ha hecho especial énfasis en atraer a nuevos aliados cercanos al establecimiento.

“No hay mujer que supere a Francia como fórmula de Petro desde el punto de vista de masas. No solo cómo es vista en Colombia sino internacionalmente”, dijo Dussán, del Polo Democrático.

Márquez es conocida internacionalmente. En 2018 recibió el premio The Goldman Environmental, conocido como el Nobel ambiental, por sus protestas contra la minería ilegal de oro en su comunidad. Y durante su campaña tuvo una entrevista grabada en video con la activista estadounidense Angela Davis.

Francia Márquez también apela a la bandera feminista, que fue fundamental para el triunfo del recién posesionado presidente de Chile, Gabriel Boric. Esto puede volver a sintonizar a Petro con un sector que lo ha criticado por su respaldo a figuras como Álex Flórez, el senador electo de su coalición acusado de obligar a abortar a su expareja.

Como señaló este fin de semana en La Silla Llena la académica Rosa Bermúdez, directora del Centro de Investigaciones y Estudios de Género, Mujer y Sociedad de la Universidad del Valle, el voto por Márquez estuvo impulsado en gran medida por razones simbólicas: “Mucha gente que votó por Francia para apoyar una propuesta democráticamente y racialmente justa, y políticamente auténtica”.

En ese sentido, la elección de Márquez responde más a una lógica de campaña que de gobierno. Es decir, aprovecha el potencial de Márquez como símbolo electoral, pero deja de lado el hecho de que, en caso de que Petro gane y no pueda seguir en el cargo, tendría que asumir la presidencia una mujer con una trayectoria social y profesional, pero sin experiencia en el manejo del Estado.

Más allá de los cálculos de mecánica política que movieron parte de la negociación de las listas al Congreso y los acercamientos de Petro con políticos tradicionales, con su fórmula a la vicepresidencia Petro decidió optar por las emociones y el voto de opinión.

Compartir