Ganó el centro: Juan Manuel Galán derrotó a Piedad Córdoba en Bogotá

Imagen
El-trio-que-va-por-la-jefatura-liberal-en-Bogota-HOME2(3).jpg

El senador Juan Manuel Galán, hijo de Luis Carlos Galán y quien representa la facción que tiende al centro en el partido, es el nuevo jefe del directorio liberal en la capital con 6.471 sufragios. El actual concejal del partido, Jorge Durán Silva, que lleva 30 años en el cabildo, quedó segundo con 5.567 votos. Y de tercera quedó la lista encabezada por Piedad Córdoba, que representa la izquierda del liberalismo y sacó 4.360 votos. El último de los cuatro puestos del directorio es para el concejal Jorge Ernesto Salamanca, que encabezó la lista 20. Obtuvo 4.175 sufragios.

Juan Manuel Galán venció por casi 2000 votos a Piedad Córdoba en la puja por el directorio de Bogotá. La derrota es un mal augurio para Piedad.

 

El senador Juan Manuel Galán, hijo de Luis Carlos Galán y quien representa la facción que tiende al centro en el partido, es el nuevo jefe del directorio liberal en la capital con 6.471 sufragios. El actual concejal del partido, Jorge Durán Silva, que lleva 30 años en el cabildo, quedó segundo con 5.567 votos. Y de tercera quedó la lista encabezada por Piedad Córdoba, que representa la izquierda del liberalismo y sacó 4.360 votos. El último de los cuatro puestos del directorio es para el concejal Jorge Ernesto Salamanca, que encabezó la lista 20. Obtuvo 4.175 sufragios.

Aunque para la elección del directorio distrital no fueron depositados más de 300 mil votos, el cargo no es ninguna 'chichigüa'. El pulso entre Córdoba y Galán se calentó tanto que hoy incluso miembros del grupo político de Piedad encararon al senador para mostrarle unas tarjetas marcadas a favor de su lista que tenían caligrafía parecida, en una insinuación de fraude. Y la pelea no es por cualquier cosa. Detrás está la vieja pugna ideológica entre la izquierda y el centro que hace rato divide al partido.
 

Después de tres días hoy terminaron los escrutinios en Corferias para definir los resultados de la consulta liberal.

“El jefe del directorio es quien traza la línea política del distrito y decide si se va hacía el liberalismo popular, que quiere ser una verdadera oposición, o hacía un liberalismo que quiere asociarse con un uribismo sin Uribe en 2010”, le dijo Ricardo Montenegro, asesor cercano a Piedad Córdoba a La Silla Vacía.


Galán tira al centro, Piedad a la izquierda


Galán hace parte de la facción de centro del Partido, la línea que lideran César Gaviria y Rafael Pardo, que cree en tender puentes con Cambio Radical para derrotar a Uribe en 2010. Es exactamente a este grupo político que hoy está en la dirección del Partido al que Córdoba quiere enfrentar y destronar en el Congreso Nacional en diciembre.

La senadora quiere un partido más tirando hacia a la izquierda y que esté dispuesto a hacer alianzas con el Polo. En su intento para lograrlo, no sólo buscó sumar la mayoría de delegados al Congreso de diciembre para imponer una nueva dirección, sino que quiso ella misma encabezar el directorio de Bogotá. Este directorio, siendo el segundo más importante del país después del Nacional, le aseguraba un espacio de interlocución con los 'duros' del Partido en caso de no poder tumbar a Gaviria.

Pero la senadora fue derrotada. Quedó de tercera después del concejal Durán Silva. Un mal augurio que demuestra que las actividades humanitarias de Córdoba y su cercanía con Chávez la han ido alejando de la micropolítica, de cosechar los votos de la estructura del partido, que son los que al fin y al cabo necesita para lograr su gran propósito: sumar suficientes votos de los militantes que le permitan cambiar los estatutos del Partido y destronar el centro para imponer una dirección colegiada.
 

El bolígrafo mágico


Galán obtuvo sus votos entre los jóvenes, entre viejos líderes galanistas y simpatizantes de su papá. Su lista al Congreso de Juventudes del partido fue la más votada en Bogotá. Además, su apoyo al precandidato Rafael Pardo, quien fue el ganador de la consulta, le dio votos en algunas localidades. Ahora no sólo tendrá la posibilidad de tirar línea ideológica en el directorio. También ganará poder político y nuevos votos en Bogotá, después de que su gran caudal en las elecciones del 2006 fue en Santander.

El jefe del directorio capitalino es clave en la selección de los candidatos a la Cámara por Bogotá que el liberalismo lanzará en 2010. Además, tiene voz y voto en la elección del candidato liberal a la Alcaldía de Bogotá e influencia en la construcción de las listas al Concejo.

A cualquier político le sirve esta varita mágica de los avales, pues le abre la puerta para lanzar candidatos de su cuerda a cargos de elección popular. En poco tiempo, si lo hace bien, podrá construir una estructura política en la ciudad más grande del país y seguir los pasos de su papá.

 

Compartir
0