Grieta entre Petro y Caicedo puede quebrar a la izquierda en Magdalena

Grieta entre Petro y Caicedo puede quebrar a la izquierda en Magdalena
Petrocaicedo130122.jpg

Gustavo Petro y Carlos Caicedo en la campaña regional de 2019 en Magdalena.

Dos reuniones confirmaron que la grieta entre los dos mandatarios de izquierda es profunda. Fueron en diciembre entre integrantes de Fuerza Ciudadana, el movimiento de izquierda del gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo. Ahí plantearon los inconformismos que tienen frente al Gobierno de Gustavo Petro, pues aunque lo apoyaron en campaña el presidente no les ha cumplido sus promesas.

Según tres fuentes de Fuerza, hay consenso en que el partido, que obtuvo la personería jurídica hace semanas, se declare en independencia, aunque aún no es oficial.

La molestia central es porque Petro no le devolvió las facultades al gobierno de Santa Marta para administrar la Empresa de Servicios Públicos del Distrito (Essmar), intervenida desde el Gobierno de Iván Duque. En campaña, Petro prometió devolverle la entidad a la administración local, pero en la Presidencia prorrogó la intervención. Además de eso, Fuerza Ciudadana tampoco tiene participación burocrática en el Gobierno Nacional.

El ex candidato al Senado de Fuerza Ciudadana y asistente a las reuniones, Emiro Arias, dice que: “Oficialmente no hemos tomado una decisión, pero lo más seguro es que saquemos una declaración como partido independiente, no de Gobierno, porque nosotros no estamos participando en el Gobierno de Petro. No tenemos ministros, no tenemos viceministros”.

“Le estamos dando un compás de espera para ver si Petro continúa con la opresión a nosotros”, dice otro de los asistentes a la reunión, con la condición de no ser citado.

Aunque Fuerza Ciudadana solo tiene una curul en el Congreso, es el único movimiento de izquierda con gobernador y alcalde en el país. Las grietas entre Caicedo y Petro, que han sido aliados en múltiples ocasiones, muestran las complejidades de unir a la izquierda en un solo proyecto político y, ad portas de que arranque la campaña electoral, parece que se van a enfrentar en las urnas.

Eso contrasta con lo que pasó en las elecciones de 2019, en las que Petro apoyó a Caicedo en el Magdalena. Para esta contienda, ya desde el caicedismo le están lanzando dardos al Pacto Histórico de Petro. 

La promesa incumplida

“Nosotros queremos devolverle al Magdalena lo que le ha expropiado el Gobierno Nacional”, dijo Petro en campaña, en el evento de adhesión de Fuerza Ciudadana a su aspiración presidencial en abril del 2022. “Ese será el primer acto de Gobierno, que las instituciones, hospitales, empresas de servicios públicos, que han sido tomadas por el Gobierno Nacional en un rapto, se les devuelva a la sociedad del Magdalena a través de sus gobiernos elegidos democráticamente”, agregó Petro desde Santa Marta.

La promesa fue incumplida. En octubre del año pasado, ya como presidente, Petro prorrogó la intervención del Gobierno Nacional a la Essmar, y designó como gerente interventor a Empresas Públicas de Medellín (EPM). La movida fue leída dentro del caicedismo como una traición y un guiño al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, que al igual que Caicedo, tiene pretensiones presidenciales.

Caicedo -investigado formalmente por corrupción y homicidio- es un político de izquierda que derrotó a los clanes políticos y cuestionados del Magdalena con un discurso de cambio. Su movimiento maneja la Alcaldía de Santa Marta desde hace 11 años y la Gobernación desde hace tres. Ha sido un aliado natural de Petro en varias elecciones, pero también se ha desalineado en busca de sus aspiraciones nacionales. Concretamente, en las elecciones a Congreso llevó una lista propia al Senado (que no pasó el umbral) por fuera de la del Pacto Histórico.

En todo caso, el movimiento de Caicedo apoyó fuertemente a Petro desde la primera vuelta presidencial y, con su llegada a la Presidencia, esperaba que cesara la intervención de la Essmar. Eso incluye hacer el giro de recursos por alrededor de 2,2 billones para el abastecimiento de agua. Es una entidad clave en una ciudad donde el 21 por ciento de sus habitantes no tiene cobertura de acueducto y la continuidad del servicio es de solo 16 horas.

Por eso, cuando Petro decidió mantener la intervención de la Essmar, el gobernador Caicedo y su alfil, la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, le enviaron una carta pidiéndole que cumpla su promesa y finalice la intervención. Casi tres meses después, la intervención se mantiene. La Superintendencia de Servicios Públicos argumentó: “En la evaluación encontramos entre otros, un riesgo financiero, uno jurídico y uno de carácter técnico, los cuales nos llevan a mantener la intervención”. 

Según la SuperServicios, ante un eventual levantamiento, habría una exigibilidad de acreedores de la empresa por deudas pre-toma cercana a los 72 mil millones de pesos. También señaló que no tenían informes de recursos disponibles de la Alcaldía para nuevas inversiones en la entidad. 

Lo cierto es que desde entonces, Caicedo y la alcaldesa Johnson han cuestionado el accionar de la Essmar, en manos de EPM. Hace dos días, Johnson señaló que aguas servidas están llegando al humedal Las Iguanas: “Sigue la Essmar intervenida y nada ha cambiado. Desde que la intervención empezó nos enfrentamos a rebosamientos en el centro histórico, en El Rodadero”.

La alcaldesa también anunció que el Departamento de Sostenibilidad Ambiental radicará el inicio de un proceso sancionatorio contra Essmar.

Las grietas entre Caicedo y Petro pueden traducirse en que Fuerza Ciudadana, que recientemente obtuvo personería jurídica, se declare en independencia del Gobierno y en que se enfrenten en las elecciones locales.

Los enojos y dardos del movimiento de Caicedo

En diciembre, el 10 y el 21, hubo dos reuniones en el hotel Grand Hyatt de Bogotá entre integrantes de Fuerza Ciudadana para evaluar el futuro del movimiento, ahora certificado como partido, de cara a las elecciones locales. Allí plantearon sus inconformismos ante el Gobierno de Petro por no tenerlos en cuenta burocráticamente y analizaron la postura que van a tener frente al Gobierno.

“Consideramos como una burla que Petro le haya entregado Essmar a Quintero, nuestro principal contendor en las elecciones presidenciales”, dice uno de los integrantes de Fuerza Ciudadana que asistió y pidió no ser identificada. Sobre la primera reunión dice “nosotros quedamos con un margen de espera para saber si vamos a estar a favor o en contra del Gobierno”.

La sensación es que van a declararse en independencia, según tres fuentes de Fuerza. “Sí hay un consenso, hay algunas voces disonantes, pero en la última reunión se acordó. No podemos ser partido de Gobierno, si no hacemos parte del Gobierno”, dijo el ex candidato al Senado de Fuerza, Emiro Arias, de Santander.

En una parte de las reuniones participó el gobernador Carlos Caicedo, que dio un informe sobre el estado de la personería jurídica del partido e hizo un recuento histórico del movimiento. A la hora de los temas políticos, según uno de los asistentes, dijo “los dejo con Rafa”, en referencia al exalcalde de Santa Marta y vocero de Fuerza Ciudadana, Rafael Martínez.

Los integrantes de Fuerza Ciudadana del Magdalena, donde está el corazón del movimiento, expusieron su decepción por la entrega del Essmar a un alfil de Quintero. De fuera del departamento, uno de los que más secundó ese enojo fue el profesor paisa e influencer Gilberto Tobón, que fue el candidato al Senado de Fuerza con más votos (170 mil). Tobón quiere aspirar a la Alcaldía de Medellín y ha cuestionado fuertemente a Quintero. La Silla consultó su versión, pero no respondió.

Después de esas reuniones, varios hechos muestran que Caicedo y su movimiento están tomando caminos distintos a los de Petro y el Pacto Histórico.

Por un lado, la alcaldesa Johnson, que le había pedido al Gobierno 2,2 billones de pesos para proyectos de agua, buscó la plata por otro lado. El 30 de diciembre, el Concejo le aprobó a Johnson un proyecto de vigencias futuras por 1,6 billones de pesos para el abastecimiento de agua.

El proyecto, que compromete recursos del Distrito por 30 años, es para la ejecución de una planta de Tratamiento de Agua Potable.

Por otro lado, alfiles de Caicedo ya están atacando al Pacto Histórico en el marco de las elecciones locales. El ex secretario del Interior de Caicedo, Adolfo Bula, trinó la semana pasada: “La montonera anárquica que se autodenomina ‘Pacto Histórico’, quiere ampliar su presencia en los territorios, para éso busca aliados en los narcopoliticos y en los voceros de los clanes, entre ellos los del Magdalena”.

Bula es una de las personas del círculo cerrado de Caicedo y actualmente hace parte de la Unidad de Trabajo Legislativo de Ingrid Aguirre, la única congresista de Fuerza Ciudadana. Por eso, en un partido personalista y dirigido totalmente por Caicedo, al interior del mismo leen que el trino de Bula no fue algo aislado. “Lo que diga Bula, lo dice con alguna autorización (de Caicedo)”, dice una fuente del círculo de poder de Fuerza.

Asimismo, el periodista Álvaro Cotes publicó en Las 2 Orillas el artículo “Petro ya mostró sus espuelas en el Magdalena” en el que cuestiona cómo el presidente a se ha comportado con Fuerza Ciudadana. Dice que quiere poner en la Gobernación del Magdalena a Eduardo Noriega, una persona de confianza de Petro, ex secretario de General de su Alcaldía y esposo de la ministra de Vivienda, Catalina Velazco. 

El artículo es llamativo porque Cotes dirige la emisora Cambio 24, un medio con una línea caicedista en la que, incluso, funcionarios locales han hecho las veces de periodistas en eventos institucionales.

En ese ambiente de choque, los caminos de Caicedo y Petro no parecen ser los mismos de cara a las elecciones locales. Fuerza Ciudadana ya puso a sonar los nombres de Patricia Caicedo, hermana del gobernador y ex directora del Essmar, para la Alcaldía y al exalcalde Rafael Martínez para la Gobernación del Magdalena.

En contraste, los directivos del Pacto a nivel nacional se han reunido con el exdiputado del Polo Edwar Torres, que ha sido un férreo crítico de Caicedo, para tantear la posibilidad de que aspire a la Gobernación. En el sonajero también está el nombre de Eduardo Noriega, pero al ser consultado por La Silla no respondió si tiene intenciones de aspirar. 

Publicaciones

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.

Compartir