Guerra sucia, engaños, plata y extradición: las claves de los “petrovideos”

Guerra sucia, engaños, plata y extradición: las claves de los “petrovideos”
090622_Petrovideos.jpg

Captura del video de Twitter.

A nueve días para la segunda vuelta una serie de filtraciones sacuden la campaña y vuelven a poner los focos sobre la campaña de Gustavo Petro. Los llamados “petrovideos”, como han sido llamados, fueron publicados por Gustavo Gómez, director de 6AM Caracol, la revista Semana y El Tiempo. Son grabaciones hechas desde dispositivos conectados de forma remota a las reuniones privadas del Pacto Histórico. Esto sugiere que fueron tomados por alguien que tenía acceso a la campaña. Las reuniones van desde antes de las consultas interpartidistas hasta antes de la primera vuelta, y tienen como protagonista al senador electo del Pacto Histórico, Roy Barreras.

Petro dijo que se trataba de una grabación ilegal del Gobierno de Iván Duque, un “Watergate” contra el Pacto Histórico. Rodolfo Hernández, el contrincante de Petro, reaccionó diciendo que “Petro y los politiqueros que lo rodean demuestran que son una banda criminal”. Desde Miami anunció que por su seguridad había decidido cancelar todas su apariciones públicas hasta el día de las elecciones, tras revelar que había recibido amenazas y que “podemos esperar cualquier cosa, hasta lo más grave” de la campaña de Petro.

Según le dijo Gustavo Gómez a La Silla Vacía, los videos que él ha recibido han llegado ya preeditados, y es posible que no sean los últimos. La revista Semana habla de horas de grabación. En al menos una reunión está presente el candidato Petro, sin embargo, en los extractos filtrados no se le escucha hablar, por lo que las futuras filtraciones posiblemente serán de sus comentarios.

Estos son, por ahora, los puntos más reveladores de las filtraciones:  

1. La guerra sucia sí se genera y coordina desde de la campaña de Petro

En una reunión del equipo de comunicaciones del Pacto Histórico, Sebastián Guanumen, integrante de la campaña, desnuda la estrategia de guerra sucia contra Federico Gutiérrez: “Nosotros necesitamos empezar a generar contenido para sacar por distintas redes, canales de whatsapp, telegram, atacando a Fico”, le dice al resto del equipo. “Hay que vender a ‘Fico’ como una marioneta (...), tratar de construir unas líneas narrativas para hacer caer a ‘Fico’, en términos de su estética, de su vida personal, de su vida política..cadenas de whatsapp para que vean de manera negativa a ‘Fico’", agrega.

Sus instrucciones van en contra de los que el mismo Petro ha prometido: 

La conversación de Guanumen muestra que la agresividad en redes sociales que caracteriza al Pacto Histórico no es el resultado espontáneo solo de las pasiones de sus militantes, sino que hay una estrategia interna que genera y distribuye contenido para atacar a sus opositores.

2. El ingreso de plata sin reportar en la campaña de Petro

En una de las reuniones, Barreras habla del ingreso de plata a la campaña de una empresa caleña de giros: “La gente de Supergiros, que ya ayudó en primera vuelta, quiere explicarle con la junta directiva como pueden avanzar en un sistema cooperativo financiero. Le oyeron a Petro el tema de acabar el monopolio financiero. Y eso va de la mano de un aporte, que puede ser de 500, de 1000 millones de pesos”.

Es el fragmento que podría ser más problemático legalmente para la campaña de Petro porque podría constituir una infracción penal a la ley de financiación electoral. Por un lado, las campañas presidenciales tienen prohibido recibir dinero de personas jurídicas, como empresas. Barreras dice que Supergiros, una empresa con más de 10 mil sedes en todos los departamentos del país, actúa como una empresa, desde su junta directiva. Incluso si la contribución fue hecha a través de sus accionistas como personas naturales, no está registrada en las cuentas de la campaña reportadas al Consejo Nacional Electoral.

Por otro lado, en la conversación queda la sugerencia de que los aportes están condicionados a que en un eventual gobierno de Petro, Supergiros puedan tener alguna influencia para participar en una reforma al sistema financiero.

La empresa, a través de un comunicado, negó haber hecho aportes a la campaña de Petro, y rechazó “tajantemente el uso del nombre de la compañía por parte de miembros de las campañas políticas en cualquier sentido”.

3. La campaña sabía que "dirigentes del Pacto Histórico" ofrecieron frenar extradición de presos

“Hay visitas a las cárceles, al pabellón de extraditables, de dirigentes del Pacto Histórico ofreciendo la no extradición a los extraditados”: así lo anuncia el senador Barreras al comité político. “Les doy los datos y los nombres ahora”, agrega mientras discutía cómo hacer una “explosión controlada” de la bomba que era esa noticia, que finalmente involucró al hermano de Petro y a la senadora Piedad Córdoba.
No fue en la única reunión donde se discutió. En otra grabación, Alfonso Prada, el jefe de debate, discute la estrategia para tomar "acciones penales", contra quienes están involucrados en el "tema de extradición y las cárceles", incluyendo expulsión del partido y denuncias penales, medidas radicales ante lo que solo puede ser una falta muy grave.  

La bomba al final explotó a través de una investigación publicada en Noticias Caracol del periodista Ricardo Calderón.

La revelación generó una ola de ataques contra el periodista y el canal por parte de políticos y militantes del petrismo que llevó al mismo Petro a pedir respeto a la prensa, así sea “acertada o no”. Aunque, según reveló el columnista de Cambio, Yohir Ackerman, después de este incidente Petro fue al Canal Caracol y les dijo: “Ahí les dejé a su periodista herido”.

Petro sostuvo luego en varias entrevistas que la versión de que su hermano y la senadora Córdoba estaban ofreciendo suspender la extradición a nombre de la campaña no era cierta. Explicó, citando a Derridá, que el perdón social no incluiría rebaja de penas. A la revista Cambio le dijo: “Incluso, un periodista puede ser objeto de entrampamiento. La idea: ‘Petro está ofreciendo rebaja de penas por votos’, es lo que quedó en el imaginario popular, esa era la idea del entrampamiento”. Hoy se volvió a ratificar en esa posición.

Sin embargo, el candor de Barreras en el video filtrado y las medidas discutidas por Prada muestran que desde el principio la campaña sabía lo que iba a revelar la prensa. La recomendación de Barreras es rechazar tajantemente esos ofrecimientos, "y no salir a dar explicaciones, `no es que es que la persona que fue quería decir otra cosa, es que la extradición es una cosa neocolonial`". Al final, Petro no le hizo caso.  

4. La duplicidad de la política queda al desnudo en la campaña de Petro

Una cosa es lo que dicen los políticos en público y otra en privado. Los videos dejan en evidencia varias mentiras que ha sostenido la campaña de Petro y el propio candidato. Por ejemplo, que sí hubo ofrecimientos a presos para detener su extradición y que las campañas de guerra sucia para desprestigiar opositores sí se coordinan desde el Pacto Histórico.

En las reuniones de estrategia grabadas abunda la crudeza con la que funciona la política a puerta cerrada, y golpea las pretensiones del petrismo de representar “la política del amor”. Aunque Petro se había comprometido a hacer una campaña limpia, y había firmado un manifiesto, las reuniones muestran cómo su equipo planea ataques personales contra Federico Gutiérrez, sembrando rumores y promoviendo exageraciones.

En las reuniones entre políticos a las que asiste Petro discuten estrategias para dividir al centro, atacar a Sergio Fajardo para forzarlo a una alianza o golpear la candidatura de Alejandro Gaviria, a quien recientemente recibieron con entusiasmo en el petrismo.

En respuesta a las filtraciones, Barreras ha sostenido que “no hay nada de qué avergonzarse”. Petro ha pedido la publicación completa de los videos, “No tenemos ningún temor de ello”, dijo en Twitter. Sin embargo, en varios casos las grabaciones desnudan esa duplicidad de una campaña dispuesta a decir una cosa o todo lo contrario, según el fin perseguido.

5. La influencia de los políticos de siempre dentro el Pacto Histórico

Roy Barreras, un político que en la última década ha estado en el uribismo, el santismo y ahora el petrismo, es el protagonista de los videos. Su locuacidad está por todos lados. Habla de una reunión con Germán Vargas Lleras. Sus interlocutores en las reuniones son el senador de Cambio Radical Temístocles Ortega, Roosvel Rodriguez de La U, Clara López, Alfonso Prada, Armando Bendetti y Petro, que tiene apariciones fugaces.

El cuadro que pintan los videos filtrados es el de una campaña que está coordinada y dirigida por políticos tradicionales en donde abundan las movidas y las “jugaditas”. Puede ser una imagen incompleta, pues no es claro cuál es la influencia real de los espacios registrados en las decisiones finales y los videos están editados, pero es la imagen que queda plasmada con la filtración.

Esa percepción golpea el corazón de la propuesta de Petro: ser el representante del cambio y la ruptura con el establecimiento político. Mientras el candidato está en Quibdó, durmiendo en una casa humilde como parte de su estrategia en el trecho final de la campaña, se escucha a Clara López decir “uno puede decir no y después cambiar de opinión”, en referencia a sí detendría la extradición de algunos capturados por narcotráfico. 


Compartir