Julio Andrés Ossa: el conjuez que desempató el fallo del aborto

Julio Andrés Ossa: el conjuez que desempató el fallo del aborto
JulioAndresOssaCC.jpg

Desde que inhabilitaron al magistrado Alejandro Linares y nombraron a Julio Andrés Ossa como conjuez para el fallo del aborto, entre los interesados en esta histórica decisión hay una pregunta recurrente para adivinar el sentido del fallo: ¿Quién es Ossa?

La respuesta es importante porque dado que hay un empate en la Corte, el voto de Ossa será definitivo para inclinar la balanza de la decisión en una de las demandas de despenalización. En la otra, cuya discusión arranca mañana, es más fácil anticipar el sentido del fallo del segundo conjuez Juan Carlos Henao, un reconocido magistrado abiertamente liberal.

La Silla consultó a nueve personas que conocen bien a Ossa, ya sea porque trabajaron con él o porque son sus amigos. Todos coinciden en que es un buen jurista, con una educación conservadora pero con una perspectiva moderna y liberal frente a su vida, el derecho y los derechos individuales, que no hacen obvio que vaya a votar en contra de la despenalización como han anticipado muchos. Ossa no nos dio una entrevista.

Una educación conservadora

Julio Andrés Ossa llegó a la Corte Constitucional en 1995, recién graduado de Derecho de la Universidad del Rosario, de corte tradicional. Venía recomendado por varios de sus profesores.

Entró a trabajar como auxiliar judicial en el despacho del magistrado conservador Vladimiro Naranjo y se quedó en ese despacho cinco años en el que ascendió a abogado sustanciador.

Cuando el magistrado Naranjo dejó la Corte, Ossa pasó al despacho del magistrado conservador Marco Gerardo Monroy Cabra.

Su conocimiento de la jurisprudencia lo hizo destacarse dentro de la Corte: se destacó en el despacho de Monroy, quien lo ascendió de abogado sustanciador a magistrado auxiliar. Allí conoció a Cristina Pardo. Ella, después de tenerlo en su despacho, lo recomendó para que trabajara en el de Mauricio González y luego lo invitó a trabajar con ella en la Secretaría Jurídica de Presidencia, donde estuvo seis años. También trabajó brevemente con Jorge Pretelt.

Esa cercanía con Pardo, una de las magistradas que votó en contra de la despenalización, y que varios de los magistrados con los que trabajó son de línea conservadora, ha llevado a muchos a anticipar su voto en contra de la despenalización. 

Pero no es tan claro: Ossa rara vez expresa sus opiniones sobre temas sensibles, incluso con su círculo más cercano, y por lo menos dos amigos coinciden en que “en su vida ha habido una transformación profunda”.

“Él no es dogmático. Es un hombre de familia, buen conversador. En el año 2004 conocí a un Julio creyente y hoy en día trato con un Julio más agnóstico. Eso es muy simbólico”, dice Armin Sattler, que trabajó con él en la Corte cuando Ossa era abogado sustanciador en el despacho del magistrado conservador Marco Gerardo Monroy.

Maria Carolina Rojas, que trabajó con Ossa en la Corte y en Presidencia, cuenta que una vez se lo encontró leyendo “¿En qué creen los que no creen?”, un libro de Umberto Eco que cuenta el intercambio de cartas entre Eco y un Cardenal. Habla, entre otras cosas, de las restricciones que la Iglesia Católica les tiene a las mujeres, como el sacerdocio y el aborto. “Me sorprendió —dice— le pregunté por qué estaba leyendo eso sí él creía en Dios y solo se rio”, dijo.

A ella le parece que la anécdota ilustra lo abierto que está Ossa a hacerse preguntas, incluso en el tema religioso.

El recorrido en la Corte

A Ossa le gusta trabajar con otros y está dispuesto a escuchar opiniones distintas. “Conoce al dedillo la jurisprudencia y el derecho constitucional”, dice Sattler. Pero es sobre todo un académico serio que se ciñe a lo que dice la ley y lo argumenta todo con base en ella.

“Tenía buen criterio jurídico y buena lógica argumental, y sobre todo en mi despacho resolvía temas de constitucionalidad”, recuerda el exmagistrado Mauricio González.

Para la época en que Monroy ascendió a Ossa en 2005, era el magistrado auxiliar más joven de todos los despachos. “Julio era el que traía unas ideas más frescas al despacho”, cuenta Johanna Cortés, que era auxiliar judicial. “No las podría clasificar necesariamente liberales, pero sí traía argumentos nuevos como el de la cosa juzgada material que no estaba tan configurada en la jurisprudencia como en este momento”, agregó.

Ese argumento, novedoso dentro del despacho de Monroy, permite descartar o retomar discusiones con base en si la Corte ya se pronunció previamente sobre ella y si hay un cambio en las condiciones de la jurisprudencia y de la realidad que permitan retomar el debate.

Ese es precisamente uno de los principales argumentos que están en juego en el debate sobre la despenalización del aborto. La Corte Constitucional ya se pronunció sobre ese tema en 2006 y quienes están a favor de despenalizar deben demostrar que algo ha cambiado para que la Corte pueda revisarlo de nuevo.

Como los magistrados titulares les dan a sus auxiliares algunos temas grandes para trabajar, Ossa estuvo encargado de todo lo relacionado con cárceles y libertades individuales. Por ejemplo, fue clave en la ponencia con la que Monroy defendió que compañeras permanentes podían acceder a la pensión de sobrevivientes. Y, según nos dijo una persona que tiene cómo saberlo, como Monroy y Rodrigo Escobar se apoyaban en la Corte, Ossa ayudó a estructural la sentencia que habla de la igualdad de derechos para parejas del mismo sexo.  

El paso por Presidencia

Ossa se alejó de la Corte y pasó a Presidencia en 2011, donde estuvo siete años.

Llegó ahí por su cercanía con Cristina Pardo. “Era su mano derecha”, recuerda Luis Guillermo Vélez, secretario General de Santos y del grupo cercano de amigos de Ossa en Presidencia.

Pardo y Ossa tenían una relación de mucha confianza. “Allá trabajamos hombro a hombro en una labor que es muy dura y complicada”, recuerda Pardo.

Tuvieron que enfrentar el desastre de Mocoa en 2017, donde Ossa tuvo un papel protagónico desde la Secretaría Jurídica. Juntos revisaron el mecanismo de Fast Track para impulsar el Acuerdo de Paz y el trabajo de Ossa fue especialmente importante en los temas relacionados con las minorías.

“Recuerdo que estuvo en la definición de la línea negra –que es la delimitación del territorio ancestral indígena– y el de la consulta previa. Es un abanderado de los derechos de los indígenas”, dice su colega Rojas.

Cuando a Pardo la ternaron como magistrada para la Corte Constitucional y quedó elegida en 2017, Santos le ofreció a Ossa ser su secretario Jurídico. Él declinó esa propuesta. Prefirió irse a la Contraloría donde tuvo un papel menos protagónico y duró poco más de un año. Desde entonces, Ossa es asesor de algunas entidades a nivel nacional.

Pero dedica un tiempo importante a cuidar a sus hijas (de uno y cuatro años) mientras su esposa trabaja fuera de la casa, y a dibujar. Es ilustrador de revistas como el Malpensante.

Varios de sus compañeros en la Corte lo recuerdan como un gran dibujante, además de un joven curioso por la literatura y la ciencia. Para hablar de sí mismo prefiere el dibujo o que otros hablen por él.

“Con frecuencia dibuja cosas que hablan mucho de él mismo. Son imágenes fantásticas”, dice Pablo Cárdenas, amigo suyo y con quien trabajó en la presidencia de Juan Manuel Santos.

Hasta ahora, Ossa ha logrado pasar desapercibido por la opinión pública. Pero una vez cante su voto en el fallo del aborto, su nombre será recordado.  

Publicaciones

Compartir