La caída de una baronesa: se queda Santos sin una aliada clave para su reelección en Bolívar

Imagen
8472868228_9cc0fd51db_o_0(2).jpg

Durante las últimas fiestas de fin de año, la senadora Piedad Zuccardi y su esposo, el condenado ex congresista Juan José García Romero, organizaron en su casa de Bocagrande en Cartagena un sancocho al que asistieron personalidades políticas como el presidente Juan Manuel Santos y el procurador Alejandro Ordóñez. De ser una de las principales aliadas políticas de Santos en la Costa, Zuccardi pasó ayer a hacerle frente a una orden de captura de la Corte Suprema de Justicia por sus presuntos vínculos con grupos paramilitares.

El nuevo panorama que se abre para la familia más poderosa e influyente de Bolívar significa no sólo la caída de la única senadora de La U en el departamento y de la matrona del clan García Zuccardi, sino la posibilidad de que Santos se quede sin una aliada clave en la Costa para su reelección. Zuccardi movió sus fichas en alcaldías locales, a sus concejales y diputados, resultando determinante para que Santos obtuviera 277 mil votos en primera vuelta en el departamento.

Su cercanía al presidente es tan grande que el alcalde encargado de Cartagena, designado por Santos debido a la incapacidad médica de Campo Elías Terán, agobiado por un cáncer en etapa avanzada, es una ficha del clan García. En los meses que lleva encargado de la ciudad, Carlos Otero Gerdts ha cambiado buena parte del gabinete de Terán para darle al menos 13 secretarías a personas cercanas a la familia de Zuccardi, a pesar de las críticas de algunos medios, de varias organizaciones ciudadanas y el silencio de la Casa de Nariño.

De hecho, varias de las fuentes consultadas por La Silla describen a la familia como la bisagra entre Presidencia y el departamento, hasta el punto de que el gobernador liberal Juan Carlos Gossaín, que no es de su cuerda, habría necesitado de sus oficios para dialogar con el Gobierno.

El reajuste de los García Zuccardi
 
Piedad Zuccardi fue determinante para que Juan Manuel Santos obtuviera 277 mil votos en la primera ronda de las presidenciales de 2010.
Las dudas sobre la continuidad de Campo Elías Terán al frente de Cartagena han abierto una lucha política que podría ser la antesala de las legislativas de 2014.
Daira Galvis, de Cambio Radical, podría convertirse en la nueva baronesa electoral de Bolívar tras la salida del Congreso de Javier CáceresPiedad Zuccardi.

La caída de Zuccardi no es la única pieza en sacudir el rompecabezas político en Bolívar. La enfermedad de Campo Elías y la condena por parapolítica de Javier Cáceres, quien obtuvo la mayor votación del departamento en 2010, han terminado por reconfigurar el mapa político de Bolívar y marcar un inicio anticipado de la campaña para las elecciones legislativas de 2014 en el departamento.

Con una orden de captura en su contra, los García reciben un nuevo golpe en su imagen que se suma a la condena que recibió Juan José García Romero por el manejo irregular de auxilios parlamentarios y a la histórica condena de 40 años por paramilitarismo que tiene en la cárcel al también ex congresista Álvaro ‘el Gordo’ García Romero, cuñado de Zuccardi.

Lo que parece improbable es que, más allá del golpe mediático y de lo que pase con el proceso de Zuccardi, los García pierdan su poderío electoral. Eso teniendo en cuenta que, desde la cárcel, ‘el Gordo’ García logró heredarle sus votos a su hermana Teresita García Romero, actual senadora por el PIN, y dado el músculo financiero de la familia en sectores como la construcción, la administración portuaria y la salud (sector en el que su nombre ha sido mencionado de manera polémica).

Pese a haber perdido a su única representante en Bolívar, el grupo aún conserva gran influencia en Sucre, donde a la senadora la acompañan los representantes Mercedes Márquez y Eduardo Pérez Santos. Y además, allí en ese departamento, los García tienen al menos dos alcaldías: la de Buenavista y la de La Villa de San Benito Abad.

Pero además en los corrillos políticos de Cartagena se dice que, previendo el proceso judicial contra Piedad Zuccardi, los esposos García vienen cocinando la posibilidad de lanzar a su hijo Juan José García Zuccardi al Senado, como lo revela hoy la revista Metro de Cartagena.

Además, a pesar de que se quedaron sin alcalde y sin gobernador propios, el grupo político de Zuccardi cuenta con importantes fichas en la Asamblea Departamental y en el Concejo de Cartagena. Los dos diputados que lideraron la lista de La U a la Asamblea, que obtuvo la mayor votación, son cercanos a la casa de los García Romero: Carlos Féliz fue secretario técnico de la campaña de su aliada Rosario Ricardo Bray a la Gobernación (perdió con Gossaín y fue nombrada secretaria de Educación por Campo Elías) y Colombia Aduén Bray es familiar de Ricardo. Y la concejal más votada de La U en Cartagena fue Duvinia Torres, quien trabajó en la unidad legislativa de Zuccardi en el Congreso. César Pión, otro concejal de La U, también es de la casa García.

Con esa fortaleza política, los García seguramente darán la pelea por la Alcaldía de Cartagena, en caso de que haya elecciones atípicas a causa de la enfermedad del alcalde titular, que servirían de antesala para las próximas elecciones legislativas. Esa pelea seguramente tendrán que dársela con la senadora de Cambio Radical Daira Galvis, quien obtuvo la tercera mayor votación en Bolívar y podría convertirse en la nueva baronesa electoral del departamento.

La candidata de Galvis sería -como contó La Silla- María del Socorro Bustamante, quien quedó segunda tras Campo Elías Terán en las últimas elecciones. Entre tanto, el grupo político de Zuccardi estaría impulsando la candidatura de Alberto Bernal Jiménez, quien fue elegido en las elecciones atípicas de 2010 para suceder al destituido Joaco Berrío al frente de la Gobernación. Todo parece indicar que el empresario Dionisio Vélez, quien se inscribió como independiente y quedó tercero en 2011, y el ex gobernador Jorge Mendoza Diago, cercano a Javier Cáceres y hermano del ex fiscal Guillermo Mendoza Diago, también se lanzarían al ruedo.

Y si para las legislativas apoyan a su hijo -suponiendo que éste obtenga el aval de La U- el problema estaría para las presidenciales, pues el respaldo de esta casa política podría poner en aprietos a Santos, a quien no le quedaría bien recibirlo por cuestiones de imagen si el proceso contra Zuccardi avanza.

Por lo pronto, parece un hecho que el Partido de La U no podrá reemplazar la curul de Zuccardi porque el delito por el que se le investiga, de promoción o financiación a grupos armados ilegales, contempla la silla vacía.
El poder de los García Romero y los Zuccardi
Carlos Otero Gerdts, alcalde encargado de Cartagena, habría reemplazado a por lo menos 13 funcionarios por personas cercanas al clan García Romero.
Zuccardi podría ser la cuarta senadora -y la segunda de Bolívar- a la que se le aplica la figura de la silla vacía, después de Javier Cáceres, Fuad RapagDilian Francisca Toro.

La salida de Zuccardi del Congreso representa un duro golpe para los García Romero, una de las familias políticas de mayor tradición en Bolívar y Sucre. Zuccardi había sido la figura más visible del clan desde que fue elegida al Senado en 1998 en representación del Partido Liberal, del que se retiró cuatro años después para apoyar la campaña de Álvaro Uribe Vélez y convertirse en una de las fundadoras de La U.

Sin embargo, Zuccardi le debe su capital político a la familia de su esposo, que en tres décadas sumó cinco congresistas, un alcalde de Cartagena y dos diputados bajo la bandera del movimiento conocido como Nueva Fuerza Liberal.

Su esposo Juan José García Romero dejó su curul tras dos décadas en el Senado cuando se le abrió una investigación por irregularidades en la administración de los llamados auxilios parlamentarios, siendo condenado en 1998 a tres años de detención domiciliaria. Él es quien, según varias fuentes consultadas por La Silla, se encarga de todas las negociaciones políticas del grupo y fue el que movió la maquinaria política de base en Cartagena antes de la primera vuelta que llevó al triunfo a Santos, como lo contó en su momento La Silla Vacía.

Su cuñado Álvaro ‘el Gordo’ García Romero fue condenado a 40 años por la masacre de Macayepo y se encuentra recluido en La Picota. Otro hermano, Héctor García Romero, fue director del Inurbe durante el gobierno de Andrés Pastrana y aspiró sin éxito a la alcaldía de Cartagena (perdiendo con Guillermo Paniza). Su esposa Martha Abondano fue viceministra de Desarrollo, también bajo Pastrana. Y Gabriel García Romero -primo de Juan José por partida doble- fue alcalde de Cartagena.

Todo este poder se ve hoy opacado por cuenta de este nuevo lío judicial. Parece la caída de una baronesa, quien por ciento se encuentra en Costa Rica, como lo contó hoy La Silla. Sin embargo, Zuccardi tiene pasaporte italiano y hay expectativa por su regreso al país.

Aunque la historia ha demostrado que, al menos en cuestión de votos, este clan ha sobrevivido a más de un golpe.

Nota de la Editora: después de publicada la historia agregamos nueva información sobre el tema de salud.