La candidatura de Francia Márquez queda en medio de la división del Polo

La candidatura de Francia Márquez queda en medio de la división del Polo
Francia Marquez Portada 191121.jpg

El fin de semana se movió el tablero de precandidatos presidenciales del Pacto Histórico, la coalición liderada por Gustavo Petro para el 2022. Uno de los seis aspirantes que irían a la consulta de izquierda en marzo, el senador y presidente del Polo Democrático Alexander López, renunció a la precandidatura presidencial.

Era una noticia que estaba cantada desde hace un mes, cuando López se inscribió como precandidato al Senado del Polo al tiempo que seguía siendo, en el papel, su candidato presidencial.

Su salida oficial abrió la posibilidad de que el Polo apoye a la líder social Francia Márquez, también precandidata del Pacto, que está recogiendo firmas por su movimiento Soy porque somos. Dos de los cuatro senadores del Polo, Wilson Arias e Iván Cepeda, han hablado públicamente esta semana de esa posibilidad.

Este respaldo sería un alivio para Márquez, que ha tenido problemas en conseguir los recursos para recoger firmas, y podría mantener a flote a la única mujer entre los precandidatos del Pacto. Esto es algo que es importante para Petro, que ha buscado impulsar lo más posible la consulta que incluya a sectores diversos con la expectativa de que, como en 2018, fortalezca su candidatura en primera vuelta.

Aunque Petro es el claro favorito para ganar la consulta en marzo, quien quede de segundo sería su fórmula vicepresidencial, según el acuerdo que anunció el candidato en marzo de este año.

El senador Roy Barreras, quien llegó al Pacto Histórico tras salir del Partido de La U, se ha perfilado como el más opcionado para ser la fórmula de Petro. Por eso en sectores del Polo creen que su respaldo a Márquez sería determinante.

“El deber del Polo es apoyar a Francia para que no gane Roy, que aunque lo respetamos viene de la política tradicional”, dijo una de las 10 fuentes del Polo consultadas para este artículo, que pidió no ser citada para dar detalles de las apuestas de su partido. Márquez entra con una imagen fresca. Además de los territorios que representa, ha mostrado fuerza entre sectores urbanos progresistas que encuentran identidad política con una mujer negra, ambientalista del Cauca.

Pero la discusión sobre apostar por Márquez se da en un momento de división en el Polo. Esta tiene que ver con el vacío de poder que dejó la salida del senador Jorge Robledo, su mayor elector, que se fue el año pasado para formar su propio partido, Dignidad.

Un reflejo de esa división se da en la Alcaldía de Bogotá, donde una parte de la bancada le hace oposición a la alcaldesa Claudia López y la otra hace parte de su coalición de Gobierno. Los mismos bandos, en ese orden, se reflejan en el caso de Francia Márquez: un sector quiere tener candidata propia y el otro dice que, por pragmatismo, lo mejor es apoyar directamente a Petro.

Los dos Polos

El respaldo o no a Francia Márquez tiene que ver más con la pelea interna del Polo que con la candidata en sí.

“Nadie está en contra de Francia. Pero el sector del senador Wilson Arias, que está promoviendo que la avalemos, tiene peleas muy fuertes con la dirección Alexander López y apoyarla sería darles una victoria política”, dijo una fuente del Polo que pidió reserva de su nombre.

Arias ha sido crítico de la dirección del partido, en cabeza de Alexander López. En el Valle, por ejemplo, cuestionó la posible inclusión en la lista a la Cámara de Heriberto Escobar, exmiembro del cuestionado partido PIN y amigo personal de López.

Sobre Francia Márquez, Arias ha pedido que la dirección del partido actúe rápido. “No se justifica que el Polo dilate más fijar posición con una precandidatura. Francia Márquez expresa una cercanía muy grande con el partido y es una mujer de origen popular que podría crecer mucho. Hay que saber leer el momento”, dijo.

Además de Arias, otras figuras, como el concejal de Bogotá Carlos Carrillo, y la presidenta de Polo Mujeres, María Angélica Prada, también están abiertamente con Francia Márquez. Se trata de las mismas voces que han sido críticas de la participación del Polo en la Alcaldía de Bogotá.

Pero hay otros sectores que también participan en el Ejecutivo Nacional, la instancia principal del Polo, y tienen la posición contraria: apoyan a Claudia López —calculando que una buena relación con la alcaldesa le puede servir al Pacto Histórico— y ven con recelo avalar a Francia Márquez, también por un sentido pragmático.

“La consulta presidencial de marzo es un riesgo innecesario. Petro lleva todo el año liderando las encuestas. En el imaginario está instalado que tiene 8 millones de votos. Si en marzo saca 3 millones, ese imaginario se va”, dijo uno de los miembros del Ejecutivo del Polo que está en contra de avalar a Francia Márquez.

El secretario general del Polo, Jaime Dussán, cuyo hermano es contratista de la Alcaldía de López y ha sido señalado de moverse para que el Polo siga aliado con ella, tampoco está jugado con Márquez.

“Tenemos tiempo hasta enero, que es el congreso del Polo. Y en ese congreso pueden salir candidatos del propio partido. Algunos la proponen porque están en campaña. A mí personalmente me gustaría que Francia fuera la cabeza de lista al Senado”, dijo.

El sector del Poder Unidad Popular (PUP), representado por el senador Jesús Castilla, tampoco estaría con Márquez. Tres fuentes del Ejecutivo del Polo dijeron que el PUP también propone irse directamente con Petro.

En un punto medio, a favor de Márquez pero abierto a opciones, está el senador Iván Cepeda. “Yo tengo simpatía por Francia. La conozco desde hace muchos años y he sido testigo de sus luchas en el Cauca. Pero la primera consideración es que la decisión sea lo que más le ayude al Pacto Histórico”, dijo.

Cepeda agregó que la decisión debe tomarse pronto y no se debería aplazar hasta el congreso del Polo, que sería en enero. Pero la posición de la Secretaría General, del PUP y de varios miembros del Ejecutivo es resolver el pulso en el congreso, cuando quede claro qué sectores mandan en el Polo.

Mientras eso pasa, el reloj corre en contra para Francia Márquez.

La cuenta regresiva de las firmas

El 17 de diciembre se vence el plazo para que las candidaturas por firmas entreguen a la Registraduría los apoyos que recogieron. Entre los candidatos que están aspirando por esta vía, el caso de Márquez es uno de los más inciertos.

Esta semana La Silla les preguntó a los candidatos cuántas firmas llevan y Márquez fue una de las dos que no respondió —el otro fue Enrique Peñalosa—. Extraoficialmente, uno de los miembros del comité recolector dijo que, a un mes de concluir, las firmas rondarían las 150.000 de las 580.000 mínimas que se requieren para inscribirse, y las 900.000 que suelen ser necesarias para pasar la revisión de la Registraduría.

Pero esta estimación fue rechazada por el gerente de la campaña, Andrés Idárraga, quien dijo que Soy porque somos es “la segunda fuerza electoral del Pacto Histórico y eso lo mostraremos con las firmas”.

Hace un mes, la candidata le dijo a La Silla que la recolección no era fácil por la falta de una estructura económica. Por eso lanzaron una vaki para conseguir los recursos, pero la colecta está lejos de la meta proyectada. De los 200 millones de pesos que se propuso conseguir, lleva 45 millones. Idárraga dijo que no han sacado nada de ahí, porque no han podido legalizar ese dinero.

Esa falta de estructura económica —comparada con los varios cientos de millones con los que han contado candidatos como Peñalosa, Federico Gutiérrez y Alejandro Gaviria— hace que algunas personas en el Pacto Histórico duden de si Márquez alcanzará a inscribirse por firmas.

“Nosotros somos un salvavidas para Francia”, dijo una de las fuentes del Polo, que pidió no ser citada.

El golpe político de no conseguir las firmas ha sido muy fuerte en el pasado. En 2018, por ejemplo, figuras que no lograron conseguir los apoyos, como el Mayor Luis Herlindo Mendieta y el exministro de Ambiente Frank Pearl, luego no pesaron en la campaña presidencial.

Si Márquez recorre el mismo camino igual podría ser candidata, pues para las consultas los partidos pueden avalar a más de un candidato y podría quedar cobijada por la Unión Patriótica o Colombia Humana, pero cargaría la derrota de no haber alcanzado las firmas, algo que preocupa a sectores de Colombia Humana, el partido de Petro.

“Sería un muy mal mensaje si no lo logra, porque es la única mujer entre los precandidatos y Petro quiere una consulta amplia, con gente distinta a él. Eso hasta ahora solo lo está cumpliendo Roy Barreras”, dijo una fuente cercana al partido, que pidió no ser citada.

La apuesta de Petro sigue siendo tener los competidores más fuertes posibles para la consulta en marzo. Esto le ayuda por dos frentes: jalona las listas al Congreso y le garantiza que le lleguen recursos por reposición de votos.

Pero la disputa interna del Polo está complicando que Márquez tenga un plan seguro ante la incertidumbre de las firmas. Y, de paso, arriesga la bandera de diversidad que busca ondear el Pacto Histórico.

Compartir
0