La 'certeza' de la Fiscalía sobre Odebrecht: el castigo para Santos

Imagen
santos1(1).jpg

La conclusión 'certera' de la Fiscalía de que Odebrecht financió las campañas presidenciales del 2014 muy probablemente tenga cero impacto político y jurídico. Pero deja la constancia histórica de que Santos fue reelegido violando las reglas.

Las cartas que envió ayer la Fiscalía dirigidas al Consejo Nacional Electoral en el que dice que las pruebas en su poder le “permiten concluir certeramente (el subrayado es de la Fiscalía), que con relación a la campaña presidencial 2014-2018, Odebrecht asumió costos relacionados con la misma” muy probablemente tengan cero impacto político y cero impacto jurídico. Pero dejan la constancia histórica de que Juan Manuel Santos fue reelegido violando las reglas.

En esta carta, el fiscal 3 Seccional del Grupo de Delitos Transnacionales de la Fiscalía, Juan Alberto Delgado Ortega, le hace un recuento al magistrado Alexander Vega, presidente del CNE, de las pruebas que la Fiscalía recogió en el caso de Odebrecht y que le ha enviado desde marzo a este organismo encargado de determinar si se violaron las reglas electorales.

La mayoría de ellas ya se han conocido en medios, salvo dos que son reveladoras: copias de dos transferencias por la suma de 500 mil dólares cada uno a la campaña de Santos, lo que da la idea de la plata que ya se sabe que entró; y 33 encuestas que se hicieron para la campaña y que es posible inferir que se trata de las que pagaron a la empresa de publicidad Sancho para hacer un trabajo que favoreciera la imagen de Santos (según declaración del ex presidente de Odebrecht en Colombia Eleuberto Martorelli registrada por El Espectador).

Pero el fiscal no se limita a enumerar las pruebas, sino que da el veredicto: a la Fiscalía no le cabe duda de que la corrupta multinacional brasileña que obtuvo a dedo un contrato por dos billones de pesos durante el gobierno de Santos financió su campaña de reelección y la de su contendor Óscar Iván Zuluaga, con lo que marca una diferencia clave con el sonado anuncio del Fiscal Gerneral, Néstor Humberto Martínez, cuando en febrero relacionó por primera vez a la corrupta multinacional con la campaña Santos 2014.

La conclusión del fiscal investigador, que es explosiva en términos mediáticos, difícilmente tendrá un impacto jurídico porque como lo advirtió la Misión de Observación Electoral el 15 de julio –en menos de tres días- vencen los términos para que el Consejo Nacional Electoral tome una decisión en este caso.

“Lo que vence es la posibilidad de investigar todo lo que fue la financiación de las campañas del 2014 y ahí lo que terminará pasando es que va a volver a quedar en la impunidad todo lo que tiene que ver con la financiación irregular de las campañas políticas”, aseguró Alejandra Barrios, directora de la MOE.

En esa medida, la carta del fiscal que fue revelada por la Oficina de Prensa de la Fiscalía, ha sido percibida por varios analistas como una forma de dejar constancia de que el organismo investigador hizo su tarea y que si no pasa nada en este caso es por culpa del CNE.

“Es un juego de simulación, es un juego de espejos”, dijo el senador Antonio Navarro en Hora 20, dado que el CNE ni siquiera ha abierto un proceso formal contra Santos y Zuluaga y ya no tiene tiempo para investigarlos.

 

Es tan inocuo jurídicamente que en el mismo programa se discutió si con esto Néstor Humberto Martínez quería crear un hecho mediático que cambiara los titulares sobre la Fiscalía que han sido muy negativos desde la captura del fiscal anticorruptor Gustavo Moreno.

El costo político del escándalo de Odebrecht ya también se “descontó” –si se usara el símil financiero- en los últimos meses.

Después de que estalló el escándalo, el tema de la corrupción subió en la agenda de los problemas más sentidos por los colombianos como lo mostró la última encuesta Gallup; los candidatos presidenciales que enarbolan la bandera anticorrupción se dispararon en las encuestas de favorabilidad; la imagen del presidente Santos se sigue deteriorando y la calificación de corrupción es la peor de los últimos tres presidentes.

Por el lado de Zuluaga, igual. Le tocó renunciar a la campaña y lo único que ratifican estas cartas de la Fiscalía es que no podrá regresar.

Hasta el momento, las revelaciones de Odebrecht ni siquiera lograron que el Congreso adoptara para el proyecto de ley de reforma política las recomendaciones más estructurales de la Misión Electoral creada por el Acuerdo de Paz con las Farc y que buscaban en parte que no se repitan más Odebrechts en campañas futuras.

Quizás el mayor impacto que tengan estas cartas del fiscal Delgado sea dejar la constancia para la historia de que Santos fue elegido no solo con su bandera de la paz sino con por lo menos tres mil millones de pesos más de los que le permitía la ley. Y como la Historia y como quede él reflejado en ella es lo que más le importa al Presidente, quizás esa carta sea su mayor escarmiento por este hecho.

Vea nuestro Especial sobre Odebrecht.

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.