La coalición de Fajardo le mide el aceite a Alejandro Gaviria

La coalición de Fajardo le mide el aceite a Alejandro Gaviria

La Coalición de la Esperanza, uno de los bloques de centroizquierda para el 2022, dio el primer paso para acercar al exrector de Los Andes Alejandro Gaviria, quien esta semana lanzó oficialmente su candidatura a la presidencia por firmas.

Los cinco miembros de la coalición —Sergio Fajardo, Jorge Enrique Robledo, Juan Manuel Galán, Juan Fernando Cristo y Humberto de La Calle— grabaron un video invitando a Gaviria a dialogar bajo tres principios: que son una coalición de oposición al Gobierno de Iván Duque, que están lejos de los partidos tradicionales y que están en contra del populismo.

El video es el primer movimiento en el centro luego de la aparición de Gaviria en el escenario político. El candidato, a quien varios sectores del Partido Liberal y el Verde llevaban meses pidiéndole que se lanzara, cambió el panorama del centro y abrió varios caminos: un choque entre los candidatos más fuertes, una alianza que mute hacia la bandera liberal, o un acuerdo para que todos se agrupen en la Coalición de la Esperanza.

La invitación a dialogar es un paso hacia este último escenario, y le mide el aceite al mensaje de unidad que Gaviria envió en su discurso de lanzamiento, donde afirmó que trabajaría “para juntar a quienes piensan distinto”.

Fajardo opta por ser un anfitrión

La apuesta de la Coalición de la Esperanza de invitar a dialogar a Gaviria, más que concretar ya la alianza, fue dejar la bola en su terreno. El candidato, que busca ir por su cuenta al menos al principio, respondió que aceptaba la invitación a hablar “en unas semanas”.

Con esta carta Fajardo toma la iniciativa: invitar a Gaviria a la Coalición de la Esperanza —una invitación que, según nos confirmaron una fuente de la campaña, otra cercana y una tercera de la coalición, fue iniciativa de Fajardo.

Fajardo y Gaviria tienen perfiles y propuestas sumamente similares que compiten por un mismo electorado de centro. Su apuesta es no polarizar y alejarse de los extremos; ondean la bandera del respeto en la política, evitando los ataques personales a sus contrincantes; ambos marcan —o intentan marcar— distancia de la política tradicional y ambos tienen raíces profundas en el mundo académico.

Incluso las ideas que defienden y su propuesta programática (al menos, por el lado de Gaviria, la que ya se puede vislumbrar) son muy similares. Todo esto, aunado a la prolongada expectativa que rodea la campaña de Gaviria, lo convierten en el rival a derrotar para Fajardo en el centro.

“Cuando hay propuestas tan cercanas, al final se opta por uno u otro por diferencias que pueden llegar a ser cosméticas”, reconoce una fuente cercana a la campaña de Fajardo, que pidió no ser identificada porque no es vocero.

Incluso en lo cosmético ya han encontrado terreno común. Fajardo asemejó el logo de campaña de Gaviria a su metáfora de los tres platos, que tantas burlas le trajo en redes sociales hace unos meses. “Nadie sabe para quién trabaja”, trinó, dándole la bienvenida “a la leonera” a su amigo, y ahora rival.

Como ventaja, cuatro fuentes cercanas a la campaña de Fajardo señalan su amplia experiencia en política electoral, que además le ha permitido darse a conocer en el país y consolidar una marca política que, bien o mal, está clara en la cabeza de la gente. Además que, en esta campaña particular, Fajardo ya lleva meses trabajando en sus propuestas.

En cambio, Gaviria apenas está empezando. Esto sumado a la incertidumbre de qué dirección tomarán la emoción y expectativa con las que inicia su campaña.

“Gaviria claramente es un tipo acogido en la política de élites, pero nunca se ha acogido en la política de bases, nunca se ha hecho elegir en nada”, señala Sergio Guzmán, analista político y director de Colombia Risk Analysis.

Pero agrega que Gaviria entra al ruedo sin el factor de fatiga del electorado con el que se ve enfrentado Fajardo.

Frente a esta incertidumbre, Fajardo no se ha quedado quieto. El primer papayazo que dio Gaviria —con su declaración de que “nadie puede disputar los pergaminos académicos” de Carrasquilla para el cargo de codirector del Banco de la República— lo aprovechó para sentar su primera distinción fuerte frente al nuevo candidato. “No es un tema de pergaminos”, trinó Fajardo.

De todas maneras, Juan Abel Gutiérrez, consultor en marketing político que asesora la estrategia de redes de Fajardo, asegura que, “En términos prácticos no nos cambia nada. Seguimos en lo mismo, eso está funcionando y eso ha servido”, dice.

El “yo te aviso” de Gaviria

Gaviria respondió a la invitación sin mucho ruido. Quien divulgó su respuesta fue el mismo Fajardo, en un trino en el que le agradeció aceptar la invitación a conversar con la coalición.

Además, puso un video de Noticias Caracol donde Gaviria dice que confía en tener un “diálogo constructivo” con la Coalición de la Esperanza. En el mismo video aclara, sin embargo, que sería “en las próximas semanas, no tiene que ser ya”. Mejor dicho: yo te aviso. 

Ni Gaviria ni la cuenta oficial de la Coalición de la Esperanza han publicado nada al respecto, reforzando la idea de que es Fajardo quien está empujando todo el proceso.

Una fuente de la campaña de Gaviria nos confirmó que el exrector de los Andes accedió a sentarse a conversar, sin fecha fija, y sin el contexto de que la conversación implique que entrará a integrar aún esa coalición.

“Ellos son cercanos, tienen una relación directa hace muchos años. A diferencia de lo que pasaba con De La Calle (en 2018), con Alejandro la conexión es mucho más fuerte, hay una confianza. Para lo que viene eso es supremamente importante”, dice una fuente cercana a Fajardo y su movimiento, pero externa a la campaña, por lo que pidió no ser identificada.

Para el analista político Sergio Guzmán, la invitación también es una forma de alejarlo del expresidente César Gaviria y el Partido Liberal, quienes llevan coqueteándole desde marzo y apoyando su candidatura desde la cuenta institucional del partido.

Robledo se traga el sapo

El principal “pero” que tiene la Coalición de la Esperanza para recibir a Gaviria es el senador y precandidato Jorge Enrique Robledo, de Dignidad. De hecho, para sacar el video invitando a Gaviria a dialogar, los otros miembros de la alianza tuvieron que convencerlo.

“La propuesta de algunos era invitar a Gaviria como un paso estratégico para demostrar que no tenemos sectarismos, sabiendo que Gaviria no va a aceptar aún, pero Robledo dijo que no estaba de acuerdo”, cuenta una fuente cercana a la Coalición de la Esperanza, quien pidió no ser citada para dar detalles de la negociación interna.

El punto medio que encontraron fue no invitarlo a unirse directamente, sino a dialogar. “Robledo dijo que aceptaría hasta que lo inviten a conversar, y esperar a ver si en la conversación él cambia sus posiciones. Luego se mirará”, dice la fuente.

Robledo le dijo a La Silla que fue una posición consensuada “bajo principios muy claros: este no es un proyecto duquista y no tiene nada que ver con los partidos tradicionales. Sobre eso conversamos”.

Sin embargo, esa concesión lo acerca a un escenario que rechazó tajantemente hace solo un mes. En una entrevista en agosto, el líder de Dignidad dijo: “No puedo verme en el mismo proyecto político con Alejandro Gaviria porque, como lo he demostrado en detalle, su Ministerio de Salud fue un desastre”, y agregó que “tampoco logro verme unido con César Gaviria y el Partido Liberal en su conocido respaldo a la candidatura de Alejandro Gaviria”.

Robledo fue uno de los críticos más fuertes de Gaviria cuando era ministro, entre otros temas, por su manejo de la EPS Cafesalud, que recibió a los afiliados de Saludcoop luego de su liquidación, y que tuvo un detrimento patrimonial por decisiones del entonces ministro Gaviria, a quien Robledo también cuestiona por su defensa de la Ley 100.

Pese a esto, por ahora en Dignidad se tragaron el sapo de invitarlo a dialogar, pero una fuente del partido que pidió no ser citada le dijo a La Silla que en el futuro esperan “desenmascarar que es una ficha de César Gaviria. Pero no ahora, la idea no es pelear con él durante estos meses”.

Al final, el hecho de que Robledo haya cedido y aparecido en el video refleja su posición minoritaria de su partido como el único sector de izquierda en la Coalición de la Esperanza. La línea que predomina por ahora, al menos en cuanto a Alejandro Gaviria, es la de Fajardo, quien intenta reclamar la custodia compartida de la bandera de “centro unificador” que quiso ondear el exministro.

Compartir
0