La Costa Atlántica, el gol de Petro en estas elecciones

Imagen
sin_titulo-36(1).jpg

 

 

 

Foto: WiKiCiudadana

Gustavo Petro quedó de cuarto en la primera vuelta, pero de segundo en la Costa Atlántica. Con medio millón de votos costeños, el candidato del Polo obtuvo la segunda mejor votación en seis de los siete departamentos costeños. Incluso, le ganó a Cambio Radical en el Atlántico.

Sólo en Barranquilla, Petro sacó 52.523 votos, diez mil más que Vargas Lleras, a pesar de que su fórmula vicepresidencial es de Barranquilla y de su cercanía con el alcalde de la arenosa, Alejandro Char, de Cambio Radical, y su papá Fuad Char, uno de los grandes electores de su partido en las elecciones legislativas de marzo.

“A Petro lo ven como el redentor de la parapolítica en Sucre, Córdoba, y en el Carmen de Bolívar”, dijo Máximo Noriega, el coordinador de la campaña de Petro Presidente del Atlántico. “Si no hubiera sido por las denuncias de Petro en el Senado, la gente seguiría con mucho más miedo”.

Gustavo Petro duró más de diez años en el Congreso y lideró los grandes debates contra el paramilitarismo. Sus denuncias pusieron en la agenda pública los vínculos entre las mafias y el poder político. Por su lengua, cayeron el ‘gordo García’, poderoso congresista sucreño, condenado recientemente a 40 años de cárcel por la masacre de Macayepo. También salpicó al senador Salvador Arana, también condenado a 40 años, y hasta citó al propio Presidente Uribe para que explique las relaciones de él y sus familiares con las Convivir en Antioquia.

Petro también denunció de frente a la empresaria costeña del chance Enilse López y en sus discursos en la campaña en la Costa, hablaba orgulloso de haber develado quién era realmente ‘La Gata’ y de salir ileso sin un rasguño.

“Si no hubiera habido oleada mediática a favor de Mockus nos hubiera ido mejor”, es como Larry Álvarez, gerente de la campaña de Petro en Cesar, explica el éxito de Petro en la Costa.

Pero no fue sólo la parapolítica lo que le dio a Petro votos en la Costa. La estructura del partido se movilizó a su favor: a través de los comités de Petro Presidente los miembros del partido repartieron la publicidad que tenían y generaron nuevas estrategias costeñas. El comité del Atlántico, por ejemplo, hizo un video en el que invitaban a los costeños específicamente a oír las propuestas del candidato costeño.

Además de la maquinaria del partido, sectores sociales como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Asociación de Educadores del César (Aducesar) y el magisterio del Atlántico, se movilizaron en su campaña. El primero de mayo, día de los trabajadores, lograron reunir a más de 30 mil personas en la Plaza de la Paz en Barranquilla. Y luego lo repitieron el 14 de mayo.

Miembros del partido y jóvenes simpatizantes le hicieron campaña en los barrios mientras que Petro echó su discurso en varios municipios donde jamás había ido un candidato presidencial. Además, los periódicos de Petro Presidente se repartieron a pie y en las emisoras de radio no faltó un toque de regionalismo: costeño vota costeño.
 

Un candidato costeño, una izquierda silvestre


“Hace 126 años no tenemos presidente costeño; desde Rafael Núñez”, dijo Máximo Noriega del Polo a La Silla. Máximo, como muchos de los votantes que esta vez marcaron el tarjetón por el amarillo, cree que a Petro le favoreció ser costeño. Petro nació en Ciénaga del Oro, Córdoba, en 1960 y en la Costa muchos añoran votar costeño.

Con su origen costeño, y hablándole sin tapujos de las necesidades de los más pobres, Petro visitó municipio por municipio de la Costa Atlántica hasta consolidar unos votantes que querían un proyecto político alternativo al uribismo. Los que no votaron por la seguridad democrática, votaron mayoritariamente por el Polo en la Costa.

Los 482 mil votos de Petro en la Costa demuestran que el discurso de la equidad social, la reforma laboral, la reparación de las víctimas a través de la tierra y el crédito educativo de Petro, pegó duro en la región.

“En el Cesar se ha sentido la dureza de la política de seguridad democrática y las gabelas que se le dan a las multinacionales del carbón”, dijo Juan Carlos Prieto, el presidente del Polo en el Cesar. “Los daños ambientales, la violencia, la falta de trabajo y el desplazamiento forzoso han aumentado la inequidad social que caracteriza a toda la región costeña”.

“El Polo siempre ha calado bien acá”, dijo Norman Alarcón, miembro del Comité Ejecutivo Departamental del Polo. “Hay una corriente silvestre de la izquierda en la Costa que tiene ansias de equidad para el Caribe”, agregó Alarcón.

En el pasado, proyectos de izquierda como la Anapo, la UP y el M-19 también tuvieron éxito en la costa Caribe.

 

 

La costa, cuna abstencionista para la segunda vuelta
 

Ahora que Petro quedó por fuera de la segunda vuelta, varios dirigentes del Polo en el Atlántico están promoviendo el abstencionismo activo. Hoy, organizaron una Asamblea General en Barranquilla y los militantes planean salir a las calles, visitar fábricas, universidades y hablar en la radio en contra del voto por la U o por el Partido Verde.

Para estos polistas abstencionistas, tanto Santos como Mockus representan el uribismo y las políticas neoliberales y por esto invitan a la abstención.

Más allá de cuántos polistas en la Costa no salgan a las urnas el próximo 20 de junio, ahora el Partido tendrá que sentarse a arreglar la casa y a proyectar sus candidatos para las elecciones regionales. El espacio donde tienen más opción de elegir alcaldes y gobernadores es la Costa.

“Estamos molestos con el resultado de Bogotá”, dijo Máximo Noriega a La Silla Vacía. “La mala votación del Polo parece mostrar que no se sudaron la camiseta de Petro Presidente. La Costa llevó a Petro a la segunda vuelta, y el interior lo sacó de la segunda vuelta”, dijo Noriega.

Y en lo que concierne a Petro personalmente, tendrá que buscar trabajo pues está por terminarse su último cuatrenio en el Congreso. Algunos le han dicho que se lance de alcalde de Bogotá. Sus hijos le han sugerido ser periodista. Otros le dicen que se postule de gobernador de Sucre: la tierra que más sufrió la parapolítica que Petro tanto combatió con denuncias públicas desde su curul en el Congreso.

 

 

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.