La discordia en el Rosario

Imagen

Ayer El Espectador contó que José Manuel Restrepo Abondano, rector del Cesa, es el virtual nuevo rector de la Universidad del Rosario, una de las universidades más prestigiosas y más antiguas del país. Y eso pese a que la elección será el lunes.

Ayer El Espectador contó que José Manuel Restrepo Abondano, rector del Cesa, es el virtual nuevo rector de la Universidad del Rosario, una de las universidades más prestigiosas y más antiguas del país. Y eso pese a que la elección será el lunes.

Esa noticia ha creado mucha molestia en El Rosario, una universidad muy influyente porque educa a parte de la élite del país, porque sorprendió a muchos que ya haya un ungido y, además, que su nombre se haya filtrado a los medios. Pero la molestia también se debe a que detrás de esa elección hay una historia de rivalidades entre facultades y tensiones políticas, además de una victoria del uribismo y el pastranismo.

La elección

El Rosario tiene un sistema particular para elegir a su rector, que mezcla meritocracia, democracia y amiguismo.

En la elección del rector participan 20 personas y en la selección de esas 20 participa, a su vez, el rector.

Esos 20 son 15 estudiantes, llamados colegiales de número, y cinco consiliarios, que son personas externas a la universidad.  El rector y los colegiales eligen a los consiliarios, y, a su vez, los colegiales son elegidos por el rector y los consiliarios. Y para elegir al rector se necesitan 14 votos, y mínimo 10 de colegiales y dos de consiliarios.

La más reciente elección de los colegiales, que deben ser estudiantes sobresalientes que llevan por lo menos cuatro semestres en la universidad, se dio a finales del año pasado. Aunque en esa elección juega un papel clave el rector, en esta ocasión tanto el rector Hans-Peter Knudsen como su vicerector y actual candidato a la rectoría, Alejandro Venegas, dejaron que las secretarías académcias de las facultades tuvieran más peso en la decisión.

Los actuales colegiales empezaron su período de dos años el primero de enero, y les tocó la decisión de elegir el reemplazo del actual rector, Knudsen, quien se retira después de 12 años.

Los 15 colegiales actuales vienen de diferentes facultades y cuatro de ellos son de jurisprudencia, un dato clave porque esa facultad es la más tradicional y la que más plata produce.

Por su parte, los consiliarios, que tienen un período de cuatro años (igual al del rector), son el reconocido psiquiatra Alberto Fergusson, el economista Víctor Hugo Malagón, el ex presidente Andrés Pastrana, le ex ternada a la Fiscalía María Luisa Mesa, y el presidente del Banco de Bogotá Alejandro Figueroa.

Esas 20 personas son las que empezaron a buscar reemplazo para Knudsen desde hace algunos meses.

Lo primero que hicieron los colegiales fue hablar con expertos que les ayudaran a entender para dónde va la educación superior y, por lo tanto, qué perfil debería tener el nuevo rector. Entre las personas con las que hablaron estaba Restrepo, quien como ex vicerector del Rosario y rector del Cesa conoce muy bien ese campo.

Después de ese proceso, los colegiales y los consiliarios (el llamado "colegio electoral") se reunió para proponer nombres diversos, como el de Nicanor Restrrepo. Y de esa lista larga conofrmaron una lista corta de cinco finalistas: José Manuel Restrepo, el vicerector Alejandro Venegas, el decano de Ciencia Política Eduardo Barajas, la ex directora del Icfes Margarita Peña y el consiliario Alberto Fergusson - quien dijo que se marginaba del prceso para no ser juez y parte, según supo La Silla.

Entre esos cinco nombres el de Peña no tiene ninguna posibilidad porque ella no es rosarista ni tiene mayores vinculaciones con la universidad. Los de Fergusson y Barajas, aunque son bien recibidos no tienen mucha fuerza.

La semana pasada los colegiales entrevistaron a los cinco en el Club El Nogal. En ese momento quedaban dos candidatos viables.

Uno es Venegas, quien tiene fuerza porque es del corazón de la Universidad. No solo por ser su actual vicerrector sino porque como estudiante fue colegial, lleva muchos años de profesor y fue decano de derecho. "Es un hombre que crea consensos y lo respalda toda la Facultad de Derecho" explicó a La Silla un profesor.

El otro es Restrepo, quien también es rosarista y también viene del corazón de la Universidad. Como estudiante fue colegial y ha sido secretario académico de su facultad, director de una especialización, subdirector y director dr planeación y vicerrector. "José Manuel jugó un papel crucial para que en El Rosario se empezar a hacer investigación en serio" dijo a La Silla otro profesor.

Después de las entrevistas, el miércoles los colegiales se reunieron y acordaron que el lunes van a votar por Restrepo. La Silla supo que la intención era tomar una decisión consensuada, pero no sabe si todos los colegiales acordaron ese voto. Esa decisión es la que se filtró a El Espectador y despertó una molestia grande en la Universidad, especialmente entre los abogados.

La molestia de los abogados

En la Facultad de Jurisprudencia la noticia cayó como una bomba. Aunque esa facultad subsidia a varios otros programas de la Universidad, no tienen la rectoría desde cuando salió Guillermo Salah en 2001 y lo reemplazó Rafael Riveros Dueñas, un médico que estuvo en el cargo durante un año.

El candidato de la Facultad era Venegas, quien fue su decano y ya había tratado de ser rector en la más reciente elección de 2010, cuando sacó cinco votos frente a 15 de Knudsen, tras el retiro de Barajas. Venegas no se empeñó en su candidatura y meses después Knudsen lo nombró vicerrector.

La molestia actual de los abogados se debe a que sienten que ya es hora de que vuelvan a tener la rectoría, dado su peso dentro de la universidad.

Pero lo que tiene revuelto el ambiente es que creen sus colegiales se voltearon, según le dijeron a La Silla dos profesores de ella. En todo caso, los colegiales de esa facultad no son necesarios para que haya una mayoría que elija rector, pues si se ponen de acuerdo 10 de los otros 11, tienen la mayoría.

En todo caso, la virtual elección de Restrepo muestra la distancia entre esa Facultad y el resto de programas. Como le explicó a La Silla un profesor del Rosario, los modelos son muy diferentes. Mientras Derecho produce plata con decenas de especializaciones y una educación masiva (que le da mucha influencia intelectual en la Rama Judicial y el ejercicio del derecho) en otras Facultades la investigación es más importante.

Además de esa divergencia, los últimos rectores abogados dejaron un sinsabor. 

Los tres más recientes fueron Gustavo de Greiff, Mario Suárez Melo y Guillermo Salah Zuleta. Y los tres dejaron ese cargo por un puesto en el Gobierno: De Greiff para ser el primer Fiscal General, Suárez para ocupar la embajada en Venezuela y Salah por la de Marruecos.

La molestia se volvió a notar recientemente, cuando el economista Jorge Restrepo Palacios renuncio a ser consiliario. Aunque había varios abogados interesados en reemplazarlo, la decisión final fue nombrar a otro economista, Víctor Malagón, y eso molestó en la Facultad, a pesar de que tiene dos de los cinco consiliarios (Pastrana y Mesa son egresados de ella).

Precisamente la elección de Malagón mostró la faceta política de la puja: tanto esa decisión como la que ya está cocinada a favor de Restrepo son victorias de los conservadores en una universidad que históricamente ha sido liberal.

La política en el claustro

Que el Rosario ha sido históricamente liberal, por lo menos desde 1930, se ve claramente: de allá salieron presidentes de ese partido como Eduardo Santos (abuelo de Juan Manuel Santos), Alberto Lleras o Alfonso López Michelsen. "El ADN de El Rosario es liberal", explicó un profesor.

Pero esa constante histórica ya no es tan clara: la universidad lleva 12 años con un rector conservador y, si finalmente Restrepo es elegido este lunes, se vienen cuatro años más. Y el más reciente Presidente de la República que salió de esa universidad fue el conservador Andrés Pastrana (cuyo hermano Jaime fue incluso decano de medicina, cargo que se rumora que podría volver a ocupar).

Pero en la facultad de Derecho esa tendencia se mantiene más viva. Venegas, por ejemplo, es cercano al gobierno y la secretaria jurídica de Santos I, Cristina Pardo, es rosarista. Eso por lo hablar de políticos liberales o de origen liberal como los senadores Viviane Morales y Germán Varón, el vicepresidente Germán Vargas Lleras, el registrador Carlos Ariel Sánchez o el ministro de Vivienda Luis Felipe Henao

Aunque hay algunos egresados conservadores, como Andrés Pastrana, o de izquierda, como Samuel Moreno, la tendencia liberal entre los abogados es clara. Y la candidatura de Venegas precisamente representa la posibilidad de que la universidad vuelva a tener un rector liberal, además de cercano al gobierno.

Pero la elección de Malagón hace menos de seis meses muestra que el poder está en el otro bando. Malagón, ex director de Responsabilidad Social Empresarial de la Andi, es amigo íntimo de Restrepo y conservador como él.

Con Malagón y Pastrana en la consiliatura, la candidatura de Restrepo arrancó con los dos votos que necesita entre los consiliarios.

La elección de Restrepo no solo tiene un tinte conservador, sino incluso uribista, pues el hoy rector del Cesa también es cercano a la senadora uribista María del Rosario Guerra, a quien reemplazó en la Vicerrectoría del Rosario en 2002.

De hecho Guerra ha sido clave en la carrera de Restrepo: como directora de Fonade del gobierno Samper lo nombró su director de planeación en 1997. Con el cambio de gobierno se lo llevó de nuevo, esta vez precisamente a El Rosario como subdirector y luego director de planeación.

Restrepo es un conservador no santista y ha sido crítico del gobierno Santos, aunque siempre de una manera respetuosa y argumentada.

Esa posición política es clara. En la campaña presidencial, por ejemplo, trinó en favor de la alianza entre la conservadora Marta Lucía Ramírez y el uribista Óscar Iván Zuluaga

En Twitter suele darle eco a las opiniones de Andrés Pastrana y de Alicia Arango, ex secretaria privada de Álvaro Uribe y ex directora del Centro Democrático, y como columnista de El Espectador ha criticado políticas específicas del gobierno.

Según un profesor la carga política de la elección de Restrepo también es clara: “No queremos una universidad tan abiertamente gobiernista”, explicó. Se refiere a las reiteradas invitaciones a Santos, a la praticipación en la campaña Soy Capaz o nombramientos como el de Cristina Pardo. "Esa postura la lideran Guerra y Pastrana", afirmó. Y sería beneficiosa porque reitera la autonomía de la Universidad.

Lo complicado es que el Presidente de la República, sea quien sea, ocupa un cargo en el Rosario: es su patrono. Aunque se trata de una figura ceremonial, en una universidad llena de tradiciones eso tiene un significado. El patrono debe darle el visto bueno a cualquier cambio de sus estatuos (las llamadas constituciones) y es invitado a los eventos más importantes de la universidad.

Por eso, una rectoría de oposición puede producir, por lo menos, momentos tensos. Aunque no sería un cambio después de que Knudsen, por ejemplo, fue parte del comité programático de la campaña de Marta Lucía Ramírez.

Por ahora todo parece listo para que el lunes haya una elección que de continuidad política a la rectoría. Pero no está escrito. En 2002 estaba acordado que el rector iba a ser el hoy codirector del Banco de la República César Vallejo Mejía, pero su nombre produjo tanta molestia en la Universidad que se postergó la elección, se volvió a barajar y apareció Knudsen como candidato.

Compartir
0