La encuesta en la que se dispara Parody la pagó Parody

Imagen

Esta mañana La Silla Vacía publicó una historia en la que hablaba de las diferencias de las tres últimas encuestas políticas publicadas. Particularmente hacía mención a lo extraño de que Gina Parody hubiera pasado de registrar en la encuesta de Cifras y Conceptos un 5 por ciento a tener 18 por ciento en la de Napoleón Franco, publicada por El Tiempo el lunes, dado que en el corto lapso entre una encuesta y otra no había sucedido nada extraño que explicara esta disparada.



 
La firma Ipsos-Napoleón Franco aseguró a La Silla Vacía que ellos no habían filtrado la encuesta. Y esta ya reposa y está disponible al público en el Consejo Nacional Electoral.

 

Esta mañana La Silla Vacía publicó una historia en la que hablaba de las diferencias de las tres últimas encuestas políticas publicadas. Particularmente hacía mención a lo extraño de que Gina Parody hubiera pasado de registrar en la encuesta de Cifras y Conceptos un 5 por ciento a tener 18 por ciento en la de Napoleón Franco, publicada por El Tiempo el lunes, dado que en el corto lapso entre una encuesta y otra no había sucedido nada extraño que explicara esta disparada.

 

Una explicación para que registrara tan diferente en ambas encuestas es que la de Cifras y Conceptos solo encuestó a quienes habían votado alguna vez en los últimos cinco años. Esto tenía un sesgo implícito en la muestra en contra de los primivotantes, que en la campaña de Parody creen que son un grupo importante a favor de ella.

Sin embargo, ayer, entre algunos de los candidatos, comenzó a correr otra posible explicación para que Parody apareciera punteando y empatada con Enrique Peñalosa y Gustavo Petro en la publicada por El Tiempo: que ella la pagó.

La Silla Vacía averiguó y la historia es así. La encuesta publicada por El Tiempo fue en efecto contratada por la campaña de Gina Parody a la firma de Ipsos-Napoleón Franco como una encuesta interna para la campaña. Y esta –o por lo menos los apartes que más le convenían a Parody– fue luego filtrada a El Tiempo el domingo, que la publicó sin revelar que era pagada por una candidata y sin publicarla completa como exige la ley electoral.

Ipsos-Napoleón Franco tiene un contrato de exclusividad con la alianza entre la revista Semana y RCN para las encuestas que se publican en los medios. Obviamente la publicación de una encuesta de Napoleón Franco en un medio de la competencia fue muy mal visto por quienes pagan alrededor de 20 millones para publicarla en sus medios.

Y entre los contendores de Parody el malestar no fue menor. Ayer mismo Petro, Peñalosa, Galán y Luna enviaron a El Tiempo una carta manifestando su rechazo a que el periódico se hubiera prestado a este tipo de manipulación.

Javier Restrepo, director de la Unidad de Estudios de Opinión Pública de Ipsos-Napoleón Franco dijo a La Silla Vacía de manera categórica que ellos no se la filtraron a El Tiempo. “La misma carátula de la encuesta dice que no está hecha para ser publicada y la razón es que contiene información estratégica para la campaña que nos la contrató”, dijo Restrepo.

Ernesto Cortés, Editor Jefe de El Tiempo y quien estaba encargado del periódico el domingo, dijo a La Silla Vacía que la encuesta les llegó sin decir de dónde llegaba. “Nos llegó como llegan todas las demás encuestas”, explicó Cortés. “No vimos quién contrataba la encuesta y confiamos en que era una encuesta como todas las que hacemos.  Y la publicamos porque era de Napoleón Franco que tiene mucha credibilidad”.

Cortés dice que los diseñadores de El Tiempo ya tienen un modelo para levantar la ficha técnica y entonces le pasaron la encuesta al diseñador sin darse cuenta que sólo decía "entrevistas personales a 600 personas", pero no especificaba cosas básicas como quién la había pagado.  Por ser una encuesta privada de la campaña que no se hace con la intención de ser publicada, obviamente esta información no aparece en la encuesta.

En la ficha técnica que radicó Ipsos-Napoleón Franco en el Consejo Nacional Electoral aparece que fue encomendada por la Corporación Colombia Futura y pagada por la agencia de publicidad VSP 360 SAS, que es la de la campaña de Parody.

Cortés dice que tampoco la publicaron completa como exige la ley porque Datexco –que es la que ellos contratan– es la única que ellos analizan en profundidad.

La Silla Vacía trató infructuosamente durante todo el día de contactar a Gina Parody directamente y a través de su jefe de prensa para escuchar su versión. Pero no hay que ser demasiado perspicaz para suponer que alguien de esa campaña la filtró a El Tiempo para contrarrestar la de Cifras y Conceptos que la ubicaba en la cola de la fila una semana antes. La de Parody fue realizada del 30 de junio al 3 de julio y la otra del 15 al 22 de junio. Existe entre las campañas la idea de que si se sale mal en una encuesta se crea una inercia porque a la gente le gusta ir por el que va ganando.

Y, siendo domingo, cuando no sucede mucho en el periódico, y más julio cuando el director Roberto Pombo está de vacaciones, la encuesta salió sin demasiados filtros.

 

La encuesta

 

Mientras que las encuestas que realizan los medios son públicas y por lo menos en principio buscan reflejar lo más directa y transparentemente posible la intención de voto de los futuros votantes, las encuestas contratadas por las campañas están diseñadas para conseguir la mayor cantidad de insumos para la toma de decisiones estratégicas internas. Y se preguntan cuestiones que importan a la estrategia de una sola campaña.

Algunos candidatos sospechaban que las preguntas del formulario o la misma muestra podría estar sesgada a favor de Parody. La Silla Vacía vio el formulario y consultó a dos expertos en temas electorales sobre la muestra y concluyó que el formulario que registró la firma Napoleón Franco en el Consejo Nacional Electoral tiene una muestra que refleja exactamente la población y las preguntas no parecen tener ningún sesgo a favor de Parody.

Es decir que así Gina no hubiera pagado esa encuesta es muy problable que hubiera salido con el mismo puntaje alto en intención de voto. Y en la del Centro Nacional de Consultoría, contratada por CM&, en todo caso aparece 8 puntos por encima de la de Cifras y Conceptos.

Sin embargo, si hubieran filtrado la encuesta completa y no solo lo que más le convenía a la campaña como su alta intención de voto o que si entraba Mockus no superaba el 6 por ciento, habría salido otra información menos favorable.

Por ejemplo, que cuando le preguntan a la gente quién cree que va a ganar las elecciones independientemente de por quién va a votar, Peñalosa triplica a Parody en todos los escenarios. O que entre las personas que tienen una imagen desfavorable de la candidata, el 40 por ciento no piensa bien de ella porque cree que no está capacitada para el cargo o no le convencen sus propuestas.

Publicar una encuesta pagada por un candidato que involucra a los otros y que deja bien al que paga y sin revelar el dato de quién la financió y solo unos apartes viola la ley electoral que se diseñó precisamente para evitar este tipo de manipulaciones. Una fuente del Consejo Nacional Electoral dijo a La Silla Vacía que ya habían abierto una investigación al respecto.

Además, como ya fue publicada, la encuestadora la envió completa al Consejo Nacional Electoral como lo exige la ley para las encuestas públicas. Con lo cual, esta información que es muy estratégica y muy costosa estará ahora disponible para todas las campañas que la pidan al CNE.

Pero lo más grave es que con este tipo de jugadas se enrarece un ambiente electoral que debe estar limpio para que la ciudad elija bien y logre algún día salir del caos en el que se encuentra.

 

 

Haga y responda preguntas en la caja de Urtak de más abajo:

La encuesta en la que se dispara Parody

Compartir
0