La estructura política de Rodolfo es una red multinivel

La estructura política de Rodolfo es una red multinivel
rodolfohernandezfacebook(0).png

“Con esto Petro no tiene cómo ganar”, dice Juan Manuel Corredor mirando en la pantalla de su computador una telaraña de cientos de círculos de distintos tamaños y colores que se unen entre sí. Pasan unos segundos y aparecen otros círculos de los más pequeños, prácticamente puntos. La gran telaraña, a la que hoy pertenecen más de 500 mil personas, engorda.

Lee también: Con Petro y Francia, los nadies vamos a alzar la cabeza

La telaraña son las personas que están inscritas en un software que creó Corredor para hacer “redes de apoyo”. La gente se inscribe a una plataforma, rodolfistas.com, y el software los agrupa por algo que comparten. Puede ser porque están en el mismo departamento o municipio o barrio. O porque se identifican como mujeres, camioneros o motociclistas. Y así, si quieren, pueden entrar a un grupo de WhatsApp.

Esas agrupaciones son redes que funcionan como un multinivel. Cada vez que alguien se inscribe puede “referir” más personas que entran a hacer parte de su propia red.

Así, es una gran base de datos a la que Hernández puede acceder para esparcir su mensaje, pero, además, es una manera en la que cada “rodolfista” puede hacerse visible ante el candidato a punta de sumar referidos. Con ese incentivo hay personas que tienen redes de miles de “rodolfistas'' abajo suyo.

Y así, Rodolfo no echó discursos en la tarima en cada región, pero sí tiene miles de grupos de WhatsApp con gente hablando a su favor todo el día. Y no tuvo líderes en cada barrio dedicados a convencer a amigos o familiares de ir a una reunión política y llenar una planilla, sino rodolfistas refiriendo gente a esa red.
Aquí: Tanto Uribe como Petro ganan con su reunión, pero gana más el país

La meritocracia de Rodolfo

El movimiento Liga de Gobernantes Anticorrupción, que creó Rodolfo en 2019, tiene concejales y diputados en Santander desde ese año. Este año solo lanzó una lista a la Cámara, en ese departamento, y coronó dos de las siete curules.

Sin embargo, el movimiento no tiene estructura. Gira en torno a Rodolfo y, si bien tiene cargos internos, la única voz de autoridad es la suya.

Algo parecido ocurre con rodolfistas.com, pues en esa telaraña Hernández monitorea el liderazgo de la gente que lo sigue.

“Yo personalmente los estoy vigilando desde las 4 de la mañana… cómo va el crecimiento de rodolfistas.com, todos los días estoy mirando”, dice Rodolfo Hernández en un video que se despliega en el inicio de cada cuenta que hace parte de la red de rodolfistas.

Y es que la lógica de la red es la misma de la de un multinivel, con el contacto con Hernández como gran incentivo. Como dice Corredor, la idea es “ser visualizado y reconocido por su candidato”.

Se ingresa con correo electrónico y celular. Se registra una región, la ocupación y hasta el barrio.

La gente puede llegar porque encontró el enlace de la plataforma por su cuenta (en redes sociales), pero también porque un conocido o amigo le envió un enlace individualizado. Si es lo segundo, no solo entran a la telaraña, sino que quedan en la red de quien los refirió.

Aunque esa red es una forma de acceder a los grupos de WhatsApp, es independiente: una persona puede llegar a los grupos por otra vía, o salirse de ellos y seguir en la telaraña. Pero el principal activo, para Hernández y su campaña, es que la gente esté en WhatsApp.

La red es un multinivel: según el momento en el que alguien se haya inscrito y cuánta gente haya referido, puede subir en posición. Incluso sin necesidad de referir a nadie: uno de los periodistas de La Silla asistió a un evento en la sede de campaña de Bucaramanga en enero y allí lo invitaron a registrarse en la red. Aunque nunca refirió a nadie, ocupa el puesto 162 en todo el país.

De modo que tanto el tiempo como la actividad generan una posición.

Se inicia como “desconocido” y conforme se atrae gente se escala. Tras cinco niveles llega a ser “militante”. En el cuarto, “líder”, empieza a tener visibilidad dentro de la campaña.

Encuentra también: ¿La minería como obra de arte?

La estructura política de Rodolfo es una red multinivel
Imagen 1(2).png

La gente resulta rankeada en lo nacional, pero también al nivel de detalle de su barrio. 

La estructura política de Rodolfo es una red multinivel
Unknown(5).jpg

Hasta hace unos meses, cuando la red se estaba activando y la campaña de Rodolfo aún no estaba en furor, él mismo enviaba videos personalizados a los mejor rankeados, motivándolos para seguir creciendo. Como en una suerte de videojuego, mientras más se sube en el ranking y se avanza, más estímulos hay para atraer más gente y engrosar la red.

Ese contacto directo es uno de los sellos de Hernández desde que inició su carrera política: mostrarse como un político que no se relaciona con los políticos, sino con la gente, uno a uno. De ahí que en sus transmisiones de una hora en Facebook conectara en vivo a seguidores para que le contaran sus problemas o preocupaciones.

El camino de rosas y espinas en la relación de Claudia y Petro

En campaña, esa gente visible también es útil. El coordinador de voluntarios, Andrés Cabrera, nos explicó que, según la agenda de la campaña, las actividades o mensajes claves para difundir, desde la campaña contactan por WhatsApp a las personas mejor posicionadas en cada región para que los ayuden. Y, posiblemente, para que sean candidatos en las elecciones locales de 2023.

“Es un primer insumo. ¿Quién está de primero en el Amazonas? ¿Quién es? Miremos su hoja de vida”, dice Andrés Cabrera. Y resalta la diferencia con las estructuras políticas tradicionales: “Aquí no se necesita ser amigo de nadie, sino realmente lo que gestionaste”.

Tal y como una red de mercadeo para vender un producto, la campaña ve tres tipos de “rodolfistas” inscritos. De unos solo espera que voten. De otros, que atraigan referidos, es decir, que hagan crecer la red. Y los que se registran, atraen referidos y crean su propia estructura porque ayudan a sus referidos a sumar sus propios referidos.

Esos primeros puestos del ranking son la punta de lanza de líderes del movimiento de Rodolfo Hernández en todo el país, tal y como nos dijeron tanto Corredor como Cabrera.

Para incentivar esa búsqueda de ascensos, entre quienes estén en la telaraña se pueden ver los renglones superiores.

Los primeros puestos los ocupan personas de Santander. La cabeza, claro, es Rodolfo Hernández y debajo está su esposa, Socorro Oliveros. Luego vienen políticos, como los dos congresistas de la Liga, Érika Tatiana Sánchez y Juan Manuel Cortés, y el exgobernador condenado por corrupción Mario Camacho Prada.

Aparecen también Bernabé Celis, el exsenador de Cambio Radical, su hijo Juan Carlos y su exesposa, Elvia Ercilia Páez. Todos ellos, que vienen de hacer política tradicional como la que Hernández critica, hacen parte de su campaña en Santander.

Así, además del estímulo más elemental de la competencia por querer estar bien rankeado, también hay gente que, como en cualquier otra estructura política, hoy está esparciendo el mensaje de Rodolfo Hernández para tener un trabajo propio que mostrar.

Y es en los grupos de WhatsApp, más que en la red, donde queda en evidencia la potencia de la estrategia.

Lee aquí: El desatrase: El estreno de Petro como presidente electo

De la red a WhatsApp

Una vez una persona se registra en la red de rodolfistas.com, aparece un enlace para entrar a un grupo en Whatsapp que el software escoge según la información entregada. También, un mensaje automático con el enlace de la propia red para que el recién registrado lo reenvíe a sus contactos de WhatsApp. 

La estructura política de Rodolfo es una red multinivel
DDD.jpg

Ambas acciones son opcionales. Una vez el “rodolfista” da clic, entra a compartir con gente que, además de ser simpatizante de Rodolfo Hernández, es de su misma ciudad, departamento o profesión.

Ese fue el soporte de la estrategia de caravanas rodolfistas que hicieron por todo el país tres semanas antes de la primera vuelta. Cada grupo se organizó por esos grupos de WhatsApp, en algunos casos incluso para contratar chivas o prestar cupos en los carros.

Periodistas de La Silla Vacía entraron a más de 20 grupos de WhatsApp en distintas regiones del país durante las últimas tres semanas y vieron varias cosas.

Una es que la administración de los grupos la tiene gente del equipo de campaña que no suele escribir. Además, algunas personas son muy activas en los grupos, y les suelen escribir por mensaje privado y volverlos administradores, una forma de ascenso diferente a la del ránking de la red, pero que también muestra una forma de crecimiento orgánico.

Un crecimiento clave para lo que falta.

Lee: Ocho escenas que deja la audiencia de jep sobre los secuestros de las farc

La estrategia de segunda vuelta

La meta de Rodolfo es que para las votaciones del 19 de junio haya 1,2 millones de personas inscritas en gruposrodolfistas.com, según Corredor. En sus cuentas, cada persona puede atraer diez votos, y con esa cifra llegaría a 12 millones con los que siente asegurada la victoria.

Para eso, en esta primera semana de segunda vuelta, la campaña se enfocó en enviar mensajes que buscaban que quienes votaron por Hernández en primera vuelta lo hagan de nuevo en segunda.

La semana que viene esperan pasar de fidelizar a crecer, con muchos grupos nuevos en WhatsApp.

Y ya han crecido: hace dos semanas un periodista de La Silla Vacía entró a la red y esta lo envió al grupo “Bogotá rodolfistas 1028”, y hoy otro entró y lo envió a “Bogotá rodolfistas 1723”. Con 200 personas por grupo (WhatsApp permite máximo 256, y calculamos que se han salido personas), en Bogotá habrían pasado de 200 mil a más de 340 mil personas en dos semanas.

En Bucaramanga, antes de la primera vuelta se entraba al grupo 2 y una semana después ya era el 73 (unas 14 mil personas).

Aunque en lugares en los que Hernández tuvo menos votos la situación es otra: en Bolívar y en La Guajira sigue habiendo un solo grupo.

La estrategia es que la última semana en esos grupos la gente se coordine para inscribirse como testigos electorales y, sobre todo, para que haga la tarea elemental de cualquier estructura política el día de elecciones: llevar a más gente a votar.

“Que cada rodolfista llame a su círculo cercano el 19 y les pregunte si ya votaron, si necesitan transporte, que los recojan y los lleven”, nos dijo Corredor.

Una labor propia de cualquier campaña estructurada, que con Hernández no se armó a punta de líderes políticos locales y regionales, ni con mensajes de texto o llamadas automáticas como estaba de moda hace unos años, y de militantes con carné, sino armando una estructura política por redes sociales. 

Encuentra aquí: Gaviria ofrece a Petro la mayoría en el congreso a cambio de burocracia

Compartir