La horrible noche guajira (parte II): El padrino de Kiko Gómez

Imagen

Segunda parte de la serie acerca de la horrible noche que vive La Guajira sobre el Senador que se convirtió en el padrino político de Kiko Gómez: Jorge Ballesteros, de La U, quien ya tiene heredero político. 

Valla de Kiko Gómez al lado del las del hoy alcalde de Riohacha Rafael Ceballos (liberal) y de la diputada Astrid Ariza, esposa del exrepresentante Antenor Durán. Evidencia de con quién hizo campaña. 

 La Guajira tiene un presupuesto anual de más o menos 400 mil millones de pesos, dos  representantes a la Cámara por derecho, un senador y ninguno de sus 15 municipios con agua potable durante 24 horas seguidas. Ni siquiera Riohacha, la capital. Los 16 hospitales públicos tienen problemas de recursos por sus altas deudas. No hay vías terciarias adecuadas, como lo evidencian las trochas polvorientas que conducen a las rancherías. La mitad de la población de la región, aproximadamente, es indígena.

Y muchos nativos, como si fuera poco, temen una estigmatización generalizada del resto del país por cuenta del escándalo del detenido gobernador Kiko Gómez, a quien señalan de homicidio y vínculos con las bacrim. “Ahora todo el mundo cree que aquí vivimos es dándonos plomo”, nos dijo una fuente guajira. Sin contar el resto de temores que los han asaltado históricamente por los ciclos de violencia con los que han tenido que convivir debido al contrabando, el paramilitarismo, el narcotráfico. Todo ante la mirada fría de un Estado lejano.

Un Estado lejano que ahora mira para La Guajira e intenta poner orden llevándose preso al cuestionado Gobernador.

Pero, ¿quién llevó a Kiko Gómez a la Gobernación?

Entre patios y salas de casas en Riohacha -porque allá nadie se atreve a dejarse ver con un periodista que viene de afuera- y otros sitios en Bogotá 14 fuentes que nos dieron sus versiones coincidieron en un nombre: el del senador de La U Jorge Ballesteros, el único senador que tiene La Guajira, quien se convirtió en aliado y protector de los intereses políticos de Kiko Gómez a pesar de que oficialmente su partido ni siquiera apoyó esa aspiración.

Hace unas dos semanas, el Senador Ballesteros pidió una cita con el exministro Germán Vargas, el jefe natural del partido Cambio Radical que avaló a Kiko, para hablarle de la terna de nombres que ese partido tiene derecho a presentar al Presidente para que de ahí salga el nombre del gobernador designado. A la reunión, en Bogotá, se presentó con una señora que resultó ser Viviana Bacci, la esposa de Kiko Gómez.

El Senador le dijo a La Silla que esa reunión sí existió, pero que no fue por iniciativa suya sino de Vargas Lleras quien “me invitó a conversar sobre la suerte del departamento” y que no es cierto que haya ido con la esposa del detenido Gobernador a abogar para que a su grupo político le quede la Gobernación por encargo.

Pero, a través de un asesor, Vargas Lleras nos confirmó lo siguiente: “Sí hubo la reunión por petición del Senador Ballesteros, quien me buscó para hablar de la terna. De manera inconsulta y arbitraria él se presentó con una gente, entre ellos una señora que resultó ser la esposa de Kiko Gómez. Apenas me di cuenta de eso corté la reunión porque el tema de la terna es del Presidente y, dado el caso, del director del partido”.

No fue la primera vez que Ballesteros, que es Senador por La U, tocó la puerta en Cambio Radical para abogar por Kiko Gómez a quien La U no quiso avalar.

Jorge Ballesteros fue el primer gobernador electo de La Guajira.
Esta imagen, tomada de la página de Caracol Radio, muestra a Kiko Gómez (detrás de la primera dama María Clemencia de Santos) el día de la inauguración de Buen Gobierno.

El 17 de agosto de 2011, día en que terminaba la etapa de modificación de inscripciones de candidaturas a las elecciones regionales, el Senador Ballesteros visitó al entonces recién nombrado director de Cambio Radical Carlos Fernando Galán para pedirle que reconsiderara su decisión de quitarle el aval a Kiko Gómez. Galán se lo había retirado argumentando que Kiko tenía una investigación abierta en Riohacha por presuntos vínculos con los paramilitares, aunque después el Consejo Nacional Electoral dejó en firme su inscripción.

Esa vez, el Senador se presentó en la oficina de Galán sin cita, acompañado por Kiko Gómez y por un grupo de asesores de la campaña, uno de los cuales dijo durante el encuentro: “Doctor Galán, usted es candidato a la Alcaldía de Bogotá y hoy mismo le puede aparecer una investigación en Riohacha”.

Entonces como ahora Jorge Ballesteros y el exrepresentante liberal Antenor Durán lideraban el segundo bloque político en poder de La Guajira, el que logró arrebatarle la Gobernación a Jorge Pérez Bernier (el líder y fundador del movimiento con más fuerza política: llamado Nueva Guajira) para dársela a Kiko Gómez. El aval lo dio Cambio Radical, pero los votos los pusieron además sectores conservadores, de La U y todos los directorios municipales del Partido Liberal, que como La U también le había negado “oficialmente” el aval a Kiko.

Nueva Guajira tiene el récord en gobernadores desde que éstos son por elección popular: Pérez había sido gobernador en el 95, luego puso a Álvaro Cuello, después a Hernando Deluque y finalmente el mismo Pérez repitió gobernación en 2007.

El movimiento debe tener también otro récord porque los tres han tenido que enfrentar líos con la Procuraduría. Cuello fue destituido e inhabilitado por 12 años por irregularidades en la contratación. A Pérez le formularon pliego de cargos disciplinarios por lo mismo. Y Deluque ni siquiera alcanzó a terminar su mandato: el Consejo Nacional Electoral anuló su elección por fraude.

Lo impresionante es que en las actuales circunstancias del departamento hay quienes creen que esos son males menores frente al escenario supuesto de que una banda criminal haya llegado al poder. Nos lo dijo alguien conocedor en la sala de una casa guajira: “Estos tipos (de Nueva Guajira) son burócratas, les gusta el contrato, chanchulleros si se quiere, pero están lejos de ser una bacrim”.

Curiosamente, Ballesteros había sido aliado de Pérez Bernier para obtener la Gobernación, pero se separaron cuando el segundo quiso de sucesor a Bladimiro Cuello y el primero prefirió impulsar inicialmente como candidato a su hijo José María Ballesteros y, después, a Kiko Gómez.

Apenas un año y 10 meses, pero el Senador Ballesteros, que es médico, gobernó con Kiko. Al menos eso nos contaron con toda discreción dos personas que conocen bien el detalle de la política en La Guajira. Uno de sus principales compromisos políticos habría sido la Secretaría de Salud, que Kiko le dio a Juan Camilo Chirino, hasta poco antes director regional del Partido de La U con el apoyo de Ballesteros.

En mayo de 2012 Chirino fue capturado, dentro de un proceso que impulsó en la Fiscalía el entonces zar anticorrupción Carlos Fernando Galán, por un presunto desfalco de unos cinco mil millones de pesos cometido a través de falsas tutelas y recobros al sistema de salud.

A su silla llegó Jorge Juan Orozco Sánchez, una silla que -dicen en La Guajira- ocupan en cuerpo ajeno el Senador Ballesteros y el exrepresentante Román Gómez Ovalle, quienes estarían compartiendo el poder en la Secretaría de Salud del departamento.

Pero el Senador, reconocido por ser uno de los principales defensores de la reforma a la salud del Gobierno en el Congreso, lo niega todo. Y agrega que, aunque varios de sus amigos de La U en La Guajira apoyaron la candidatura de Kiko Gómez, su actitud fue la de “estar al margen” ya que su partido oficialmente estaba impulsando al aspirante contrario.

En La Guajira dicen que a Kiko lo apoyan muchos periodistas locales, este título evidencia que algo hay de cierto. 
Kiko aún tiene a su servicio la oficina de prensa de la Gobernación, como evidencia este correo. 

Ballesteros nos dijo que no buscará repetir Senado. Y nosotros averiguamos que  le está buscando aval a su heredero político: su hijo José María ‘Chemitas’ Ballesteros. Ya se lo pidió a Cambio Radical y ya se lo pidió al Partido Liberal.

‘Chemitas’ Ballesteros, incluso más que su padre, fue de manera abierta uno de los cuadros clave de la campaña a la Gobernación de Kiko Gómez. Estuvo con él en tarimas, lo acompañó en caravanas, celebró a su lado. Lo apoyó hasta el final. Tanto que su figura aparece en el video que hizo el CTI de la Fiscalía el día de octubre pasado en que fue capturado Kiko Gómez, durante una parranda.

Su padre, el Senador, explicó que su hijo sí estuvo ahí pero que se trató de “un acto de solidaridad porque el Gobernador, a quien conozco como médico, sufrió unos síntomas y muchos se le acercaron para ayudarle”.

Hoy la Gobernación funciona apenas para lo urgente, con un gobernador encargado que -consciente de su temporalidad- está en la región casi siempre de jueves a domingo para básicamente garantizar el pago de la nómina y que los procesos que venían andando continúen, sin meterse en nuevos proyectos. Es el alto consejero presidencial para asuntos políticos Faiján Alfayez, quien tampoco quiso cambiar a ninguno de los funcionarios de Kiko.

Mientras, el mandatario detenido (desde su celda en la cárcel Picota de Bogotá) intenta atribuir las acusaciones en su contra a una simple pelea política. “Estoy seguro que mis enemigos son la clase política tradicional que había manejado por muchos años al departamento de La Guajira”, dijo en un comunicado de principios de noviembre que fue difundido como oficial por la oficina de prensa de la Gobernación, y en el que se auto define como “un auténtico campesino wayúu” que está pasando por el peor momento de su vida.

Más allá de eso, a nadie que haya apoyado o no a Kiko Gómez en esta región debe estarle sorprendiendo lo que está pasando, a juzgar por lo que nos dijo un joven político: “Aquí todos sabíamos bien quién era Kiko y nadie pudo o quiso hacer nada”.

Por eso, lo que muchos guajiros indignados se preguntan es si los responsables políticos de haberlo llevado al poder seguirán siendo apoyados, aun en cuerpo ajeno, en las próximas elecciones.

“¿Alguno de esos que quieren aspirar responderá políticamente por el apoyo que le dio a Kiko? Nuestros máximos líderes nos llevaron a lo que estamos viviendo, pero esta película podría llamarse el silencio de los que montaron a Kiko, y nosotros los que no votamos por él sí merecemos una explicación”, dijo respecto a esta parte de la historia un joven líder de Riohacha. Por supuesto, en el discreto patio de una casa guajira.

Nota: espere mañana la tercera parte de esta serie sobre La Guajira: los herederos políticos de Kiko Gómez.

También puedes leer

Compartir
0