La mano amiga del partido Liberal que tiene frenada la revocatoria de Quintero

La mano amiga del partido Liberal que tiene frenada la revocatoria de Quintero
2601202-Quintero.jpg

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero. Foto: Alcaldía de Medellín

La campaña alrededor de la revocatoria del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, pasó del terreno político a una lucha legal. El detonante fue la decisión del presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), el liberal César Abreo, quien reabrió una investigación sobre una queja puesta hace casi un año y le puso un frenó a la revocatoria la semana pasada. Pero detrás de esta decisión hay varios indicios de que se trata de un salvavidas que le lanza a Quintero el partido Liberal y su presidente, César Gaviria.

La decisión del magistrado del CNE le dio aire a Quintero, aliado de los liberales, quien direccionó esta semana toda su estrategia mediática y jurídica a demostrar que la financiación de la revocatoria fue corrupta, en un giro de su estrategia. Solo días antes, el pasado lunes 17 de enero, Quintero había lanzado una campaña para votar No a la revocatoria de su mandato, en una defensa que indicaba que quería disputar el tema en las urnas.

Además de la suspensión del CNE, la noche del domingo, se conoció que una jueza de Bogotá falló a favor de una tutela que deja sin efecto la certificación de las firmas presentadas por el comité revocatorio por parte de la Registraduría.

Tanto el auto del CNE como el fallo de la jueza han sido criticados y están siendo revisados, mientras esta semana negaron otras dos tutelas contra la revocatoria. Pero por ahora el mecanismo de revocatoria que se anunciaba como una disputa a voto limpio, termina recorriendo los recovecos legales que ya transitó en otros lugares, como bajo la impopular alcaldía de Enrique Peñalosa en Bogotá

La mano amiga del partido Liberal

La certificación de la recolección de firmas para poder convocar a la revocatoria del alcalde Quintero solo le falta un trámite. Después de que la Registraduría avaló las firmas, el pasado 24 de diciembre, aún estaba pendiente que el Fondo de Financiación Política del CNE diera el visto bueno a la contabilidad presentada por el Comité promotor.

Este es el proceso que suspendió el magistrado del CNE, César Abreo, el pasado martes 18 de enero. Abreo pidió esta medida cautelar para reabrir una investigación previa sobre la financiación de la revocatoria.

El tema empezó porque Quintero publicó una carta entre dos promotores de la revocatoria, hace 11 meses, en febrero del 2021. En esta, Alejandro Posada criticaba al Andrés Rodríguez, porque este sugirió contratar a la firma de abogados de Abelardo De la Espriella, y porque estimó que el costo de la revocatoria podría llegar a 1.500 millones de pesos. Desde entonces, Rodríguez salió a decir que no habían contratado a los abogados y que la revocatoria no costaría todo eso. El CNE pidió entonces a Quintero aportar más pruebas, pero nada más sucedió.

Pero, casi un año después, el magistrado Abreo se acordó del hecho, suspendió el proceso y citó a una audiencia pública que debía realizarse hoy. 

La decisión sorprendió a los demás magistrados del CNE, quienes se enteraron al ver la noticia. Según dos magistrados del CNE, que pidieron reserva para hablar con libertad sobre lo que sucedió, el auto no fue bien recibido porque este tipo de decisiones deben ser consultadas por la Sala.

“No es lo mismo un auto de trámite para impulsar una investigación que una decisión como esta, que implica una medida cautelar. Eso debió ser tomado por la Sala”, nos dijo uno de ellos.

Además, las conexiones políticas de Cesar Abreo generaron más dudas frente a una decisión en derecho apegada a un tecnicismo, pero que tiene un uso político.  Abreo fue elegido como magistrado del CNE por el Partido Liberal en 2018. Fue la ficha del representante de Norte de Santander, Alejandro Chacón, quien es uno de los congresistas más cercanos al presidente de este partido, César Gaviria.

Abreo es compañero de estudios de Chacón en la Universidad Libre de Cúcuta, y ha sido su aliado dentro del partido. El abogado cucuteño es uno de los dos magistrados que tiene el liberalismo en el CNE, y ha trabajado dentro del partido como designado en Tribunal Nacional de Garantías, un órgano de control interno.

Contactamos al magistrado Abreo para contrastar la información, pero no contestó llamadas ni mensajes.

Por su lado, Daniel Quintero y el expresidente César Gaviria, presidente del partido, son amigos; el alcalde hizo la mayoría de su carrera política en las toldas liberales, y este partido ha sido su aliado en Medellín.

Según dos fuentes liberales consultadas con conocimiento de la situación, pero que pidieron reserva del nombre, Chacón no influyó en la decisión de su amigo, el magistrado Abreo. Pero, afirmaron que Quintero ha buscado ayuda en el Partido Liberal y que César Gaviria ha “movido sus influencias”, como dijo uno de los políticos.

Más allá de las suspicacias que levantó el auto, la suspensión se mantuvo. Sin embargo, el magistrado Renato Contreras, elegido por el Centro Democrático, pidió la rotación del expediente para revisar la argumentación, y se cambió la fecha de la audiencia pública para el 2 de febrero.

Pero la rotación no implica un cambio del magistrado, por lo que César Abreo sigue como ponente y podrá seguir con la investigación. También, el Fondo de Financiación Política puede seguir revisando la contabilidad de la campaña recolección de firmas de la revocatoria, pero no la puede certificar.

Lo que intenta Quintero es que nunca puedan certificar y convencer al CNE, más allá de Abreo, de que la financiación fue corrupta. 

La maraña jurídica de la financiación

“No utilizo el término fraudulento, pero estamos enfocados en demostrar que la revocatoria no cumplió los requisitos establecidos por el CNE en la financiación”, nos dijo Alfonso Portela, abogado de Daniel Quintero en los temas de la revocatoria ante la Registraduría y el CNE.

Portela es experto en temas electorales, llegó a ser registrador delegado en lo electoral, y hasta abogado del expresidente Juan Manuel Santos en el caso de Odebrecht. Actualmente es el abogado de los dos alcaldes de capitales departamentales que aún enfrentan revocatorias en una etapa avanzada: el de Cúcuta, Jairo Yáñez, y el de Medellín, Daniel Quintero.

“Hemos encontrado violación en los topes e irregularidades en a cuentas”, afirma Portela, que dice que contrataron un perito contable para revisar el informe de las cuentas que entrego el comité de la revocatoria. Y agrega: “Ya pusimos en conocimiento directamente al CNE, mandamos la información a la presidencia del Consejo, al magistrado Abreo”.

Incluso dice que ya pusieron en conocimiento al CNE de que la Corporación Medellín Cuenta Conmigo violó los topes individuales, pues hizo una donación de 47 millones, la mayoría en especie. “No se puede aportar más del 10 por ciento, y ellos aportaron casi el doble”, afirmó.

Andrés Rodríguez, representante legal de esta corporación y vocero de la revocatoria, dijo que estas afirmaciones eran falsas. “El señor Portela es un mentiroso, nosotros no volamos los topes individuales que son de 23 millones de pesos”, afirmó Rodríguez.

Otra afirmación que han hecho por parte de la defensa de Quintero es que no registraron los honorarios del abogado Hollman Ibáñez, de la firma de abogados de Abelardo De la Espriella. Ibáñez le dijo a La Silla que desde el año pasado asesoró a Rodríguez en temas legales, pero lo hizo porque era su amigo y de manera ad honerem.

Mientras el tema legal avanza, Quintero enciende el tema mediático. El alcalde publicó el lunes y el martes dos audios de conversaciones privadas de promotores de la revocatoria con empresarios: del concejal uribista Julio González y del mismo Andrés Rodríguez.

En sus publicaciones, el alcalde los acusó de cometer actos ilegales. “Los audios que sacó el alcalde también los aportamos en la investigación del CNE”, afirma Portela. Mientras que los miembros de la revocatoria preparan denuncias por injuria y calumnia.

El próximo capítulo de la revocatoria estará marcado por estos rifirrafes legales de parte y parte, con un primer cara a cara en la audiencia pública del CNE el próximo miércoles. En segundo plano quedó la gestión de Quintero y la discusión política de la ciudad, y la revocatoria entra en los líos de abogados, donde se han ahogado casi todas las revocatorias del pasado.  

Compartir