La posesión de Petro: la barrendera, el rey y el presidente revolucionario

La posesión de Petro: la barrendera, el rey y el presidente revolucionario
Gustavo Petro posesión.jpeg

Gustavo Petro será el primer exguerrillero en posesionarse como presidente en la historia reciente de Colombia. Foto: Twitter Petro

Cuatro días antes de la posesión presidencial de Gustavo Petro, Kelly Garcés, una barrendera de 31 años de Medellín, recibió una llamada de parte del presidente. Le informaron que es una invitada de honor al evento de posesión del 7 de agosto y que tendrá una silla reservada en la Plaza de Bolívar junto a los ministros, los presidentes de 12 países y el Rey de España.

“Ya me contactaron y viajo el sábado. En mi casa hay controversia, hay una parte que no me apoya porque a ellos no les gusta Petro”, le dijo Garcés a La Silla.

Ella no es una invitada casual: es la misma barrendera que se volvió viral en campaña por un video en el que un uribista la regaña por llevar un afiche de Petro en su caneca de basura.

Desde ese momento Petro dijo que Garcés sería su invitada de honor a la posesión presidencial. Y ahora amplió esa promesa a otras personas que conoció en la campaña: Arnulfo, un pescador de Honda que le dio posada por una noche; Rigoberto López, un cafetero de Caldas que le enseñó su finca; y Yénifer Gómez, una violinista de Bogotá que se formó en un programa cultural creado por su alcaldía.

La lista de invitados es solo uno de los símbolos de una posesión en la que Petro busca sintetizar, en un par de horas, su historia desde que fue guerrillero del M19 hasta su triunfo como el primer presidente de izquierda en la historia reciente de Colombia.

Antes de su discurso de posesión a las 3 de la tarde habrá manifestaciones por las calles de Bogotá y conciertos simultáneos en seis tarimas con más de 1.000 artistas. Luego, a las 2:45 de la tarde, Petro hará el tradicional recorrido desde el Palacio de San Carlos hacia la Plaza de Bolívar, pero con un cambio. Adelante de él irá la espada de Simón Bolívar, el arma del libertador que fue robada en 1974 por el M19, devuelta tras el proceso de paz en los noventa. Un objeto fundacional de la Republica que permaneció custodiado en una bóveda durante los últimos 30 años.

Detrás de esta selección de símbolos hay un equipo de profesionales del círculo de Verónica Alcocer, la esposa de Petro.

La primera dama, al frente del espectáculo

“Se ha dispuesto que sea una posesión para todos. En la plaza estarán las instituciones, pero también el pueblo”, dice Eva Ferrer, la comunicadora española y mano derecha de Verónica Alcocer.

Ferrer fue la que lideró el equipo que cambió la imagen de Alcocer: en enero la hoy primera dama pasó de ser una acompañante discreta de Petro a una influencer que recorrió el país bailando, visitando campesinos y protagonizando desfiles de moda.

El equipo detrás de ese cambio es el mismo que está al frente de la posesión de Petro, que tendrá un costo total de 3.571 millones de pesos, incluyendo la logística de las tarimas secundarias. Además de Ferrer, los otros dos pilares son la relacionista pública Silvia Saénz Pumarejo y el fotógrafo Mauricio Vélez.

Saénz, sobrina del magnate Julio Mario Santodomingo, fue quien organizó los primeros acercamientos en campaña de Petro con empresarios, como Jean Claude Bessudo, y también fue la mente detrás de algunos eventos como el debate con Roy Barreras con el que Petro lanzó su aspiración presidencial en el hotel del multimillonario Luis Carlos Sarmiento Angulo. 

El 7 de agosto Sáenz estará coordinando todo lo que pasará en la Plaza de Bolívar, mientras que Adriana María Aguado, amiga personal de Petro, estará a cargo de los eventos con artistas en las otras seis plazas.

Mauricio Vélez es un fotógrafo bogotano reconocido por haber retratado a celebridades como Gabriel García Márquez, Juanes, Fernando Botero, Amparo Grisales, entre otras. En la campaña acompañó a Alcocer y a Petro en sus recorridos, y esta semana fue el artífice del último golpe simbólico de Petro.

El presidente electo pasó dos días sin agenda pública, dejó plantados a 800 alcaldes el martes y no dio señales ni en redes ni a través de su equipo de prensa el miércoles. Cuando comenzaron las especulaciones sobre si estaba enfermo, reapareció el jueves con un video en Caño Cristales, producido por Vélez, en el que Petro es ungido con la banda presidencial con el agua multicolor de fondo.

“Cada actuación de Petro es un performance”, dice José Cuesta, concejal de Bogotá por Colombia Humana y excompañero de Petro en el M 19. Cuesta cree que lo que se materializa el 7 de agosto es un aprendizaje de Petro en su vida política: “En los 90 Petro era sobre todo un economista, pero fue entendiendo que los símbolos son fundamentales en la construcción de la política posmoderna”.

Y, justamente, el símbolo más potente el 7 de agosto tendrá que ver con el pasado guerrillero del nuevo presidente.

Petro, tras los pasos del revolucionario

Aunque la espada de Simón Bolívar atraviesa parte de la historia de Petro, él la vio por primera vez hace un par de semanas, ya como presidente electo.

Después del resultado de las elecciones, el presidente Iván Duque sacó la espada de Bolívar de su bóveda en el Banco de la República y se la mostró a Petro en su reunión de empalme en la Casa de Nariño. Desde ese momento Petro decidió que sería el estandarte de su ceremonia de posesión, en la que el M19 será protagonista.

“Los desmovilizados sentimos que el triunfo de Petro es la victoria del proyecto político del M 19: es la promesa que se ve cumplida”, dice José Cuesta.

El 6 de agosto van a llegar a Bogotá desde el Cauca, Caquetá, Huila y la costa cerca de 700 exguerrilleros del M 19 que acamparán en la Quinta de Bolívar, el edificio en el que el M19 robó la espada en 1974.

“Llegarán con sus propios recursos, en buses, haciendo canelazos, vendiendo empanadas. La idea es volver a la Quinta de Bolívar, el lugar que el M19 visitó para sustraer la espada”, dice José Cuesta.

Los desmovilizados se quedarán en la Quinta y verán por la transmisión el momento en el que la espada aparezca en la posesión. “La espada estará en una urna especial, delante, y detrás de ella caminará el presidente de la República”, dice Cuesta.

Será, junto con el discurso, el culmen de un evento que marcará el tono del nuevo gobierno.

En palabras de Eva Ferrer, la posesión “es el momento en el que todo el mundo mira a Colombia. Y la idea es que Colombia también se vea a sí misma”. Y la imagen que se proyectará es un símbolo elegido con cuidado: Petro, el antiguo revolucionario, rodeado de una barrendera, un pescador, presidentes y un rey, caminando detrás de la espada de Bolívar.

Compartir