La puja de dos parapolíticos por la Gobernación de Bolívar

La puja de dos parapolíticos por la Gobernación de Bolívar
blelmontes250722.jpg

Los integrantes del clan Montes en 2019 apoyando a Vicente Blel Scaff, a la postre gobernador. De izquierda a derecha: el ahora representante Andrés Montes, la diputada Ana Elvira Castro, el hoy representante Fernando Niño, el ahora gobernador Vicente Blel y el aspirante Emeterio Montes.

Dos noticias políticas se movieron en Bolívar con la instalación del nuevo Congreso este 20 de julio. La primera es que los poderosos clanes de los parapolíticos Vicente Blel Saad y William Montes, que dominan en el departamento y militan en el conservatismo, aumentaron su poder pasando de tres a cinco curules para este cuatrienio.

La segunda es que esos dos grupos acaban de comenzar una puja por el poder en las elecciones regionales e irían separados.

La historia se evidencia con la lanzada al agua de Emeterio Montes, congresista saliente del Partido Conservador y sobrino del parapolítico Montes, quien puso su nombre a disposición para las elecciones del año entrante. Se inclinaría por la Gobernación, aunque no lo ha dicho oficialmente.

Lo que no se ha dicho es que los Blel, que tienen la Gobernación en cabeza de Vicente Blel Scaff, hijo del parapolítico Blel Saad, no lo apoyarían, sino que están evaluando llevar candidato propio.

El acuerdo

En 2019 el clan Montes, liderado por William Montes, desistió de llevar candidato propio a la Gobernación de Bolívar, y respaldó la aspiración de Vicente Blel Scaff (hijo del parapolítico Blel Saad) con el compromiso de que, en 2023, los Blel apoyarían al candidato de su grupo al mismo cargo. Con ello la Gobernación se mantendría durante ocho años en manos del Partido Conservador.

Una fuente de la casa Montes le dijo a La Silla que el mensaje del jefe de la estructura, William Montes, era “vamos a dar este paso (apoyar a Blel) que después nos lo van a devolver”.

Un dirigente político importante de Bolívar dice que el acuerdo Blel y Montes ha estado en boca de toda la clase política local: “Se lo he escuchado a todos, a diputados, a concejales, todos saben que hay un acuerdo”. Un diputado que apoyó a Blel también nos lo confirmó.

En el camino de esa alianza, los Montes obtuvieron burocracia en la Gobernación de los Blel con la Secretaría de Educación y la Dirección de Apoyo Logístico.

La casa Montes desde el año pasado sabe que su apuesta será Emeterio Montes, sobrino de William Montes. Por eso, en las elecciones legislativas decidió no reelegirse, y cederle su curul a su primo Andrés Montes.

Y, cuando aún no había terminado su periodo en el Congreso, Emeterio Montes dejó claro que quiere participar de las elecciones regionales. Montes le dijo a La Silla que “aún no he tomado una decisión, pero en un escenario hipotético me inclinaría por la Gobernación de Bolívar”.

Es cuestión de tiempo. Ya las principales fichas de esa estructura lo perfilan como su candidato. “Si decide aspirar yo lo apoyaría. Es conservador, joven, preparado y con trabajo político sin problemas”, dice el representante Fernando Niño, una de las fichas de ese clan en el congreso.

Emeterio Montes es un abogado especialista en derecho administrativo y estuvo durante un periodo en la Cámara de Representantes por el Partido Conservador. En su elección de 2018 hizo una alianza con la hoy prófuga y condenada por compra de votos durante esa contienda Aída Merlano.

Como contamos en detalle acá, en su campaña al Senado Aída Merlano consiguió 30 mil votos (cerca de la mitad de su votación total) en Bolívar sin tener trabajo político en el departamento. Los votos se los puso Emeterio Montes -y su tío el parapolítico William Montes- supuestamente a cambio de dinero, según le dijeron dos fuentes de ese grupo a La Silla en su momento.

En 2023 Emeterio Montes se lanzará a la Gobernación, mientras sus, hasta ahora, aliados los Blel ya están barajando otros nombres de candidatos para seguir en el poder. 

El desacuerdo

“Es chistoso que en Bolívar todos saben que hay un acuerdo de Blel con los Montes, pero todos saben que Blel le va a incumplir a Montes”, dice un dirigente político que ha tenido alianzas con ambos grupos.

La razón es que los Blel han incumplido acuerdos previos con los Montes y la clase política local, en las presidenciales Blel y Montes tomaron caminos distintos y, ahora, los Blel están barajando nombres para llevar candidato propio.

El primer incumplimiento fue por cuotas burocráticas. Según una fuente del grupo Montes y otro dirigente político conocedor, el gobernador Vicente Blel les dio solo dos de las cuatro secretarías y dependencias acordadas. Los Montes actualmente manejan la Secretaría del Interior y la Dirección de Apoyo Logístico, pero no les dieron la Secretaría de Educación y la gerencia de Aguas de Bolívar, como habían acordado.

Además, en las elecciones a Congreso los Blel llevaron a la Cámara a Juliana Aray, hija adoptiva de Blel Saad. Esa fue una movida política que molestó a la clase política local porque les ponía competencia en Cámara a quienes ayudaron a elegir a Vicente Blel Scaff en la Gobernación, incluidos los Montes, según dos fuentes de ese grupo.

La razón es que la candidatura de Aray no estaba prevista y puso a competir por una tercera curul a los candidatos de los Montes en la lista del Partido Conservador: Andrés Montes y Fernando Niño. Al final, con su fuerza electoral entraron los dos y el Partido Conservador logró elegir cuatro (dos de los Blel y dos de los Montes) de los seis representantes a la Cámara en Bolívar.

Para las elecciones presidenciales, los Blel y los Montes tomaron caminos distintos. Aunque, en un principio los cinco congresistas de esos grupos posaron con el candidato “Fico” Gutiérrez, los Montes terminaron subidos al bus de Gustavo Petro desde la primera vuelta. Una muestra de que, pese a que ambos grupos pertenecen al Partido Conservador y han hecho alianzas, siguen siendo maquinarias independientes.

Para las elecciones locales de 2023, pese a que los Montes ya tienen a Emeterio Montes de candidato, los Blel están barajando opciones propias.

Un político importante de la casa Blel le dijo a La Silla que “en la estructura dicen que Vico (el gobernador Blel) quiere llevar a un amigo de infancia, que el pelao es buena gente, se llama Rafael Ricardo”. Ricardo no tiene trabajo político, pero es conocido por ser el mejor amigo del gobernador.

Por otro lado, el otro nombre que podría aspirar es Álvaro Redondo, actual secretario Privado de la Gobernación de Bolívar, según tres fuentes conocedoras. Redondo es el secretario que más ha tenido visibilidad en la Gobernación, es la mano derecha del gobernador y funge como gobernador encargado cuando Blel no está en el departamento.

Por eso, en Bolívar varios dan por descontado que la alianza Blel y Montes se romperá en estas elecciones locales. Una fuente de la casa Montes vaticina: “Ellos (los Blel) van a querer perpetuarse en el poder. Violarán el acuerdo”. 

Publicaciones

Compartir