La unión de los Lara en el Nuevo Liberalismo

La unión de los Lara en el Nuevo Liberalismo

Dos hijos del exministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, en el pasado rivales y alejados, encontraron en el Nuevo Liberalismo una causa común por primera vez. 

El exministro Lara Bonilla tuvo cuatro hijos con dos relaciones diferentes. Tres con el matrimonio con Nancy Restrepo: Rodrigo, Jorge Andrés y Paulo José Lara Restrepo. Y el cuarto con Lilia Sánchez: Rodrigo Lara Sánchez.

De los cuatro hijos, dos heredaron su vena política: Rodrigo Lara Restrepo, abogado, bogotano y actual senador; y Rodrigo Lara Sánchez, médico, huilense y exalcalde de Neiva.

Los dos han forjado sus carreras políticas en orillas contrarias. El primero por Cambio Radical - al que ya renunció- y el segundo por la Alianza Verde. Tan en polos opuestos han estado que se enfrentaron en las elecciones del 2010 y 2015, en medio de acusaciones y señalamientos de parte y parte.

Pero, la resurrección del Nuevo Liberalismo acercó esas carreras distantes fortaleciendo, de paso, la apuesta de ese partido de convertirse en el principal vagón del centro para el 2022.

El cortejo

Hace unos días el senador Lara Restrepo estuvo de gira en Neiva para presentar oficialmente su campaña a la Presidencia. Caminó por el parque Santander, donde hay un busto en homenaje a su padre, dio entrevistas en medios de comunicación y se sentó a hablar de su propuesta con empresarios y dirigentes regionales.

Tras esa visita, en la ciudad empezó a rodar el rumor de que también había aprovechado la gira para buscar a su medio hermano, el exalcalde Lara Sánchez. Y así lo registraron los medios regionales. Mientras el Diario del Huila dio por hecho que el médico Lara Sánchez iba a tomar el mando del Nuevo Liberalismo en el departamento, en La Nación algunos columnistas hablaron que él en realidad iba a aspirar al Congreso, y en Opanoticias Lara Restrepo confirmó ese acercamiento "no lo veo (a Lara Sánchez) en otro lado que no sea en el Nuevo Liberalismo". 

La realidad es que los hermanos Lara no se reunieron ni en Neiva ni en esos días. Pero sí es cierto que estarán juntos en política retomando las banderas del Nuevo Liberalismo.

La reunión en la que hablaron del tema fue hace tres domingos, en Bogotá, por invitación del abogado. Fue un almuerzo familiar en el que analizaron la resurrección jurídica del Nuevo Liberalismo, el panorama nacional y sus aspiraciones futuras.

“Al Nuevo Liberalismo puede llegar quien tenga vocación democrática y Rodrigo la tiene. Cuenta con un reconocimiento y una gran proyección. Lo invité a que entrara al partido y ayudara a consolidar una propuesta, no solo para el Huila sino para el país”, le dijo el senador Lara Restrepo a La Silla.

El médico y exalcalde confirmó ese acercamiento. “Hay un momento histórico que es la posibilidad de retomar los idearios construidos del Nuevo Liberalismo y yo quiero estar ahí”, dice Lara Sánchez.

El acercamiento va más allá de que los dos entren al partido que fundó su papá junto a Luis Carlos Galán. El médico dejará de hacer parte de la Alianza Verde, como igualmente lo va a hacer otra figura Verde, el senador Iván Marulanda. Lara Sánchez también apoyará la precandidatura presidencial de su hermano senador.

Lara Restrepo está a la espera de la Corte Constitucional notifique el fallo del Nuevo Liberalismo al Consejo Nacional Electoral para pedir su entrada al partido. Eso es clave porque los alcances del fallo dirán si va a tener o no líos para dar ese salto porque aunque renunció a Cambio Radical hay dudas que pueda incurrir en doble militancia. 

“Me sentiré bien de apoyarlo. Rodrigo tiene experiencia en el Congreso ha sacado adelante proyectos de ley como el de la donación y trasplante de órganos, reformas al Icetex, conoce el país, está muy bien preparado y creo que está en un buen momento para hacer parte del centro y ser un candidato de centro con reales opciones de un cambio para el país”, sostiene el exalcalde.

Dice que tomó la decisión sin pensarlo mucho, a pesar de que se había convertido en el líder natural del Verde en el Huila y que tiene amistad y afinidad con otros precandidatos del partidor presidencial. El médico huilense, por ejemplo, apoyó las campañas presidenciales verdes de Fajardo y Mockus en 2010 y de Enrique Peñalosa en 2014. Es amigo de Alejandro Gaviria y mantiene contacto con otros exalcaldes que están en campaña como Federico Gutiérrez.

Lara Sánchez mantiene una figuración regional importante porque salió de la Alcaldía de Neiva con buenos resultados en temas de transparencia en contratación y modernización administrativa. 

Con esa vigencia política, desde su entorno político lo ven listo para aspirar a la Gobernación del Huila en el 2023. “Por ahora tengo el reto de apoyar los temas de Presidencia y las campañas a Senado y Cámara que son las más cercanas. Y del tema de Gobernación no estoy diciendo que no, pero es una decisión que se debe madurar y tomar en su debido tiempo”, comenta.

Que su hermano acepte la invitación para dejar al Verde y entrar al Nuevo Liberalismo y de paso llegue a reforzar su campaña presidencial, le da peso a la idea de Lara Restrepo de convertir al Nuevo Liberalismo en la sombrilla que cobije un frente amplio a las presidenciales del 2022, y que no necesariamente esté atada a la Coalición de la Esperanza.

“El Nuevo Liberalismo puede ser la plataforma de integración liberal, aquello que los colombianos llaman el centro, es un centro de origen liberal, no de izquierda, ni de derecha. Es un centro que hay que fortalecer con principios socialdemócratas y reformistas. Es la alternativa para fijar cambios colectivos”, dice el senador. 

“A mí me gusta el centro. Y en él deben confluir las diferentes fuerzas políticas que no se sientan representadas en los extremos. Lo importante es que se dé un debate amplio, respetuoso y fraterno”, añade el exalcalde.

Esa apuesta de centro, en la que coinciden los hermanos Lara, pretende integrar a actores del centro como Sergio Fajardo, Alejandro Gaviria, Juan Manuel Galán o Ingrid Betancourt.

Aparte de consolidar esa propuesta del Nuevo Liberalismo, el acercamiento de los hermanos Lara también pone fin a una disputa política y familiar de más de una década.

La curul del homónimo

Los hermanos Lara están llegando a un punto de encuentro después de una lejanía familiar y política. El médico Lara Sánchez no fue un hijo reconocido de Rodrigo Lara Bonilla. Su mamá, una mujer que trabajó en la política local del partido Liberal, formó a su hijo sola.

Pero en el año 2004, Lara Sánchez logró ese reconocimiento acudiendo a la justicia. Un cotejo de ADN con el de sus medio hermanos, a los que recién conoció en el proceso, constató lo que todos sabían y no estaba escrito en un papel: que era hijo del exministro Lara Bonilla.

Tras una destacada carrera en la medicina decidió entrar en la política sin imaginar que eso abriría un historial de enfrentamientos electorales con su hermano.

Todo arrancó en 2010 para la campaña de Congreso, cuando el abogado Lara Restrepo, quién después de ser Zar Anticorrupción y entrar al Senado en 2008 como reemplazo de Germán Vargas Lleras, decidió reelegirse con votos adicionales fuera de Bogotá. Y puso la mira en el Huila, donde tiene parte de su familia, y su papá dejó un legado importante.

Cuando empezó formalmente ese campaña, Lara Restrepo se encontró con que en el departamento también estaba en busca de votos otro Lara, Rodrigo Lara Sánchez.

Esa fue la primera vez que el médico se metió en unas elecciones. Aspiró al Senado por la lista de la 'Selección Colombia' que sacó Sergio Fajardo con su movimiento Compromiso Ciudadano. Mientras él tuvo el número 10 en el tarjetón de esa lista, a su hermano le tocó el nueve en la de Cambio Radical. 

Con dos Rodrigo Lara en el tarjetón en puestos similares, fue muy probable que muchos votaran confundidos. Y eso, puede explicar en parte por qué al final ninguno logró sacar una curul.

Mientras Lara Restrepo consiguió 42.945 votos y se quemó por 13 votos en la lista de Cambio Radical, el médico quedó muy abajo con 5.941 votos. En el Huila la votación fue 6.788 vs 3.432, respectivamente.

Lara Restrepo señaló, en una entrevista en 2015, que esa confusión atravesó su reelección. Y que no fue una coincidencia. “Fui candidato al Senado hace cuatro años y nunca me atravesé en el camino de él (Lara Sánchez), él se atravesó porque se prestó para que mis enemigos me pusieran un candidato homónimo y el resultado lo conoce todo el mundo: me robaron mi curul”, dijo Lara Restrepo.

Por ese episodio la relación de hermandad no fluyó. “Después de eso usted entenderá que las relaciones no quedaron bien, tristemente, pero antes de eso había diálogo permanente. Yo creo que él cometió un error y espero que algún día se pueda enmendar”, añadió en esa entrevista.

Ese primer cara a cara no truncó sus carreras paralelas.

Luego de esas elecciones, Lara Sánchez, avalado por la Alianza Verde, se lanzó por primera vez a la Alcaldía de Neiva en 2011, pero quedó de segundo. Y Lara Restrepo fue designado presidente de la Asociación de la Industria Móvil de Colombia Asomóvil, el gremio de los operadores de telefonía celular. Ahí estuvo hasta 2014 cuando logró una curul en la Cámara de Representantes por Bogotá.

El segundo round entre los Lara se dio en las regionales de 2015. El médico Lara Sánchez se lanzó por segunda vez a la Alcaldía con el respaldo del Verde y de figuras nacionales como Antanas Mockus y Sergio Fajardo.

Uno de sus contrincantes fue el empresario Germán Bahamón, un candidato apoyado abiertamente por su hermano Lara Restrepo.

Lara Restrepo justificó su decisión destacando las cualidades y la hoja de vida de Bahamón, quien venía de desempeñarse como gerente para Latinoamérica de la gigante Sony. 

Ese pulso lo ganó el médico con la mayor votación en la historia a la Alcaldía (70 mil votos), que, además, representó el mejor resultado del Verde en el sur del país. 

La tregua política llegó después. En 2017, cuando Lara Restrepo era presidente de la Cámara, en el Huila le organizaron un homenaje. El alcalde Lara Sánchez le entregó una condecoración y destacó de él, su hermano, su capacidad de liderazgo y gestión a favor de la ciudad. 

Al año siguiente hicieron parte del acto anual que se hace en Neiva para honrar la memoria de su padre Rodrigo Lara Bonilla.

Sobre esos choques, los dos dicen que no hay secuelas y dieron vuelta a la página.

“Como dice mi mamá de las batallas perdidas no hay que hablar. Lo del 2010 no lo hice de mala fe, busqué mi espacio, es un tema superado, sin resentimiento, ahí no hay nada desde hace mucho rato. Sucedió, pasó, hubo celos, mucha gente buscó generar desavenencia, no es un tema presente. Si se cometieron errores pasó, se superó. La vida es eso”, comenta el exalcalde.

Ahora, con la resurrección del Nuevo Liberalismo los Lara harán política juntos por primera vez. 

Compartir
0