Las feministas del petrismo ponen a líderes del Pacto Histórico contra la pared

Las feministas del petrismo ponen a líderes del Pacto Histórico contra la pared
feministaspactohistorico.jpg

Desde ayer un grupo de mujeres empezó a mover en redes sociales, grupos de whatsapp de feministas de todo el país y sus redes personales, una petición para que Gustavo Petro reverse el nombramiento de Cielo Rusinque como directora del Departamento de Prosperidad Social.

El comunicado —que hasta ahora tiene 500 firmas, incluidas las de algunas feministas que le hicieron campaña a Petro en segunda vuelta— dice que con el nombramiento de Rusinque, Petro le incumple a Francia Márquez y a las feministas, que mayoritariamente votaron por él en segunda vuelta.

“La señora Cielo Rusinque Urrego es una conocida defensora de agresores y a su vez revictimizadora, ya que persigue a quienes denunciamos las Violencias Basadas en Género”, dice el documento.

El documento, y las dos peticiones de renuncia del senador del Pacto Histórico Álex Florez tras su escandaloso episodio de borrachera en Cartagena, son dos ejemplos de la veeduría que las bases feministas del petrismo le están haciendo al nuevo gobierno en temas de género. Pero, como ya ha sucedido en el pasado, las cabezas visibles del feminismo en el Pacto Histórico —e incluso el mismo presidente— han guardado silencio o han respondido que el problema no tiene que ver con ellas.

La campaña feminista del Pacto

Durante la campaña, de Petro para abajo, todos los entonces candidatos al Congreso del Pacto se abanderaron del discurso feminista. “El cambio será con las mujeres”, dijo Petro en su discurso de victoria, tras pasar a segunda vuelta. En la campaña sabían que el voto femenino era decisivo para remontar la diferencia con Rodolfo Hernández, quien había hecho varios comentarios machistas en el pasado y durante la campaña.

En su plan de gobierno, en el que dedicó un capítulo de doce páginas a su agenda de género, Petro dijo que fortalecería las asociaciones feministas, se comprometería con la atención de las violencias de género y con la implementación de la sentencia de la Corte Constitucional que despenalizó el aborto.

“Gobernaré con y para las mujeres de Colombia. Hoy, aquí, empieza un gobierno paritario y con un Ministerio de Igualdad”, dijo en su discurso de posesión.

El MinIgualdad estaría en cabeza de Francia Márquez, quien había pedido dirigir el Departamento de Prosperidad Social, que maneja todos los subsidios, mientras en el Congreso avanza el trámite de un proyecto de ley para crear la nueva entidad. Pero, el proyecto no se ha presentado y Petro no solo no dio el DPS a la vicepresidenta sino a una mujer que ya había sido cuestionada por las feministas dentro del Pacto Histórico.

Pero además de Petro, de los 57 candidatos a la Cámara y al Senado del Pacto, al menos 15 tenían dentro de sus principales banderas la agenda de mujeres.

Pero después de un mes de gobierno, el Pacto ha enfrentado por lo menos seis cuestionamientos por episodios que reabren discusiones sobre la violencia contra las mujeres y por nombramientos de personas cuestionadas por supuesta complicidad con violencias de género.

En todos estos casos, quienes levantaron la bandera de las mujeres en campaña han sentido que el debate no es con ellas.

Ante el silencio, crece la inconformidad en las bases

El nombramiento de Rusinque en el DPS reabrió una vieja discusión entre las mujeres del Pacto frente al apoyo que la Colombia Humana (el movimiento de Petro), les dio a hombres con denuncias públicas y penales por violencia de género.

Rusinque, por ejemplo, defendió públicamente a Morris cuando su exesposa Patricia Casas lo denunció. Y también ha respaldado en redes a Fabián Sanabria, un profesor de la Universidad Nacional cercano al petrismo que hoy enfrenta un juicio por presunta violación.

En ambos casos, Rusinque ha pedido que se les respete la presunción de inocencia y ha enfrentado en redes a las feministas que piden una mayor solidaridad con las presuntas víctimas y un mayor rechazo social.

Pero los cuestionamientos a Rusinque no son solo por eso sino porque cuando en 2019, un grupo de mujeres militantes de la Colombia Humana, lideradas por la senadora María José Pizarro y la hoy ministra de Ambiente, Susana Muhamad, propusieron hacer un protocolo de atención a violencias basadas en género para el movimiento en respuesta a las denuncias contra Hollman Morris Rusinque y Mery Gutiérrez —la candidata fallida de Petro para MinTic— torpedearon el proceso.

“Tanto, que hicimos dos lanzamientos de protocolo que fueron saboteados por ese sector”, dice Mary Luz Herrán, excandidata del Pacto Histórico al Senado.

Por eso ahora el nombramiento de Rusinque “se siente como una patada en la cara”, en palabras de una de las que firmó el comunicado a Petro.

“Creíamos que Petro era el que podía inclinar la balanza. Y pensar que hay alguien que puede hacer unos cambios y luego ver que no lo hace, genera malestar”, dice Viviana Vargas, una feminista que votó por Petro en segunda vuelta.

El nombramiento de otros dos funcionarios levantaron preguntas por tratarse de personas que supuestamente fueron cómplices de acoso sexual de personas bajo su cargo.

La primera semana de gobierno, varias feministas pidieron que se cayera el nombramiento de Danilo Rueda como Alto Comisionado para la Paz, porque cuando era el director de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz no atendió unas supuestas denuncias de acoso contra Elkin Sarria, el director de Contagio Radio, la emisora de la organización.

Luego pidieron la renuncia del General Henry Armando Sanabria, nuevo director de la Policía, a quién en 2019 varias mujeres denunciaron por no haber atendido las denuncias de violencia sexual por parte de policías en el marco del paro de ese año.

Más recientemente, también pidieron la renuncia de Álex Flórez, luego de que un video de él borracho en Cartagena se hiciera público y la prensa revelara que Florez contrató los servicios sexuales de una mujer en Cartagena.

Ante esto, varios votantes de Petro les han pedido directamente a las líderes petristas como Pizarro, Muhamad y Francia que se pronuncien: 

Ni Petro, ni Muhamad, ni Márquez ni Pizarro han atendido los llamados de sus votantes.

La senadora María José Pizarro, quien cuando hizo un “pacto” como candidata al Senado con las mujeres escribió: “asumo el compromiso de seguir trabajando por nuestros derechos, participación e incidencia política”, habló en su twitter de “actuar a la altura de la bancada del cambio”.

Pero sus declaraciones son más bien generales. Cinco días después del incidente de Flórez, habló sobre la necesidad de revisar el caso con el comité ético de la Colombia Humana y no respondió a una reflexión amplia y urgente sobre el rol que el Pacto Histórico jugará en atender la agenda feminista. 

Lo mismo pasó con la representante activista María Fernanda Carrascal, quien se posesionó con los pañuelos verde y morado en sus muñecas y dijo que las mujeres“ serán mi prioridad en el Congreso”. Ella publicó un comunicado rechazando el comportamiento de Álex Flórez, solo después de que decenas de mujeres le exigieron una posición clara al respecto.  

La Silla buscó a Carrascal para hablar sobre el tema, pero la representante dijo que no se va a pronunciar más al respecto.

“Todo ha sido una suma de posiciones individuales, no ha habido un debate colectivo alrededor de eso”, dijo Luz María Múnera, una de las únicas representantes del Pacto que abiertamente le pidió a Álex Florez renunciar a su curul.

Lo más parecido a una respuesta desde la institucionalidad del Pacto ha sido el trino de los senadores Gustavo Bolívar e Isabel Zuleta desde la cuenta de la senadora, en donde llaman al movimiento que avaló a Álex Flórez, Independientes, a abrir un proceso dentro de su comité de ética. Los senadores, sin embargo, parecen ignorar que el partido que le dio el aval a Flórez es, en realidad, la Colombia Humana de Petro.

Las feministas del petrismo ponen a líderes del Pacto Histórico contra la pared
WhatsApp Image 2022-09-09 at 8.14.35 AM.jpeg

Publicaciones

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.

Compartir