Las ganas de Óscar Iván y la Duda de Uribe

Silla Sur
uribe_zuluaga_0.jpg

El exministro aspira a hacer parte del grupo de precandidatos uribistas, pero el jefe único del Centro Democrático no está convencido.

Si nada cambia, el próximo 19 de noviembre el Centro Democrático arrancará a definir por encuesta a su candidato presidencial. Los cinco inscritos hasta ahora tuvieron una reunión ayer en la mañana para definir el tamaño de la muestra, cuántas personas participarían y la pregunta que le harían a los encuestados.

Ya hay unas generalidades acordadas, como por ejemplo,que el 80 por ciento de los encuestados deben ser ciudadanos no militantes del partido y un 20 por ciento deben estar carnetizados. De hecho, en los últimos días hubo inscripción masiva de militantes, sobre todo provenientes de la iglesia Misión Carismática Internacional y listas de inscritos que llevaron precandidatos al Congreso, que posiblemente serían incluidos en la encuesta.

 

Falta todavía por definir cuántas empresas encuestadoras participarán y cuál será la muestra de encuestados.

Pero la duda máxima es si Óscar Iván Zuluaga será incluido en la encuesta.

Si él pide incluir su nombre podría poner en vilo los acuerdos entre los cinco candidatos que duraron meses sin poder conciliar hasta que al final fue Uribe el que tuvo que decidir, invocando un tercero.

La Silla supo que dentro de la campaña de Iván Duque no descartan solicitar otro mecanismo de elección para el candidato uribista si Zuluaga entra a la baraja.

De todos modos esa idea es inviable, primero porque Uribe ya dijo que no quería otros mecanismos, y porque si escogieran, por ejemplo, una consulta en marzo otros candidatos como Marta Lucía Ramírez o Alejandro Ordóñez, que conseguirán su credencial de candidatos en diciembre (cuando entreguen las firmas) y podrán acceder a la financiación estatal oficial, podrían sacarles ventaja.

Por eso, como suele suceder todo en el Centro Democrático, al final todo dependerá de lo que diga Uribe.

Las ganas

Zuluaga nos dijo que no ha tomado una decisión sobre su aspiración, y que una vez lo haga lo hará saber a los medios.

De todos modos, tres personas que lo conocen y que estuvieron involucrados en la campaña (que se detuvo en marzo por el escándalo de Odebrecht en el que estuvo involucrado hasta la semana pasada que el Consejo Nacional Electoral cerró la investigación), nos dijeron, por aparte, que Zuluaga sí quiere aspirar.

“Está más inclinado por el sí”, nos dijo el concejal zuluaguista Diego Molano, quien era su compromisario para la definición del mecanismo para elegir al candidato.

Otras dos personas, por aparte, nos dijeron que tenía ganas porque sabía que tenía el apoyo de los zuluaguistas en el Eje Cafetero (especialmente en su natal Caldas donde hizo toda su campaña política), en el Valle (donde tiene el apoyo de empresarios amigos de Uribe y militantes de las juventudes uribistas) y de miembros de la dirección también muy cercanos a Uribe.

De hecho, a través de una carta enviada a Zuluaga y a Uribe, uribistas de vieja data como el exministro Fabio Valencia, el gerente de Fedegán, José Félix Lafaurie, la directiva uribista caleña Elsa Dorronsoro (quien como revelamos es un enlace clave del expresidente en el Pacífico), y los congresistas María Fernanda Cabal y Santiago Valencia pidieron a Zuluaga que aspire.

“El país lo necesita, su presencia como candidato es garantía de unidad, de transparencia y de victoria”, dice la carta que firmaron otras 200 personas, y que fue interpretado por algunos de campañas rivales como una “presión” para que el expresidente acepte a Zuluaga.

“Nunca descartamos que él entrara a la competencia”, nos dijo a su turno Adriana Gutiérrez, directiva regional uribista de Caldas y amiga de Zuluaga.

De todos modos, se mantiene la sombra de Odebrecht y, sobre todo, las dudas que mantiene Uribe de que en campaña el escándalo judicial opaque la candidatura.

La palabra de Uribe

El expresidente y Zuluaga se reunieron la semana pasada en Bogotá, en la que según una persona cercana a Zuluaga este último esperaba el guiño de Uribe, como lo ha hecho con los otros precandidatos para entrar a la contienda, pero no fue así.

En cambio, como lo reveló El Tiempo, Uribe dejó a disposición de Zuluaga la decisión.

Después de ese encuentro Uribe defendió públicamente su proceso en el CNE en la plenaria del Congreso.

“No hay ninguna evidencia en el expediente (del CNE), en Brasil o en Colombia de que, en el supuesto de que esa empresa (Odebrecht) le hubiera pagado al publicista (Duda Mendoza), hubiera consentimiento del candidato (Zuluaga) o del gerente (David Zuluaga)”, dijo Uribe.

El expresidente también se reunió con el fiscal General, Néstor Humberto Martínez, luego de que éste último dijera que la entidad sí tenía pruebas de la entrada de dinero de Odebrecht en la campaña. Allí, el Fiscal le reiteró al expresidente lo que dijo en los medios.

A diferencia de otros casos de uribistas cuestionados y juzgados anteriormente, como Andrés Felipe Arias, María del Pilar Hurtado ó Bernardo Moreno, esta vez Uribe no ha mostrado la misma efervescencia para la defensa de su excandidato. Una razón por la cual desde otras orillas uribistas que no están con Zuluaga dicen que es una prueba de que el exmandatario no quiere que se lance.

Como al final el que decide es Uribe, que éste no haya dado el guiño la semana pasada puede ser una pista de que en realidad no quiere que Zuluaga entre al ramillete.

“Su proceso ya se resolvió. Va a recibir dardos de todas partes”, nos reconoció un amigo de Zuluaga en referencia a que en medio del debate electoral, las principales críticas de sus contendores serán la presunta entrada de plata a la campaña de 2014.

A este panorama entra a jugar el factor tiempo. Los precandidatos, congresistas y militantes quieren tener una definición ya para armar listas al Congreso con tranquilidad, cuya inscripción oficial arranca mañana.

“Es mejor que haya candidato en diciembre”, nos dijo Carlos Holmes Trujillo, mientras que un directivo uribista nos dijo que la demora “nos tiene angustiados porque necesitamos decisiones”.

La decisión grande, por ahora, es si entra Zuluaga.

Compartir
0