Las pruebas del plagio de Guillermo Reyes, miembro del empalme de Petro

Las pruebas del plagio de Guillermo Reyes, miembro del empalme de Petro
10722_ReyesGuillermo.jpg

Hoy fue revelado que varias organizaciones sociales que apoyaron a Gustavo Petro protestaron por la inclusión de Guillermo Reyes en el equipo de empalme como responsable de los temas de justicia. Entre varias quejas, también criticaron que hubiera cometido plagio en sus libros.

El plagio fue inicialmente revelado en 2015 por La Silla Vacía. Reyes ha dicho que fue “un error de edición” y que el caso está cerrado. Pero el plagio que le hizo al difunto jurista Juan Fernando Jaramillo en el año 2014, sigue vigente, como recordó esta semana Diego, el hijo de Jaramillo.

El plagio de Reyes

En dos textos académicos, uno de 2007 y otro del año 2014, Reyes plagia a Jaramillo, el ex magistrado auxiliar de la Corte Constitucional y fundador de Dejusticia que en vida no quiso armar un escándalo porque ese no era su talante.

En 2004, Reyes —estando en el CNE— escribió el libro "El nuevo orden político y electoral en Colombia", que publicó la Fundación Konrad Adenauer alemana y que prologó el entonces presidente Álvaro Uribe.

El texto, que fue descrito como “el primer tratado completo de derecho electoral en Colombia”, se lanzó con gran bombo. Hubo una presentación del entonces y muy controvertido Fiscal General Luis Camilo Osorio. Y el discurso central corrió por cuenta del propio Uribe, quien elogió “el rigor intelectual” de Reyes.

Pero Reyes retomó en su libro —al pie de la letra y sin citarlos— cuatro capítulos completos de un artículo que había publicado seis años antes Jaramillo.

El artículo que Reyes le plagia a Jaramillo se llama “Los órganos electorales supremos” y fue publicado en 1998 en el libro “Tratado de derecho electoral comparado de América Latina” del Fondo de Cultura Económica mexicano. Era un texto que Jaramillo mismo había adaptado al español de su tesis de doctorado en la Universidad de Heidelberg, sobre las cortes electorales en América Latina, y que volvió a publicar en 2004 en la Revista Elecciones con el título "Los órganos supremos electorales en Latinoamérica".

Reyes transcribió cuatro apartados casi completos de ese texto de Jaramillo, incluyendo con frecuencia los mismos giros lingüísticos (como “dentro del primer caso encontramos”) y las mismas citas bibliográficas a pie de página, sin reconocer el trabajo del jurista antioqueño.

Jaramillo se dio cuenta del plagio en octubre de 2007 y le escribió una carta a Carsten Wieland, el representante de la fundación alemana en Colombia que publicó el libro de Reyes.

“He decidido dirigirme a Usted con el fin de solicitarle que disponga lo necesario para que en esta segunda edición se corrija el error de la primera, en el sentido de mencionar la fuente de donde fue tomada la información que reposa en las mencionadas páginas”, le dijo Jaramillo.

En 2014, el entonces aspirante a ser Registrador volvió a copiar varios de esos mismos pasajes en un nuevo artículo, titulado "Régimen electoral y de partidos políticos. Elecciones presidenciales y parlamentarias" y publicado en la Biblioteca Jurídica Dike en ese año.

La Silla comparó los tres textos, línea por línea, y resaltó los pasajes que son idénticos. Este es el resultado.

Este es el texto original de Jaramillo:

Este es el libro de Reyes del 2007:

Este es el artículo de Reyes de 2014:

Para la publicación original de estas pruebas, Reyes negó a La Silla que hubiera plagio y explicó que hubo una omisión en las citas al trabajo de Jaramillo, que fue corregido una vez el jurista le escribió a la Konrad Adenauer en 2007.

"Sobre ese texto yo conversé muchísimo con Juan, que fue mi colega magistrado auxiliar en la Corte durante varios años y con quien trabajé un texto para la Comunidad Andina de Naciones sobre el tema electoral. Yo hice una fe de erratas en el momento, apenas se advirtió. Jamás él pensó en hacer una discusión jurídica o legal, porque él nunca sintió que se le estaban soslayando sus derechos como autor", dijo Reyes a la Silla en 2015, añadiendo que se hizo una reedición en la editorial donde trabajaba un hermano de Jaramillo, Unión Gráfica.

Cuando le preguntamos por qué la publicación de un artículo suyo en 2014 volvía a reproducir pasajes completos de ese material sin citar a Jaramillo, Reyes explicó que el error de edición se mantuvo.

"Correcto, eso mismo ocurrió con Dike. No quedó la fe de erratas, a pesar de que cuando ese texto se hizo entregué tanto el texto como las erratas a la editorial. Y se omitió la referencia a la fe de erratas", dijo entonces.

Las explicaciones de Reyes en su momento motivaron a la viuda de Jaramillo a responderle públicamente.

“El señor Reyes, en su respuesta a la noticia de plagio publicada por ustedes, da a entender que Juan no vio problema alguno, como tampoco lo ve su familia hoy en día, en la utilización indebida de apartes de su libro. Pero eso no es cierto; todos nosotros hemos sentido un gran disgusto con el plagio hecho por el señor Reyes”, escribió Gabriela Vargas, la esposa de Juan Jaramillo, en una carta que le envió a La Silla en su momento, señalando que si hubiera sido una omisión habría por lo menos una referencia bibliográfica.

También explicó que Unión Gráfica no es una editorial sino una impresora y que, por lo tanto, no puede tener responsabilidad por los textos de Reyes.

“Juan estuvo muy mortificado por el plagio, lo comentó en repetidas ocasiones con amigos y colegas (...) Creo que siete años son suficientes para corregir cualquier omisión y me atrevo a decir que, al ver nuevamente vulnerados sus derechos de autor Juan sí hubiera pensado en una discusión jurídica y legal y en este sentido me parece irrespetuoso que el señor Reyes hable en su nombre afirmando lo contrario”, remato Vargas hace siete años cuando publicamos originalmente esta historia.

Ahora que Petro lo incluye en su equipo de empalme y que podría convertirse en el próximo ministro de Justicia, revive la polémica.

Reyes fue viceministro de Justicia del Gobierno de Uribe y magistrado conservador del Consejo Nacional Electoral. Pero probablemente su mayor “pergamino” para estar en el empalme es su estrecha cercanía con el senador Carlos Trujillo, el nuevo presidente del Partido Conservador, y quien no solo está subiendo a los godos a la coalición de Petro sino que es muy cercano al alcalde de Medellín Daniel Quintero, aliado clave en campaña del presidente electo.  


Aunque también durante la Alcaldía de Petro en Bogotá, Reyes tuvo un contrato por 17,5 millones mensuales durante 11 meses para "acompañar el despacho del alcalde en los diferentes procesos, actuaciones y componentes relacionados con la prestación del servicio público domiciliario de aseo en el Distrito".  Un contrato al que el contralor de la época le puso la lupa.


Más allá de por qué Petro lo puso en el empalme, el fantasma del plagio lo persigue.

Publicaciones

Compartir