Lista contra los Gnecco en Cesar quiere unir al Pacto, al centro y al uribismo

Lista contra los Gnecco en Cesar quiere unir al Pacto, al centro y al uribismo
listacesar181121.jpg

El directivo petrista Aldo Cadena, el senador verde Antonio Sanguino y la diputada uribista Claudia Margarita Zuleta

En el Cesar, desde hace meses, se cocina una coalición para lanzar una lista al Congreso que desafía toda la lógica política nacional. Líderes locales del Pacto Histórico, la Coalición de la Esperanza, la Alianza Verde, liberales disidentes y Fuerza Ciudadana aspiran a armar una lista a Cámara que saque un representante. Los une un discurso antiGnecco, en referencia al cuestionado y poderoso clan que maneja la Gobernación del Cesar y la Alcaldía de Valledupar. 

En ese proceso de armar una lista de múltiples fuerzas, incluso tradicionales y cuestionadas, líderes locales y nacionales se han reunido con la diputada del Centro Democrático, Claudia Margarita Zuleta. Ella ha sido la principal crítica de los Gnecco en la Asamblea y, pese a estar arropada por el uribismo, ha cuestionado a Duque

“Estoy arrepentida (de votar por Duque), él ya no representa a quienes lo elegimos”, dijo Zuleta, hija del cantante Poncho Zuleta, en Blu Radio el mes pasado.

Aunque hay acercamientos y el ejercicio le genera “ilusión”, Zuleta le aclaró a La Silla que no hay alianza política y electoral. La diputada dice que tiene que respetar los lineamientos del Centro Democrático, que aún no ha decidido si lleva lista a Cámara.

Pese a los avances y el optimismo de varios sectores, las diferencias internas dentro de cada coalición y partidos, ha causado dudas en la viabilidad de la alianza para llevar lista a Cámara, según nos dijeron tres fuentes que están en el proceso. Tienen el tiempo en contra porque las inscripciones cierran el 13 de diciembre, y tendrán que definir los cuatro candidatos de la alianza.

La construcción de la alianza 

“Arrancó como una iniciativa de una gran coalición de sectores alternativos, pero hemos coincidido con otros sectores que son antiGnecco y que les gustaría estar acá”, le dice Jorge Luis Oñate, excandidato a la Asamblea por Opción Ciudadana y uno de los que está fomentando la alianza.

Los Gnecco son los superpoderosos del departamento porque desde hace una década controlan la Gobernación, impulsaron al alcalde de Valledupar, tienen dos congresistas propios y tres aliados. 

Varios integrantes del clan han estado involucrados en líos de corrupción y parapolítica. El exgobernador, Lucas Gnecco, fue condenado por constreñimiento al elector y el gobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco está suspendido por supuestas irregularidades en la contratación de alimentación escolar.

Las conversaciones entre los alternativos comenzaron hace más de dos meses. El líder petrista Luis Cadena coordinó varias reuniones a la que asistieron el Verde, Rafael Oñate, y otro grupo de liberales, disidentes con el partido.

Entre los liberales están los excongresistas condenados por corrupción, Ricardo Chajín y Lázaro Calderón, que posaron con Gustavo Petro cuando visitó Valledupar en septiembre. 

En el Pacto Histórico también está el exgobernador Rafael Bolaños con el sector del senador liberal Luis Fernando Velasco, como él nos confirmó. Bolaños fue destituido en 2003 porque utilizó su cargo para que la primera dama y suegra, Cielo Gnecco, apoyara la campaña a la Cámara de Luis Alberto Monsalvo, actualmente gobernador suspendido. Hoy Bolaños no tiene vínculos políticos con los Gnecco.

En los acercamientos con distintas fuerzas, el excandidato verde Oñate, que lidera Movimiento en Construcción, ha sido clave en la coordinación y le apuesta a ser uno de los cuatro candidatos que conformen la lista.

Asimismo, el delegado del Polo Democrático en el Pacto Histórico del Cesar, el excandidato a la Alcaldía, Alain Jiménez, apoya una lista con fuerzas que vayan más allá de la izquierda.

“La realidad política es que con los votos de los partidos que hacen parte del Pacto Histórico en el Cesar no cambiamos el balance de poder en el departamento. Necesitamos un acuerdo que trascienda el Pacto Histórico, que sea una gran alianza territorial”, le dijo Jiménez a La Silla.

No todos se quieren sumar, incluso dentro de sectores alternativos. La postura de la Coalición de la Esperanza en el Cesar es llevar una lista propia, como nos dijo la presidenta de Dignidad en el departamento, María José Guerra, y la líder de Compromiso Ciudadano, Mariana Flórez.

Sin embargo, líderes políticos de la Coalición en el Cesar sí apoyarán el proyecto de múltiples sectores. Es el caso del exalcalde de Valledupar Fredys Socarrás, que representa el movimiento de Cristo en Marcha. Él ha tenido encuentros con Oñate y el petrista René Hernández para avanzar en la alianza conjunta.

Socarrás también lanzará a su pareja, Danyela Maestre, al Senado por Fuerza Ciudadana, el movimiento de izquierda del gobernador del Magdalena Carlos Caicedo.

Además, también hay acercamientos con el candidato cesarense al Senado por Dignidad, Álvaro Portilla, como nos informó una persona de su entorno.

También hay acercamientos con el militante del Nuevo Liberalismo en el Cesar, Otto Córdoba, que está de acuerdo con la unión de varias fuerzas que enfrenten al clan Gnecco.

En la lista, los verdes pondrían un candidato, los liberales disidentes otro y el Pacto Histórico un tercero. Y habría un cupo para un cuarto candidato, y aún no es claro de qué fuerza sería, pero podría ser para la Coalición de la Esperanza.

El candidato de la Alianza Verde será Rafael Oñate, que en el 2019 se lanzó a la Asamblea y se quemó con 5 mil votos. Sobre esta alianza, el senador Verde Sanguino le dijo a La Silla: “La idea es abrirle espacio a unas voces alternativas y en principio a mí y a los sectores de la mayoría de sectores de la Alianza Verde nos ha parecido una propuesta atractiva”.

Oñate también tendría el apoyo de un sector de la Colombia Humana en el Cesar.

En el sonajero de los candidatos liberales disidentes está el dirigente político Alejandro Aroca. Él estuvo ternado por el partido Liberal para reemplazar a Luis Alberto Monsalvo en la Gobernación cuando estuvo suspendido el año pasado.

Aroca es conocido porque, a pesar de ser liberal, en las elecciones legislativas lidera la campaña en el Cesar del senador conservador Efraín Cepeda, que en las últimas elecciones sacó casi 7 mil votos en el departamento.

Por el sector liberal, también está sonando la exdiputada Alexandra Pineda, cercana al senador Luis Fernando Velasco. En el Pacto Histórico el candidato saldrá de una decena de precandidatos inscritos que tienen poca experiencia electoral.

Pese a que hay sectores optimistas dentro de la alianza, hay otros que consideran que están retrasados.

“No se ha definido, hay que sentarse, será a final de mes para que la gente diga cuáles son los cuatro. No es como otras campañas que se definen con facilidad los candidatos, acá es una colcha de retazos, no hay claridad, todo el mundo es líder”, nos dijo una fuente que asiste a las reuniones donde se cocina la alianza.

Hay otros que se sienten excluidos, como la delegada de Comunes en el Pacto en el Cesar, Imelda Daza. La ex fórmula presidencial de Rodrigo Londoño “Timochenko” dice que “hay un ambiente enrarecido” porque las reuniones del Pacto han sido difíciles de concretar y se escuchan versiones de acercamientos con otros sectores sin que los delegados oficiales sean informados.

Uno de esos acercamientos más arriesgados es con la diputada del Centro Democrático, Claudia Margarita Zuleta. 

El factor Zuleta 

La frase “se volteó la arepa” y el saludo del cantante Poncho Zuleta, de tradición uribista, a Petro se convirtió en lema dentro del petrismo y hasta en una canción. El mensaje de Zuleta se ha prestado para diferentes interpretaciones, pero aún no es claro que rol va a jugar el artista en la próxima campaña. 

La que sí ha sido más contundente es su hija Claudia Margarita, la Zuleta política. La diputada del Centro Democrático ha cuestionando a Duque en medios locales y nacionales. Lo cuestiona por temas nacionales, como la presentación de la reforma tributaria, y por sus relaciones con el cuestionado clan Gnecco.

Sobre la relación entre los congresistas de la casa Gnecco y Duque, en septiembre Zuleta dijo en el periódico El Pilón que: “Como él (Duque) necesita esos votos, ahí establece una relación de clientelismo donde él actúa en virtud de lo que este grupo político, representado por el gobernador y su bancada parlamentaria, hace prevalecer”.

Declaraciones como esa, y la férrea oposición que le ha hecho al gobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco, hoy suspendido, han hecho que sectores alternativos busquen a Zuleta para que apoye la lista a Cámara que están conformando.

“Claudia Margarita Zuleta es una líder que ha hecho un trabajo supremamente valioso en el departamento. Y ella también dijo que el presidente ya no representa a sus electores...aunque no es una ruptura con el partido, sí con ciertas políticas”, nos dijo el verde Rafael Oñate.

Zuleta tuvo conversaciones con el senador Verde, Antonio Sanguino, para hablar del proceso de la lista a la Cámara. Y, según dos fuentes que lo saben de primera mano, Zuleta también tuvo conversaciones con directivos del Pacto Histórico en el Caribe. Concretamente con Aldo Cadena, encargado de las alianzas del grupo de Petro en el Caribe, según nos dijeron en la campaña del senador. La diputada Zuleta también ha hablado con personas de la Coalición de la Esperanza.

En las últimas elecciones regionales Zuleta sacó 98 mil votos a la Gobernación del Cesar, avalada por el Centro Democrático. Como quedó segunda llegó a la Asamblea vía el estatuto de oposición. Por eso sería una de las figuras principales para fortalecer la lista antiGnecco.

Sobre la lista de los alternativos, Zuleta dice que la ve con buenos ojos: “Me ha parecido que es un ejercicio valioso, un ejercicio que genera una oportunidad en el Cesar para varios sectores que hoy están infrarepresentados”.

Sin embargo, aclara que tiene que respetar los lineamientos de su partido y que está a la espera de que decidan si llevan lista: “El Centro Democrático no tiene claro si va a tener lista en el Cesar. Tengo que esperar un poco para decidir qué postura asumo. Hay muchas variables, una cosa es la ilusión y otra es lo que se logra concretar”.

En todo caso, Zuleta y los alternativos coinciden en que este proceso debe ser el paso inicial de cara a las elecciones regionales del 2023.

Dos fuentes que están participando de la construcción de la alianza nos dijeron, a condición de no ser nombradas, que la idea es que Zuleta apoye la lista a Cámara y, si se sale del Centro Democrático, los alternativos la apoyarían en su aspiración a la Gobernación.

En ese sentido, el senador Sanguino dijo que: “Nos hemos animado a ayudar a estructurar una plataforma política muy amplia en el departamento del Cesar que incida en las elecciones parlamentarias, pero con una vocación de mediano plazo en las elecciones territoriales del 2023”.

“Aquí tenemos que unirnos si queremos lograr espacios de poder que signifiquen nuevos liderazgos. Así como esa idea confluye en la campaña legislativa, yo creo que hay que construirla en las próximas campañas, en las que tiene que ver con alcaldes y gobernadores”, señaló la diputada Zuleta.

En menos de tres semanas, cuando cierre la inscripción de listas, se sabrá si fuerzas del petrismo, el centro y el Centro Democrático confluyen en el Cesar, un departamento que ha oscilado entre dos grandes casas políticas, los Araujo y los Gnecco. Pero ni siquiera si logran la unión, es claro que les alcance para hacerle competencia al poderoso clan Gnecco, una arepa difícil de voltear. 

Compartir
0