Las propuestas de los candidatos presidenciales para Bogotá

Las propuestas de los candidatos presidenciales para Bogotá
Candidatos(0).jpg

En las últimas elecciones en Bogotá salieron a las urnas 2,7 millones de personas, el 45 por ciento del total del potencial electoral de la ciudad. Por eso se trata de una región importante para los candidatos con posibilidades de pasar a segunda vuelta. Ellos respondieron a preguntas de La Silla Vacía sobre temas claves en los que el próximo presidente tendrá injerencia. 

Haga clic para saber qué dicen los candidatos sobre los temas claves para Bogotá.

 

¿Apoyará una nueva línea de metro hasta las localidades de Suba y Engativá, como propone la alcaldesa Claudia López? Para que sea una realidad es necesario que el gobierno ponga el 70 % de la plata.

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

Se espera conocer costos con diseño de ingeniería de detalle de la primera línea del metro para poder tomar decisiones fiscales sobre el sistema integral. Para esto se generará una comisión técnica que rinda este informe.

Por supuesto que sí, tanto la segunda línea en extensión a Engativá y Suba, como la extensión de la primera línea hasta la calle 200.

El metro es una pieza central para mejorar la movilidad. En mi gobierno se darán los pasos necesarios en recursos y apoyo para garantizar que Bogotá tenga la infraestructura de transporte público que requiere una capital. También apoyaremos la sostenibilidad de Transmilenio y trabajaremos con la Alcaldía para cofinanciar los proyectos para el sistema férreo y los sistemas de transporte de cables aéreos.

Sí porque Bogotá necesita más soluciones de transporte público.

 

Bogotá recibe el 30 % del recaudo de los peajes nacionales a la entrada a la ciudad. Claudia López dice que al menos debería recibir el 50 %. ¿Se los dará?

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

Es justo que Bogotá pueda acceder a más recursos para mejorar las entradas y vías de la ciudad cuando mueve el 25% del PIB del país, esto tiene repercusiones de productividad a nivel nacional.

No se entiende que a la salida de la ciudad, después del peaje, las carreteras estén en buen estado, pero que antes de salir, o a la entrada, las vías estén deterioradas. Parte de la solución es que las concesiones incluyan tramos urbanos. Ese esquema hay que replicarlo, lo que en la práctica supone que parte creciente de los peajes se invertirá dentro de la ciudad.

Nosotros pondremos en marcha el Fondo de Fuentes Alternativas de Infraestructura, que nos permitirá usar las ganancias que generen las concesiones exitosas para financiar otros proyectos. Con fuentes alternativas garantizaremos los recursos adicionales que se requieren para completar el esquema vial de Bogotá y su región.

No se puede tomar una decisión sin antes estudiar en detalle el destino de ese porcentaje que pretende la alcaldesa.

 

El homicidio aumentó en Bogotá en 2021, así como el hurto y la violencia en los robos. La percepción de inseguridad supera el 80%. ¿Cómo ayudará a mejorar la seguridad?

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

Los problemas de seguridad en Bogotá son expresión de la situación social y económica del resto del territorio nacional. En la medida en que la conflictividad en los territorios siga aumentando, como los recientes hechos del Putumayo, la población seguirá desplazándose a las cabeceras municipales y particularmente a sus "cinturones de miseria" en donde son presa fácil de las organizaciones criminales.

La apuesta por la seguridad en Bogotá pasa por alternativas de solución a los conflictos en los territorios urbanos, por la garantía de derechos sociales y económicos a la ciudadanía y no a través de estrategias de seguridad fundamentadas en la guerra. Garantizaremos los derechos fundamentales a la educación, salud, vivienda, trabajo y esto repercutirá en que mejore la seguridad en la ciudad.

La seguridad urbana supone una mezcla de tareas. Hay que hacer reformas legales a la justicia para atacar con mayor capacidad las estructuras criminales; crear una Unidad Nacional Contra Atracos; profesionalizar la fuerza pública. Pero esto hay que combinarlo con programas de convivencia y cultura ciudadana. Y hay que trabajar mancomunadamente entre entidades nacionales y locales.

Proponemos una política con un fuerte enfoque preventivo y participativo. Crearemos el Ministerio de Seguridad y Convivencia Ciudadana, el cual incluirá al Esmad. Nos enfocaremos en políticas criminales a nivel territorial y mecanismos alternativos de resolución de conflictos. Mejoraremos las condiciones de trabajo de la fuerza pública y fomentaremos la entrada de más mujeres a la misma, a través de becas. Le sumaremos además un componente de Entornos Protectores, que abra oportunidades para los jóvenes, para que no caigan en redes al margen de la ley.

Finalmente, reestructuramos el sistema educativo de entrenamiento militar y policial para que la fuerza pública, en particular el Esmad, sea de una vez por todas garante de los Derechos Humanos de todas las personas, y con especial atención en los derechos de las minorías sexuales y étnicas.

Con trabajo, que es la principal fuente de seguridad porque permite que todos tengan ingresos para resolver sus necesidades sin tener que apelar a la mendicidad o a otras “soluciones” que perjudican a la sociedad.

 

La capital tiene un déficit de 10 mil policías. La asignación de pie de fuerza depende del presidente de la República. ¿Cuántos policías le dará a la capital?

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

Según la ONU se necesitan 300 policías por cada 100 mil habitantes, en el país tenemos 310 policías por cada 100 mil, pero de estos solo 200 están en funciones de vigilancia. Hay muchos policías en labores, por ejemplo, relacionadas con la convivencia. Si atendemos esos otros temas, desde el personal civil cualificado, podemos entregar más policías a la ciudad. Se necesita avanzar en los procesos formativos con un fuerte enfoque en inteligencia para el desmonte de estructuras criminales y por otro, con herramientas para el aporte a la convivencia y la solución de conflictos, bajo un fuerte componente de control social por parte de las comunidades a la labor policial.

Bogotá es una de las ciudades del país que tiene menos policías por 100 mil habitantes, cerca de 240, cuando debería tener al menos 300. Por eso hay que hacer un esfuerzo para aumentar los agentes de policía, en unos 6.300 en una primera etapa. Pero no solamente el número es importante. También es crítico que los nuevos policías tengan formación en inteligencia para lograr desmantelar las bandas criminales. Además hay que construir más cárceles y trabajar con la ciudad para trasladar las cárceles del Buen Pastor y la Modelo.

Aunque Bogotá cuenta ahora con más de 15,000 policías (239 policías por cada 100.000 habitantes), la Secretaría de Seguridad de la Alcaldía considera que la ciudad tiene un déficit de al menos 10,000 uniformados y presentó un plan de aumento del pie de fuerza según el cual en este año deben entrar en servicio 1500 policías y en 2023, 1000 policías adicionales. Honraremos esos compromisos y estudiaremos junto con la Alcaldía la posibilidad de aumentar esa cifra. En todo caso no es suficiente aumentar el pie de fuerza, se requiere un cuerpo policial mejor capacitado para enfrentar los retos de seguridad y convivencia de la ciudad.

La inseguridad es una consecuencia. No podemos seguir pensando en atacar las consecuencias y no las causas, ni creyendo que las soluciones a la seguridad es hacer anuncios de aumento del pie de fuerza. Lo que debemos hacer es estudiar qué es lo que resuelve los problemas de inseguridad de la ciudad, comenzando por lo que ya sabemos: la principal respuesta es resolver la pobreza generando empleo.

 

La capital fue una de las más afectadas por la pandemia. Aunque tuvo un repunte, el desempleo está en 14 % y la pobreza está en el 5.7, según el Dane. ¿Cómo podría mejorar esta situación?

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

No responde.

La economía de Bogotá crecerá con todas las obras que apoyaremos en materia de infraestructura y por el conjunto de medidas que adoptaremos para impulsar la economía nacional, que incluyen otros sectores como vivienda. La economía de Bogotá no es ajena a lo que pase en el resto del país. Por eso se necesita que haya un gobierno responsable en lo fiscal, que respete la autonomía del Banco de la República y que tenga una visión que estimule la inversión nacional y extranjera.

Impulsaremos una nueva política de desarrollo productivo que genere empleo para los bogotanos a partir de la investigación aplicada, la innovación y el emprendimiento. Aprovecharemos la capacidad de coordinación de la Alcaldía de Bogotá para identificar los sectores a los que les apostaremos de la mano con el sector privado.

Apoyaremos también a las Mipymes con la agencia Promipyme, que articule la institucionalidad existente y abra acceso a líneas especiales de crédito, programas específicos de formación para el trabajo a través del Sena, y apoyos a su capacidad de innovación y productividad.

Estimulando la integración real de la economía bogotana con las economías de las demás regiones del país, que han sido apartadas hasta ahora por el centralismo, que no solo ha sido catastrófico para las provincias, sino también para la capital.

 

Para la construcción y ampliación de la calle 13, la calle 63 y la ALO centro la ciudad necesita la cofinanciación del 70 % de los proyectos por parte de la nación. ¿Le dará esta plata a Bogotá?

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

Sí, pero se revisaría los modos de transporte en la Calle 13, se revisaría no afectar humedales y el cierre financiero.

Vamos a apoyar varias obras: no solamente la de la Calle 13, la Calle 63, la ALO, sino también otras soluciones para la Autonorte, la Carrera séptima, la Autosur, la prolongación de las Américas a la ALO Sur, y el Túnel por la calle 100 para la salida a la Calera y la Perimetral de Oriente.

Es muy importante para Bogotá que se consolide el distrito aeroportuario como epicentro logístico y de carga de América Latina. Por eso nos sentaremos con los mandatarios de Bogotá y las otras ciudades del país para hacer acuerdos de financiación para la ampliación de sus planes estratégicos, que en el caso de la capital será importante en materia de transporte aéreo y para la economía de la ciudad.

Mientras se reestructura el sistema para aumentar la producción nacional, lo único que tenemos son las soluciones en desarrollo y las respaldaremos tomándolas en cuenta para potenciar la infraestructura del aeropuerto actual, al servicio del comercio internacional.

 

Ya está firmado el contrato que permitirá la demolición y reconstrucción de la torre central del complejo hospitalario. También su dotación y mantenimiento. Pero el nuevo presidente podría pedirle una nueva evaluación sobre el valor patrimonial de la edificación al nuevo Ministerio de Cultura y se podría frenar el proceso. ¿Apoyará las acciones de la Alcaldía actual?

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

No apoyaré su demolición porque es ilegal y atenta contra los derechos al patrimonio, la salud y la educación (..) En nuestro gobierno y de manera concertada con la Alcaldía Mayor, en el marco de la ley apoyaremos de manera prioritaria que este bien patrimonial y hospital emblemático de la nación pueda ser reconstruido, modernizado y puesto al servicio en el corto plazo.

Este proyecto es muy importante porque supone la construcción de un nuevo hospital y la recuperación de cerca de 17 edificios que tienen valor patrimonial e histórico. Apoyaremos los esfuerzos que ya vienen haciendo el Distrito, el Departamento de Cundinamarca y la Gobernación de Cundinamarca. Durante la administración de Enrique Peñalosa se realizó el diseño y se dejó abierta la licitación. Su financiación está asegurada. Además, la demolición de la torre central está autorizada por el MinCultura.

En nuestro gobierno seremos garantes de la protección y promoción del patrimonio arquitectónico en nuestras ciudades. En la medida en que se cumpla con la normativa de conservación apoyaremos los planes definidos por la Alcaldía, reconociendo la importancia de este proyecto para aumentar la infraestructura de salud en la ciudad.

Es un edificio histórico, al que se le puede dar un fin cultural como estructura museística que le recuerde a la gente la relación de Bogotá con los distintos momentos de enfermedades y soluciones para las mismas.

 

La Alcaldía ha pedido a la Nación incluir a toda la población migrante que lo requiere en el Sistema General de Participaciones para cofinanciar salud y educación. ¿Los incluirá?

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

Mi compromiso de gobierno ha sido brindar protección, asistencia humanitaria, e inclusión socioeconómica a los migrantes venezolanos, no solo manteniendo la implementación del Estatuto Temporal de Protección para Migrantes Venezolanos, sino además extendiendo la oferta social e integral a la población elegible. Esta tarea implica necesariamente buscar alternativas de financiación que nos permitan atender de una manera sostenible y organizada a esta población, pero con un elemento que es importante, y es se trata de un problema regional, en la que tenemos que seguir buscando apoyo de países y organismos multilaterales para afrontar este reto que es de todos.

Protegeremos los derechos humanos de los migrantes, implementando y financiando el Estatuto de Protección Temporal para los Migrantes, apoyando políticas sectoriales que brinden oportunidades y aunando nuestros mejores esfuerzos para erradicar de Colombia la xenofobia. La cooperación internacional y los acuerdos regionales son claves en esta materia.

El sentido de mi gobierno será incluyente.

 

Cada año en Bogotá se gradúan 50 mil jóvenes que no pueden acceder a educación superior. La Alcaldía dice que financiará a 20 mil con programas de becas completas en educación superior. Pero pide a la nación que financie los 30 mil restantes. ¿Apoyará el programa?

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

Seguiremos mejorando las condiciones de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas ampliando las transferencias de la Nación a la base presupuestal y articularemos los diferentes modelos y programas de acceso y permanencia territoriales que no estén basadas en créditos financieros garantizando el derecho universal a la educación en particular a la educación superior.

Por supuesto que apoyaremos el programa. Tenemos una apuesta decidida por la educación. No solo vamos a apoyar estas iniciativas que nacen desde el territorio, y que benefician a nuestros jóvenes, sino que ampliaremos los cupos de matrícula cero, fortaleceremos el programa de educación E, y aumentaremos la formación técnica del Sena, aumentando cupos, apoyados en modalidades virtuales o combinadas.

Yo estoy proponiendo un plan para todo el país que incluye aumentar en más de un 30 % los matriculados en el Sena y reformar el ICETEX para dar becas y mejores condiciones crediticias. Este plan nacional por supuesto incluye a Bogotá. Al llegar a la presidencia nos sentaremos con Bogotá para analizar cómo podemos articularnos.

Apoyaré el programa, pero no en la medida de crecer en más del 100%, sino considerando quiénes realmente deben ser incluidos en estas becas. Hay quienes necesitan apoyo y lo vamos a seguir dando, pero nos concentraremos en estimular la participación en el sistema educativo de todos los que tengan capacidad de autofinanciarse para desarrollar nuevas habilidades a partir de una educación con énfasis en ciencia, tecnología y humanidades.

 

Bogotá fue una de las ciudades donde los jóvenes fueron protagonistas en el paro, ¿cómo responde a sus demandas?

Instrucciones: Haga clic sobre el nombre para ver su perfil.

Responderemos a los jóvenes con el derecho a un trabajo digno, con el derecho a la participación política y ciudadana para la gestión social de sus territorios, y la garantía de derechos fundamentales; pero, sobre todo, con el acceso a la educación pública, gratuita y de calidad.

Yo he insistido en que la protesta pacífica la respetaremos. No podemos aceptar el vandalismo y la violencia, pero a los jóvenes hay que darles soluciones.

Por eso vamos a ampliar con nuevos cupos el programa Matrícula Cero para los estratos 1, 2 y 3, en Bogotá esto podría traducirse en casi 200 mil cupos. Vamos a triplicar la cobertura de Jóvenes en Acción e implementaremos un programa de formación de jóvenes en tecnologías asociadas a la cuarta revolución industrial.

Mantendremos el subsidio a la empleabilidad juvenil del 25 % de un SMLMV para los años 2023 y 2024, aumentaremos obligatoriedad de contratación de jóvenes en entidades públicas y crearemos una nueva generación de emprendedores en Bogotá, a través de más de 3 mil nuevas empresas, del ecosistema de emprendimiento y los programas Fondo emprender y Centros de Desarrollo Empresarial del Sena.

Vamos a ofrecer alternativas educativas y laborales a por lo menos 1,5 millones de jóvenes que hoy no estudian ni trabajan en el país, para reducir de manera sostenida la tasa de desempleo juvenil. Pondremos en marcha un paquete de acciones que incluye hacer brigadas de búsqueda activa y campañas masivas de retorno para atacar la deserción escolar y poner a andar un plan de emergencia para recuperar los aprendizajes perdidos en la ciudad.

Duplicar los cupos de Jóvenes en Acción y ampliaremos la cobertura de la Universidad Distrital. Aumentaremos también los cupos del Sena en 150 mil a nivel nacional y reformaremos el Icetex para que los beneficiarios de los créditos no tengan que pagar mientras no estén trabajando, entre otras.

Voy a hablar con ellos para que juntos encontremos respuestas verdaderas y sensatas para solucionar, poco a poco, los problemas por los cuales han salido a protestar.

Publicaciones

Compartir