Los contratistas de las megaobras de Cúcuta

Silla Santandereana
portada_cesar_rojas.jpg

César Rojas durante la presentación de las megaobras de valorización en el estadio de Cúcuta.

Revisamos cómo se contrataron y quiénes ejecutarán los proyectos financiados por valorización en la administración de Cesar Rojas. 

Hoy se cumplen dos meses desde que arrancó la ejecución de tres de las megaobras viales que prometió César Rojas y que se financiarán a través del pago de valorización.

Hasta ahora la del realinderamiento de la avenida Gran Colombia es la única que ha iniciado trabajo. Las intersecciones viales de la redoma del terminal y la del sector conocido como ‘cuatro vientos’, están en etapa de estudios y diseños.

Las tres obras tienen varios datos particulares: fueron adjudicadas por el secretario general, Hugo Márquez, pese a que por su objeto debían ser contratadas por la Secretaría de Infraestructura; en ninguna hubo puja, y todas, según el cronograma de la Alcaldía, deberán ser entregadas a finales del otro año.

La Silla revisó cómo fueron los procesos de contratación de estos tres proyectos que sumados cuestan $76.499 millones y quiénes son los contratistas que se las ganaron.

Aunque buscamos a Márquez para que nos diera su versión, no nos contestó ni las llamadas ni los mensajes que dejamos, eso, pese a que nos pidió que le hiciéramos llegar las preguntas vía Whatsapp y las leyó.

 

1

Realinderamiento de la avenida Gran Colombia

Valor: $13.499 millones

Contratista: Unión Temporal Gabra Gran Colombia

Fecha de inicio: 16 de octubre de 2018

Plazo: 12 meses 

La unión temporal que ganó la licitación está conformada por Inversiones Gabra y el Grupo Constructor Ingtricon. 

La primera es una de las constructoras e inmobiliaria más poderosas de la región y de propiedad del cacao local Abraham Abrajim Rodríguez, quien es conocido por ser propietario de grandes extensiones de tierra en Cúcuta. 

La segunda es representada legalmente por el arquitecto Sergio Delgado Ramírez pero es conocida por ser de Juan Francisco Yañez Delgado, quien fue su gerente al menos hasta 2016. 

Yáñez es el actual presidente de la junta directiva de Camacol e hijo del cacao Francisco Yañez Villafañe, dueño de la constructora Yadel, miembro de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Cúcuta y quien fue concejal de esa ciudad en los años noventa.

Según un miembro del grupo del exalcalde condenado por un homicidio, Ramiro Suárez, (quien manda en la Alcaldía desde la cárcel), un político que conoce el grupo por dentro, y un contratista poderoso de la región, Francisco Yañez Villafañe es “socio” del exalcalde. 

Esas versiones no las pudimos probar. Sin embargo, como contamos en La Silla, los Yañez sí han sido contratistas recurrentes en la administración de Rojas. 

Solo el primer año se ganaron tres licitaciones que sumaron $13.125 millones. Una de esas, la construcción de un centro comercial a cielo abierto, fue polémica porque en la actividad de cambio de baldosas instalaron mal el piso que sirve de guía para invidentes.

A la licitación de la Avenida Gran Colombia solo se presentaron dos propuestas. La que perdió fue la Constructora Odicco representada legalmente por Luis Alfredo Quintero Torrado, un empresario que también se mueve en el sector palmicultor y la venta de concreto y que además fue el gerente financiero de la campaña de Iván Duque en Norte. 

Aunque Odicco también es una constructora muy poderosa y de trayectoria en la región, su oferta no entró a la puja porque no cumplía con los requisitos mínimos. 

Por ejemplo, de los dos contratos que debía presentar para certificar su experiencia, solo acreditó uno. Encima, no presentó el certificado que acreditaba al director de la obra para desempeñar ese cargo, y aunque al maestro de obra le exigían experiencia de 12 años, presentó una hoja de vida con experiencia de dos meses.  

Así, en la práctica no hubo competencia para Abrajim y Yáñez.

 
2

Intersección vial de la redoma del terminal

Valor: $32 mil millones

Contratista: Unión Temporal el Indio Gant

Fecha de inicio: 16 de octubre de 2018

Plazo: 14 meses 

Para la unión temporal el Indio Gant se asociaron cuatro contratistas. 

  • Fabián Enrique González Camargo, un arquitecto contratista inscrito en Barrancabermeja, Santander, tiene el 74 por ciento.
  • Álvaro Hernando Calderón Toro, un contratista recurrente en Nariño y Valle del Cauca, tiene el 20 por ciento. Fue el que aportó la experiencia de la unión temporal para la construcción. 
  • Asesorías, Construcciones, Diseños, Interventorías y Estudios Torres Asociados (ACDIET), representada legalmente por Álvaro León Torres Sánchez, un ingeniero que fue secretario de desarrollo de Cúcuta en los años 90, tiene el 5 por ciento. 
  • Consultores Solano Navas, de Barrancabermeja y representada legalmente por María Elvira Pinto, tiene el 1 por ciento. 

Fue la que aportó la experiencia en estudios y diseños para poder ejecutar el contrato. 

Esa licitación cerró con una sola propuesta y con condiciones tan estrictas como la de acreditar la experiencia con un solo contrato que incluyera la construcción de dos puentes y dos glorietas.

Eso, pese a que por lo que se conoce preliminarmente del proyecto, solo se intervendrá la glorieta del terminal y se construirá un puente encima de ella.

Además, un potencial proponente observó que para el perfil del director de obra, la Alcaldía inicialmente exigía que tuviera experiencia específica en la construcción de un puente de más de 150 metros de largo. 

Aunque debido a las observaciones finalmente quitaron ese requisito, tampoco estaba justificada en los pliegos esa exigencia. 

Eso contrasta con el hecho de que uno de los contratos con los que certificó la experiencia la unión temporal ganadora era la construcción justo de un puente de 180 metros.

 
3

Intersección vial de Cuatro Vientos

Valor: $31 mil millones

Contratista: Unión Temporal Construnorte

Fecha de inicio: 16 de octubre de 2018

Plazo: 14 meses 

La unión temporal Construnorte la integran cuatro firmas. 

  • Meyan SA, empresa de Casanare cuyo representante legal es Baltazar Eduardo Mesa Restrepo. Tiene el 31.4 por ciento. Según un informe de 2017 de la Auditoría General de la República, Meyan hace parte de una malla empresarial en ese departamento, es decir, es una de las contratistas más recurrentes. 
  • ZR Ingeniería, que es conocida porque en 2016 se declaró el siniestro por un contrato que ganó en 2011 en Arauca. La carretera que construyó la firma y que costó 34 mil millones se deterioró a los pocos meses de construida y finalmente en noviembre de 2017 la Contraloría General le imputó responsabilidad fiscal a su representante legal, Nestor Francisco Zuluaga Hoyos. Tiene el 31,3 por ciento. 
  • Cure y CIA representada por Gabriel Antonio Cure Hakim. Tiene el 31,3 por ciento. 
  • JPS Ingeniería, empresa que desde 2011 contrata en Bogotá, Meta, Huila, Caldas, Cundinamarca y Córdoba para hacer interventorías así como estudios y diseños. La representa Jorge Eliecer Parra Salinas y tiene el 6 por ciento.

Ese contrato cerró con un único oferente y tuvo observaciones de forma por parte de dos de las firmas ganadoras. 

Además La Silla encontró que las condiciones del pliego eran tan exigentes que incluso pedían que los contratos que presentaran para acreditar la experiencia cumpliera con cantidades ejecutadas específicas de obra como haber hecho 1.200 metros cuadrados de andenes o 800 metros cuadrados de paneles. 

Eso implica que potenciales oferentes que tuvieran experiencia en ese tipo de actividades pero hubieran ejecutado, por ejemplo, 1.199 metros de andenes o 799 de paneles no podían participar.

 
4

Las interventorías

Las tres interventorías costaron $7.273 millones. Así como en los contratos de obra, no hubo pluralidad de oferentes. 

La interventoría de la Avenida Gran Colombia, que costó $1.499 millones, cerró con una sola propuesta que fue presentada por el Consorcio Interventoría Avenida Gran Colombia, integrado por Ingeproc y M&B Interobras. 

Ese proceso tuvo dos observaciones por presuntas condiciones que limitaban la participación. 

La exigencia más llamativa fue que uno de los dos contratos presentados para acreditar la experiencia debía ser en interventoría a embellecimiento del espacio público, a pesar de que la obra es el realinderamiento de una avenida que incluye la construcción de una ciclorruta. 

La Alcaldía no aceptó y argumentó que esa condición era un criterio “mínimo y suficiente” por la naturaleza del contrato. 

La segunda interventoría por $3.047 millones se la ganó el Consorcio Interventoría Redoma Terminal, representado por Doris Garay Gutiérrez, y la tercera por $2.727 millones se la ganó el Consorcio Interventoria Cuatro Vientos, representado por Eduardo Alfonso Pizarro, tienen tres cosas en común. 

Primero, que en ambas aparece la firma Consultores Asociados AHA, representada legalmente por José Darío Fernández Arias. En las dos esa firma tiene el mayor porcentaje de participación (60 por ciento).

Segundo, los dos consorcios ganadores presentaron exactamente las mismas hojas de vida para cumplir con los requisitos de recurso humano. 

Y por último, aunque en ambos procesos se presentó una segunda oferta interesada, en la práctica no hubo competencia pues ninguna de las dos cumplía con los requisitos mínimos para habilitarse. 

Lo más llamativo de esas ofertas fallidas es que tenían los mismos integrantes (Gilberto Galindo Alvarado, César Augusto Obregón Rodríguez y Eddy Yolima Arteaga Rodríguez), y los documentos que presentaron para acreditar la experiencia eran exactamente iguales, incluso con las mismas deficiencias.

 
Compartir