Los herederos de la narcopolítica en el Valle (segunda parte)

Imagen
herederos_8571_HOME(1).jpg



Pasadas las elecciones y conocidas nuevas revelaciones se va aclarando el tema de la influencia mafiosa en el mapa político del Valle.

Está claro que el PIN se consolidó como la principal estructura política de los herederos y las posibles nuevas generaciones de narcopolítica en el país, especialmente en el Valle, donde eligieron tres de nueve senadores y tres de 12 representantes a la Cámara.

Las fórmulas ganadoras de Juan Carlos Martínez Sinisterra, cuyos candidatos duplicaron el caudal electoral de Martínez en el 2006, quedaron así: Jairo Hinestroza, primo de Martínez con fuerza en Buenaventura, ganó curul en la Cámara por el PIN y apoyó al Senado a Hemel Hurtado, quien pasó de Representante a la Cámara por Convergencia Ciudadana a Senador del PIN. El ex alcalde de Anserma Nuevo, Carlos Arturo Marín, quedó electo senador por el PIN. Y de ñapa, por el MPU, el ex senador Martínez se quedó con la curul de las negritudes en cabeza de Heriberto Arrechea Banguera.

Martínez logró todo eso desde la Picota. O quizás, lo que estos resultados demuestran es que la chequera y el caudal que ha hecho posible el milagro político de Martínez no dependen de él ni están guardados en la Picota.

El actual gobernador del Valle también amplió su influencia. A través del PIN, fueron elegidos sus tres pupilos. Su principal candidato a Senado, el ex contratista Juan Carlos Rizzeto, un total desconocido en la arena política, salió elegido con unos 70.000 votos. También salieron elegidas sus dos fórmulas a Cámara: Heriberto Escobar, ex concejal y diputado, y Juan Carlos Salazar, ex presidente de la Asamblea del Valle y principal gestor de unas cuestionadas vigencias futuras que comprometieron las finanzas del departamento por iniciativa del Gobernador Abadía.

Por el lado de La U

Si el PIN tenía razones para celebrar su victoria, La U no se quedó atrás. La senadora Dilian Francisca Toro, segunda votación de la U y cuarta del país, consolidó a su partido como la principal fuerza política vallecaucana y eligió a sus cuatro fórmulas a Cámara: Jairo Ortega Samboní, de Palmira; Adolfo León Rengifo, de Cartago; Roosvelt Rodríguez, de Cali; y Francined de Jesús Cano, de Buga.

Pero la fiesta de celebración de la senadora Toro se le aguó por las declaraciones del narcotraficante alias 'Rasguño', según las cuales financió su campaña al Senado en el 2002, junto con las de Luis Carlos Restrepo y Habib Mehreg. Otra arista que se suma a las investigaciones por parapolítica que cursan contra los tres.

Luis Carlos Restrepo, que había decidido que estaba lo suficientemente fuerte y no necesitaba más del amparo político de la Senadora Toro, se separó de ella en estas elecciones y se fue de fórmula a Cámara de José Tyrone Carvajal. Ambos se hundieron en la lista de la U. Ahora que se quemó, Restrepo, el ex beneficiario de Dilian Francisco y supuestamente de Rasguño, se queja de posible fraude en estas elecciones.

En medio de los escándalos y de un inusitado crecimiento de la votación en algunos municipios del Valle, el PIN pasó a ser la segunda fuerza política del Valle y la cuarta del país. El crecimiento atípico de la votación municipal en el Valle y su concentración a favor de ciertos candidatos hace recordar las votaciones atípicas y distritos electorales de las AUC en el 2002, ahora en versión PIN 2010.

Rectificación: En el pasado artículo sobre este tema afirmé que la Senadora Dilian Francisca Toro era sobrina de Carlos Herney Abadía y que su esposo, Julio César Caicedo, había sido investigado y condenado en el proceso 8.000. Rectifico esas dos afirmaciones. El doctor Caicedo no fue condenado en el 8.000. Lo confundí con la condena a quien fuera su jefe político, Manuel Francisco Becerra, quién sí fue condenado en ese proceso. De igual forma, el doctor Caicedo me informa que la Senadora Toro no es sobrina sino prima segunda del ex senador Carlos Herney Abadía. Por esas imprecisiones les pido excusas públicas al doctor Caicedo y a la Senadora Toro, así como a los lectores de la Silla Vacía. Los errores ya han sido corregidos en el respectivo artículo.