Los herederos de la parapolítica: los votos del 'gordo' García

Imagen
gordo_7534_HOME(1).jpg

El Proyecto de los hermanos García, sin embargo, no es exactamente para enorgullecerse. La justicia ha comprobado que el paramilitarismo en Sucre fue un proyecto armado por su propia clase política, cuyo mayor jefe fue Álvaro "el gordo" García.

Al enterarse de la reciente condena a 40 años de prisión impuesta al ex congresista Álvaro García Romero, su hermana Teresa García Romero, aspirante al Senado por el Partido de Integración Nacional (PIN), dijo “que era una injusticia”. Y anunció que recogería sus banderas y que ella era “una candidata con una hoja de vida intachable en el sector público y privado que me permite tener la responsabilidad histórica de llevar la representación de nuestro proyecto”.

El Proyecto de los hermanos García, sin embargo, no es exactamente para enorgullecerse. La justicia ha comprobado que el paramilitarismo en Sucre fue un proyecto armado por su propia clase política, cuyo mayor jefe fue Álvaro "el gordo" García. Así se corroboró en las sentencias condenatorias en contra de varios concejales, alcaldes y diputados sucreños; en la condena contra los tres últimos ex gobernadores de Sucre: Erick Morris, Jorge Anaya y Salvador Arana; y en contra del propio García, condenado no sólo por concierto para delinquir sino por participar en un homicidio y en la Masacre de Macayepo.

Todos esos condenados hicieron parte de la estructura política de Álvaro García. Fueron los diputados, alcaldes y gobernadores que él apoyó en las elecciones locales, quienes a su vez lo apoyaron a él al Senado y también a sus respectivas formulas a la Cámara. Todos hacían parte de un mismo proyecto político a través del cual el paramilitarismo se tomó el poder político y estatal en Sucre. Sin saberlo, cada vez que los electores votaron por "el gordo" le dieron poder a su estructura y a los paramilitares. Por eso la Corte Suprema de Justicia en sus sentencias de parapolítica se refiere a estructuras de poder, no a individuales manzanas podridas.

La estructura de poder de Álvaro García empezó en el Partido Liberal desde la década del 70. En los 80, consolidó el Movimiento Nacional Progresista, a través del cual avaló varias de sus candidaturas y las de algunos de sus pupilos. Hace 24 años empezó como Representante a la Cámara y desde 1994 fue electo senador. En 2003 se unió al partido Colombia Democrática, fundado y liderado por Mario Uribe Escobar, y se unió a la lista al Senado de ese partido en el 2006. Colombia Democrática desapareció por sustracción de materia en el 2009, dado que todos sus congresistas fueron condenados o están presos por parapolítica.

Según comprobó la justicia, a mediados de los 90, con el apoyo de García y el de otros dirigentes de su estructura política, se fundó el frente paramilitar de La Mojana y se reforzó el de Montes de María, que estuvieron bajo el mando de alias Cadena y alias Diego Vecino. A manos de la estructura de poder que conformaron políticos, miembros de la fuerza pública y paramilitares murieron miles de sucreños, víctimas de asesinatos selectivos, masacres y desplazamiento forzado. Las víctimas de Sucre y el sur de Bolívar, donde operaban esos frentes paramilitares, fueron abatidas por las propias instituciones que se suponía debían protegerlos.

A la par del despliegue paramilitar creció la estructura electoral de Álvaro García. En 1997 impuso mediante fraude electoral a Erick Morris como gobernador. De ese fraude fue testigo la profesora Georgina Narváez y por ello García y alias Cadena la asesinaron.

En las elecciones nacionales de 1998, García fue elegido senador junto con dos representantes a la Cámara. Dos años después, en las elecciones locales del 2000, con su apoyo se eligieron tres diputados y 11 alcaldes y entre todos retuvieron la gobernación en cabeza de Salvador Arana. Arana sería luego condenado a 40 años de cárcel por concierto para delinquir agravado con los paramilitares y por el asesinato del ex alcalde del Roble, Eudaldo Díaz, quien denunció los vínculos con el paramilitarismo de Arana y García en un Consejo Comunal, en presencia del presidente Uribe. Luego de la denuncia, Díaz fue asesinado y Arana fue nombrado Embajador en Chile por Uribe.

En las siguientes elecciones, García y los paramiltiares siguieron creciendo electoralmente. En las nacionales de 2002 se reeligió senador y sacó nuevamente dos representantes a la Cámara: Erick Morris y Jorge Feris Chadid. Morris fue uno de los primeros condenados por parapolítica y Feris Chadid está todavía en investigación. En las locales del 2003, con su apoyo se eligieron al menos cuatro diputados y 16 alcaldes sucreños. Ganó nuevamente la gobernación con Jorge Anaya, quien había sido una de sus fórmulas a Cámara en 1998. Anaya también fue condenado por concierto para delinquir agravado por la promoción y conformación de grupos paramilitares cuando fue gobernador. De los cuatro diputados que apoyó, tres ya fueron condenados y otro está todavía en investigación.

En las últimas elecciones parlamentarias y locales García se consolidó como el mayor jefe político de Sucre. En 2006, además de reelegirse por cuarta vez senador, volvió a elegir dos Cámaras: a su fiel pupilo Erick Morris, por Colombia Democrática, y a Gabriel Espinosa, por el Partido Liberal. En el 2007, a pesar de estar ya preso e investigado por parapolítica, apoyó desde la cárcel la elección del actual gobernador de Sucre, Jorge Barraza, con el aval del Partido de la U, y la de seis diputados y 21 alcaldes.

Esta ha sido la estructura de poder electoral de Álvaro García Romero (ver gráfico). ¿Ese es el proyecto que aspira a mantener y representar en 2010 su hermana Teresa García y su fórmula a la Cámara, Eduardo Pérez Santos?

Si usted conoce más información sobre ésta estructura de poder, u otra vinculada con la ilegalidad, por favor envíenosla al correo observatorio@moe.org.co  

Haga click en cada año para ver la estructura correspondiente a ese periodo:

 

 

Estructura Política
de
Álvaro García Romero