Los juegos nacionales: a Chocó le faltan más de cien metros para llegar a la meta

Imagen
juegos_nacionales(0).jpg

En 2015 serán los próximos Juegos Nacionales, el evento deportivo más importante del país. Y esta vez tienen un componente especial: los van a hacer entre Tolima y Chocó, y para este segundo departamento son toda una apuesta al desarrollo. Sin embargo, hay ruido de que Chocó podría perder la sede.

En 2015 serán los próximos Juegos Nacionales, el evento deportivo más importante del país. Y esta vez tienen un componente especial: los van a hacer entre Tolima y Chocó, y para este segundo departamento son toda una apuesta al desarrollo. Sin embargo, hay ruido de que Chocó podría perder la sede.

La decisión de que los anfitriones sean Tolima y Chocó la tomó Juan Manuel Santos el año pasado, en un Consejo de Ministros en Quibdó. En esa ocasión Sergio Fajardo dijo que Antioquia aspiraba a participar con Urabá, pero los gobernadores de Tolima y Chocó se negaron.

La semana pasada en el Chocó y en el Tolima corrió con fuerza el rumor de que la sede se iría para otro lado, aparentemente Antioquia. Así lo dijeron medios locales de los dos departamentos, como la emisora tolimense Ecos del Combeima.

Hasta el momento el proyecto sigue caminando, y ya se distribuyeron los deportes que hará cada departamento. El director de Coldeportes Andrés Botero reiteró que los juegos los harán Tolima y Chocó, y Fajardo aclaró que Antioquia no tiene ningún interés de quedarse con la sede.

El lío es que Chocó necesita plata para construir escenarios. En su propuesta incluye hacer competencias en cuatro municipios (Quibdó, Istmina, Acandí y Bahía Solano) y construir todo un complejo deportivo y comercial en Quibdó, por lo que estima que va a necesitar unos 120 mil millones de pesos para la infraestructura - plata que no tiene.

Según la carta de los juegos los departamentos deben poner el 80 por ciento del presupuesto, y la Nación el 20. Ya el gobernador del Tolima, Luis Carlos Delgado, propuso que el reparto fuera 60 - 40. En todo caso, si la Nación no asegura esa plata, los juegos sí estarán en aprietos.

Compartir