Los Ni-ní (con una súper aliada) derrotan al uribismo en Yopal

Imagen
portada_yopal(0).jpg

Con el triunfo de Leonardo Puentes en las atípicas a la Alcaldía, la coalición de Robledo, Claudia López y Fajardo pasó con creces su primera prueba de fuego electoral.

Este domingo, en las elecciones atípicas de Yopal, la Coalición Colombia que armaron los precandidatos presidenciales Jorge Robledo, Claudia López y Sergio Fajardo, pasó con creces su primera prueba de fuego electoral derrotando al candidato uribista en su propia cancha y ayudados por una popular exalcaldesa de Yopal.

Los yopaleños eligieron a Leonardo Puentes como nuevo alcalde con 16.522 votos, quien ganó con el aval de Alianza Verde y del Polo y el respaldo de Compromiso Ciudadano, en reemplazo del condenado John Jairo Torres, conocido como ‘John Calzones’, y quien fue elegido mientras estaba recluido en la Picota en Bogotá.

La carta ganadora de los Ni-Ni

Puentes era visto como el candidato que representaba el espíritu anticorrupción que la coalición de los Ni-Ni (no están ni con Santos ni con Uribe) busca llevar a todo el país para sumar adeptos de cara a las presidenciales. Eso se lo confirmaron a La Silla por separado Fajardo y López.

Como muestra de unidad, los tres precandidatos presidenciales acompañaron a Puentes en un recorrido por distintos barrios de Yopal el domingo antes de las elecciones y estuvieron trinando toda la semana en su favor.

Puentes, ex concejal del Partido Verde en el periodo 2011-2014 y candidato verde a la Alcaldía en 2015, ha sobresalido, primero como político y luego como activista por sus denuncias de corrupción contra las urbanizaciones ilegales de Torres que condujeron a su condena penal y a su destitución.

También denunció que, como alcalde, Torres usó la empresa pública Ceiba, que administra negocios como el matadero, el alumbrado público, la planta de sacrificio animal o el cementerio municipal, para hacer contratos irregulares. Y, gracias a una acción popular que interpuso el alcalde electo, Ceiba ya no podrá asumir la prestación de servicios públicos.

"Una opción decente” para la capital del Casanare fue como lo describió el periódico regional El Nuevo Oriente días antes de la elección.

Lo que estaba en juego

Según un analista local, que como varias otras fuentes nos pidieron no ser nombradas por miedo, este domingo el pulso estaba entre dos posibilidades.

Uno entre el ‘modelo John Calzones’, o sea, la posibilidad del destituido alcalde de fortalecer sus negocios personales a costa de la administración pública si quedaba en manos del ex senador por La U y ex gerente de la campaña de Juan Manuel Santos en Casanare en 2010, Carlos Cárdenas, avalado por Opción Ciudadana.

El otro era el establecimiento, representado por los grupos políticos que por muchos años han ejercido el poder en Yopal sin promover grandes transformaciones sociales pero que han permitido un mínimo funcionamiento de la administración. Su candidato era el uribista Arcenio Sandoval, que tenía además el apoyo de la mayoría de los liberales y de Carlos Fredy Mejía de La U, uno de sus adversarios en las elecciones de 2015.

 

En 2015 había intentado por segunda vez sin éxito llegar a la Alcaldía de Yopal con el padrinazgo del expresidente Uribe y el apoyo de Óscar Iván Zuluaga, y quedó de sgundo, con la mitad de votos de Torres pero casi el triple de Puentes.

Este sábado, Zuluaga también estuvo en Yopal promocionando en distintas emisoras de la ciudad a Sandoval, y de paso la precandidatura de María del Rosario Guerra, en compañía de las senadoras Nohora Tovar y Paloma Valencia.

El uribismo buscaba dar este domingo una nueva muestra de poder en Casanare, donde Zuluaga ganó con amplia ventaja en primera (57,57 por ciento) y segunda vuelta (77,38 por ciento) de 2014; en 2015, en la primera incursión del Centro Democrático en elecciones locales, obtuvo su única gobernación del país con el empresario y líder ganadero Alirio Barrera, que alcanzó casi la mitad de la votación total.

Con estas atípicas, en un escenario posplebiscito y en un departamento y una capital en el que triunfó el No con el 71,48 por ciento de los votos, el uribismo quería ratificar su fuerza política de cara a las presidenciales, por lo que desde el nivel nacional se esmeraron en la campaña.

El resultado fue un palo para todos.

El triunfo de Puentes

Puentes no estaba realmente en las cuentas de nadie. Y su inesperada victoria refleja en parte que sí es posible capitalizar el descontento de varios sectores ciudadanos, cansados de la corrupción que llevó a la ciudad a tener siete alcaldes en los últimos 9 años, lo cual es una excelente noticia para los Ni-ni ahora que se calienta la campaña electoral. 

Ya lo comenzaron a capitalizar inmediatamente después del triunfo como un ejemplo de que sí es posible vencer la corrupción y las maquinarias tradicionales.

También lo podrán usar internamente en de sus respectivos partidos y movimientos para convencer a los que aún están reticentes a hacer esta alianza de que puede ser una fórmula ganadora si lo repiten en todo el país. Aunque claramente, las dinámicas locales son diferentes a la nacionales.

Por ejemplo, en el triunfo de Puentes es probable que también haya sido clave al apoyo de la ex alcaldesa de Yopal Fernanda Salcedo, que en 2015 sacó más de 40 mil votos para la Gobernación (18 mil de ellos en Yopal) con el aval del Partido Liberal y que ahora abandonó cuando los rojos se fueron con Arcenio Sandoval.

El senador verde Jorge Prieto (que es además tío de Puentes) le contó a La Silla que Salcedo está sonando para ser candidata de su partido (y si cuaja la Coalición Colombia también del Polo) a la Cámara por Casanare, en fórmula con él, pero dice que no ha confirmado si le interesa.

La ex alcaldesa nos negó que esto sea así, pero igual se jugó su capital político a favor de Puentes.

Con su ayuda, el impulso de los Ni-ní, y su propia trayectoria llevaron a Puentes a la alcaldía de una de las ciudades capitales más emproblemadas del país.

Ahora López, Robledo y Fajado lo podrán capitalizar como su primer round en estas elecciones.

Compartir
0