Los poderosos que Rafael Moreno denunció antes de ser asesinado

Los poderosos que Rafael Moreno denunció antes de ser asesinado
20221107-rafaelmoreno-periodista.jpg

Ya han pasado tres semanas desde que el periodista Rafael Moreno fue asesinado a sus 37 años con dos disparos de bala en su restaurante Rafa Parrilla en Montelíbano, Córdoba. Su crimen —que conmovió a los periodistas y a la gente que lo conocía— sigue aún sin resolverse.

La Silla Vacía visitó el sur de Córdoba para conocer a fondo las investigaciones de Rafael Moreno y las denuncias que estaba haciendo antes de ser asesinado y habló con ocho personas que lo conocían, entre familiares, periodistas, amigos y políticos.

Rafael Moreno hacía sus denuncias a través de sus redes sociales personales y la cuenta de Facebook Voces de Córdoba. Sus cuestionamientos iban dirigidos especialmente contra dos grupos políticos con los que trabajó en el pasado: el del exalcalde de Puerto Libertador Espedito Duque y el del representante liberal Andrés Calle.

Desde el periodismo, Moreno enfocaba sus denuncias contra quienes sentía que lo habían traicionado políticamente. Y ahora los ojos de sus colegas están puestos en estos poderosos locales.

Varios comparten la misma sospecha de que a Moreno lo mataron para impedir que sus denuncias contra políticos de su región pasaran de lo local a lo nacional.

Lo creen así porque el periodista fue asesinado justo unos días después de anunciar que entregaría sus denuncias sobre corrupción a Forbidden Stories, una organización internacional que se encarga de continuar y publicar el trabajo de periodistas que enfrentan amenazas o son asesinados.

Moreno iba a participar junto a esta ong en un taller de la fundación de periodismo Gabo en Bogotá el 21 de octubre. Lo balearon el 16.

El choque con los poderes de Puerto Libertador

Rafael Moreno tenía habilidad para adaptarse a cualquier oficio. Fue minero, raspachín de coca, estudió varios semestres de Derecho y creó un grupo de denuncias jurídicas, fue presidente de la Junta de Acción Comunal de la Unión (Puerto Libertador) y montó un restaurante de comidas rápidas y un lavadero de carros. En sus últimos años, combinó el periodismo con la política.

Antes de ser periodista, Moreno acompañó a Espedito Duque en sus tres campañas a la Alcaldía de Puerto Libertador.

“Toda la familia estuvo con Espedito. Rafael más porque se mostraba más, iba a las veredas, organizaba reuniones para el alcalde y era muy conocido”, dice una pariente de Moreno.

“Casi que le llevaba la agenda personal a Espedito”, dice un periodista amigo.

De hecho, en un video de Facebook el propio Moreno reconoce que le recibió diez millones de pesos a Duque por su trabajo en la campaña de 2015. Fue en esa contienda en la que Duque fue elegido alcalde.

Según tres fuentes conocedoras, esa relación se rompió en la administración de Duque porque Moreno sentía que no le estaban dando el reconocimiento que esperaba.

“En la campaña de 2015 él fue como el secretario de campaña de Espedito, pero cuando se hizo alcalde no le dieron el puesto que se merecía. En cambio, llegó gente que no había trabajado en la campaña”, dice una pariente de Moreno.

Un periodista amigo de Moreno lo confirma: “Yo diría que se distanció (de Duque) para el segundo año, casi para el tercero. No le dieron el valor que él podía tener. Trabajó unos meses en una oficina jurídica, sin ninguna importancia”.

Fue en ese momento que Moreno hizo su tránsito hacia el periodismo. Creó Voces de Córdoba como un medio en Facebook en diciembre de 2018 y empezó su carrera como periodista.

Como suele suceder con el periodismo local, Moreno combinaba el oficio con otras labores. En su caso, con la política.

A la vez que mantenía su espacio periodístico en Facebook, se metió en la campaña de Rey Calleja, rival del candidato de Duque y a la postre ganador, Eder Soto.

En su nuevo rol de periodista, Moreno encontró una vitrina para ganar relevancia y desacreditar al grupo político por el que se sintió traicionado. Así que se volvió un veedor permanente y un duro crítico de la administración de Soto.

Una voz incómoda

Puerto Libertador, un municipio de 55 mil habitantes, a tres horas en carro de Montería, es un pueblo del sur de Córdoba, conocido por la abundancia de hojas de bijao. En el pueblo hay una fuerte presencia del Clan del Golfo.

“La prensa de esta región se enfrenta a las dificultades de informar en una zona violenta, con presencia del Clan del Golfo, y en la que funcionarios públicos estigmatizan a quienes hacen denuncias e investigación”, denunció la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) después de una reciente misión a Puerto Libertador, donde constató el riesgo que corren los periodistas de la región y su desprotección por parte del gobierno local como nacional.

El periodismo que hacía Moreno era particularmente arriesgado en ese contexto. Combinaba la búsqueda de contratos públicos en la página de contratación estatal Secop con reportería en terreno para ver si se estaban cumpliendo.

Si encontraba irregularidades, Moreno, además, ponía las denuncias ante los entes de control.

Todo esto lo mezclaba con publicaciones y transmisiones en vivo de Facebook en las que lanzaba frases suspicaces hacia los atacados, acusaciones de “ladrones” y descalificativos como “payasos” o “basura”.

Rafael Moreno denunció obras de infraestructura entregadas en mal estado durante la administración de Soto; expuso a los contratistas que más dinero recibían en Puerto Libertador, como la Fundación Visión Juvenil Organización; también reveló los acuerdos entre la Administración y el Concejo para aprobar empréstitos para el municipio.

Las peleas de Moreno con Espedito Duque (el padrino político de Soto) y su grupo político alcanzaron niveles desproporcionados.

Según cuenta un pariente y un periodista amigo de Moreno, en 2020 tuvo una pelea pública con Lewis Brito, conocido en el pueblo por su apodo “El Guajiro” y por su cercanía con el hijo del exalcalde Duque, Juan David Duque.

“Rafael venía de estar tomando, y lo paró un policía en un retén junto con ‘El Guajiro’. Lo graban borracho y lo empezaron a golpear. Rafael estuvo mal”, dice una familiar. La versión de un familiar de Duque es la opuesta. “Rafa Moreno fue el que le pegó (a Brito)”, dice.

La última denuncia fuerte de Rafael Moreno contra la administración de Soto fue por un contrato de transporte escolar. En julio, Rafael señaló que un contrato de 946 millones para transportar a los estudiantes de colegios era un “robo” porque el transporte era de pésima calidad. La acompañó de una foto de una camioneta Jimmy con estudiantes subidos al techo. “Se robaron mil millones de pesos en 50 días”, denunció en sus redes

En un video en el que da detalles de esa denuncia, el periodista también contó que había recibido una amenaza. Era un panfleto que decía “Usted se cree el puticas porque habla en público y por eso cree que es intocable. Aquí ninguno lo es”. El papel tenía una bala adentro, que Moreno mostró en su transmisión.

Los poderosos que Rafael Moreno denunció antes de ser asesinado
20221107-rafaelmoreno-periodista2.jpeg

Rafael Moreno muestra la bala que encontró en su moto junto a un mensaje que lo amenazaba de muerte.

No era la primera amenaza que recibía. Desde 2019 era víctima de amenazas y, además, la Unidad Nacional de Protección (UNP) tuvo fallas en los mecanismos de protección a Moreno. “Se enfrentó a un mecanismo de protección con problemas administrativos, que no creía en el riesgo que él manifestaba y, por lo tanto, tomó medidas insuficientes para el peligro al que se enfrentaba”, dice la Flip.

Pero sobre esa última amenaza, Moreno soltó una frase que después de su muerte retumba en su pueblo: “El Clan del Golfo no amenaza de esa manera…estas no son amenazas de paracos, son amenazas de politiqueros, de corruptos, que quieren silenciarlo a uno a como dé lugar”.

A finales de septiembre, semanas antes del asesinato, el contratista Miguel Rivera, coordinador de los gestores de paz de Puerto Libertador y compadre de Duque, cuestionó públicamente a Moreno. En sus redes sociales publicó que los periodistas Moreno y Organis Cuadrado estaban tratando de frenar el contrato de transporte escolar. Los acusó de “extorsionistas”, “vividores de redes” y “limosneros con escopeta”.

“Este par de extorsionistas de redes, no son ni abogados ni periodistas…este par son los responsables de que 1.200 niños se queden sin el transporte escolar. Estos tipos son tóxicos para cualquier comunidad”, escribió Rivera.

Sin dar ninguna prueba y sobredimensionando la capacidad que tiene un periodista para suplantar el rol de los organismos de control que son los que sí pueden suspender obras en casos de irregularidades, la publicación de Rivera le servía a la administración para desprestigiar a Moreno pintándolo como un enemigo del bienestar del pueblo.

Moreno hizo varios Facebook Live en los que se defendió de Rivera y de la administración de Soto. Contraatacaba: “No sea ladrón señor Eder Jhon Soto. Mientras usted está ostentando una Ford Explorer de 260 y pico de millones, tiene a los estudiantes comiendo de la que sabemos, andando a pie. Y usted dándose la vida con finca, con casa, comiendo pelaitas”.

En ese agitado ambiente político, el 16 de octubre un sicario asesinó a Rafael Moreno en su restaurante.

Cuando La Silla Vacía consultó al exalcalde Duque, este dijo que prefería no referirse al tema por respeto a la familia de Moreno.

Pero además de su pelea con el exalcalde Duque y sus alfiles políticos, Moreno también había enfocado sus cuestionamientos periodísticos contra el gobernador Orlando Benítez y el representante Andrés Calle, ambos del Partido Liberal.

La pelea con los liberales

Rafael Moreno militó durante varios años en la casa Calle, y apoyó a Andrés Calle en su campaña a la Cámara en 2018 y a Orlando Benítez en su aspiración a la Gobernación en 2019. Moreno les organizaba reuniones políticas a ellos en Puerto Libertador.

Sin embargo, este año se rompió la relación entre Rafael Moreno y Benítez y Calle por temas políticos. Moreno aspiró a la curul de paz en Córdoba, y se molestó con ellos porque no lo apoyaron, según personas de su entorno.

Por el contrario, el gobernador Benítez llevó a su prima Leonor Palencia. Y ella fue elegida con 5 mil votos, mientras Moreno se quemó con 157.

“Rafael le pedía apoyo a sus amigos, y ellos le decían que les tocaba estar con Leonor Palencia”, dice una periodista amiga de Moreno.

Desde entonces, Rafael Moreno empezó un ataque fuerte contra Benítez y Calle. Al gobernador lo calificaba de “Orlando farándula” porque, para Moreno, mostraba más fotos que resultados.

Al gobernador Benítez y al representante Calle, Moreno los criticaba por sus alianzas pasadas con clanes cuestionados, por el deterioro de la infraestructura del departamento o por anuncios de obras que nunca despegaban.

Una de las últimas investigaciones de Rafael Moreno tenía que ver con una cantera supuestamente ilegal de la familia Calle, donde, decía Moreno, contratistas del sur del departamento sacaban materiales más baratos y sin licencia ambiental. La extracción de piedra, según denunció Rafael Moreno tras visitar el lugar, se sacaba de la quebrada de Uré.

Según Moreno y un grupo de periodistas aliados del sur de Córdoba estas piedras están siendo utilizadas por los consorcio Versalles y Corredor Vial, que tienen contratos millonarios de pavimentación con la Alcaldía de San José de Uré, a una hora de Puerto Libertador.

Los consorcios y la Alcaldía han rechazado esos señalamientos pues dicen que sacan los materiales de canteras certificadas y no de la quebrada.

Sobre la denuncia, el representante Andrés Calle contestó: “Ninguna cantera ilegal, esa es una vía pública construida hace más de 60 años. No tengo nada que ver en la gestión y contratación de obras en San José de Uré”.

Pese a que hay fotos de Moreno con la camisa de campaña de Calle y fuentes que lo saben de primera mano le confirmaron a La Silla Vacía el vínculo de Moreno en el grupo de los Calle, el representante Calle niega la militancia de Moreno en su grupo político. Calle también niega un distanciamiento político: “Rafa era nuestro amigo, cercano a mi casa y a mi familia. Un buen periodista, arriesgado y humano. Nunca hubo un distanciamiento político y mucho menos personal”.

Por ahora, ninguno de los colegas de Moreno han recogido sus denuncias. La auto-censura se ha tomado el periodismo de la región.

“El periodismo con el asesinato de Rafa quedó cercenado”, dijo un periodista amigo de Moreno que también hace denuncias de corrupción. “El asesinato de Rafa no solo se llevó la vida de él, se llevó el impulso que teníamos muchos para seguir haciendo investigaciones”.

“Con el asesinato de Rafa nadie está haciendo nada. Todo el mundo está cubriendo eventos de corralejas, registros de la gestión de las alcaldías, fútbol. Pero nadie está haciendo denuncias”, dice el periodista Walter Gómez, que trabajó con Moreno en sus últimas investigaciones.

En Montelíbano, el municipio donde mataron a Moreno, la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) reportó que seis periodistas han sido amenazados en lo que va del año.

Y semanas después del asesinato de Moreno, la Flip ha dicho que aún no se han tomado medidas para proteger a la prensa

“La Fundación realizó una misión a esa región y constató que el Gobierno Nacional no ha realizado acciones contundentes para cumplir su obligación de procurar seguridad a los y las periodistas”, dice la organización. También señala que los esfuerzos locales son insuficientes frente al riesgo de los comunicadores. 

Publicaciones

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.

Compartir