Los sacrificios de los verdes si se las dan de progresistas

Imagen
portada_laura(0).jpg

La Dirección Nacional del Partido Verde acaba de nombrar a una comisión especial para buscar oficialmente acuerdos con el movimiento Progresistas y con todos los que estén interesados en hacer alianzas con ellos con miras a las elecciones de 2014, tanto de Congreso como presidenciales. Con esta decisión, la aspiración presidencial de Enrique Peñalosa por el Partido Verde queda en veremos.

?En una reunión que arrancó esta mañana a las 9:30, la Dirección Nacional del Partido Verde acaba de nombrar a una comisión especial para buscar oficialmente acuerdos con el movimiento Progresistas y con todos los que estén interesados en hacer alianzas con ellos con miras a las elecciones de 2014, tanto de Congreso como presidenciales. Con esta decisión, la aspiración presidencial de Enrique Peñalosa por el Partido Verde queda en veremos.

La comisión quedó conformada por representantes de todos los sectores que confluyen en el verde -Alonso Salazar (fajardismo), Alfonso Prada (peñalosismo), Antonio Sanguino (luchismo), Carlos Ramón González (Opción Centro), Rodolfo Quintero (por la Costa Caribe), Ángela María Robledo (mockusismo).

Aunque estos compromisarios no tienen un pensamiento unánime su misión es comenzar diálogos con el movimiento que fundó y lidera naturalmente el alcalde Gustavo Petro, lo que va en contravía de la posición de Enrique Peñalosa, quien abiertamente ha apoyado la revocatoria que cursa en contra de Petro.

“Está claro que ni Peñalosa, ni Sanguino ni yo, que somos los líderes políticos y voceros naturales del Verde en la ciudad, vamos a apoyar a Petro”, dijo Prada, peñalosista y miembro de la comisión especial que buscará la alianza con los progresistas, a La Silla. “Eso enredaría cualquier posibilidad de acuerdo”.

La posición de Prada, no obstante, es una minoría en una comisión en la que González y Robledo defienden a Petro, y Sanguino estaría dispuesto a apoyarlo siempre y cuando se den unas condiciones, según averiguó La Silla. Eso además de que Salazar es partidario de la alianza con el progresismo.

No tiene mucha presentación que los verdes se alíen con Progresistas para llevar listas conjuntas a Senado y para llevar un candidato único a la Presidencia, y paralelamente en Bogotá hagan campaña para revocar a su líder como lo quieren Prada y Peñalosa.

De hecho, los acercamientos con los progresistas (que no son nuevos, pues Antonio Navarro viene diciendo hace rato que quiere hablar con los verdes) comenzaron a darse a espaldas de Alfonso Prada y de Peñalosa. Al menos así sucedió con una reunión privada el miércoles pasado, cuyos detalles conoció La Silla.

El “inamovible” factor Petro
 
El nombre de Antanas Mockus fue hoy aplaudido en la Dirección Nacional verde lo que anticiparía que lo están buscando.
Foto: La Silla Vacia
El concejal Antonio Sanguino propuso a progresistas hablar de "un segundo tiempo" en el mandato de Gustavo Petro.
Foto: Juan Pablo Pino

El miércoles de la semana pasada en un restaurante de Chapinero, en Bogotá, se reunieron los progresistas Antonio Navarro, Guillermo Asprilla y Gloria Flórez con los verdes Carlos Ramón González, Néstor Daniel García Colorado, Antonio Sanguino, Eduardo Andrés Garzón (hijo de Lucho) Carlos Amaya y Antonio López. El tema: una posible alianza verde-progresista.

La idea de esa posibilidad no es nueva. Pero esta, aunque informal, fue la primera reunión en la que se sentaron varios representantes de ambas colectividades a hablar en concreto de la eventual alianza.

Durante la reunión saltaron a la mesa los dos factores que la embolatarían: Enrique Peñalosa y Gustavo Petro. El primero por la oposición de Peñalosa a Petro. Y el factor Petro porque uno de los inamovibles para que Progresistas aceptara la unión sería, precisamente, que los verdes apoyen la gestión del alcalde de Bogotá.

Al menos, así se evidenció cuando la parlamentaria andina Gloria Flórez planteó a los verdes el respaldo a Petro y usó la palabra “inamovible”. Y cuando Antonio Navarro les preguntó “¿Bueno, y qué hacemos con Peñalosa?”.

Varios verdes presentes respondieron a Navarro que la alianza no tiene por qué dejar por fuera a Peñalosa e incluso Antonio Sanguino dijo que, para aceptar el apoyo a la gestión de Petro, se podría hablar de “un segundo tiempo de la administración de Bogotá” en el que se corrijan errores.

Sin embargo, otro miembro verde que estuvo en la reunión y que habló con La Silla off the record advirtió que el escenario de una alianza progresista “es un escenario de ruptura” frente a Peñalosa.

Consultado hoy por La Silla, Navarro aseguró que con los verdes apenas se están explorando los diálogos, no hay inamovibles y su propuesta para con ellos es la de “un matrimonio de camas separadas” con dos estructuras distintas para cada colectividad y alianzas programáticas, o “un matrimonio con cama doble”, que implicaría una fusión con una dirección y una representación legal compartida.

Navarro añadió que el diálogo de progresistas no sólo es con los verdes sino que también están buscando a la ASI, al Polo y hasta a la UP: “Aún no sabemos quién los representa, pero estamos esperando saberlo para sentarnos también con ellos”.

Esas eventuales alianzas progresistas con el Polo y la UP ratifican que Peñalosa (más cercano a Uribe o incluso a Santos) se quedaría por fuera de cualquiera de estos acuerdos. Sería muy raro que pase en una elección de ser aliado de Uribe a serlo de Petro, con quien ha tenido una larga contradicción política.

Los cambios verdes
Guillermo Asprilla es uno de los líderes progresistas y de los más fieles escuderos de Petro.
Foto: Juan Pablo Pino
Alonso Salazar, por ahora, no pudo quitarle la Secretaría General verde a Néstor Daniel García.

En su reunión de hoy, el Partido Verde demostró que anda en modo reunificación al nombrar como su presidente vocero al exalcalde de Medellín Alonso Salazar, en representación del fajardismo.

Tal y como lo había contado La Silla, la presidencia del verde a partir de hoy será colegiada y quedó en manos de Salazar, de Alfonso Prada y de todos los senadores verdes.

También hubo cambios en la representación legal del partido (que entrega los avales) que ya no está en manos exclusivas de Carlos Ramón González, del antiguo Opción Centro, sino que queda repartida entre González y Salazar.

Alonso, sin embargo, perdió un pulso al quedar la Secretaría General verde en manos de Néstor Daniel García (Opción Centro), pues quitársela había sido una de las condiciones de Salazar para volver al partido.

En las conclusiones del evento mencionaron al exalcalde Antanas Mockus “para que haga parte activa del proceso de reunificación verde”, según le dijeron dos fuentes presentes a La Silla.

Esas mismas dos fuentes agregaron, por separado, que tienen conocimiento de que el nuevo presidente vocero verde comenzó diálogos informales con Mockus para convencerlo de que regrese a la colectividad. Un dato que no pudimos confirmar con Salazar, pero que tiene sentido con la puerta que abrió hoy el partido a los acuerdos con otras minorías. Si llega Mockus, será interesante ver qué pasa entre él y Petro, después de que él dejó plantado a Petro para aliarse con Gina Parody.

En el comunicado de su reunión, los verdes le hicieron un guiño a Peñalosa al decir que valoran sus declaraciones en las que apoyó el proceso de paz su apertura para ser candidato presidencial dentro de una consulta.