Mientras muchas maquinarias fallan, dos parapolíticos se adueñan de Bolívar

Mientras muchas maquinarias fallan, dos parapolíticos se adueñan de Bolívar
20220404-fico-conservadores(0).jpg

Los congresistas de los clanes cuestionados Blel y Montes con Federico Gutiérrez. De izquierda a derecha: Andrés Montes, Nadia Blel, Yamil Arana, Juliana Aray, Federico Gutiérez y Fernando Niño

En unas elecciones a Congreso en las que se vieron resultados inéditos como el teflón rayado del clan Char y quedó claro que las maquinarias están venidas a menos, dos parapolíticos se coronaron grandes triunfadores en Bolívar. Entre sus planes ahora está jugar a la Presidencia con Federico Gutiérrez e ir por la Alcaldía de Cartagena en las regionales del año entrante.

Se trata de los excongresistas Vicente Blel Saad y William Montes, ambos condenados por haber tenido relaciones con los paramilitares y quienes arrasaron en la contienda de marzo.

Ellos lideran clanes independientes entre sí, pero que esta vez fueron en alianza y lograron elegir dos senadores y cuatro de los seis representantes a la Cámara de Bolívar, entre ellos los más votados del Partido Conservador.

Su campaña estuvo respaldada en la maquinaria de la Gobernación y en prácticas clientelistas y tuvo el apoyo por debajo de la mesa de políticos que abandonaron sus casas políticas debilitadas y votaron con los conservadores por su fortaleza. 

Los Blel y los Montes son clanes familiares aliados en los que para recibir su bendición política los lazos de sangre son decisivos. El parapolítico Vicente Blel Saad puso a su hijo Vicente Blel Scaff en la Gobernación en 2019, y ese ente fue clave para en esta contienda reelegir a su hija como senadora Nadia Blel (la más votada el Partido Conservador) y elegir por primera vez a su hija adoptiva Juliana Aray como representante a la Cámara.

Los Montes están encabezados por el parapolítico William Montes, que llevó a su cuñado, el exconcejal Fernando Niño, y a su sobrino, el exdiputado Andrés Montes. El senador de Cambio Radical Jorge ‘el Yoyo’ Benedetti también llegó con el respaldo de esa casa política y lo cuentan como parte de la estructura.

Los Blel y los Montes fueron los que ayudaron a llegar a casi toda la seguidilla de alcaldes cuestionados que gobernaron Cartagena antes del independiente William Dau y, que con sus líos, causaron una crisis social e institucional en la ciudad.  

El año entrante de regionales quieren también repetir a la Gobernación y para ello están pensando como candidato en otro alfil con vínculos de sangre con los jefes cuestionados: el saliente representante Emeterio Montes, sobrino del parapolítico William Montes. Para la Alcaldía aún no han cerrado negociaciones ni definido carta, pero lo están planeando.

Así se coronaron

Vicente Blel hijo llegó a la Gobernación en 2019 avalado por cinco partidos y con el respaldo de casi toda la clase política de Bolívar. Detrás de su campaña estuvo su papá Vicente Blel, como lo mostraron audios que reveló W Radio en su momento.

Y aunque los Blel llegaron al poder con múltiples respaldos políticos, en estas elecciones la clase política local estaba debilitada y aprovecharon la coyuntura para sacar cuatro cámaras en sociedad con los Montes, sus principales aliados y del mismo partido. En contraste, La U perdió una cámara y Cambio Radical dos.

La debilidad de los otros grupos se explica por las muertes por covid del senador condenado por corrupción Juan José “Juancho” García y del representante Hernando “Picho” Padauí, dos barones electorales clave que manejaban los hilos de poder en el departamento. 

Juancho García era el jefe de La U en Bolívar: tenía a su hijo Andrés García en el Senado y a su mano derecha Alonso del Río en la Cámara, tenía relaciones con el poder nacional y fue consentido durante la Presidencia de su amigo Juan Manuel Santos. Con la muerte del líder, Andrés García no aspiró y Alonso se quemó. 

Una fuente del grupo García le dijo a La Silla que los alcaldes de Villanueva, Arjona y Tiquisio no le cumplieron a ese clan los acuerdos políticos y en estas elecciones votaron con los conservadores.

Por el lado de Padauí, del Partido Cambio Radical y símbolo de la política tradicional bolivarense, gran parte de su estructura la heredó su sobrino y representante Yamilito Arana Padauí, que es de la casa Blel. Arana pasó de 76 mil a 113 mil votos en esta contienda, y es el representante conservador más votado.

Sin Padauí, la lista de Cambio Radical quedó débil y se quemó la representante Karen Cure, heredera del combo de la criminal Enilce López, alias “La Gata” y aliada en esta ocasión de los poderosos Char de Barranquilla.

Además, la Alcaldía de Cartagena tampoco se movió con ningún grupo tradicional, como pasaba en elecciones pasadas. El movimiento del alcalde William Dau fracasó en su intento de llevar lista propia a la Cámara.

Esas ausencias fueron capitalizadas por el Partido Conservador, que con la maquinaria de la Gobernación le dieron las cuentas perfectas y voltearon a toda la clase política tradicional.

La Gobernación se movió de lleno

En 2018 Nadia Blel fue la senadora más votada solo en Cartagena y en el municipio de Turbana. Este año, con su hermano en la Gobernación, ganó en 30 de 44 municipios bolivarenses, pasó de 69 mil a 165 mil votos y fue la senadora más votada del Partido Conservador en todo el país.

Tres dirigentes políticos conocedores de la movida política en Bolívar coincidieron en que el gobernador Blel se movió para que los alcaldes locales que pertenecían a otros grupos votaran por su hermana Nadia Blel y por las cámaras del Partido Conservador. Según esas versiones, lo hizo llevándoles obras a cambio de que sus estructuras votaran por las cartas de la maquinaria de su papá.

De hecho, una fuente del Partido Conservador, que tiene acceso a los jefes de los clanes Blel y Montes, le dijo a La Silla que “el gobernador jaló a todos los alcaldes y los llevó con Juliana y Nadia (hermanas de Blel)... él mismo hacía las gestiones, y los alcaldes aceptaban por conveniencia administrativa y política…en los últimos meses tú lo viste mostrando obras en todos los municipios”.

Aunque la versión no pudo ser comprobada por La Silla. Encontramos una coincidencia entre algunos alcaldes consentidos con obras de la gobernación, cuyas estructuras votaron con el grupo del gobernador, pese a que originalmente tenían acuerdos con otras casas políticas. 

Observamos que en los últimos meses el gobernador Blel efectivamente recorrió los municipios presentando proyectos de infraestructura de la mano de los alcaldes locales. En obras escolares invirtió más de 279 mil millones desde el segundo semestre del 2021.

En este trino, podemos ver al gobernador con el alcalde de Barranco Loba, que llegó avalado por el Centro Democrático y tuvo el apoyo del grupo de Karen Cure, pero cuya estructura terminó votando con Yamilito Arana, que es de los Blel. En ese municipio Arana también tuvo el respaldo de otros sectores políticos locales, y fue el representante más votado allí. 

Presentar y jalonar ese tipo de proyectos para los municipios fue clave para que los alcaldes pusieran a sus estructuras a votar por los candidatos de la casa Blel. “Tú sabes que uno apoya alcaldes esperando que lo ayuden a uno, pero esta vez no lo hicieron…Yo le reclamé a los alcaldes, y todos me dijeron que fue por eso (por presión para mover obras)”, le dijo a La Silla un dirigente político de Bolívar cuyos alcaldes se voltearon.

Tres fuentes coincidieron en que la ausencia de Padauí y Juan José García también fue clave para que los alcaldes se voltearan. “Aquí quien infundia ese respeto era Juancho García, que se les paraba a los gobernadores, pero a nosotros no, a nosotros nos cogieron y nos pasaron por el forro”, le dijo a La Silla un político que se sintió traicionado.

Más allá de eso, La Silla encontró que en la Gobernación de Bolívar contrataron varios líderes barriales, claves consiguiendo votos, que se movieron fuertemente en las campañas del Partido Conservador. Una actividad que no es ilegal, pero sí muestra el rol clave de contratistas de la Gobernación en la campaña de la casa Blel.

Al líder barrial Aldo Lora le dieron un contrato el 24 de enero por 16 millones de pesos para “apoyar a los organismos comunales en el calendario electoral 2022”. Lora hizo campaña activa por las hermanas del gobernador Nadia Blel y Juliana Aray.

Asimismo, fue contratado el 5 de enero por 16 millones de pesos Ebat Pinto, otro líder barrial, que se movió con la campaña de Yamilito Arana y Nadia Blel.

“Aquí la política se sobreentiende, si a ti te dan una OPS (Orden de prestación de servicios) tienes que votar por los candidatos de la casa”, dice una fuente compradora de votos.

Y un contratista que se encargó de mover líderes nos dijo que: “Tú llegas a la Gobernación si perteneces a un grupo político, eso es mentira de que la gente que está allá es por concurso. Tienes que mostrar empeño en las campañas para que te llamen de nuevo”.

La Silla viajó a Cartagena y allá habló con un líder de la localidad 3 de Cartagena, encargado de conseguir votos para estas elecciones a favor de Nadia Blel y Yamilito Arana. El líder nos dijo que su jefe directo es contratista de Órden de Prestación de Servicios (OPS) de la Gobernación, que tiene a cargo varios líderes como él que le consiguieron votos con plata.

“A mi me dieron cuatro millones, pero él (su jefe contratista) decía que manejaba alrededor de 30 millones. Él usó sus recursos porque sabe que le dan burocracia y nuevos contratos, en mi caso, yo le envié una hoja de vida y sé que cuando pueda me sube también”, manifestó el líder. 

Según la fuente, él les dio a cada uno de sus votantes entre 20 y 30 mil pesos, más refrigerio y transporte, para votar por Nadia Blel y Yamilito Arana. “Yo quería votar por el Pacto Histórico porque ellos (los conservadores) no me representan, pero es una responsabilidad que yo tengo”, dice el líder.

Por otro lado, también hablamos con un funcionario de la Gobernación que le dijo a La Silla que él hizo campaña activa por un candidato del Partido Conservador, algo que está prohibido. “Acá todo el mundo está en campaña, yo también me estoy moviendo por mi candidato”, nos dijo el funcionario previo a las elecciones legislativas

Los vasos comunicantes entre líderes políticos de la casa Blel y la Gobernación la pudo constatar La Silla Vacía también con un episodio en la reportería para esta historia.

Luego de que contactamos a una líder de la casa Blel en el municipio de San Juan Nepomuceno para preguntarle cómo había sido la campaña de la senadora Nadia y si el gobernador estaba apoyándola activamente, nos llamó la jefe de prensa del gobernador, Claudia Carmona, para preguntar qué estábamos averiguando.

Sobre las denuncias de esta historia, desde la Gobernación de Bolívar nos dijeron que no pueden “prohibir que contratistas adelanten actividades abiertamente políticas” y que “no podemos responder sobre supuestos” referente a los testimonios que le llegaron a La Silla sobre las movidas políticas del gobernador y la entrega de obras para voltear alcaldes.

Y la fuerza política de los conservadores y su éxito asegurado en esta contienda hizo que concejales y otros líderes políticos locales se movieran con los candidatos del Partido Conservador.

En Cartagena 13 de los 19 concejales estuvieron en las campañas del Partido Conservador, la mayoría por debajo de la mesa para no incurrir en doble militancia. Así se lo confirmaron a La Silla dos fuentes de las campañas de los congresistas.

Además de los cuatro concejales conservadores, se movieron por ese partido tres concejales de Cambio Radical, una liberal, tres de la Alianza Social Independiente (ASI) y dos de la Alianza Verde.

Esa alianza multipartidista y su triunfo con maquinaria convierte a los Blel y los Montes en la fuerza electoral más poderosa del Partido Conservador y, sobre todo, los deja punteando de cara a las elecciones locales, donde buscarán la Alcaldía de Cartagena y mantener la Gobernación de Bolívar. 

Publicaciones

Compartir