“No descarto hacer equipo con Cambio Radical”: Peñalosa

Enrique Peñalosa
2021-10-11-enrique-penalosa-entrevista.jpg

El jueves pasado invitamos a los SuperAmigos a charlar con Enrique Peñalosa, exalcalde de Bogotá y precandidato presidencial, y le preguntaron por política, ciudades, política de drogas o Nicolás Maduro. 

Es el primero de los encuentros que esperamos tener entre nuestros SuperAmigos y aspirantes a la presidencia. Este es un resumen de la charla:

Juan Esteban Lewin

SuperAmigos

Enrique Peñalosa

Entre tantos precandidatos ¿Cuál es su camino para llegar a las urnas?

Me parece bien que haya muchos candidatos. Ahora necesitamos que funcionen mecanismos para que eso se organice, y en Colombia tenemos la consulta, la primera vuelta, y también la posibilidad de encuestas u otros mecanismos.

Las dos veces que fui elegido a la Alcaldía de Bogotá, fui elegido con firmas. En la segunda ocasión también me apoyó Cambio Radical. Lo que me interesa es que Colombia salga adelante, y creo que yo haría el mejor Gobierno pero creo que hay que hacer un equipo con otras personas con las que tengamos coincidencias fundamentales.

¿Hay posibilidades de repetir el aval de Cambio Radical?

No descarto que eventualmente hagamos equipo con Cambio Radical.

Enrique Peñalosa

¿Quiénes serían esas personas cercanas?

Primero hay que decir que la derecha, la izquierda y el centro son conceptos que acá no tienen mucho.

Pero tratemos de traducir: si trabajar por los más necesitados es izquierda, soy de izquierda. 

Creo que hice mucho más trabajo por ellos que otros alcaldes como Gustavo Petro: muchos más colegios, parques y zonas populares, avanzamos mucho más en transporte masivo con prioridad sobre el automóvil particular, logramos muchas más ciclorutas, titulación de viviendas e hicimos mucho más por mejorar la atención en salud. 

Y aquí, por alguna razón, decidimos que apoyar la paz, el proceso de paz o el acuerdo de paz era de izquierda. Yo siempre apoyé el proceso, el acuerdo, la JEP. 

Ahora bien, si es de derecha creer que tener más inversión privada es la única manera para lograr más ingresos, más empleo, mejores oportunidades, entonces soy de derecha. Creo que se ha demostrado que la mejor manera de administrar la mayor parte de los recursos de la sociedad es a través de la propiedad privada, regulada y gravada con impuestos. 

Además, creo que se nos olvidó incluir en la Constitución el derecho a vivir sin miedo. Nos hemos acostumbrado a niveles intolerables de inseguridad, y no durante la crisis de reciente, sino desde antes. 
Entonces acá está de un lado Petro, el uribismo de otro. Yo creo que puedo más bien hacer un equipo interesante con candidatos como Federico Gutiérrez, con quien sea el candidato conservador, el que llegue a ser de La U, Alejandro Gaviria. Sería ideal hacer algún tipo de equipo antes de la primera vuelta. 

 ¿Sigue dispuesto a mantener alianzas como las del pasado con los Char o con Álvaro Uribe?

Primero que todo, yo no me alié con Álvaro Uribe, sino que en una campaña hace ya bastantes años él me apoyó y yo respeto el trabajo que hace. 

Por ejemplo, algunos de los concejales más estudiosos en mi Alcaldía, que nunca hacían un chantaje, eran del Centro Democrático, como Andrés Forero o el actual ministro de Defensa. 

Ahora bien, políticamente me enfrenté en todas las últimas elecciones a candidatos del Centro Democrático. Me enfrenté a Óscar Iván Zuluaga, a quien respeto, en la elección presidencial de 2018. En la pasada elección a la Alcaldía, vencí a Pacho Santos.

Entonces yo estaba enfrentado a Centro Democrático, pero sin odios y sin pasiones y sin y sin condenas, más allá de lo que pueda eventualmente algún día decidir la justicia colombiana, en la que confío.

Con los Char, de nuevo me parece peligroso que condenemos a la gente de antemano. 

En este momento las alianzas que he tenido en mente, sin que haya nada avanzado,

me gustaría hacer equipo con personas o partidos como el Partido Conservador, como el Nuevo Liberalismo, como Alejandro Gaviria y el liberalismo, como Federico Gutiérrez, muy especialmente con él, con Juan Carlos Echeverry, con Dilian Francisca Toro.

Enrique Peñalosa

Yo quisiera hacer un equipo para hacer una algún tipo de consulta simultánea con las elecciones de marzo. No es que esté diciendo que tenemos algo organizado, pero sí me gustaría que hubiera algo. 

Y ese equipo ¿sería para defender qué propuesta para el país? ¿Cuáles son, en su opinión, los tres principales problemas que hay que atacar en Colombia?

Primero hay que lograr que haya más inversión, porque es la única manera de crear más y mejores empleos y más ingresos, de acabar con la pobreza de la manera más efectiva que cualquier subsidio. 

Obviamente hay que tener programas para atender a los más necesitados y especialmente a los viejos, a los discapacitados, a los niños especiales de todas las edades es crítico. Ese es el primer tema: empleo y atención a los más vulnerables.

Estoy convencido de que lo fundamental del progreso y del desarrollo de una sociedad lo hace el sector privado, pues ofrecerá mayor riqueza, más oportunidades de empleo; pero para que el sector privado funcione es clave que haya un buen Gobierno. 

¿Qué condiciones tenemos para avanzar rápidamente hacia convertirnos en un país desarrollado, con ingresos mucho más altos, más y mejor empleo, seguridad?

Lo primero es tener una visión ambiciosa para lograr tasas elevadas de crecimiento económico y avances en inversión y progreso. Eso obviamente va a generar empleo. 

Segundo, la seguridad. Tengo la absoluta convicción de que la policía tiene la capacidad para enfrentar y capturar a las empresas del crimen. Para eso hay que fortalecerla, especialmente en inteligencia.

También hacer unas reformas, como que se sancione más drásticamente no por el valor de lo robado, sino por la violencia.

Es mucho más grave robar una bicicleta vieja a mano armada que robar un carro de lujo recién salido a la tienda que está estacionado

Enrique Peñalosa

Hay que construir más cárceles y trabajar en temas preventivos. Por ejemplo, en la alcaldía triplicamos la iluminación de parques y espacios públicos, e hicimos más de 170 canchas de fútbol en pasto sintético. Un estudio de la Universidad de los Andes encontró que en las zonas muy amplias alrededor de estas canchas se reducía el delito en 88 por ciento. 

También tiene que ver con la despenalización de las drogas porque se ha visto que la guerra contra las drogas enfocada a la destrucción de los cultivos no ha sido efectiva. Si vamos a hacer esa guerra, hay que concentrarnos en la producción y en la comercialización. 

Tercero, lo que llamo felicidad. Tenemos que aprender a vivir más civilizadamente, lo que significa desde lograr que nuestras mujeres menores de 18 años no tengan hijos, hasta que los padres lean más, que hagan más deporte.  

Eso es aprender a vivir mejor, tener tiempo libre de calidad. Que aprendamos a tomar menos trago y a hacer más deporte, más música, leer más, aprender de observación de pájaros, saber más de nuestras plantas...

Creo que tiene que ver mucho con el desarrollo del potencial humano, y esto también tiene que ver con infraestructura. Por ejemplo, necesitamos grandes parques de miles de hectáreas cerca de las ciudades, pues el ciudadano de ingresos altos tal vez va a una finca, a un club pero ¿y el de menores recursos?
 
Como mínimo, necesitamos que todos los embalses relativamente cercanos a las zonas urbanas tengan senderos públicos y ciclorutas alrededor de todo el agua. Para que sean públicos y no de unos pocos que tengan una casa de recreo cerca. 

También hay una cantidad de otros temas que son sectoriales.

Por ejemplo, en agricultura hay que destinar al menos 2 billones de pesos a las vías terciarias que van a beneficiar un mayor número de campesinos.

O en educación hay que ampliar los cupos en educación superior, apoyar la técnica, mejorar la calidad. En Bogotá creamos 35 colegios por concesión administrados por algunos de los mejores colegios privados y por la Universidad de Los Andes, con bellísimas instalaciones en los sectores más populares

Han logrado resultados similares a los colegios de estrato alto privados, mucho mejores que la inmensa mayoría de los colegios públicos con el esquema tradicional de Fecode, y son tan exitosos que que el contrato se vencía cuando Petro llegó a la alcaldía era tan gigantesco el apoyo a las comunidades que no pudo acabarlos 

¿Por qué son exitosos? Porque los rectores pueden mandar, premiar a los mejores maestros y sancionar, incluso prescindir, de los que no enseñan efectivamente. Esto no solo lo digo yo, lo dice, por ejemplo, el profesor Moisés Wassermann en su libro sobre educación: es crítico incorporar los resultados en el aprendizaje de los niños en la evaluación de los maestros.

Finalmente, para hablar de un tema crucial que es mi pasión,

las ciudades colombianas van a duplicar su tamaño en los próximos 40 o 50 años y se están haciendo mal, están creciendo donde no debe ser, sin las vías adecuadas y los espacios públicos adecuados

Enrique Peñalosa

El Parque Central de Nueva York, por ejemplo, se hizo en 1860, cuando esa ciudad tenía un millón de habitantes y era mucho más pobre que las ciudades colombianas actuales. Trescientas hectáreas, ¿qué hemos hecho similar en alguna ciudad colombiana? 

La planeación se está haciendo mal. La ley de ordenamiento territorial es absurda porque dice que se deben hacer POT para 12 años. Es absurdo: hay que hacerlos a 60 años. No hay nada más importante para la calidad de vida, para la competitividad de Colombia en los próximos 300 años, que cómo se hacen sus ciudades para la sostenibilidad ambiental. 

Entonces esto no es para que lo defina simplemente un municipio, tiene que ser un tema regional, incluso con injerencia nacional. La Constitución también está mal porque trata este tema como si fuera municipal, que no es. 

Eso hay que hacerlo no por los privados ni necesariamente con propiedad pública, pero sí con partes importantes de inversión pública. 

Estos son algunos de los temas, algunos de los temas que obviamente están muy esbozados muy rápidamente.

Nos decía que no está de acuerdo con poner a la fuerza pública a enfrentarse con los campesinos pero que sí hay que atacar la producción de cocaína. Pero a los campesinos se les ha atacado también por la producción de la pasta base ¿Me podría precisar su visión? 

Esto tiene que ver con decisiones internacionales, no es que Colombia pueda actuar independientemente. pero, como digo,

buscaré al máximo la despenalización de las drogas

Enrique Peñalosa

con un trabajo internacional, haciéndole ver a los países avanzados algo que les interesa más que los problemas de Colombia: la destrucción de las selvas amazónicas.

A nivel interno, buscaré minimizar al máximo el conflicto de las fuerzas armadas y los campesinos por la erradicación para concentrarme en atacar la producción y exportación de cocaína: cuando se decomisaron como 8 toneladas de cocaína a comienzos de año, un experto me decía que era equivalente a haber erradicado sesenta mil hectáreas, y era más efectivo.

¿Qué visión tiene de la reforma rural integral que hay en el Acuerdo de Paz del 2016? 

La veo muy bien. 

Mi padre fue gerente del Incora, que compró y expropió decenas, cientos de miles de hectáreas de grandes propietarios para subdividirlas. Mis compañeros de colegio privado, donde yo estudiaba, muchos eran de familias propietarias de estas fincas y más de una vez me dieron duro por cuenta de que le están estropeando las fincas 

En este momento el desafío no tanto comprar o expropiar tierras sino tener el catastro multipropósito, garantizar que todas las propiedades estén bien tituladas, proteger la propiedad los campesinos y recordar que en la agricultura moderna, tal vez lo menos importante es la  porque valen más el capital, la tecnología, el crédito, los insumos, la maquinaria. 

Eso porque hay dos tipos de agricultura. Uno es hipersofisticado, como los cultivos de flores, la palma o el azúcar, y otro es la agricultura campesina, con algunos productos que se consumen menos con el desarrollo económico. Por ejemplo, a medida que la sociedad se vuelve más rica, la gente consume menos papa y menos panela, y consume más frutas que necesitan un desarrollo tecnológico muy alto. 

Como el lulo, que se siembra y después de cuatro o cinco años la esa tierra queda llena de virus y no se vuelve a utilizar por muchos años. Y a diferencia del tomate de árbol que es de la misma familia y ha tenido una investigación tecnológica que ha desarrollado variedades resistentes y de diferentes tamaños y colores, es absolutamente rústico. 

Entonces necesitamos mucho apoyo tecnológico para los campesinos, programas que le garanticen la compra de sus cosechas a unos precios garantizados cuando sea, como en el cacao o en los programas de sustitución de coca.

Otra cosa que hay que hacer con los campesinos, es mejorar su calidad de vida. Para eso es posible que se reubiquen los campesinos que viven muy aislados, vulnerables a los violentos. Si estuvieran en pequeños poblados y fueran en moto al cultivo, sería posible darles mejor educación, servicios públicos, internet, recreación. 

Obviamente que este es un programa para llevar a cabo en 50 años, no en cuatro. 

Lo que se está haciendo como cumplimiento del Acuerdo en los municipios Pdet, con inversiones gigantescas de más de 15 billones de pesos en los municipios más pobres , hay que continuarlo. Creo que es algo que se está trabajando bien. 

¿Qué planes tiene de políticas públicas para la población migrante y refugiada? ¿Está dispuesto a suscribir un compromiso para evitar la utilización política del tema migratorio durante la campaña electoral?

Más elocuentes que las palabras son los hechos. En la Alcaldía dimos un apoyo gigantesco a los casi 500 mil venezolanos que tenemos en Bogotá y siempre dijimos que era necesario darles permiso de trabajo, incluso con la posibilidad de posteriormente obtener la nacionalidad. 

Para Colombia esa migración es una riqueza, no obstante las dificultades de ajuste y a que haya una minoría ínfima de personas venezolanas que cometen delitos, como hay una minoría ínfima de colombianos migrantes que cometen delitos en otras partes.

En otro tema relacionado,

hay que cambiar la política de relaciones con Venezuela. Yo creo que el presidente Maduro es un dictador que ha sido un desastroso gobernante, que posiblemente tiene alguna vinculación con actividades criminales, pero es el gobernante de Venezuela

Enrique Peñalosa

no el presidente Guaidó. 

Hemos caído en ser fichas de una guerra fría entre Rusia y Estados Unidos.

Tenemos claro que el gobierno venezolano apoya a los grupos armados ilegales y muy posiblemente está involucrado incluso en actos vandálicos que se han presentado en ciudades colombianas. 

Pero debemos buscar un acuerdo contundente en el que nos comprometemos a no intervenir de ninguna manera en ningún esfuerzo, ni democrático ni militar de ninguna clase, para un cambio de gobierno en Venezuela, y en el que ellos se comprometan a no intervenir de ninguna manera en Colombia. 

Los Estados Unidos tienen relaciones con la Rusia de Putin aunque estén en conflicto, o dialogan y buscan acuerdos nucleares con Irán. Es que entre más conflictos con un país, es más necesario que haya relaciones formales.

¿Cuál es su propuesta para movilizar carga, particularmente sobre los trenes?

Los ferrocarriles de pasajeros son hiper mega subsidiados y muy costosos; es más barato mover a la gente en avión que en trenes rápidos, pero la carga es muy eficiente por ferrocarril en corredores planos sin montañas muy empinadas. 

Para hacer unos proyectos nuevos que uno tiene en la cabeza, tiene que hacer los estudios y los diseños detallados para que se haga en los próximos 15 años, y por eso

lo serio normalmente es hacer lo que ya viene haciéndose, que se ha estudiado y evaluado

Enrique Peñalosa

De ese tipo hay dos proyectos en particular: uno es rehabilitar el ferrocarril a lo largo de todo el Valle del Magdalena. Hay que sacarlo adelante porque es un eje de carga muy importante porque recoge todo lo que viene de las ciudades de la cordillera oriental y la central y lo lleva a la costa. 

El otro proyecto, complementario y también fundamental, es el de la navegabilidad del río Magdalena. Está avanzando y está próximo a ser licitado en una primera fase. Hay que apoyarlo aun más, como un proyecto intermodal con toda clase de integraciones. Por ejemplo, para Bucaramanga es crítico mejorar la carretera a Barrancabermeja, que es un gran puerto para la carga fluvial.

¿Qué balance hace de su alcaldía de Bogotá, especialmente en relación con las comunidades?

Creo que hicimos un muy buen trabajo con las comunidades en general. 

Diría que hay algo que curiosamente no se relaciona con Peñalosa, es que mi obsesión siempre ha sido construir igualdad. Si hay alguien que haya dado peleas en la política colombiana para construir igualdad, soy yo. 

Nadie en la izquierda ha hecho algo remotamente similar, desde expropiar los campos de polo del Country Club hasta quitarle espacio a los carros para dárselo al transporte público o a las bicicletas, quitar los carros de las aceras para hacer respetar a los peatones, expropiar tierra para hacer una reforma urbana con metrovivienda, o intervenir radicalmente la tierra privada para el proyecto Lagos de Torca

Sobre esto podría hablar mucho tiempo y sobre eso voy a publicar un libro en 15 días, pero la idea es que las ciudades se hicieron cuando eran sociedades realmente muy pobres, y que incluso aunque no lo fueran pobres, las ciudades no se hacen para los próximos 50 mil años, ni 5000 años, ni 500 años: se tumban

Digamos, casi todas las viviendas de estrato 6 que hay en Bogotá se hicieron con renovación urbana, pero con una renovación chambona. Se tumbaron casas y se hicieron edificios pero no se pusieron más tubos, no se hicieron aceras más amplias, no ni se hicieron más parques. Solo se metió más gente, pero sin que mejorara el espacio público.

En Bogotá especialmente hay que mejorar el espacio público con la renovación urbana. Como en los sectores aledaños al Parque Simón Bolívar, donde se puede tener más densidad, más altura y hay unos edificios viejos en La Esmeralda, Pablo Sexto, etc. 

Nadie lo iba a hacer a la obligación, simplemente con mecanismos donde los vecinos lo hicieran cuando la mayoría de ellos lo quisieran. No me acuerdo si era 80, 70 o 90 por ciento a favor, pero no puede ser que el otro 10 por ciento bloqueen el proyecto. 

Así funcionan la democracia y las leyes en Francia, en España, en Suecia, en todas partes: expropiar una propiedad privada es algo esencial a la democracia, todo el tiempo se expropian.

En esta última alcaldía compramos, a las buenas o mediante expropiación, más de 5000 edificaciones para hacer vías, para hacer el metro, para hacer de todo. Y eso es normal,

Enrique Peñalosa

lo hacen en Estados Unidos, en Francia, en España.

Me llama la atención es que a la gente le parece muy normal expropiar viviendas para hacer vías o el metro pero, cuando se trata de hacer más espacio público o más vivienda, incluso con proyectos de iniciativa privada, no le parece normal.

Entonces, en los próximos cien años la inmensa mayoría de las edificaciones en Bogotá se van a tumbar y la pregunta no es si se tumban o no, sino si se tumban uno por uno o  en grandes bloques para que se mejore toda la ciudad con parques, con espacios públicos. 

Este tema de la renovación urbana es relevante para todas las ciudades de Colombia. Tenemos que hacer unas ciudades adecuadas para duplicar su tamaño en los próximos 40 o 50 años.

La vida de los jóvenes va a depender de cómo se hace la ciudad, porque las viviendas y los hogares son cada vez más pequeño, entonces van a la casa a dormir, y van a la calle a vivir, a desayunar con amigos, almorzar o comer en un café, a ir al parque o a hacer deporte a la a la calle. 

Es decir, cada vez más la ciudad es nuestra casa, y tenemos que hacer ciudades bien hechas. 

Entonces, como principio general,  para todo, como aperitivo filosófico de gobierno,sigo creyendo que aunque la Constitución del 91 busca proteger a las minorías, no debemos olvidar que uno de los principios fundamentales de la democracia es que el interés general prevalece sobre el particular. 

Eso es lo que permite, por ejemplo, que se hagan expropiaciones para hacer vivienda, parques, colegios o carreteras. Tenemos que tener mucho cuidado porque últimamente ha tomado mucho vuelo el que unas minorías bien organizadas bloquean el interés general. 

¿Cuál es la posición frente a la legalización del aborto? ¿Cuál es su propuesta para evitar embarazos de niñas y adolescentes?

nosotros ya logramos una reducción del 38 por ciento de esos nacimientos, básicamente dando información y facilitando el acceso a anticonceptivos a los jóvenes.

Creo que

el aborto, como mínimo, debe ser despenalizado

Enrique Peñalosa

no porque me parezca bueno sino porque penalizarlo simplemente afecta a las mujeres más pobres. Las de ingresos altos siempre pueden hacerse un aborto como ellas quieran, donde ellas quiera, y las que mueren y que terminan teniendo hijos son las mujeres más pobres. Entonces esto es una cuestión de igualdad.

No es porque a alguien le guste el aborto; creo que a nadie le gusta, pero es mucho menos malo que que no sea penalizado a que lo sea. Ojalá la Corte Constitucional decida en ese sentido.

Compartir
0