Pasado el 'efecto Prozac' de la paz, popularidad de Santos cae otra vez en picada

#encuesta
santos_8(0).jpg

El ánimo del país volvió a los niveles depresivos de la debacle de la Reforma a la Justicia. Esta es la principal conclusión que se deriva de la encuesta Ipsos-Napoleón Franco realizada cada dos meses por RCN y la revista Semana. El fallo adverso de la Corte de la Haya frente a Nicaragua terminó de abolir el optimismo que generó el anuncio del proceso de paz y que insufló oxígeno al gabinete de Santos. Aunque todas las instituciones y los personajes públicos sufren un bajón -incluído Uribe- los resultados son preocupantes para el Gobierno pues vuelve a quedar al descubierto su desconexión con los ciudadanos.

El ánimo del país volvió a los niveles depresivos de la debacle de la Reforma a la Justicia. Esta es la principal conclusión que se deriva de la encuesta Ipsos-Napoleón Franco realizada cada dos meses por RCN y la revista Semana. El fallo adverso de la Corte de la Haya frente a Nicaragua terminó de abolir el optimismo que generó el anuncio del proceso de paz y que insufló oxígeno al gabinete de Santos. Aunque todas las instituciones y los personajes públicos sufren un bajón -incluído Uribe- los resultados son preocupantes para el Gobierno pues vuelve a quedar al descubierto su desconexión con los ciudadanos. Estos son los principales resultados de la encuesta aplicada a mil personas en las zonas urbanas de 13 municipios de más de 200 mil habitantes entre el 23 y el 25 de noviembre:

Haga click en las imágenes para verlas más grandes

 

Se acaba 'efecto Prozac' de la paz

 

La favorabilidad del Presidente Santos cayó 15 puntos desde septiembre en la encuesta Ipsos Napoleón Franco  Su popularidad volvió al bajo nivel que había alcanzado en julio cuando se hundió la Reforma a la Justicia en medio del escándalo por el cruce de favores entre las Ramas del Poder. Lo más evidente de este resultado es que el anuncio del inicio del proceso de paz fue una inyección de popularidad para el Presidente y de optimismo en el país, que sin embargo, no resistió lo que vino después. No resistió el discurso de Iván Márquez, ni las sonrisas y declaraciones de los guerrilleros que contrastan con los rostros adustos y el mutismo de los negociadores del Gobierno y mucho menos la derrota en la Haya y el manejo dramático que le ha dado el Gobierno. Idéntica tendencia siguió el ánimo general, que se refleja cuando preguntan si las cosas van por buen camino.
 

 

Se evidencia la desilusión con Santos

 

Desde que Santos asumió la Presidencia ha venido cayendo en esta encuesta en la pregunta sobre si ha cumplido sus promesas. El 64 por ciento cree que no. Salvo el salto positivo que tuvo a raíz del anuncio de la paz, la caída en picada ha sido la norma.

El único segmento que está ligeramente más satisfecho que insatisfecho con el Presidente es el estrato alto y las personas de 45 a 54 años. En cambio, los jóvenes entre 25 y 34 años son los más insatisfechos.

La imagen desfavorable del Presidente también supera la favorable por cuatro puntos, lo que se llama la temida 'tijera', que Santos había logrado reversar con el anuncio del proceso de paz.

 

 

El Gobierno se raja no solo en relaciones internacionales


Los niveles de aprobación del Presidente no solo caen en el punto evidente de las relaciones internacionales donde siempre aparecía con la mejor calificación (de 67 a 45) sino en todas las áreas a niveles similarmente bajos a los de la Reforma a la Justicia.

En algunas áreas, la evaluación de la gestión es aún peor que en ese momento que se consideraba excepcionalmente malo. En inversión social (las 100 mil casas no han hecho mella), medio ambiente, y salud cae aún más bajo. Esta tendencia refleja que el cambio de gabinete por el 'gabinete de la paz' tuvo un efecto nulo cuando no contraproducente. Igualmente, la 'vuelta a Colombia' no parece haber tenido un efecto duradero para acercar al Presidente con los estratos medios y bajos de la población.
 

 

Por ahora la reelección está embolatada

 

Si las elecciones fueran hoy, Santos tendría que abandonar la Casa de Nariño pues solo uno de cada tres colombianos está de acuerdo con que se quede en el poder otros cuatro años. Esta medición, además, no cambia sustancialmente ni por edades ni por estratos y sí pierde siete puntos frente a la medición de septiembre.

A diferencia de otros personajes públicos que son consistentes en las tendencias, la aprobación de Santos es como un 'yo-yo', que desde la campaña ha demostrado que tiene una capacidad grande de reversar las caídas. La pregunta en este punto es qué carta podría jugar para recuperarse diferente a mostrar resultados contundentes en el proceso de paz. El riesgo aquí es que se deje tentar con esa posibilidad y termine hipotecado en la mesa.
 

 

El discurso uribista cala o expresa el sentir de los colombianos

Uno de los resultados sorprendentes de esta encuesta es lo duro que les dio a los colombianos el fallo de la Haya. Hasta el punto que incluso cuando les preguntan si Colombia debería desacatar el fallo y correr el riesgo de un conflicto militar con Nicaragua, el 85 por ciento insiste en que el Gobierno no debería acogerlo. Lo increíble, además, es que no hay ninguna variación significativa ni por edades ni por estrato. Y ni siquiera frente a la reacción de los sanandresanos, que serían la primera línea de batalla. Muy probablemente la movida de Santos de denunciar el Pacto de Bogotá -que para muchos podía sonar igual a que no lo cumplirían- buscaba sintonizarse con esta rabia. De cualquier manera, el expresidente Uribe que ha ido de emisora local en emisora local haciendo campaña para que el país incumpla esta obligación internacional ha calado en la siquis colectiva o la ha encarnado muy bien.


 

 

No culpan a Santos del fallo


A pesar de que el fallo de la Haya golpea de frente la popularidad del Presidente, los encuestados no lo culpan de la pérdida de mar. Responsabilizan primero al equipo negociador y luego a los expresidentes Uribe y Pastrana. Es más, casi la mitad de los entrevistados consideran que la canciller María Ángela Holguín no debería asumir la responsabilidad frente al fallo frente a un 34 por ciento que sí pide su cabeza. Este es uno de los pocos casos en los que los sanandresanos piensan diferente a la Colombia continental. En la isla más de la mitad considera que debería renunciar.

Aunque el 30 por ciento ven a Uribe como uno de los principales responsables de la derrota en la Haya su popularidad cayó menos de la mitad que la de Santos.

 

Diálogos de paz pierden espacio

 

Aunque todavía hay más colombianos que aprueban las conversaciones con la guerrilla que los que la rechazan el proceso perdió 20 puntos de apoyo.

Estos resultados ponen de presente que -como lo han señalado varios analistas- el tiempo es uno de los grandes talones de Aquiles de este proceso.

Sobre todo si desde el Gobierno no hay ninguna estrategia de comunicación que le permita a los colombianos saber si hay razones para mantener el optimismo.

Por ejemplo, ante el anuncio de las Farc de cesar las hostilidades hasta enero, que podría considerarse un primer resultado del proceso, la única reacción oficial han sido declaraciones del ministro de defensa y de los militares diciendo que las Farc son unas mentirosas.

No es de extrañar entonces, que sin contar con más información que las caras alegres de los guerrilleros y con las declaraciones castrenses cada vez haya menos ilusión que este proceso llegará a buen puerto.

 

Pierden ilusión con proceso de paz


Hoy son más los pesimistas que los optimistas que creen que esta negociación conducirá a que la guerrilla deje las armas.

Esta falta de confianza se refleja también en otras preguntas. Por ejemplo, el 56 por ciento considera que el Gobierno debe mantener la ofensiva militar contra las Farc hasta que se firme un acuerdo, siendo los estratos altos los que más apoyan este camino.

La guerrilla perdió tres puntos de favorabilidad, mientras que las Fuerzas Militares y la Policía perdieron 14 puntos.

La imagen desfavorable de Humberto de la Calle, el jefe negociador, se disparó pasando de 27 a 43 por ciento de desfavorabilidad. La del guerrillero Timochenko empeoró siete puntos, con un 81 por ciento de imagen desfavorable.

 


 

Al hacer click acá pueden ver la ficha técnica de la encuesta

Estado de la opinión

Compartir
0