Petro, el uribismo y el centro le apuestan a capitalizar el paro en Cali

Petro, el uribismo y el centro le apuestan a capitalizar el paro en Cali
centro-izquierda-derecha-cali.jpg

Esta semana, la política electoral para el 2022 estuvo movida en Cali. El Pacto Histórico anunció que el director del Canal 2, José Alberto Tejada, que se hizo famoso por su cubrimiento e identificación con las primeras líneas durante el paro, encabezará la lista a la Cámara del Valle por el Pacto Histórico. El precandidato de centro Alejandro Gaviria estuvo visitando la ciudad el fin de semana y ayer, tras un amago de disturbios en Cali, la senadora uribista María Fernanda Cabal equiparó la protesta con “una toma guerrillera”.

Cali, con más de 1,5 millones de personas habilitadas para votar, pone un promedio de 800 mil votos para Congreso y Presidencia, el 4,4 por ciento de la votación general, y 300 mil votos más que Barranquilla.

Históricamente, la ciudad ha votado alternativo y de izquierda en elecciones presidenciales. En 2018, Sergio Fajardo ganó en Cali la primera vuelta y Gustavo Petro, en segunda. De ahí la importancia estratégica que tiene la capital valluna para la centro izquierda; sobre todo en este momento en que existe la sensación entre las campañas de que por el estallido social ya nada está escrito para el 2022.

“(En presidenciales) uno cree que Cali es de izquierda y luego vota centro, después vuelve a votar de izquierda —dice Martín Orozco, gerente general de Invamer, la encuestadora que ha medido durante más de 20 años el ánimo de los colombianos— Es una población compleja”.

“Si la polarización se va a vivir en algún lugar es en Cali”, afirma el analista y estratega político Carlos Suárez. En ese mismo sentido opina Angel Beccassino, asesor de políticos, especialmente de izquierda: “Cali no va a ser una unidad, en realidad va hacia los extremos y lo que queda debilitado es el centro”.

Coincidiendo en que en pocos lugares del país se siente tan profundamente la polarización, tanto la izquierda, el centro y la derecha creen que pueden capitalizar electoralmente el estallido social de abril y mayo que tuvo como epicentro a Cali y cuyos coletazos aún se sienten en la ciudad. Cada uno a su manera.

La izquierda que quiere capitalizar el paro

El Pacto Histórico de Petro, con Tejada como cabeza de lista a la Cámara del Valle pone a un ícono del paro como su cara en Cali.

La candidatura de Tejada nació como iniciativa de organizaciones sociales y jóvenes en Cali, y estuvo respaldada por más de 2 mil firmas. Entre sus apuestas políticas, hay banderas relacionadas con la movilización de abril: amnistía general para los detenidos del paro nacional y una reforma a la Policía.

“(Tejada) es quien mejor puede representar el estallido y arrastrar la votación de sectores que normalmente no participan en estos escenarios electorales”, nos dijo Rayan Elbarkachi, uno de los precandidatos a la Cámara en el Valle por el Pacto Histórico y que nos habló a título personal.

Tejada es tan admirado por los de las primeras líneas que su imagen está pintada en el Monumento a la Resistencia, construido por artistas y manifestantes en el sector de Puerto Rellena, ahora rebautizado como Puerto Resistencia.

La izquierda no tiene hoy ninguna curul en la Cámara del Valle y tiene a los senadores del Polo Alexander López y Wilson Arias. Ahora también tiene a Roy Barreras, exsenador de La U que aterrizó recientemente en la Colombia Humana. El Pacto Histórico aspiraba a tener esa cuota en 2022. Pero con Tejada, ahora esperan lograr tres y hasta cuatro curules en Cámara si el director del Canal 2 termina siendo un fenómeno en términos de votación.

Con esa candidatura, esperan mover el voto joven para bajar el abstencionismo en el Valle y ganar terreno electoral en el departamento. “La izquierda y la centro izquierda van a crecer. Las elecciones las vamos a ganar nosotros”, aseguró Elbarkachi.

Un indicio de su fuerza es que cuando Petro fue a Cali a lanzar el Pacto Histórico de las Juventudes el 14 de agosto, llenó el Parque de las Banderas, un espacio amplio ubicado a un lado de la calle 5 que atraviesa la ciudad y que en ocasiones es punto de encuentro para manifestaciones. Ya antes había estado en la capital del Valle en el lanzamiento de la precandidatura presidencial de Luis Fernando Velasco (Liberal).

Desde el centro, y específicamente en la Coalición de la Esperanza, la mirada es distinta.

El centro que quiere mantener la fuerza en Cali

Catalina Ortiz, la única representante a la Cámara por la Alianza Verde en el Valle, fajardista y de la corriente que insiste en no unirse con Petro, dice que en el país “los extremos son muy bullosos” y que la gente hoy “se autodenomina de centro”.

En ese punto la respaldan estudios como la Encuesta Polimétrica de Cifras y Conceptos, que muestra que el 79 por ciento de los caleños se identifican con el centro. Ortiz lo resume en una frase: “yo creo que la gente se asustó con los extremos”.

Por eso, la apuesta del centro en el Valle es llegar con candidatos que representen a la clase media, “no que representen sus propios intereses o que no crean en el mercado”, aclaró Ortiz. Para eso hay dos nombres que nos adelantó la representante y que podrían integrar las apuestas de la Coalición de la Esperanza al Congreso: Duvalier Sánchez y Michel Maya que pueden mover votos en Cali.

Sánchez fue uno de los outsiders en las elecciones de 2019. Se lanzó a la gobernación del Valle con un discurso de “pelear contra los gigantes” que representaban Clara Luz Roldán (quien ganó la gobernación) y Dilian Francisca Toro (exgobernadora y madrina política de Roldán). Aún con menos de 30 años y con poca experiencia política logró 95 mil votos. Tras su derrota, pasó a ser asesor del alcalde verde de Jamundí, Andrés Felipe Ramírez. Sánchez sería la cabeza de la lista a la Cámara Verde en el departamento.

Michel Maya, exconcejal verde de Cali, excandidato a la Alcaldía de Cali y ahora presidente del partido Dignidad (encabezado por Jorge Robledo) en el Valle, está discutiendo la posibilidad de aspirar al Senado.

Por su parte, la actual representante Catalina Ortiz nos dijo que está decidiendo si salta o no al Senado, pero que, en las próximas semanas, se estará moviendo por todo el Valle para que al partido le vaya bien independientemente de su decisión. Esa campaña tendrá el sello del verde: recorrer las calles, ir puerta a puerta y sin grandes maquinarias ni campañas costosas y con un discurso anti-polarización.

Esa fue precisamente la línea que utilizó Gaviria cuando estuvo allá este fin de semana. Su discurso fue que es difícil pensar que un presidente de derecha o izquierda sea capaz de gobernar dada la polarización existente, y que por eso, la alternativa de centro es la opción que lograría calmar las aguas y unir a la gente alrededor de un propósito común de país.

Aún con la fortaleza que ven desde el centro, líderes como Michel Maya anticipan que “va a haber una pelea fuerte de todos los sectores” y que sectores como el que representa Tejada o Christian Garcés, del Centro Democrático, tienen mucho potencial.

La derecha que quiere entrar y va creciendo

Garcés fue la mayor votación en Cámara en todo Cali en 2018 con más de 29 mil votos. Y su partido se posicionó en la ciudad como el tercero más votado en la Cámara y el primero en el Senado con más de 179 mil votos en Cali. Lo que mostró una crecida del uribismo en una ciudad que la derecha no termina de conquistar.

El Centro Democrático podría recoger las voces que tras los bloqueos y la violencia vivida durante el paro ahora reclaman autoridad y seguridad, una bandera que siempre ha tenido este partido aunque con el gobierno Duque la ha ido perdiendo.

El partido de Uribe fue el primero en apoyar la reacción masiva en contra de los bloqueos con la llamada “Marcha del Silencio”. El representante Garcés, junto con el senador Gabriel Velasco, apoyaron y asistieron a la movilización, y fueron activos en redes sociales exigiendo que se levantaran los bloqueos.

Juntos —con la precandidata uribista María Fernanda Cabal, que apoyó un pintatón que pretendía cubrir grafitis que habían hecho los manifestantes y en donde dijo que “no había un derecho fundamental a la protesta”— fueron figuras visibles en Cali en contra del paro.

“La izquierda cayó en el grave error de haber respaldado los bloqueos que lo único que generaron fue más empobrecimiento”, dijo el representante Garcés. Y aseguró que este rechazo se ve reflejado en la caída de 8 puntos en la intención de voto que tuvo Gustavo Petro en la encuesta de Semana y el Centro Nacional de Consultoría, comparado con el porcentaje que tenía antes del estallido social.

El precandidato presidencial por el uribismo, Óscar Iván Zuluaga —el primero en sacar una lista de propuestas para generar empleos en Cali en medio del paro— también ve una oportunidad de crecer en Cali. En especial por la baja aprobación del alcalde verde Jorge Iván Ospina, el más impopular entre las principales capitales del país.

“La labor del alcalde (de Cali) es muy cuestionable y eso se lo reprochan al sector de la izquierda y la centro izquierda”, nos dijo Zuluaga.

Al centro no le molesta la impopularidad del alcalde: “Los que estamos en política sabemos que Jorge Iván es del Verde, pero la gente no lo identifica con nuestro partido, sino más con la izquierda”, dice la representante Ortiz.

Por ahora, la izquierda, busca reforzar los votos que tuvo en segunda vuelta de 2018 con Petro; el centro quiere mantener el liderazgo en Cali; y la derecha quiere doblar su fuerza. Los resultados de 2022 dirán la última palabra sobre qué sector terminó capitalizando el paro que cimbroneó la ciudad.

Compartir
0