Petro pone todo su programa en negociación para calmar al establecimiento

Petro pone todo su programa en negociación para calmar al establecimiento
Petro Unidad Nacional.jpg

En su discurso de victoria el presidente electo Gustavo Petro habló de un acuerdo nacional para “juntar a las dos Colombias”, reflejadas en los 10 millones de votos que sacó su rival, Rodolfo Hernández. Aunque el acuerdo pasa por varios temas, su corazón es la política económica y la prioridad de Petro es calmar al establecimiento prevenido con su futuro gobierno para que no bloquee sus reformas.

El acuerdo al que convocó Petro empezó desde antes de ganar la presidencia. El viernes, dos días antes de las elecciones, tuvo una reunión a la que invitó a exministros de los gobiernos de Juan Manuel Santos y César Gaviria, exmagistrados de las cortes, empresarios, entre otros. El encuentro fue presidido y convocado por el excandidato presidencial Alejandro Gaviria, que hizo la primera intervención y dio la palabra a los asistentes. Petro, que estaba en el centro de la mesa al lado de Gaviria, fue el último en hablar.

Según Armando Benedetti, quien manejó la agenda de Petro en la campaña, “las claves de quiénes van a estar en la comisión de empalme están en ese almuerzo del viernes”. Benedetti agregó que “es posible” que entre los asistentes haya estado también el nombre del Ministro de Hacienda de Petro.

Tras la victoria del domingo, lo que propuso Petro es ampliar el acuerdo nacional con líderes de la oposición. Estos aún no están definidos, pero el círculo de Petro ha extendido la invitación a Rodolfo Hernández, Federico Gutiérrez e incluso el expresidente Álvaro Uribe.

La propuesta de Petro es que todo su programa sea objeto de conversación, incluidas sus propuestas centrales, como el alcance de la reforma tributaria y la de detener la exploración de petróleo. “Si uno va a conversar con alguien no puede decir: ‘esto no se puede tocar’. La visión del Estado de ellos será objeto de conversación. No se va a hacer con base solo en nuestro programa”, dijo Benedetti.

Lee: Ocho escenas que deja la audiencia de jep sobre los secuestros de las farc

Una bandera blanca al establecimiento

En el encuentro del viernes el rol de Alejandro Gaviria fue de moderador y fueron en carácter de invitados el exministro de Hacienda Rudolph Hommes, otros exministros en gobiernos anteriores como Guillermo Rivera, Luis Gilberto Murillo y Cecilia López, y políticos como la excandidata al Senado Mábel Lara.

Gaviria fue el único asistente además de Petro que dio declaraciones a medios después de la reunión.

Dos fuentes del Pacto Histórico, que pidieron no ser citadas para dar más detalles, dijeron que Gaviria es uno de los opcionados para ser Ministro de Hacienda, junto a José Antonio Ocampo, a quien Petro propuso públicamente antes de la primera vuelta, cuando era director programático de Fajardo.

El domingo, al consultarle a Gaviria si aceptaría ser Ministro de Hacienda, respondió: “Aún no se sabe nada”.

Consultado antes del resultado del domingo, Ocampo dijo la semana pasada: “Yo apoyo al presidente que sea electo”.

Más allá de si Alejandro Gaviria termina en el cargo, su rol en el primer encuentro del acuerdo nacional refleja el énfasis que quiso dar Petro a la reunión. En esta hablaron primero los economistas: Gaviria, luego Rudolph Hommes, exministro de Hacienda de César Gaviria, y en tercer lugar Cecilia López, también economista y exministra de Agricultura.

Según Patricia Lara, una de las asistentes a la reunión, Hommes habló “muy emocionado, dijo que vislumbra una oportunidad histórica, casi única para cambiar el rumbo al país, similar a la que vivió Colombia en 1930”.

Cecilia López dijo que el encuentro fue un primer acercamiento en el que cada asistente puso sus temas sobre la mesa y el compromiso de seguir hablando. “La mayoría de la gente no era del Pacto Histórico. Me sorprendió que estuviera Carlos Enrique Cavelier, presidente de Alquería. También los exmagistrados de las cortes. Un grupo muy plural. Y Petro, que no siempre es cumplido, llegó puntual y habló corto”.

La exministra agregó que el acuerdo “va más allá de sentar a la oposición. Es el contexto que puede bajar el tono de confrontación, dar la señal de que la campaña acabó y necesitamos el beneficio de la duda, que dejen llegar al nuevo gobierno”, dijo.

Benedetti también hizo énfasis en esa intención. “Las personas que estaban ahí son estructuradas, con experiencia en el Estado. Eso da la confianza de que aquí nadie viene a improvisar, nadie viene a poner en riesgo la estabilidad financiera”.

La insistencia del círculo de Petro en lanzar señales de tranquilidad es una respuesta a los retos económicos que tendrá el futuro presidente, como la inflación y la subida del precio de la gasolina. Y sobre todo busca mitigar una reacción adversa de los mercados por su llegada al poder. Este martes, por ejemplo, las acciones de Ecopetrol en la Bolsa de Nueva York cayeron 12 por ciento.

Encuentra aquí: Gaviria ofrece a Petro la mayoría en el congreso a cambio de burocracia

Una negociación sin líneas rojas

El viernes, Petro asignó a Alfonso Prada, su jefe de debate, para convocar a la segunda reunión. Hasta la noche de este martes los asistentes dijeron que aún no han sido citados. “En principio se deben retomar esta semana”, señaló Gaviria.

En ese segundo encuentro podría haber rostros nuevos, como el de la presidenta del Partido de La U, Dilian Francisca Toro, que el martes publicó un video en el que dijo que “primero tiene que materializarse el llamado al acuerdo nacional. Yo sí pienso que debemos unirnos frente a problemas del país como la pobreza, la desigualdad, la generación desempleo. Por supuesto preservando la institucionalidad”.

Ese temario que propone Toro (que preside un partido con 10 senadores y 16 representantes) estaría acorde al mensaje de Petro de no ponerle líneas rojas a la conversación y tocar incluso algunas de sus propuestas centrales como detener las exploraciones de petróleo en cuanto asuma la Presidencia.

Álvaro Pardo, quien coordinó la línea de transición energética del programa de Petro, dijo que su plan “es indicativo. Eso quiere decir que no estamos atados 100 por ciento con las metas. Como los planes que hace la Upme, que ante un evento que no se esperaban los planes pueden tener correcciones”.

Aunque aclaró que la posición del nuevo gobierno sigue siendo que la transición puede comenzar desde ya parando la exploración de petróleo: “Hay 180 contratos de exploración activos. Eso permite que haya reservas para 20 o 25 años más. Nos mantenemos en esa posición, pero si en el acuerdo nacional definen otra cosa uno se tiene que ajustar a los acuerdos”.

Sin embargo, los expertos han señalado que las reservas de petróleo de Colombia serían de 6 años.

Con esa estrategia de someter su programa a modificaciones de empresarios y antiguos rivales políticos, y a la vez buscar un acuerdo con los partidos para tener mayorías en el Congreso, Gustavo Petro busca llegar al 7 de agosto con un margen de gobernabilidad mayor. De momento, aunque tiene la bancada más grande del Senado y una de las más numerosas en la Cámara, no tiene mayorías para tramitar sus principales reformas, para lo que necesita al Legislativo.

Ese proceso de negociación previa, además, podría darle forma a su futuro gabinete.

Lee: Charlas con Charli: María José Pizarro

Compartir