Por ahora la cosa es entre santismo y uribismo

Imagen

Anoche se reveló una encuesta Polimétrica de Cifras y Conceptos en la que Enrique Peñalosa cae y Óscar Iván Zuluaga se dispara, lo que coincide con los resultados de la de Invamer Gallup que salió hace una semana  y con la de Ipsos de la semana anterior. Lo que indican esos datos es que la campaña va camino a convertirse en una lucha cerrada entre santismo y uribismo.

Anoche se reveló una encuesta Polimétrica de Cifras y Conceptos en la que Enrique Peñalosa cae y Óscar Iván Zuluaga se dispara, lo que coincide con los resultados de la de Invamer Gallup que salió hace una semana  y con la de Ipsos de la semana anterior. Lo que indican esos datos es que la campaña va camino a convertirse en una lucha cerrada entre santismo y uribismo.

La Polimétrica tiene tres rasgos que hay que tener en cuenta. Uno es que solo encuesta en municipios medianos y grandes con más de 30 mil votos efectivos, que representan más o menos dos tercios de los votos para las elecciones presidenciales, lo que deja de lado la votación de decenas de pequeños pueblos en donde tiene impacto el voto más partidista y especialmente el conservador. Otra es que hace más entrevistas que las otras encuestadoras (dos mil contra alrededor de 1.200) y las hace todas cara a cara, por lo que tiene menos margen de error en los 62 municipios que cubre. Y lo tercero es que solo entrevista a personas que efectivamente hayan votado en los últimos cinco años, con lo que se reduce la distorsión de personas que responden en las encuestas pero no van a las urnas, pero no incluye a aquellos jóvenes que no han votado antes pero que sí podrían votar en esta.

Con eso en consideración, éstas son las principales conclusiones:

1. Zuluaga ya no está en el lote

Zuluaga no solo va creciendo sino que se despega de los demás rivales del Presidente - Candidato. No solo dobla su intención de voto frente a la de marzo sino que queda a nueve puntos de Peñalosa y de Clara López, a quienes prácticamente dobla en intención de voto. Con un margen de error del 2,9 por ciento, esta vez no esta empatado técnicamente con nadie.

Además, su imagen favorable también se dispara (aumenta de 23 a 38 por ciento) y pasa a la negativa (que está en el 35 por ciento). Aunque todos los candidatos mejoraron su imagen, Zuluaga dejó de ser el único rival de Santos con más imagen negativa que positiva, fue el que más se dio a conocer de todos (un 15 por ciento más lo conoce ahora frente a 10 de Marta Lucía Ramírez y 9 de López) y el que más creció en imagen positiva. Encima, su intención de voto supera el porcentaje de quienes se identifican con el “Uribe Centro Democrático” (que es como pregunta la encuesta), por lo que parecería que está captando votos que no vienen de los sectores más fuertemente uribistas. Mejor dicho, la campaña del zorro está funcionando.

2. Y por primera vez es el mejor rival de Santos en segunda vuelta

Mientras que en la encuesta de hace un mes Juan Manuel Santos le sacaba nueve puntos a Zuluaga, ahora la distancia es de apenas tres puntos, lo que se convierte en un empate técnico. Pero aún más favorable para Zuluaga es que esta es la primera encuesta en la que es el rival de Santos al que mejor le va en segunda vuelta.

Hasta ahora, Ramírez o Peñalosa lograban mejores resultados, y por eso el voto antisantista podría girar hacia sus campañas en busca de mejores perspectivas para la segunda vuelta. Con este resultado, ese razonamiento pierde fuerza y Zuluaga puede beneficiarse del voto útil.

 

3. Santos se recupera del golpe

El aumento de cuatro puntos en la intención de voto por Santos, aunque pequeña, es mayor que el margen de error y muestra que el bajonazo de Santos en febrero va quedando atrás, si es que el escándalo de la salida de JJ Rendón de la campaña reeleccionista no se convierte en otro golpe. Eso coincide con la recuperación de su imagen: la desfavorable cayó de 63 a 55, y la favorable creció de 35 a 43 por ciento, gracias sobre todo a las mejoras en el Caribe (donde aumentó en 15 puntos su imagen positiva) y en Bogotá (donde mejoró en 10 puntos).

También hay una recuperación entre quienes dicen que sí votarían la reelección (cuyo porcentaje coincide con los que dicen que votarían por Santos en segunda vuelta). Esa reducción en el antisantismo se nota en que mejora la imagen favorable de absolutamente todos los ministros, lo que muestra que el rechazo al Gobierno se viene reduciendo.

Esta mejora de Santos, aunque pequeña, sirve para polarizar la campaña. Con menos antisantismo, el “voto útil” antiuribista puede irse hacia el presidente-candidato.

 

4. Pero pierde ventaja para segunda vuelta

El problema para la campaña reeleccionista es que las cifras no le dan para ganar en primera vuelta y que, además, queda empatado técnicamente con todos sus rivales (excepto Clara López) para segunda vuelta.

En todos esos escenarios, los indecisos siguen siendo más de una tercera parte y le ganan a Santos y a sus rivales. Eso muestra que hay todavía tela por cortar y que ninguno de los candidatos ha encontrado el tema de la campaña. Eso quiere decir que, por más de que la tendencia sea la de la concentración de los apoyos en Santos y Zuluaga, existe un espacio para que algún otro candidato se cambie esa tendencia.

5. Indecisos y votantes en blanco se van a donde Santos y Zuluaga

Como dijeron desde hace meses varios analistas, a medida que se acercan las elecciones la cantidad de personas que dicen que van a votar en blanco va cayendo. También se reducen los indecisos. Entre los dos grupos, en total 14 por ciento decidieron por quién van a votar.

Casi todo ese cambio se va a donde Santos y Zuluaga, que suman un aumento de 12 puntos de intención de voto. Eso muestra que ya empezó la concentración de la campaña entre los dos candidatos.

6. Peñalosa se cae al lote de fondo

Peñalosa, que pintaba como la tercería ha centrado su mensaje de campaña en mostrarse de centro y en tratar de capturar el voto no partidista (que según está encuesta es del 45 por ciento) e indeciso. Pero no lo ha logrado.  Podría terminar triturado por las lógica del voto útil: ya no tiene la ventaja de tener mejores cifras en segunda vuelta que sus contendores y se sumó al lote de fondo con Clara López y Marta Lucía Ramírez.

Peñalosa era el más conocido de los rivales de Santos y es más fácil darse a conocer que cambiar la opinión negativa de un votante. Por eso, era quien tenía más difícil mejorar su imagen y efectivamente fue el candidato que menos mejoró. Ese problema se mantiene, pues sigue siendo más conocido que Zuluaga, López y Ramírez.

7. Santos tiene un fortín en el Caribe

La única región donde la imagen favorable de Santos le gana a la desfavorable, y encima por un amplio margen, es la Caribe. Además, el 50 por ciento de los encuestados en la región dice que sí votaría por la reelección, con lo que es la zona donde mejor le va a Santos.

Como esa región pone uno de cada seis votos para la primera vuelta (puso un poco más de 2 millones 200 mil votos en 2010, cuando hubo poco menos de 15 millones en total), ese apoyo le da a Santos casi un tercio de su intención de voto.

8. Y Zuluaga en el centro

Los fortines de Óscar Iván son la región cafetera, que incluye a Antioquia y a los tres departamentos del Eje Cafetero, y la región centro (Huila, Tolima y Cundinamarca). En las dos tiene un 26 por ciento de la intención de voto, más de uno de cada cuatro votos, y en ellas están una de cada tres personas que piensan votar por él.

Precisamente en esas regiones la imagen de Santos no mejoró, mientras que en las demás sí, y en ellas es donde el Presidente tiene la imagen más desfavorable.

9. Todos tienen fuerza en Bogotá

En la práctica, Bogotá es muy importante porque pone uno de cada cinco votos. En la Polimétrica amplifica su importancia porque solo mide los municipios medianos y grandes, en donde Bogotá pesa un tercio.

Como en la capital es donde hay menos santismo y menos zuluaguismo, también es donde hay más espacio para que se defina si la campaña termina polarizada o se vuelve a abrir espacio para un tercer candidato. 

10. ¿Se viene la batalla por Bogotá?

Hoy Zuluaga presentó oficialmente su alianza con ‘Pacho’ Santos, lo que no solo es una muestra de reconciliación dentro del uribismo sino que le da una cara conocida para impulsar la campaña en Bogotá. Mientras tanto, Santos ha venido limando asperezas con Gustavo Petro, cuya destitución le pasó una cuenta de cobro a Santos.

Todo eso apunta a que la batalla será en Bogotá. 

Para ver toda la encuesta haga click acá
Compartir
0