Por falta de rigor, la Defensoría infló su cifra de desaparecidos en el paro

Por falta de rigor, la Defensoría infló su cifra de desaparecidos en el paro
defensordelpueblo.jpg

“¡El Esmad está desapareciendo personas!”, grita una mujer desesperada, andando en una moto mientras persigue un camión con policías que lleva adentro un detenido. “¡Su cédula y su nombre!”, pregunta al detenido, una medida para dejar constancia de su identidad. El video fue difundido en redes por la cantante Adriana Lucía y ha sido reproducido más de 200 mil veces. La desaparición de personas ha sido uno de los motivos recurrentes dentro de los argumentos sobre excesos estatales. Incluso en el exterior.

Hoy, en el artículo de portada del New York Times sobre Colombia, titulado “La policía colombiana responde a las protestas con balas”, además de la cifra de muertes, cita “hay al menos 87 desaparecidos”. 

La escandalosa cifra salió del Defensor del Pueblo, Carlos Camargo. Pero detrás del escándalo, según encontró La Silla, hay una falta de rigor que siembra dudas sobre la magnitud de la desaparición de manifestantes de parte de la Policía. 

“Fue una ligereza de parte del Defensor salir a dar una cifra así, cuando él sabe que se desactualiza pronto porque los desaparecidos de las marchas por lo general no están desaparecidos”, dijo un defensor regional que prefirió no ser mencionado para evitar problemas con su jefe, Camargo.

De los 89 desaparecidos que reportó la Defensoría inicialmente, ya aparecieron 54. Y en Bogotá, Medellín y Quindío, donde han hecho la búsqueda, encontraron fácilmente a las personas. Falta por establecer el paradero de 35, una cifra que sigue siendo preocupante.   


Por desembarrarla, quedó peor 
El reporte de Camargo llegó después de críticas por su ausencia en el Puesto de Mando Unificado (PMU) de Bogotá, durante el inicio de las marchas que empezaron el 28 de abril. Se supo que sus conductores y su camionetas estuvieron en Anapoima y en entrevista con la W, cuando Camargo fue confrontado por estos hechos, esquivó las preguntas sobre su ubicación y se limitó a reiterar que “he estado dedicado 24/7 con mis funcionarios”.

La presencia de Camargo era clave en el paro porque la Defensoría es una de las entidades que se encarga de velar por los derechos de los ciudadanos, que, como hemos contado aquí y aquí, suelen ser vulnerados en las protestas. 

Al día siguiente del reporte de Camargo, que mostraba su gestión en el paro, las alcaldías y las defensorías locales informaron que estas personas eran encontradas rápidamente, lo cual mostraba que no era necesario haberlas reportado como desaparecidas.

La Silla intentó comunicarse con el Defensor para hablar sobre las cifras de desaparecidos en el paro, pero para la publicación de este artículo no había habido respuesta. 

Desaparecidos que la Defensoría ni buscó
Este jueves, la Defensoría publicó un comunicado diciendo que ya se conocía el paradero de 38 personas. Faltarían, según ellos, 51, pero no incluyeron que también aparecieron 16 personas reportadas como desaparecidas en Quindío. Solo falta una persona con la que están estableciendo contacto. 

Es decir, que de la cifra de 89 ya aparecieron al menos 54. 

Según pudo establecer La Silla, después de que se reciben las denuncias de desapariciones en una marcha, las defensorías regionales, las alcaldías y gobernaciones deben investigar antes de reportarlas como desapariciones oficiales. Los defensores regionales empiezan a averiguar en los PMU si se ha notificado la detención de la persona que no aparece.

Usualmente, la persona está retenida y no se ha podido contactar con la familia. Pero si no es el caso, la Defensoría verifica si la persona está en algún puesto de salud. Según explicaron a La Silla dos defensores regionales, “las personas que se pierden en las marchas suelen aparecer”. 

Así pasó, por ejemplo, en Bogotá. Después de la cifra de la Defensoría según la cual 18 personas estaban desaparecidas, a la Secretaría de Gobierno le tomó dos horas ubicar los nombres de 16 personas de las que no se sabía. 

Según los reportes que tiene el Distrito, estas personas fueron trasladas a las URI de Kennedy, Puente Aranda y Usaquén por alteraciones de orden público durante las manifestaciones. Las otras dos aparecieron esta mañana. 

Además, el muerto que reportaba la Defensoría en el paro en Bogotá no se había dado por hechos relacionados con la protesta.  

Un alto funcionario de Bogotá que estuvo en el PMU de la capital dijo a La Silla, a condición de no ser citada, porque esas reuniones son confidenciales, que “fue muy sencillo ubicarlas porque en los PMU está la Fiscalía, la Policía, delegados de la Personería, de la misma Defensoría y de la ciudadanía. Entonces nada más fue pedir el nombre y número de cédula y aparecieron con los datos de la Policía. Haber dado esa cifra sin primero buscar fue una irresponsabilidad”.  

El secretario de Gobierno de la capital, Luis Ernesto Gómez, informó hoy que ya se sabía del paradero de todas las personas presuntamente desaparecidas. También le hizo un llamado a la Defensoría: “En estos momentos de tensión rogamos a todas las instituciones informar con prudencia y rigor a la ciudadanía”.

En diálogo con El Tiempo, la defensoría regional de Medellín dijo que el 4 de mayo reportaron 33 desaparecidos, pero que después de cotejar en el PMU aparecieron todos. 

Un exfuncionario, que trabajó en la Defensoría durante más de 4 años, le explicó a La Silla que dar una cifra de esa forma daba el mensaje de que “la Defensoría no le ha hecho seguimiento a los casos rigurosamente”. Es dar por reportada a una persona como desaparecida sin haberla buscado primero.  

La justificación para esto, según un defensor regional fue que “el Defensor Camargo se dejó presionar por los medios de comunicación y para dar resultados sacó esa cifra, porque apenas conocimos ese reporte los regionales nos pusimos a ubicar a las personas y han aparecido”.

En el peor de los casos, cuando no hay información de la persona de la marcha, su nombre se incluye en el listado de presuntos desaparecidos y se reporta a la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas. Pero la Defensoría no es la entidad encargada de certificar la decisión, esta parte es competencia de la Fiscalía.

Puede suceder que la captura se haga sin seguir los procedimientos legales o que se evidencian casos de abuso de la fuerza por parte de la Policía, y que esto conlleve a que la autoridad se muestre renuente a dar información sobre el paradero del detenido. 

Pero con la presión de la Defensoría del Pueblo y las ONGs de derechos humanos se logra establecer el paradero de los marchantes en poco tiempo.

Hoy El Tiempo publicó que 26 onegés habían entregado a la Defensoría y a la Fiscalía un reporte de 379 desaparecidas en compañía de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD). En conversación con La Silla, Luz Marina Monzón, directora de la entidad, explicó que ellos solo facilitaron el espacio para que ese diálogo se diera, pero que no era un reporte oficial de ellos, pues en este momento no tienen competencia para buscar personas desaparecidas.

"La presidencia de la comisión de búsqueda está en la Defensoría. Y una de sus tareas es registrar información de desaparecidos. Lo único que se hizo hoy fue apoyar un diálogo entre las organizaciones que han recogido información y las instituciones para que esto no se repita", dijo Monzón.

La tarea de la Defensoría será empezar a cotejar esa información.

De la cifra de 89 personas desaparecidas en el paro, que estaban en este listado, faltan por aparecer 35. Esta sigue siendo una cifra preocupante. Especialmente en un país, donde según el Centro de Memoria Histórica, el conflicto dejó más de 80 mil desaparecidos. El problema con la cifra de la Defensoría, es que hay motivos para no creele. 

Compartir
0