¿Por qué difieren las encuestas?

Imagen

El Tiempo filtró ayer una nueva encuesta sobre las elecciones en Bogotá realizada por Ipsos Napoleón-Franco en la que los resultados de Gina Parody varían drásticamente frente a los arrojados por la encuesta de Cifras y Conceptos publicada hace una semana. Ya no aparece con el 5,3 por ciento, sino que sube al 18 por ciento. Y en la de Napoleón Franco el expresidente Uribe aparece en el cuarto puesto, mientras que en la otra aparece de primero empatado con Petro. ¿Por qué esta diferencia en cuestión de días en los que aparentemente nada excepcional ha sucedido?

El Tiempo filtró ayer una nueva encuesta sobre las elecciones en Bogotá realizada por Ipsos Napoleón-Franco en la que los resultados de Gina Parody varían drásticamente frente a los arrojados por la encuesta de Cifras y Conceptos publicada hace una semana. Ya no aparece con el 5,3 por ciento, sino que sube al 18 por ciento. Y en la de Napoleón Franco el expresidente Uribe aparece en el cuarto puesto, mientras que en la otra aparece de primero empatado con Petro. ¿Por qué esta diferencia en cuestión de días en los que aparentemente nada excepcional ha sucedido?

Cifras y Conceptos fue la primera en dar por empatados a Petro y a Peñalosa y en mostrar que Uribe ya no arrasaría si se lanzara. Y estas mismas conclusiones son ratificadas por la del Centro Nacional de Consultoría y la de Napoleón Franco, teniendo en cuenta el margen de error. También es común en las tres encuestas que en Bogotá va ganando la indecisión: en las tres es mayor el número de personas que responden que ‘no sabe, no responde’ o que ‘votaría en blanco’ que las que votarían por un candidato específico. Sin embargo, la votación de Parody cambia radicalmente y la ubicación de Uribe frente a Petro y Peñalosa también.

La respuesta a estas variaciones puede estar en las diferencias metodológicas de las tres encuestas:

 
Enrique Peñalosa
14.6%
20%
22%
 
Gustavo Petro
15.4%
17%
20%
 
Gina Parody
5.3%
13%
18%
 
Carlos Fernando Galán
10.7%
7%
7%
 
3.8%
5%
5%
 
Votaría en blanco
27.9%
1%
N/A
 
No
votaría
16.5%
N/A
13%
 
NS/NR
5.8%
1%
16%
 
Ninguno de los anteriores
N/A
26%
N/A
 
Con Uribe
15.3% (1er puesto, Petro pasa al 13% y Peñalosa al 12.9%)
N/A
12% (sería el 4to puesto, después de Petro con 19%, Parody el 18, Peñalosa el 17)
 
Con Mockus
6.4% (4to puesto.
Y con Uribe 5to puesto)
N/A
5% (5to puesto, después de Petro con 19%, Parody el 18%, Peñalosa el 17%, Uribe el 12%)
 
Muestra entrevistas
598
300
600
 
Margen de error
4,2
5,6
4
 
Metodología
Entrevista cara a cara, en hogares, con aplicación de cuestionario en papel a personas que votaron en los últimos 5 años. Cifras y Conceptos miró cuántas mujeres y hombres y las edades que votaron en cada puesto de votación y entrevistó aleatoriamente personas que reflejaran esa estructura sociodemográfica.
Técnica de recolección telefónica a personas que dicen que van a votar
Entrevistas personales a personas que dicen que definitivamente van a votar, probablemente van a votar, definitivamente no van a votar, o no saben si van a votar.
 
Fecha de recolección de datos
15 al 22 de junio
6 de julio del 2011
30 de junio a
3 de julio del 2011
 
Fortalezas
Aunque este punto es objeto de polémica, reflejar en la muestra la estructura de las mesas de votación y contar solo a los que han votado en el pasado, permite eliminar aquellos que dicen que van a votar y nunca votan y reflejar mejor las preferencias por edad y género. Las otras encuestas filtran por los que dicen que probablemente votarán y eso suele darles alrededor del 70 por ciento, aunque en la práctica nunca vota más del 50 por ciento. La otra fortaleza es que son entrevistas personales, lo que evita que el 13 por ciento que no tiene conexión telefónica en Bogotá se quede por fuera de la muestra.
Como es por teléfono y una sola pregunta, los resultados son casi en tiempo real, pues la recolección de la muestra es más rápida. Entonces los resultados pueden reflejar más la foto del día en el que se publican los resultados.
La otra fortaleza es que tiene una larga trayectoria haciendo encuestas electorales.
Es la encuesta con la muestra más reciente, más grande y el margen de error más pequeño. Y además tiene varias preguntas que permiten verificar si hay inconsistencias. El hacer entrevistas personales y no telefónicas, aunque son más caras, son también mucho más confiables (el entrevistador puede -por ejemplo- verificar que quienes responden son efectivamente mayores de 18 años). 
La otra fortaleza es que tiene una larga trayectoria haciendo encuestas electorales.
 
Debilidades
Subestima a los jóvenes ya que solo encuesta a los que votaron en los últimos cinco años, lo que implica un sesgo de entrada en la muestra pues no contabiliza, por ejemplo, a los que acaban de sacar la cédula, o estaban el año pasado en el servicio militar, o de viaje, y no votaron.
Cesar Caballero, director de esta firma, reconoce esa limitación, pero dice que los jóvenes entre 18 y 25 años pesan muy poco en la decisión final. Aunque representan el 18 por ciento del censo electoral, solo vota el 8 por ciento. Mientras que los de 45 a 55 años representan el 17 por ciento y ponen el 22 por ciento de los votos.
Esto podría explicar por qué en su encuesta Gina Parody aparece más bajita, ya que en su campaña dicen que los primivotantes la prefieren a ella. "Tengo mis dudas de que ellos voten. Eso explica en parte lo que le pasó a Mockus con las encuestas", dice Caballero.
La otra debilidad es que esta metodología es pionera entre los encuestadores colombianos y por ser la primera vez que se realiza no se ha probado si es más ajustada a la realidad o no.
Tiene la muestra más pequeña y el margen de error más alto, 5,6 por ciento.
A diferencia de la de Cifras y Conceptos y la de Napoleón Franco, no se sabe esta muestra cómo se reparte entre edades o estratos socioeconómicos, es decir qué tan representativa es de la diversidad en la ciudad.
Y tiene el problema de que, como es por teléfono, deja por fuera al 13 por ciento de la población que no tiene línea telefónica en Bogotá. "Aún así las encuestas telefónicas son más confiables", dijo Carlos Lemoine, director de la firma a La Silla Vacía.
"En las encuestas personales no se puede mandar a un barrio alejado a ningún encuestador después de las 5 p.m., no se encuentra a nadie que esté trabajando. En las telefónicas se puede llegar a la gente por estrato".
Una debilidad es que en la primera vuelta de las elecciones presidenciales se 'descacharon'. Lemoine dice que él cree que no hubo un error sino que Mockus desilusionó mucho en las dos últimas semanas cuando ya no podían hacer encuestas.
Sin embargo, la firma Connecta, que le hizo las encuestas a Santos, dos semanas antes ya había pronosticado el resultado porque hizo encuestas personales y le dio más peso a lo rural.
 
La ficha técnica publicada ayer por El Tiempo no especifica si la muestra fue dividida de acuerdo a estratos socio económicos, lo que no permite inferir si es una muestra representativa, como si lo deja explícito la encuesta de Cifras y Conceptos.
Las encuestadoras pueden cambiar su metología de acuerdo al medio que le contrata la encuesta. A principios de junio Ipsos fue contratada por la revista Semana, RCN Radio y RCN Televisión para realizar una encuesta y la ficha técnica publicada entonces reflejaba los distintos estratos de la ciudad e incluso, distintas metodologías de acuerdo al estrato (entrevistas personales para estratos 1 a 3, telefónicas para el resto). En este caso los contrató la campaña de Gina Parody y se filtró la encuesta a El Tiempo, y por eso no es claro si cambió la metodología, pues la ficha técnica solo dice 600 entrevistas personales. 
No atinó el año pasado para medir la intención de voto de los candidatos presidenciales en la primera vuelta. Por utilizar una muestra sobre todo urbana y sin discriminar a los primivotantes, las encuestadoras tradicionales perdieron credibilidad ante la opinión pública. 
Napoleón Franco defendió en su momento su encuesta diciendo que en las dos últimas semanas cambiaron muchas cosas en la escena electoral que no pudieron ser registradas por las encuestadoras por la prohibión del CNE de hacer encuestas 8 días antes de las elecciones.

 

Compartir
0