Resistencia a romper la regla fiscal para comprar tierra empieza en MinHacienda

Resistencia a romper la regla fiscal para comprar tierra empieza en MinHacienda
PetroTierras.jpg

El plan del presidente Gustavo Petro de “romper el Marco Fiscal” para endeudarse más y comprar 3 millones de hectáreas de tierras enfrenta resistencia en el Ministerio de Hacienda, que sí tiene planeado cumplir la regla fiscal. 

La Silla Vacía consultó con varias fuentes de Hacienda y la posición de sus cabezas es que Colombia debe cumplir la regla fiscal, que es la herramienta que tiene el país para limitar el endeudamiento y el hueco fiscal.

De hecho, el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, dijo públicamente que “el Marco Fiscal se va a presentar a final de año y va a cumplir las normas de la regla fiscal”.

Marco fiscal vs. regla fiscal

El domingo pasado, Petro volvió a hablar de su plan en la instalación de la Csivi, la comisión de la implementación del Acuerdo de Paz, y se refirió al Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP).

“El Gobierno pasado creó una norma que establece un Marco Fiscal restrictivo para este Gobierno, se lo creó a este Gobierno. Él no lo implementó porque rompió completamente el Marco Fiscal que se había estipulado antes”, afirmó el presidente, refiriéndose al Gobierno Duque que, en efecto, cambió la regla fiscal para enfrentar la pandemia.

A reglón seguido, puso en discusión, si esa regla debería cambiarse: “¿Vale la pena? Vale la pena. Vale la pena la paz, entonces nos tenemos que enfrentar a una discusión con el Congreso de la República, las fuerzas políticas y la sociedad colombiana en general”.

Sin embargo, la herramienta a la que se refirió Petro que limita el déficit fiscal no es el Marco Fiscal, sino la regla fiscal.

La regla fiscal es una ley aprobada por el Congreso en 2011, en la que se define el límite de la deuda pública y del déficit fiscal, que es la diferencia entre los ingresos y los gastos del Estado. El Marco Fiscal de Mediano Plazo, es un documento que redacta MinHacieda y se actualiza cada año explicando cuáles son los supuestos macroeconómicos y los detalles de cómo el Gobierno piensa cumplir la regla fiscal a mediano plazo, es decir, 10 años.

La diferencia entre el Marco Fiscal es que el documento define las cifras del país para los próximos años y la regla fiscal fija los límites de esos ingresos y los gastos. Para vigilar qué tan viables o no son esas cuentas y si se cumple esa regla existe el Comité Autónomo de la Regla Fiscal (Carf).

Esa regla se creó en 2011, se implementó en 2012 y se volvió a cambiar en 2021 en la pasada reforma tributaria impulsada por el ministro de Hacienda de Duque, José Manuel Restrepo. Allí plantean que el déficit fiscal en 2023 debería ser del 4% del PIB, de 2% del PIB en 2023 y de 2,3% para 2024.

Con las cuentas que tiene el Ministerio de Hacienda en los supuestos del MFMP, que fueron actualizadas el pasado 10 de septiembre, según conoció La Silla, el déficit fiscal proyectado para el 2023 cumpliría con la regla, pues estaría en 4% del PIB.

Sin embargo, si el país se endeuda más para un plan como el que plantea Petro de compra de tierras, que según sus cálculos valdría unos 60 billones de pesos, esas cifras no se podrían cumplir.

Según dice la última actualización de esa ley de la regla fiscal, si no se cumplen estos supuestos el Ministerio de Hacienda tendría que presentar un informe demostrando por qué se incumplen esos límites y mostrar cómo empezarían a alcanzar esas metas.

Pero más allá de lo que señala esa ley, el efecto más grave que tendría romper la regla fiscal sería sobre los mercados y los inversionistas que están interesados en Colombia, quienes no verían con buenos ojos el manejo de las finanzas públicas del país. 

Resistencia a romper la regla fiscal en MinHacienda

Mientras Petro sostiene reuniones para ver si consigue créditos del Banco Mundial o consigue más financiación a través de la emisión de bonos de deuda pública (TES), el ministerio de Hacienda insiste en que la regla fiscal se cumplirá y está tratando de mantener la calma entre los inversionistas.

Incluso, una fuente le dijo a La Silla que cabezas del Minhacienda han dado su palabra. Se han reunido con inversionistas para indicar, entre otras cosas, que sí se va a cumplir con la regla fiscal y que el país seguirá siendo responsable en ese sentido.

José Roberto Acosta, director de crédito público del Ministerio de Hacienda, se refirió recientemente en su cuenta de Twitter sobre el Marco Fiscal y la importancia del documento.

“El MFMP, es aprobado por Confis, lo presenta cada año el Gobierno al país y a Comisiones Económicas del Senado y Cámara de Rep, antes del 15 de junio. Debe ser consistente con la Ley de Presupuesto anual y cualquier propuesta que lo afecte será debatida considerando impacto fiscal”, dijo.

El temor de inversionistas y de analistas es que suspender esa regla fiscal, o incumplirla para endeudarse más para cosas como el plan de tierras, mandaría señales negativas al mercado y a las calificadoras de riesgo sobre el manejo de la economía colombiana, lo que haría al país menos atractivo a la entrada de recursos.

Oliver Pardo, director del Observatorio Fiscal de la Javeriana, le dijo a La Silla que “si se suspende de nuevo la regla fiscal, Colombia perdería credibilidad y eso haría más difícil y más costoso conseguir endeudamiento. Es muy preocupante lo que se está diciendo y se está jugando con fuego”.

El Comité Autónomo de la Regla Fiscal (CARF), que es el organismo que se encarga de revisar esos supuestos macroeconómicos, no se quiso pronunciar todavía al respecto porque dicen que esos planes de suspender la regla fiscal no son claros.

Por lo pronto, la norma dice que este Comité tendrá que vigilar que las cuentas que se presenten sean consistentes con los ingresos y los gastos del país y alertar si eso no se cumple, si es el caso. Actualmente el comité es presidido por Juan Pablo Córdoba, presidente de la Bolsa de Valores de Colombia, quien viene expresando preocupación por el déficit fiscal que está generando el Fondo de Estabilización de los Combustibles.

Esta discusión sobre la posibilidad de endeudarse más se hace en medio de una crisis económica, que también va a golpear a Colombia a partir del próximo año. De hecho, el Banco de la República calculó que la economía crecería 0,7 por ciento en el 2023 bajando del 7 por ciento que se prevé crecerá en 2022.

Se trata de un fenómeno global del que es imposible escapar y que impactará los ingresos del país. Por el acelerado aumento del costo de vida (inflación), los bancos centrales de los países, incluyendo el de Colombia, han tenido que poner más caro el crédito para frenar el consumo.

Ese frenazo está llevando a una recesión, que ya se confirmó en Estados Unidos y que tendría efectos colaterales en Colombia con una devaluación aún mayor del peso y así, el pago de la deuda en dólares será más caro.

Solo por eso, ya el Minhacienda calcula que Colombia tendrá que pagar 9,3 billones de pesos adicionales de lo presupuestado en el MFMP de 2022 por el pago de intereses de deuda en 2023.

En esa encrucijada global, sacar 4 por ciento del déficit fiscal y bajar la deuda como está actualmente del 59 por ciento del PIB a un ancla de al menos 55 por ciento, como dice la regla, será una tarea aún más difícil para el país.

La otra salida de Petro

Fuentes cercanas al proceso y expertos señalan que Petro podría conseguir la plata por otros lados, más allá de la deuda.

Juan Camilo Restrepo, exministro de Hacienda y de Agricultura, le dijo a La Silla que “no se debería aprobar la ruptura de la regla fiscal. El mismo Ocampo ha repetido varías veces que la regla fiscal hay que cumplirla. Sería un pésimo mensaje a los mercados incumplirla. La reforma rural se puede cumplir sin reventar la regla fiscal”.

Para Restrepo, no sería necesaria más deuda porque se puede conseguir más tierras a través de baldíos que tengan vocación agraria, decomisar tierras al narcotráfico y hacer una compra de tierras de manera gradual.

Actualmente, el Presupuesto General de la Nación para el 2023 aumentó el monto final en 14,1 billones de pesos y Ocampo anunció en su momento que habrá 2 billones de pesos adicionales para el agro y la compra de tierras, entre otros.

“No se sabe cuánto consiga Petro con la tributaria finalmente, pero si destina, por ejemplo, 15 billones de pesos al año con asignación de presupuesto, más una parte de lo que consiga de la tributaria podría conseguir unos 60 billones al final de este año”, le dijo a La Silla un funcionario del Gobierno que no está autorizado para dar declaraciones.

Por su lado, un portavoz del Ministerio de Agricultura le confirmó a La Silla que el plan de compra de tierras todavía se está construyendo entre diferentes entidades del Estado y que más adelante se informará sobre los avances.

Mientras se define de dónde sacará la plata Petro para su plan de tierras, lo cierto es que en el Ministerio de Hacienda, que administra la plata y tendría que modificar las cuentas regla fiscal, enfrentará la primera línea de oposición. 

Publicaciones

Únase a los Superamigos

El periodismo independiente que hace La Silla Vacía se financia, en parte, con contribuciones de nuestros lectores. Conviértase en SuperAmigo de La Silla, para que podamos seguir escribiendo sobre cómo se mueve el poder en Colombia. Adquiera su membresía aquí.

Compartir