Santos comienza a pagar por Petro

Imagen

Si a Gustavo Petro le fue mal con la decisión del Presidente de no acatar las medidas cautelares, a Santos no le fue mejor. Así lo indica la más reciente encuesta Polimétrica de Cifras y Conceptos, en la que la posibilidad de ganar en la primera vuelta se sigue alejando del mandatario y cuya razón principal parecería ser la forma cómo manejó la salida del Alcalde.

Si a Gustavo Petro le fue mal con la decisión del Presidente de no acatar las medidas cautelares, a Juan Manuel Santos no le fue mejor. Así lo indica la más reciente encuesta Polimétrica de Cifras y Conceptos, en la que la posibilidad de ganar en la primera vuelta se sigue alejando del mandatario y cuya razón principal parecería ser la forma cómo manejó la salida del Alcalde.

La encuesta se hizo entre el viernes 21 y el martes 25 de marzo, la semana siguiente a la destitución de Petro. Y estas son las conclusiones:

1. Mientras los demás candidatos suben, Santos baja

Santos era el único candidato en ascenso en intención de voto desde la Polimétrica de octubre, y esa tendencia se invirtió. Si hace un mes le llevaba 22 puntos al siguiente, que era Enrique Peñalosa, ahora solo le lleva 10 puntos. A menos de dos meses de las elecciones, el voto en blanco les sigue ganando a todos y se comporta cada vez más como la ola verde de hace cuatro años.

2. A la gente no le gustó su reacción en la salida de Petro

La Polimétrica muestra que tanto la decisión de acatar el fallo de destitución del Consejo de Estado como la de no hacerlo con las medidas cautelares de la Cidh, decisiones que sumadas sacaron a Gustavo Petro de la alcaldía de Bogotá, le costaron a Santos en la opinión bogotana.

Aunque acatar la decisión del Consejo de Estado era una obligación legal frente a la que el Presidente no tenía margen de acción, sí lo tenía sobre las medidas cautelares y al final quedó ante la opinión pública como si él fuera el que sacaba a Petro, cuya imagen positiva mejoró cinco puntos en este período.

3. Sale estrellado de su ‘Plan de Choque”

El rechazo a la reelección, que estaba estable desde diciembre, subió. Y donde más aumentó ese rechazo fue en Bogotá (pasó de 58 a 69 por ciento) y también subió mucho en regiones aledañas a Bogotá (en el Centro pasó de 73 a 80 y en oriente de 63 a 72). También creció la oposición en el Caribe, de donde Petro es originario y donde tiene simpatizantes Petro (subió de 56 a 64). En cambio, en las regiones con menos presencia del petrismo ese rechazo se mantuvo casi quieto.  Es decir que toda la estrategia de “tomarse” Bogotá, con un ambicioso Plan de Choque, helicóptero sobrevolando todo el día y anuncios diarios sobre la capital no lo han beneficiado en la ciudad donde el Centro Democrático de Uribe arrasó en las pasadas elecciones.

4. A Peñalosa le salió bien lo de Petro

Aunque Enrique Peñalosa ha sido uno de los más críticos de Gustavo Petro, frente a su destitución sorprendió criticando la decisión del Consejo de Estado. Aunque dijo que no le gustaba la injerencia de la Cidh,  su partido -que es el mismo de Petro- también rechazó la decisión de Santos de no acatar las medidas. A juzgar por las encuestas, esta decisión lo benefició. Ahora Peñalosa supera en imagen positiva a Santos, que ya tenía un saldo negativo (hace un mes tenía 41 puntos de imagen positiva y 58 de negativa), pero tenía mucha más imagen positiva que todos sus competidores. A Peñalosa también lo pudo beneficiar la selección de su vicepresidente Isabel Segovia, que reforzó la imagen que quiere proyectar de antipolítico vs. el clientelismo de Santos. Y encima su principal competidor por el segundo puesto, Óscar Iván Zuluaga, empeoró en imagen (aunque la positiva subió de 21 a 23, la negativa lo hizo de 28 a 35 por ciento).

5. Sobre todo en Bogotá

La caída en imagen de Santos es mucho más fuerte en Bogotá, donde pasó de tener una imagen ligeramente positiva a una claramente negativa: perdió 17 puntos de imagen positiva (de 51 a 34 por ciento) y la negativa se trepó 16 puntos (de 49 a 65 por ciento). Algo parecido ocurrió en la zona Centro, donde la imagen positiva se cayó de 37 a 26 por ciento y la negativa subió de 60 a 71, con lo que ahora es la región menos santista. Los resultados en el resto del país fueron mixtos: Santos empeoró en la región Caribe y mejoró en el oriente, el sur y la región cafetera.

6. No va a tener el impulso del ganador seguro

A diferencia de Uribe en 2006, cuando las encuestas lo daban como ganador seguro, los encuestados no ven tan claro que Santos vaya a ganar, por lo menos en primera vuelta. Eso le da más espacio a los otros candidatos para conseguir apoyos políticos y financiadores porque la percepción es que Santos es un candidato que puede ser derrotado.

Esto aviva la campaña porque la sensación es que sí hay pelea, tanto de los otros candidatos con Santos como entre los otros candidatos por ir a segunda vuelta.

7. Y ni es seguro que ganaría en segunda

Aunque Santos ganaría en todos los escenarios en segunda vuelta, tendría un porcentaje de votación muy bajo, siempre inferior al del voto en blanco. Las Polimétricas anteriores no habían preguntado por estos escenarios, por lo que no se puede hablar de un cambio en una tendencia. Aunque hasta ahora las otras encuestas, como las Gallup de noviembre y de febrero lo daban como seguro ganador en segunda vuelta, la de Cifras y Conceptos de hoy deja eso en duda. Y con eso en duda, cambia todo el panorama electoral.

8. Se rompe el mito de Vargas Lleras

Aunque la imagen positiva de Germán Vargas Lleras sigue siendo muy alta -44 positivo, 39 negativa-su escogencia como fórmula vicepresidencial de Santos no representó ningún alza en las encuestas. Es más, podría decirse que dada la influencia que él tuvo en la decisión final del Presidente sobre Bogotá -donde Vargas tiene su principal fortín político- le terminó restando apoyos en esta medición. Y, posiblemente, ese protagonismo que él -sin ser funcionario público- ha jugado en lo de Bogotá es lo que explique que haya aumentado en 10 puntos su imagen negativa.

Compartir
0