Santos se mete a destrabar candidatura presidencial de La U

Silla Sur
santosu2017(0).jpg

El Presidente se reunirá con los precandidatos Juan Carlos Pinzón y Roy Barreras, pero un guiño no le bastaría para ser un factor de peso para 2018. 

El presidente Juan Manuel Santos se comprometió con la bancada de su partido, La U, a acordar con los precandidatos Juan Carlos Pinzón y Roy Barreras una fórmula para la candidatura única de la colectividad a 2018. Así se lo dijeron a La Silla tres senadores y dos representantes que estuvieron presentes en la reunión del martes en la noche en la casa del senador Barreras.

En la reunión con Santos varios asistentes, como el representante Jaime Buenahora, propusieron que la definición del candidato fuera por consenso entre los aspirantes y el partido, y no por una votación de la bancada (20 senadores y 37 representantes en total) en un escenario como la convención (prevista para este mes).

La solución del Presidente, según le dijeron tres de los asistentes a La Silla, fue concertar un encuentro entre Roy, Pinzón y los copresidentes del partido (Armando Benedetti, Mauricio Lizcano y Berner Zambrano) con él para definir una candidatura por consenso que sea apoyada por el partido, sin divisiones.

“Él (Santos) es el jefe natural del partido y quiere tomar la decisión con todos. Allá (en la reunión) miraremos cuál será la forma de decisión del candidato y si en 2018 vamos con alianzas”, nos dijo a su turno, el copresidente del partido, el representante Berner Zambrano.

Aunque hasta ahora, tres días después de la reunión, el encuentro no tiene fecha todavía, con este compromiso arranca la carrera presidencial dentro del partido del Presidente.

“La receta para lograrlo (ganar las elecciones presidenciales y congreso en 2018) es mantener el partido unido y por supuesto decidir candidato presidencial único”, nos dijo el precandidato, Roy Barreras.

El de las ganas

Cinco congresistas que asistieron a la reunión nos dijeron que al tocar el tema de las candidaturas presidenciales, Santos dijo que en el partido veía a dos aspirantes: uno con muchas ganas pero sin mucho apoyo y otro que hasta ahora no había mostrado las ganas.

Esas mismas cinco personas nos dijeron que los asistentes entendieron que Santos se refería a Roy Barreras y Juan Carlos Pinzón, respectivamente.

”Hay que garantizar una coalición que gane en primera vuelta”

Roy Barreras

Y uno de ellos dijo que la bancada ve a Roy con ganas porque lleva cinco meses de campaña con el lanzamiento de su libro (una autobiografía), recorriendo el país.

“Yo le he propuesto a mi partido que tiene sentido tener candidato presidencial si además tomamos la decisión de una consulta presidencial en marzo que garantice una coalición ganadora en la primera vuelta. Llegar juntos todos aquellos que queremos el Sí a la paz, porque ningún partido puede garantizar llegar solo a la primera vuelta”, nos dijo Roy.

Esa idea, como hemos contado, también la tienen otros precandidatos como Clara López, y los liberales Juan Manuel Galán y Juan Fernando Cristo. Este último ha hablado con Roy de la posibilidad de una consulta interpartidista entre La U y el liberalismo para tal fin.

De origen liberal en el Valle, Roy Barreras arrancó en la política con corrientes liberales como el nuevo liberalismo y alternativa liberal, con los que fue concejal en 1992 y llegó al Senado en 1995 como reemplazo de un senador. En el 2000 se unió a Cambio Radical en una fallida aspiración a la Gobernación del Valle y en 2006 llegó a la Cámara por ese partido, ya de la mano de Germán Vargas Lleras. Con las diferencias del hoy exvicepresidente y el entonces presidente Álvaro Uribe, Barreras salió de Cambio Radical en 2009 y se pasó a La U. Desde 2010 es senador por ese partido y hace parte de la coalición del presidente Santos.

¿Sin ganas?

Por su parte Juan Carlos Pinzón, a quien los asistentes al encuentro creen que se refería Santos cuando habló del “que no ha mostrado las ganas” renunció a la embajada de Estados Unidos (cargo en el que estuvo desde mayo de 2015), hace dos semanas cuando concluyó la primera y poco exitosa reunión entre Santos y el presidente estadounidense Donald Trump.

El jueves pasado volvió al país tras entregar su puesto al nuevo embajador Camilo Reyes (volvió a salir este fin de semana a vacaciones con su familia).

Desde ese momento puso logo de campaña en sus redes sociales y comenzó a contactar a congresistas del Partido para decirles que estaba listo para arrancar a principios de julio.

Según supo La Silla, esta semana llamó a 25 representantes y al menos 10 senadores.

De la mano de Santos, Pinzón inició su camino en el sector público como su viceministro de Defensa, y luego como su primer secretario general, durante el primer gobierno de Santos en 2010 y un año después fue el titular de la cartera de Defensa, en cuya gestión las fuerzas armadas dieron duros golpes a la guerrilla como la operación Armagedón en el Meta. En 2015 fue nombrado embajador de Colombia en Estados Unidos.

“Me llamó para decirme que la cosa (la candidatura) se mantenía y que estaba pendiente de volver al país para tomarnos un tinto”, nos dijo un representante. “Me llamó para decirme que estaba fijo, que arranca campaña el 10 de julio”, nos dijo otro Senador, de la cuerda de Benedetti.

Aunque ayer venció el plazo perentorio que puso el copresidente y senador Armando Benedetti para “pronunciarse públicamente quienes quieran ser candidatos presidenciales” y buscar votos dentro del partido, dentro del mismo creen que este plazo no era real y que fue una decisión unilateral y no fue consultada por la bancada, según nos dijo el senador José David Name.

(De todos modos anoche, Roy envió una carta a Benedetti y éste dijo que Pinzón también le envió razón de que estaba en la contienda, pero el ex embajador negó en un trino esa versión).

Name, quien ya esta semana se reunió con Pinzón (y que no asistió a la reunión con los congresistas y Santos), nos dijo que Pinzón “va a ser candidato presidencial, quiere serlo de La U”.

Según él y otros dos senadores de ese mismo grupo, la idea que han abordado en principio (porque se reunirán con el candidato después) es que La U esté alrededor de su nombre para ser el candidato único “y llegar a la primera vuelta como el candidato único de La U”, dijo Name.

Es decir, sin alianzas con otros partidos.

”Pinzón va a ser candidato presidencial. Quiere ser el de La U”

José David Name

La Silla buscó a Pinzón para obtener su opinión al respecto, pero no fue posible contactarlo directamente.  Al parecer, espera que una entrevista que le dió a María Isabel Rueda, y que será publicada este lunes, sea su salida en medios.

Con estas dos opciones, y un partido dividido y sin una ideología que le marque un norte, lo que parece más claro después de la reunión con Santos, es que será el Presidente el que termine inclinando la balanza.

El rol electoral de Santos

Que Santos haya decidido meterse de esta manera en los asuntos internos de su partido y en la contienda del 2018 es algo nuevo.

 

Hasta ahora, Santos se había mostrado muy poco interesado en la campaña y había intentado mantener una neutralidad frente a los precandidatos de la Unidad Nacional que lo podrían suceder. Especialmente, porque es cercano a todos y podría cobrar la victoria con cualquiera de ellos.

Por ejemplo, a Germán Vargas Lleras porque fue su vicepresidente y porque no quisiera empujarlo hacia los brazos de Álvaro Uribe. Y a Humberto de la Calle porque fue su jefe negociador de la paz y es quien simboliza el Acuerdo con las Farc. También a Clara López y Juan Fernando Cristo, quienes fueron sus alfiles en el gabinete defendiendo la paz.

Sin embargo, por alguna razón que La Silla Vacía desconoce (pero que posiblemente tiene que ver con el auge del candidato del Centro Democrático en las encuestas y la baja popularidad de la paz), el Presidente ha decidido involucrarse.

Si se inclina por Pinzón, como lo creen muchos dentro de La U, lo más probable es que sea porque cree que el candidato más viable para derrotar al candidato de Uribe (lo único que realmente movilizaría a Santos para meterse de lleno en la campaña) es Vargas Lleras, y que una alianza con la U, vía Pinzón como vicepresidente, podría llevarlo a ganar en primera vuelta.

La debilidad de esto para Santos es que Pinzón no es exactamente el más jugado por el Acuerdo de Paz frente al cual comparte la misma posición de Vargas Lleras de apoyarlo con reservas. (Pinzón quiere ampliar la agenda de campaña a temas hacia la seguridad ciudadana y el comercio).

En el improbable caso de que se incline por Roy es porque creería que De la Calle es el candidato con mayores probabilidades de vencer al uribista, en cuyo caso propendería por una alianza con el Partido Liberal para ganar en primera vuelta con Roy como vice de De la Calle, sobre la bandera de una defensa a ultranza del proceso de paz, que es el principal legado de Santos.

En todo caso, la pregunta es qué tan a fondo estaría dispuesto a involucrarse para tratar de que llegue el candidato de su predilección.

Dada su baja popularidad, claramente con su guiño no más no le pondría ningún voto al que escoja. Otra cosa es si decide poner detrás de su escogido la maquinaria estatal. En ese caso, el factor Santos entraría a jugar para el 2018.